Susana Pérez Royera

Opinión, Cultura  »

| 4
El despertar de Susana

Hay alegrías pequeñas, íntimas, de esas que la vida regala para compensar los golpes propios del vaivén diario. Así, como alas de colibrí para la cura, llega la poesía y nos sorprende en lugares insospechados. Ayer por ejemplo, desafiando un aguacero macondiano, el recibidor de un edificio se metamorfoseó por un par de horas en un café en el que, entre amigos y familia, brotaron los versos de Susana Pérez Royera. Poesía honda, de potentes imágenes navega las páginas de "I wake me arpegio de arpa".