Imprimir
Inicio » Especiales, Salud  »

Dos mitades en un mismo latido

Por: Sheyla Delgado Guerra Di Silvestrelli
| 14

Fabiana Paola tiene seis años y dos mitades geográficamente distantes que le habitan los genes. A sus escasos eneros no entiende muchas cosas a veces. Sin embargo, aquellas imágenes en la televisión no precisaron que yo abundara en explicaciones. Hay imágenes que no necesitan de las palabras porque saben anudar emociones en la garganta. Hay acciones que trascienden fronteras e idiomas para salvar la esperanza.

Y aquellas imágenes lo decían todo: el bautismo de aplausos en el aeropuerto internacional de Roma (Italia) recibiendo a más de 50 médicos cubanos, las muestras de cariño y gratitud al arribar a la región de Lombardía ─ubicada al noroeste de esa nación y una de las más afectadas por la COVID−19─… las vallas, los rostros, los mensajes de fe y agradecimiento que le sobrevinieron.

Profesionales de la salud que llegaban allí justo cuando el país era el epicentro de la pandemia a 360 grados en el orbe, cuando más se necesita y se conoce de veras la amistad, cuando más se valoran la presencia y el aliento.

Entonces a mi niña se le bañó de sentimiento ese par de ojos que resume todo lo bueno. "Mamá, ojalá los médicos de Cuba ayuden a salvar Italia", dijo. Ese día sus dos mitades no entendían de kilómetros, de mapas ni océanos de por medio. Se hacían un mismo latido en algún trozo de pecho. Con los días continuaron apareciendo titulares de la brigada médica internacional Henry Reeve en geografía italiana.

El testimonio de los galenos, la nostalgia de las familias, el orgullo de país, nuevas instantáneas eternizando tan humanista gesto. Pero nada puede tatuársenos tan dentro como ese pedazo de cualquier historia que vivimos en nuestra propia piel, bajo el mismo techo. Porque solemos personalizar todo el tiempo las cosas… Y yo no pude esquivar la preocupación por la otra mitad de mi hija, de nuestra familia, que vive en Italia y que desde hace unas cuantas
semanas solo se besa y se abraza con las palabras y el pensamiento.

En las venas y en las fotos de familia hay mucho de ese amor común en uno y otro lados del planeta, de esas dos tierras de tanta historia, con identidades tan fuertes que comparten el gen de la reticencia a toda homologación cultural y, a la vez, saben diluir las fronteras cuando se precisa defender la casa grande donde no hay países atrapados en listas ni en continentes.

Sabe Fabiana que en el álbum de nuestra familia hay montón de recuerdos de su papá que lo conectan a este país, incluso desde antes de sus primeros viajes aquí en 1995 (aunque ella no entienda mucho de fechas). Los intercambios culturales, los encuentros internacionales, las acciones de apoyo en Italia dentro del entonces Comité de Solidaridad CDR−Roma (Comité de Defensa de la
Revolución Cubana en Roma)… Y muchas otras historias que hablan de un amor verdadero por Cuba, sin máscaras, sin edulcoramientos.

Sabe también que los médicos cubanos que lo atendieron hace casi tres años hicieron todo lo que estuvo en sus manos por salvarlo. Aunque él no pudo quedarse físicamente con nosotras (solo físicamente), ellos lucharon cuanto pudieron. Por eso en tiempos de coronavirus y de miserias humanas que politizan todo y solo comprenden de números y de poner precios, estas páginas cubanas de solidaridad ─escritas desde el vórtice mismo de una lucha por la vida en el epicentro de tantas muertes─ adquieren un significado que se resiste a las traducciones. Hay un pedazo de isla allí compartiendo la misma suerte; de quienes sienten que les ha faltado eso: suerte.

Y mientras hago mío el deseo de Fabi, tampoco consigo ─ni quiero─ esquivar las imágenes coleccionadas en estos días de aislamiento social: las vallas romanas de la Associazione Nazionale di Amicizia Italia−Cuba con letreros de agradecimiento a nuestros médicos, o la foto de su prima Giulia en la que sostiene el dibujo de un arcoiris inmenso asegurando que Tutto andrà bene (Todo irá bien), las palabras emocionadas de su abuelita paterna al ver aquellas batas blancas llevando un mensaje de vida desde este archipiélago, el cariño y respeto de la familia y los amigos allá… Y los mensajes de WhatsApp en mi teléfono: Grazie, Cuba. Grazie,cubani. Siete grandi (Gracias, Cuba. Gracias, cubanos. Son grandes). Benditas nuestras dos mitades.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • TSR dijo:

    Querida Sheyla me emocionaste mucho con tu crónica, tel orgullo por nuestro médicos y trabajadores de la salud es inmenso. Te quiero siempre

  • Martha dijo:

    Bellas palabras, en verdad emotivas, llegan hondo, si no me caben dudas Cuba ayudará a salvar a Italia, pese a los aberrados políticos y politiqueros, Cuando Salva, todo irá bien

  • Leandro dijo:

    Tengo un nieto de 4 años, vive a solo unos pasos de mi casa y pasaba horas en mi casa viendo muñequitos y jugando. Ahora no me visita, ni yo a él, solo de lejos lo veo alguna que otra vez; pero anoche, pasadas las 9:00 se escuchó el timbre de mi teléfono, lo tome y del otro lado su voz infantil: abuelo aplaudí a los médicos, ellos son buenos y están curando... no pude oír todo lo que me decía, la emoción me embargó y pasé el teléfono a su abuela. Noche tras noche mi barrio se estremece de aplausos a las 9:00 PM.

    • Mauricio dijo:

      Bravo, Abuelo!!! Leyendo su comentario, también se me anudó la garganta. Tenemos tantas historias en estos días. Son tantas las emociones. Pero estamos venciendo. Nuestros héroes sin capas, con sus batas blancas y por armas esfisgo, esteto y amor, nos salvarán!!! Vamos a ayudarlos, vamos a cumplir las medidas. Cuando esto pase, Usted tendrá muchos abrazos y besos guardados para su nieto y para toda la gente que lo quiere. usted no me conoce, pero igual, un gran abrazo para usted y su familia. JUNTOS VENCEREMOS!!!

  • Yosbany dijo:

    Bellas palabras, un aplauso para nuestros médicos, un reconocimiento para ese ejército de batas blancas que con su actuar diario están devolviendo esperanzas

    • Delvis Pulido Núñez dijo:

      Estoy totalmente de acuerdo, son palabras bellas y sí, un gran aplauso para nuestros médicos, pero también para las enfermeras y enfermeros que también luchan por la salud y la vida y de forma directa.

  • Arsenio FELIPE Ruiz dijo:

    Gracias Fabiola, por este trabajo tan cargado de amor, y fraternidad. Me e emocionado, pues así mismo como lo describe, es para muchos. Gracias. No

  • RG dijo:

    deseo que en Italia todo mejore, sobre todo deseo que la profesora Emanuela originaria de Milán y su familia estén bien y con mucha salud, suerte a todos, salud a todos en el mundo

  • Clary dijo:

    Un aplauso para los maravillosos Medicos Cubanos yo todos los dias a llas 9:00 pm me paro en mi puerta para aplaudirlos y mis vecinos tambien Suerte para ellos que regresen todos bien de salud que Dios los proteja..
    CUBA SALVA

  • Zoila Victoria Gutierrez Jimenez dijo:

    Nuestros niños también ama a nuestros médicos, nuestro ejercito de batas blancas que con tanto orgullo van por el mundo sanando personas, teniendo como arma su dignidad y humanismo

  • Isbietys dijo:

    Bellas palabras.por eso en mi cuadra todas las noches se sienten los aplausos desde los corredores y balcones para no solo esos médicos q están en Italia si no para todos los q hoy en día están luchando por salvar millones de vidas de ese virus. A todos ellos lleguen nuestros aplausos y la bendición de nuestro señor.

  • Eduardo rosales dijo:

    Muchos países deberían tomar nuestro ejemplo y demostrar lo que vale el ser humano en tiempos como estos. Benditos médicos periodistas enfermeros choferes y todos los que luchan contra la enfermedad a riesgo de su propia vida. Hasta la vista....

  • Diana dijo:

    Sheyla no dejes de escribir nunca!! Tus letras también nos salvan y nos dan aliento para confiar en que el mundo está lleno de bondades a pesar de estas pruebas que nos mantienen en jaque día a día

  • nubia dijo:

    La siempre solidaria Cuba, mis respetos

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también