Imprimir
Inicio » Noticias  »

Ricardo Alarcón: Obama debería decretar la libertad de los Cinco

| +

Con información de DPA

cinco_florsEl presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, ve posible un “canje” entre Estados Unidos y Cuba de cinco cubanos que cumplen largas condenas en prisiones norteamericanas bajo cargos de espionaje, a cambio de un grupo de mercenarios cubanos encarcelados en la isla.

Preguntado por la agencia dpa acerca de si sería posible un intercambio de este tipo, Alarcón contestó “por supuesto que sí” y constató que “hay un interés de Estados Unidos por algunas personas que cometieron el mismo delito que los cinco compañeros, ser agentes de ellos, aunque para hacer distintas cosas”.

Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Fernando González y René González fueron detenidos en 1998 en Miami y condenados en 2001 a penas de cárcel de hasta doble cadena perpetua.

Cuba reconoce que eran agentes secretos, pero que solamente obtenían información de grupos de cubanos exiliados para evitar atentados terroristas. La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó el pasado lunes revisar su caso, provocando encendidas reacciones en Cuba.

A principios de año, el presidente cubano, Raúl Castro, se manifestó a favor de canjearlos por un grupo de cubanos encarcelados en Cuba, considerados mercenarios a sueldo de Estados Unidos. “Entiendo que Raúl lo planteaba como un ‘gesto por gesto’ con Estados Unidos”, dijo Alarcón en la entrevista con dpa en La Habana.

El líder parlamentario recordó que ya hubo en 1979 un intercambio con Estados Unidos, cuando quedaron libres cuatro nacionalistas puertorriqueños a cambio de cinco espías norteamericanos encarcelados en Cuba. No obstante, insistió en que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, debe decretar sin más la libertad de “Los Cinco”, como se los conoce en Cuba y que son considerados “héroes antiterroristas” por los líderes de la isla.

“La solución está en sus manos. Hay cosas que son más complejas.

“El no puede por ejemplo autorizar los viajes de norteamericanos a Cuba, porque hay una ley del Congreso al respecto. Pero puede retirar acusaciones, anular un juicio, perdonar a un acusado, amnistiarlo, sin negociar con nadie. Es una firmita”, dijo.

Tras la decisión de la Corte Suprema de no revisar el caso, el Parlamento cubano afirmó que “los jueces hicieron lo que les pidió la administración de Obama”. Según Alarcón, la procuradora general de Estados Unidos, Elena Kagan, se pronunció en mayo en nombre del gobierno en contra de que se retome el caso y, por ello, “uno debe suponer que, a ese nivel y para ese tipo de acciones, con quien despacha o a quien consulta es personalmente el presidente”.

El parlamentario afirmó que “el mensaje que resulta de la actitud del gobierno y el resultado que lograron conseguir en el Supremo objetivamente es un respaldo, un espaldarazo a la actividad terrorista contra Cuba”. Además, destacó que, mientras se falla contra agentes que intentaban evitar actos terroristas, Estados Unidos deja en libertad a Luis Posada Carriles, autor de un atentado contra un avión de Cubana de Aviación en 1976 con 73 muertos.

La defensa de los cinco cubanos alega que “el sentimiento anticastrista” es tan fuerte en Miami, donde fueron juzgados, que no recibieron un juicio justo, argumento que la Corte Suprema rechazó sin más comentarios.

Alarcón hizo referencia a que la condena a los cinco en Miami tuvo lugar apenas meses después del incidente protagonizado en el año 2000 por el “niño balsero” Elián González, finalmente devuelto a su padre en Cuba en medio de fuertes protestas del exilio cubano. “El rollo de Elián había sido antes y seguía en el recuerdo. Cuando llega el juicio, el ambiente está muy caldeado.  Cómo no lo iba a estar?”, se preguntó.

No obstante, Alarcón estimó que el caso de los cinco es “mucho más complejo”. “En el caso de Elián fue el secuestro de un muchacho y una decisión del gobierno de entregárselo a su papá. En el caso de los cinco hay larga trayectoria de violaciones, de irregularidades y de motivos para que el Supremo accediera a revisarlo”, dijo.

Alarcón relató que la Corte de Apelaciones de Atlanta anuló en 2005 la acusación de espionaje y mantuvo la de conspiración para cometer espionaje, un cargo para el que, según el parlamentario, resulta exagerada una condena a cadena perpetua. Al mismo tiempo, dijo que la Fiscalía pidió retirar a finales del juicio en Miami otra acusación principal, contra Gerardo Hernández, la de conspiración para cometer asesinato, algo a la que la jueza se negó.

Hernández fue condenado en relación a la muerte de cuatro cubanos, cuya avioneta fue derribada en 1996 al adentrarse en el espacio aéreo cubano para lanzar panfletos políticos. Sin embargo, Alarcón aseguró que “no hubo absolutamente ninguna evidencia que lo relacione a Gerardo, como persona, con el hecho.”

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también