Imprimir
Inicio » Fotorreportajes, Sociedad  »

Gente de la tierra, guajiros

En este artículo: Campesinos, Cuba, Fotografía
| 28
Arriero con sus mulos transporta las cargas, escena típica en la Sierra Maestra, la cadena montañosa más alta de Cuba, en el municipio de Guisa, provincia de Granma. 16 de mayo de 2014. Foto: Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/ AIN

Arriero con sus mulos transporta las cargas, escena típica en la Sierra Maestra, la cadena montañosa más alta de Cuba, en el municipio de Guisa, provincia de Granma. 16 de mayo de 2014. Foto: Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/ AIN

A inicios del siglo XIX, un inteligente viajero francés anotaba en su diario una descripción de la gente campesina de las inmediaciones de La Habana, mientras se solazaban en casas de juego:

“(…)Estos campesinos tienen todos muy bellos rostros y son bastante altos y generalmente delgados. Su vestimenta se compone de un sombrero de paja muy alto, de una camisa y de un pantalón de tela con rayas de color, muy ajustado al cuerpo y muy limpio, con el machetta (sic) al costado, el tabaco a la boca y un pañuelo con orlas atado negligentemente alrededor del cuello”.

Semejante descripción sería frecuente entre los numerosos transeúntes, cronistas y observadores extranjeros que visitaron la Isla de Cuba durante la centuria, y que coincidirían en la representación de un tipo físico y de un carácter distintivo de las gentes del campo cubano, los guajiros, según la voz popular.

En su indispensable diccionario sobre los modismos y topónimos isleños, Esteban Pichardo calificaba a los campesinos cubanos en los siguientes términos: en la región occidental de Cuba,

“…guajiro es sinónimo de campesino, esto es, la persona dedicada al campo con absoluta residencia en él, y que como tal usa el vestido, las maneras y demás peculiaridades de los de su clase (…)”.

Según narra Pichardo, el guajiro, si bien respetuoso de lo ajeno, no era precisamente un modelo de buenas maneras, en el sentido de la corrección social de su época, si se sentía en un ámbito familiar: “…éntrase todo así de zopetón en los pasadizos y dentro de las tiendas…; cruza las piernas sin reparo y no se quita el sombrero por nada…, donde oyó sonar una cuerda allí le arrastran los pies al zapateo; y allí canta sus amoríos con el mismo descaro y entusiasmo en un convite extraño, que en la cárcel o los caminos…”. Esta caracterización del temperamento de los campesinos cubanos coincide con otras muchas que escritores, viajeros y funcionarios que recorrieron la Isla, como puede verse en las narraciones de Cirilo Villaverde sobre los guajiros de las montañas y llanuras de Vueltabajo para la cuarta década del siglo XIX.

Vale la pena anotar algunas de las características del carácter y las condiciones físicas de los campesinos, labradores y hateros que tanta importancia tendrían a lo largo de varios siglos para explicar la difícil colonización agropecuaria de un territorio casi intacto, de los monteros y contrabandistas del siglo XVI, el espíritu de las milicias locales en las luchas contra los británicos en el siglo XVIII, de los rancheadores de negros cimarrones y luego, del más importante componente humano de los levantamientos emancipadores de la última mitad del siglo XIX.

La resistencia de las gentes de la tierra ya hubo de ser ponderada por más de un gobernador de fines del quinientos, como la fibra de los tierradentro mereció el elogio de militares profesionales en Madrid y se haría célebre para propios y adversarios la de los mambises de 1868 y 1895. En efecto, para estos pobladores de la ruralía, “…no hay mal tiempo, ni malos caminos, ni necesidades; sobrio, se contenta con poca comida, frutas o lo que haya, mucho o poco, con tal que no falte el tabaco, una taza de café mal hecho y alguna pelea de gallos…”

Capaces de dormir poco y a la intemperie, de hacer muchas horas cabalgando por montes y caminos de herradura, una de sus cualidades más renombradas, el valor mezclado con un algo arcaico sentido del honor personal y familiar, era descrita así: “…indómito, vengativo y celoso a la mas ligera ofensa…, pela por el quimbo de una manera brutal, implacable, sin reparar en número, categorías ni circunstancias…” Su conocimiento de los recursos del país, su capacidad de sobrevivir con lo que ofrecía la naturaleza isleña, eran otras de las habilidades que se ponderaban en estos criollos del campo:

“…tócales…la superioridad de conocimientos prácticos en el campo;…no hay vegetal que no conozcan y distingan, con sus propiedades terapeúticas y demás utilidades; …estudian en la naturaleza las costumbres y particularidades de todos los animales; conocen prácticamente el país con las más minuciosas circunstancias de su topografía, y casi todos son arquitectos rústicos…”

Como nota curiosa que mencionan observadores, y contra algunas apreciaciones que aparecen en la historiografía moderna, esta población rural, si bien pobre no dejaba de ser aceptablemente saludable.

Aunque no faltó opinión que atribuía a las condiciones geográficas la naturaleza del carácter de los isleños. No cabe duda que para muchos, la gente campesina poseía rasgos que la singularizaban, aún en una sociedad bastante parroquial como aquella de la primera centuria.

Calificativos similares habría de expresar casi dos siglos después Buenaventura P. Ferrer, en una interesante serie de cartas publicadas en Madrid y dedicadas a ilustrar sobre las costumbres populares habaneras, tanto urbanas como campestres. El guajiro campero, como lo tipifica, era persona de “…sencillez natural, pero distante de la rusticidad y grosería. Modestos, alegres y jocosos mezclan en sus chanzas un cierto agrado y atención generosa…”.

Esta descripción, que se sitúa a finales del dieciocho, encaja perfectamente con las que se han citado, y otras que plasmarían en sus impresiones los más diversos observadores. Como dato etnográfico, en estos casos se le confería especial atención a la vestimenta, notablemente adaptada a los requerimientos de una latitud tórrida, y cuya simplicidad no carecía de comodidad y presencia.

Cuatro testimonios del siglo XIX temprano cerraran esta corta viñeta de los hombres de campo. Uno de ellos, un viajero, observaba que los “…campesinos blancos, dueños de estancias o fincas pequeñas, raza robusta de hombres habituados al trabajo…”. Señalaba que su establecimiento en reducidos fundos y viviendas humildes, pero sólidas, edificadas con recursos del país, en particular la palma real, creaba comunidades de parentesco cerradas en “…una especie de soledad patriarcal con sus familias, probablemente a 10 o 20 millas del mercado.”

Sin embargo, estos fundos patriarcales del guajiro estaban muy relacionados con las poblaciones que dependían de la provisión de sus viandas, maíz, frijoles, hortalizas, carbón vegetal y frutas, además de las aves de corral y cerdos que se consumían a diario en las poblaciones insulares. Él mismo llamaba la atención que las fuentes de subsistencia de las familias campesinas procedían del propio esfuerzo de sus integrantes, excluyendo prácticamente toda forma de esclavitud, inclusive la doméstico-patriarcal: “…este trabajo lo realiza el cubano mismo, arando, sembrando, cosechando, y llevando los frutos al mercado lejano, lo que es tal vez la parte más penosa de su labor”. Aparte de la natural reticencia del campesino a no incorporar extraños a su ámbito consanguíneo, señalaba que para el guajiro de entonces, la adquisición de esclavos o la contratación de jornaleros estaba vedada a sus precarios medios.

Uno de los tópicos comunes entre muchos funcionarios, hacendados y vecinos la Isla a inicios del siglo XIX era el de la supuesta imposibilidad del hombre blanco, fuese criollo, canario o peninsular, a adaptarse a la dureza de las faenas del campo en el trópico antillano. Esta especie se correspondía perfectamente con el discurso que, desde influyentes instituciones dominadas por las élites criollas de La Habana, intentaba convencer a la corte de Madrid, los altos funcionarios y los grupos de poder habaneros y peninsulares de la necesidad de extender el modelo plantacionista que existía en muchas de las Antillas francesas, danesas y británicas desde la década de 1670.

Sin embargo, ya antes de 1840, un corresponsal de la Sociedad Económica de Amigos del País, se exponía al lápiz del censor al sugerir que el guajiro, mejor que el esclavo, podía hacer efectivas las potencialidades de la agricultura comercial de la Isla. De acuerdo con el mismo, el determinismo climático al que se atribuía una supuesta incapacidad del blanco para la explotación de los recursos tropicales, era desmentido por la importante presencia de campesinos blancos en los campos de Cuba, señalando que algunas de las más duras tareas, como la tala de los bosques para obtener las maderas preciosas destinadas al arsenal, obras públicas u otros fines, eran ejecutadas con absoluta preponderancia de hombres blancos libres, mayormente criollos y canarios, entre otros.

El redactor de la memoria en cuestión era de la opinión que las dificultades que un europeo o criollo blanco adujera como limitantes para las labores en entornos cálidos, era más bien reflejo de un fenómeno cultural que de un impedimento natural. Por ello afirmaba:

“Nuestros guajiros nada tienen que envidiar a los hombres de Europa y desmienten el sistema de los climas que ha inducido a muchos a creer que en ciertas temperaturas no se puede vivir sino en la inacción. Los hijos de nuestros campos son robustos y bien formados, resisten los abrasadores rayos del sol, de la canícula y el frío del invierno con solo el ligero vestido de hilo que les cubre todo el año”.

Más adelante coincide con otras apreciaciones sobre la resistencia a las inclemencias naturales, su privilegiada constitución física y frugalidad que les permite penetrar en las comarcas más inaccesibles de la Isla. Por otro lado, recuerda ciertas proverbiales cualidades del guajiro que los hacían tan útiles como milicianos: “(…) Incansables jinetes, hacen sucumbir los caballos de más brío; …y su valor raya en la barbaridad”.

Estos atributos, conocidos desde fines del siglo XVI, comenzaban a ser considerados como una de las más valiosas existencias humanas para el fomento económico de la Isla desde una perspectiva no esclavista, aunque más de un autor observó que la ausencia de educación pública rural era un escollo para semejantes posibilidades. Como anotó otro de los visitantes de la Isla, su aumento demográfico perceptible desde fines del siglo XVIII en diversas regiones como Vueltabajo, Cuatro Villas y las comarcas sujetas al gobierno santiaguero, prometía darles protagonismo en los acontecimientos del país, “…si se les procurase educación, podría llegar el momento que la naturaleza parece haberles destinado, de ser los verdaderos dueños del país”.

*Fragmentos del ensayo “Gentes de la tierra, tierradentros y guajiros: una temprana cubanía rural”, del historiador Pablo J. Hernández González. Publicado en Tebeto – anuario del Archivo histórico insular de Fuerteventura.

La doctora Rosario Silverillo dialoga con un paciente en el consultorio médico de La Platica, comunidad de la Sierra Maestra, la cadena montañosa más alta de Cuba, en el municipio Media Luna, de la provicnia de Granma, Cuba. 16 de mayo de 2014. Foto: Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/ AIN.

La doctora Rosario Silverillo dialoga con un paciente en el consultorio médico de La Platica, comunidad de la Sierra Maestra, la cadena montañosa más alta de Cuba, en el municipio Media Luna, de la provicnia de Granma, Cuba. 16 de mayo de 2014. Foto: Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/ AIN.

Mujer a caballo, una escena típica en la Sierra Maestra, la mayor cadena montañosa del país, en Granma, Cuba, 16 de mayo de 2014.  Foto: Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/ AIN

Mujer a caballo, una escena típica en la Sierra Maestra, la mayor cadena montañosa del país, en Granma, Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/ AIN

El caballo como transporte escolar, una escena típica en la Sierra Maestra, la mayor cadena montañosa del país , en Granma, Cuba, 16 de mayo de 2014.   Foto: Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/ AIN

El caballo como transporte escolar, una escena típica en la Sierra Maestra, la mayor cadena montañosa del país , en Granma, Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Armando Ernesto CONTRERAS TAMAYO/ AIN

Un niño demuestra sus habilidades en la monta de un Poni, durante la Feria "Guajirito Soy", dedicada al campesinado cubano en su aniversario 55, en el recinto ferial agropecuario de Camagüey, el 16 de mayo de 2014. Foto: Rodolfo BLANCO CUÉ/ AIN

Un niño demuestra sus habilidades en la monta de un Poni, durante la Feria “Guajirito Soy”, dedicada al campesinado cubano en su aniversario 55, en el recinto ferial agropecuario de Camagüey, el 16 de mayo de 2014. Foto: Rodolfo BLANCO CUÉ/ AIN

Pioneros exploradores, durante la Feria "Guajirito Soy", dedicada al campesinado cubano en su aniversario 55, en el recinto ferial agropecuario de Camagüey, el 16 de mayo de 2014. Foto: Rodolfo BLANCO CUÉ/ AIN

Pioneros exploradores, durante la Feria “Guajirito Soy”, dedicada al campesinado cubano en su aniversario 55, en el recinto ferial agropecuario de Camagüey, el 16 de mayo de 2014. Foto: Rodolfo BLANCO CUÉ/ AIN

Cultivo de Piña por un campesino de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), del municipio Aguada de Pasajeros, en la provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014.  Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Cultivo de Piña por un campesino de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), del municipio Aguada de Pasajeros, en la provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Juan Carlos Jiménez Cúrvelo (I), usufructuario beneficiado por el Decreto Ley 259, integrante de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), en la Finca La Flora, de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Agustín Cabrera del municipio Rodas, provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014.  Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Juan Carlos Jiménez Cúrvelo (I), usufructuario beneficiado por el Decreto Ley 259, integrante de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), en la Finca La Flora, de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Agustín Cabrera del municipio Rodas, provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Sistema de regadío para maíz, en la Finca Tanaguillo de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Patricio Lumumba, del municipio Abreus, en la provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014.  Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Sistema de regadío para maíz, en la Finca Tanaguillo de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Patricio Lumumba, del municipio Abreus, en la provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Sistema de regadío de arroz, en la Finca La Chafarina, del campesino Luís Morejón, en la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS)  Jesús Sardiñas,  del municipio Aguada de Pasajeros, en la provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Sistema de regadío de arroz, en la Finca La Chafarina, del campesino Luís Morejón, en la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Jesús Sardiñas, del municipio Aguada de Pasajeros, en la provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Luís Morejón, campesino fundador del proyecto de colaboración Cuba- Viet Nam, para la cosecha de arroz, en el municipio Aguada de Pasajeros e integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS)  Jesús Sardiñas, en Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014.    Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Luís Morejón, campesino fundador del proyecto de colaboración Cuba- Viet Nam, para la cosecha de arroz, en el municipio Aguada de Pasajeros e integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Jesús Sardiñas, en Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Silvino Ramos Santos, campesino productor de leche de vaca, beneficiado con el sistema de ordeño mecanizado, en la Finca Gasa e integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Conrado Benítez, de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), en el municipio Abreus, provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014.   Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Silvino Ramos Santos, campesino productor de leche de vaca, beneficiado con el sistema de ordeño mecanizado, en la Finca Gasa e integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Conrado Benítez, de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), en el municipio Abreus, provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Pedro Valiente Rodríguez, campesino productor de granos, en la Finca Tanaguillo, integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS)  Patricio Lumumba,  de la  Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), en el municipio Abreus, provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014.   Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Pedro Valiente Rodríguez, campesino productor de granos, en la Finca Tanaguillo, integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Patricio Lumumba, de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), en el municipio Abreus, provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Integrantes de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Raúl Suárez Martínez, de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), realizan tareas de deshierbe de maíz, en el Consejo Popular Parque Alto, del municipio Rodas, provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014.   Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/AIN

Integrantes de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Raúl Suárez Martínez, de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), realizan tareas de deshierbe de maíz, en el Consejo Popular Parque Alto, del municipio Rodas, provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/AIN

Sistema de regadío para arroz, en la Finca La Chafarina de Luís Morejón, de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS)  Jesús Sardiñas, en el  municipio Aguada de Pasajeros, en la provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014.  Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Sistema de regadío para arroz, en la Finca La Chafarina de Luís Morejón, de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Jesús Sardiñas, en el municipio Aguada de Pasajeros, en la provincia de Cienfuegos, Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

José Alfredo Silva Tapia, campesino productor de granos e integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Raúl Suárez Martínez, de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), del municipio Rodas, provincia de Cienfuegos,Cuba, 16 de mayo de 2014.  Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

José Alfredo Silva Tapia, campesino productor de granos e integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Raúl Suárez Martínez, de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), del municipio Rodas, provincia de Cienfuegos,Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

José Alfredo Silva Tapia, campesino productor de granos e integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Raúl Suárez Martínez, de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), del municipio Rodas, provincia de Cienfuegos,Cuba, 16 de mayo de 2014.  Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

José Alfredo Silva Tapia, campesino productor de granos e integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Raúl Suárez Martínez, de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), del municipio Rodas, provincia de Cienfuegos,Cuba, 16 de mayo de 2014. Foto: Modesto GUTIÉRREZ CABO/ AIN

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • OLG dijo:

    Cuando felicite a mi suegro (que es campesino, pequeño agricultor) no sabrá si las felicitaciones son por campesino o por homosexual. Que coinciden en el mismo día. De hecho, todos los años me pregunta por qué lo felicito.

    • THESALIA dijo:

      Bueno efectivamente coinciden las dos fechas, la de nuestros maravillosos campesinos que para mí son la esencia de la cubanía ,porque creo que si algún tipo de persona nos representan en el mejor decir de un cubano son nuestros campesinos ,pero también es el día contra la homofobia y es hermoso también que un país que se declara hacedor de cosas buenas por sus ciudadanos y la humanidad celebre un día como este ,pues son millones los seres humanos en el planeta los que son bisexuales , homosexuales o lesbianas y desde su preferencia sexual ,salvan vidas si trabajan en la salud, nos alegran el espíritu si son artistas ,o construyen un edificio si son arquitectos y en general nos ayudan a vivir en cualquiera de sus profesiones, porque hasta campesinos puedes ser, la homosexualidad esta en cualquier parte, en el deporte, en la cultura y también en el campo, son nuestros congéneres e iguales como lo son los negros ,los enfermos de cualquier padecer ,son tan humanos como todos los demás.
      Desde mi profesión viví una experiencia terrible y quiero contarla en breves palabras, tenía un compañero de trabajo extremadamente homófono, él a su vez tenía tres hijos y dos como dice la voz popular y el desconocimiento “se volvieron maricones” tanto acosó a los muchachos, que uno se suicidó, y el otro lo recogió una tía.
      Ese compañero de trabajo lleva siempre esa carga en su conciencia, su esposa lo dejó, ahora él es el estigmatizado por lo que hizo, no se ha vuelto a casar, pero mire usted que cosa, cada 17 de mayo desfila desde que la celebración se estableció y va con una de las banderas que identifica al movimiento Gay ,tenemos mucha confianza porque la verdad al final, siento una inmensa pena por él ,destruyó a su familia y me atreví a preguntarle por qué lo hacía y me dijo…a ver si aprendo a cargar con mi culpa y mi hijo, este donde este me perdona algún día…muy triste.
      Aprendamos a tiempo a aceptar la diversidad.
      En la soledad de nuestra habitación hagámonos la pregunta:
      ¿Somos perfectos?
      Si la respuesta es SI, usted está mal, acuda a un psiquiatra, si la respuesta es NO, felicidades, y…no juzgue a los demás, esa piedra que lanza para arriba, un día le puede caer en su propia cabeza como le pasó a mi triste compañero de trabajo…

      • THESALIA dijo:

        El corrector ortográfico de mi PC me jugo una mala pasada y donde debía decir homófobo, apareció homófono, perdón les pido.

      • Nemo21 dijo:

        Gracias por sus letras…. se ve que entiende todo muy bien, ojala cada persona pueda entender las cosas asi. La admiro.
        Saludos

      • YMC dijo:

        estoy de acuerdo con THESALIA y no soy homoxesual pienso que todos tienen derecho a vivir su vida como deseen y a nadie le debe de importar hay demaciados problemas como para vivir la vida ajena.

      • YMC dijo:

        felicidades para los campesinos y para todos los que libremente dicen soy GEY

    • Eté Dazton dijo:

      ¿Dónde trabaja tu mujer?

      • THESALIA dijo:

        Eté Dazton, no entendiste nada, que lastima, pudiera decirte que soy lesbiana, o lo que quieras escuchar, el papel y el anonimato lo aguantan todo, tus palabras no me ofenden en lo más mínimo, al contrario me das pena, pues veo que lo que le pasó a mi triste compañero de trabajo, aún tiene que pasarle a muchas personas como tú para que entiendan esta dolorosa realidad.
        Soy casada, Doctora en Ciencias de la Psiquiatría Infantil, mi esposo es cirujano, tengo tres hijos, ah, tengo amistades homosexuales y lesbianas además de heterosexuales, no discrimino a nadie, no siento pena de saludar a ninguno de mis pacientes ni amigos en la calle, esa carga me la quite hace tiempo.
        Un dato curioso de mi profesión:
        ¿Sabes que estudios científicos altamente pesquisados han demostrado que al menos una vez en la vida todos los seres humanos tienen un pensamiento homosexual?
        Siento repulsión por los ladrones, los que golpean a las mujeres, los mentirosos, los mojigatos, los hipócritas, los estafadores, los pederastas, los traidores, los violadores, los racistas etc., etc.
        Espero y confió que no estés entre estos.
        Que pases un hermoso día.

  • Srećko 'Felix' Vojvodić dijo:

    Un artículo y un foto álbum muy bellos.

  • El conde. dijo:

    ESTE SI ES UN VERDDERO REPORTAJE DE CUBADEBATE. HAY REPORTAJES QUE LO QUE DAN ES GANAS DE IR AL BANO, TANTAS COSAS IMPORTANTES Y HERMOSAS QUE HAY EN NUESTRO PAIS QUE DAR A CONOCER Y QUE VER EN NUESTRAS MONTANAS Y CIUDADES.

    SOLO QUE HAY QUE ENFANGARSE LAS BOTAS Y SALIR DEBAJO DE LA FALDA DE MAMA Y LA LUZ ELECTRICA.
    QUE VIVA CUBA Y SUS HERMOSOS PAISAJES CAMPESINOS Y SU GENTE.

  • humberto arzuaga dijo:

    menos mal se le ha dedicado más espacio en todos los medios por estos dias a la homofobia que a los compesinos y al aniversario de la m uerte de JOsé Marti

  • Marlen dijo:

    Muchas felicidades para el campesinado cubano, estamos orgullosos de ver hombre y mujeres labrado la tierra para dar de comer a la población. No se corresponde con los que se aprovechas de su sudor y sacrificio par enriquecerse, vendiendo los productos a precios aveces inalcansables.
    Nuestros campesinos tambien deben trabajar porque su sudor llegue a la mesa de los cubanos con precios justos, pues muchas vece las expresiones van en su contra, cuando sabemos que ellos ponen el sudor y otros inescrupulosos se enriquecen.
    çUstedes merecen todo nuestro respeto, nuestro reconocimiento, son personas nobles y muy trabajadoras, por eso esta batalla la debemos ganar todos, ayudar y proteger al pueblo es una tarea de todos.
    Gracias por su esfuerzo y reciban todo nuestro reconocimiento y felicitaaciones.

  • Corona dijo:

    Gracias CUBADEBATE por no olvidar a ese personaje tan abnegado y bravo trabajador que es el campecino cubano. Puede ser que no tengan un nivel cultural elevado pero son respetuosos y trabajadores a más no poder. Lástima que no cuenten con los medios suficientes para extraerle aún más el fruto a la tierra. Felicidades Guajiros !!!!.

  • Corona dijo:

    Disculpen, escribí campeCino donde debí escribir campeSino. Saludos.

  • del Centro dijo:

    Los que mejor representan nuestra cubania, la idiosincrasia del verdadero cubano, la semilla de nuestra cultura, música,,,,, los que mas trabajan, y nos alimentan. Felicidades “guajiros”…. (me gusta mas que campesinos).

  • CUBA dijo:

    El que trabaja la tierra debería ser el que mejor vive, aquí y en cualquier parte del mundo. Felicidades para los que lo hacen.

    • Roberto dijo:

      Puedes estar seguro de quien trabaja y hace producir la tierra vive muy bien aquí.Lo que hay es que pensar menos en el buen vivir y más en en el buen trabajar, en el buen servir, y en el buen hacer.

  • Laly dijo:

    Bellas fotos, felicidades para todos los campesinos, aunque cuando comienza el sitio parece que las fotos son de las negociaciones de la paz en Colombia, no les parece que primero nosotros los campesinos y después Colombia

  • jose dijo:

    EL CAMPESINO ES UNO DE LOS POCOS TRABAJADORES EN CUBA QUE LOGRAN UN POCO DE PRODUCTIVIDAD DEL TRABAJO ASÍ QUE HAY QUE CIUDARLOS

  • Isvier dijo:

    Muchas felicidades para todo el campesinado cubano en este día, por su incansable labor en la producción, que aportan sustancialmente a la alimentación y la economía del pueblo, que pese a las adversidades están ahí día a día, que son más sacrificados que reconocidos, cuando en verdad merecen que se les tenga presente, se les estimule y sobre todas las cosas que cooperen para que su labor fluya de manera factible. De corazón MUCHAS FELICIDADES.

  • pjmelián dijo:

    Con sus manos laboriosas entregan nuestros campesinos todo su ser a la madre tierra, nuestra amada Patria. Mi más profundo, respeto y admiración a nuestros hermanos guajiros, guajiros en el más intenso y sentido enaltecedor de alabanza de este término.
    ¡ HERMANOS CAMPESINOS SON USTEDES EL ALMA DE NUESTRA CUBITA LA BELLA !
    pjmelián

  • marcos dijo:

    No veo ni un joven trabajando la tierra, además lograremos tanta eficiencia labrando la tierra como los tainos, con una guataca a fuerza del lomo, eso es para la economia familiar, pero para darle de comer a todo el pais, creo que estamos muy lejos de esa eficiencia que queremos si lo que hacemos lo hacemos a fuerza de guataca

  • El Mode dijo:

    Mil Felicidades a nuestros campesinos ellos son parte imprescindible de nuestro proceso revolucionario socialista es por eso que Fidel desde el primer instante confió en esa clase trabajadora y el estado cubano siempre los tendrá en cuenta ya que nuestro campesinado nunca ha fallado y a respondido con firmeza a cuanta tarea la revolución le ha asignado

  • Mafa dijo:

    Buen comentario MARCOS, yo provengo de esa clase social, GUAJIRO, y en primer lugar no estoy de acuerdo con CORONA, quien dijo que los campesinos no tienen nivel cultural?? donde escucho eso usted?. Y mucha verdad MARCOS, a base de guataca no se logra mas que la cosecha familiar de medio año. Solo tenemos que mirar las industrias y sus producciones de otros paises con maquinarias que siembran, abonan y recolectan las cosechas, hasta Guiadas por GPS. No es un sueño, no lo pude creer cuando lo vi en MULTIVISION, si ponemos todas las esperanzas en que vendiendole machetes, alambres de puas y guatacas , el GUAJIRO produce, estamos meramente engañandonos. Necesitan mas que eso, desde maquinarias hasta buenos fertilizantes, para producir lo que se necesita para sostener un PAIS. Saludos

  • RAFAEL ARAUJO dijo:

    saludos desde la patria de Bolívar y Marti. Desde el estado Trujillo, Venezuela.me agrada ver a los hermanos, conocer sus predios de productores, campesinos de Cuba. Algunos y algunas de sus hijas e hijos han llegado para contribuir desinteresadamente,solidariamente, revolucionariamente con nuestro pueblo a través de la Misiones, especialmente la Misión Barrio Adentro.Gracias a Fidel y Chavez que permitieron esos convenios.Propicio es el momento cuando nuestros campesinos festejamos en este mes el Día de San Isidro para expresar mi felicitaciones por tan hermoso reportaje.

  • Roberto dijo:

    Efectivamente, hace falta maquinarias que aumenten la productividad, fertilizantes, y convertir la agricultura en una industria y no en un modo de producción artesanal. Hay que mirar los precios de los alimentos, del azúcar, del café en los mercados. Pero esto no puede convertirse en una consigna, hay que seguir convirtiendo los lineamientos en hechos, y tratar de insertar en nuestro campo las mejores experiencias de nuestros guajiros con la técnica y experiencias foráneas, y las inversiones de capital necesarias. El campesinado nuestro es trabajador y revolucionario, confiemos en ellos, y pongamos las herramientas para hacer más eficiente su trabajo.

  • Guataca y tierra dijo:

    Felicidades campesinos,del esfuerzo , sacrificio se obtiene de la tierra los frutos y el alimento gracias a ustedes por tu día,obviemos lo otro no debían ponerlo junto con su día ,se le quedó los sesos hirbiendo el que inventó esa fecha de liberidad sexual ,preguntele a Mariela C.POR DIRIGIR ESA OBRA depravente que no tiene importancia en estos momentos y el daño que puede generar a una sociedad …pero campesino sigan con su paso firme ha aportar a nuestra economía …gracias

  • YLT dijo:

    El que está fumigando no sabe hacerlo, parece que posó para la foto, pero lo hizo mal, jajaja

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también