Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Israel y Yoel: Un par convencido de su Buena Fe (+ Video)

Por: Rosy Amaro Pérez
| 25 |

Buena Fe. Foto: Karla Llanes.

Se acerca el final del 2019, y para muchos ha sido un año tremendo. Para el dúo Buena Fe, uno de los exponentes de la música cubana contemporánea, ha traído un hijo nuevo y la alegría de haber cumplido dos décadas. Israel Rojas y Yoel Martínez apostaron desde sus inicios a la canción de autor que invita a la reflexión sin abandonar la belleza lírica que enamora a su público. Diez álbumes con varios Premios Cubadisco los avalan.

“La Fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”, (Hebreos 11) ¿Tiene algo que ver la Buena Fe de Yoel Martínez e Israel Rojas con este versículo bíblico?

Yoel: Tiene mucho que ver Hebreos 11, versículo 1. Es la manera más simple de expresar el deseo para todo aquel que necesita llegar a algún lugar. Es para aquel que necesita hacer una obra. Sin fe no hay obra. Es la manera más genial de decir: Necesito llegar, no lo veo, sé que el camino es este, y necesito llegar. Sobre todo para nosotros que comenzamos con una guitarra y dos voces, en pleno año 1999 y boom de la salsa. Ni siquiera la música que queríamos era la música de moda. Sin embargo, decidimos que ese era nuestro camino: una guitarra y dos voces, y la verdad es que solo podíamos tener eso, mucha fe.

Buena Fe para varias generaciones de cubanos ha sido banda sonora. A veces desde la reflexión crítica a la sociedad que nos tocó vivir, otras desde el amor o el desamor. ¿Eso no es mucha responsabilidad? ¿Cómo la asumen?

Israel: Lo asumimos con mucha responsabilidad para tratar de sacar de nosotros lo mejor que podamos dar. Invertir todo el tiempo, el rigor y el estudio posible a cada uno de los versos. Pero tampoco hay que tomárselo tan a pecho que pierda el sentido lúdico que es este trabajo, ni decir: “Ay mi madre, esto es una gran responsabilidad y si digo algo voy a crearme un lío”… ¡No hombre, no! Hay que tomárselo como lo que es: un divertimento, con absoluta naturalidad, como hablamos los cubanos en una parada o una bodega. Decir las cosas que uno piensa y ejercer la libertad, y no porque lo diga el PCC, ni Cibercuba o Miami; o sea, ejercer la libertad que tienes de corazón, y a partir de ahí proyectarlo lo más honestamente posible.

A veces eso coincide con el sentir de mucha gente, y obviamente también pisa el dedo de alguien que a lo mejor discrepa en algún punto de vista o se siente decepcionado. Es parte de los riesgos de este trabajo, pero nosotros siempre hemos tenido claro que el enfoque ha sido ser nosotros mismos.

Hay mucha gente que dice: “Eso fue una estrategia de Buena Fe para embaucar a una generación”; yo no lo veo así, nunca fue así, nunca hubo una estrategia malvada o malsana. Ni la habrá. Esto es Buena Fe, y sigue tratando de portar un verso que sea como un pequeño fósforo que encienda el corazón de los demás. Y a veces puede ser desde la rabia, a veces desde matar la rabia, otras desde el amor o el desamor. Pero encender el corazón de la gente con un poquito de ilusión, de eso se trata.

La popularidad de BF llegó después de algo que ustedes jocosamente han llamado “una licenciatura en pobreza con un postgrado en miseria”. ¿Cuánta culpa tienen en eso La Habana, y los habaneros?

Israel: Nosotros venimos de estratos sociales realmente muy humildes. Éramos dos jóvenes con inquietudes en Guantánamo, con unos salarios bastante estándar para la economía guantanamera, que como todos sabemos es una de las menos favorecidas desde el punto de vista industrial, de los ingresos medios en el país. Luego cuando nos trasladamos a La Habana nos dimos cuenta de que era sumamente enorme el reto. Imagina que en Guantánamo tú ibas desde el punto más alejado de la ciudad al otro punto, en una bicicleta o en un coche y costaba un peso. Aquí en La Habana una “máquina” costaba 10 pesos. Era un golpe para nuestra economía, a nuestra vida. Era comenzar a rodar por la ciudad.

En estos días acabamos de celebrar los 500 años de esta ciudad y su belleza que es tremenda. Sabemos lo mucho que hay que rescatar y nos enorgullece arquitectónica, cultural y socialmente. Pero como toda gran ciudad, para el emigrante, es una ciudad muy dura. No es tan amable, ni sublime como la gente piensa. Las personas no son tan bondadosas masivamente como se imagina. La gente, como toda gran ciudad, también tiene su cuota de egoísmo y dicen: “lo mío primero, estoy luchando igual que tú”. Para mí en lo particular fue muy duro adaptarme de la vida guantanamera, tranquila, económicamente con poco hacer mucho, y llegar a La Habana en la que con poco casi no haces nada. Fue muy difícil.

Pero 10 discos en 20 años es buen average. ¿Cuál ha sido la fórmula para no repetirse?

Yoel: La fórmula ha sido trabajar durísimo todo el tiempo. No sentarnos a ver qué pasa con el éxito de la canción o el disco que acabamos de hacer. Incluso desde el primer disco, Déjame entrar, que empezamos a soñar en Guantánamo, decíamos: “Hacemos un disco, pero hay que ir pensando en lo que puede ser un próximo”. Un disco se te va de las manos, llega al oído del público, no te das cuenta y ya necesitan otro, necesitas otro. Se pone viejo muy rápido. Sobre todo estas canciones que son de contenido. Ese público consume poesía, y llega el momento en que dicen: “¿Qué viene después de esto?”. El tiempo que transcurrió entre Déjame entrar y Arsenal fue un poco largo porque en esa época los artistas se daban el lujo de estirar el tiempo entre un disco y otro, pero luego la vida demostró que no, que sobre la marcha con muchos conciertos “en el lomo”, como decimos nosotros, pues había que ir pensando en lo que podía ser la próxima producción.

Israel: Yo digo que hay que tener una mandarria para romper el molde de lo que ha sido éxito en el disco anterior. No repetir la fórmula. El público no perdona que le repitas la fórmula. El público puede perdonarte, obviamente, que sea tu mismo timbre, algunos acordes y giros melódicos recurrentes, digamos que lo identifican como parte de tu estilo, de lo que eres.

Pero la gente no te perdona que vuelvas sobre el mismo tema, las mismas estrategias que fueron sorpresivas para el oído. Si nosotros le hubiésemos caído atrás al éxito de un rock and roll como Psicología al día o de una balada como No juegues con mi soledad, jamás hubiésemos tenido la posibilidad de disfrutar del éxito de canciones como Noviembre, Tras tus pies o Fin de Fiesta, que son diferentes. Lo mismo fue disco tras disco. Si analizamos los temas que fueron más reconocidos y abrazados por nuestro público en cada disco, notamos justamente que son los distintos a los anteriores. Eso te obliga a no parar, a estudiar, a revisar, a todo el tiempo estar creando y experimentando, no solamente entre nosotros, sino también con el resto de los muchachos de la banda.

Aunque los presentan como dúo, a ustedes hace años los acompaña un grupo de músicos que supongo tienen mucho que ver con el éxito de Buena Fe. ¿Cómo es el trabajo creativo dentro del grupo? ¿Es en colectivo, o es lo que dicen los jefes y ya?

Buena Fe. Foto: Gabriel Dávalos.

Israel: En este caso el jefe soy yo porque pongo la canción, pero siempre tengo muy claro dos cosas: la canción trato de que no me la toque nadie (y en eso soy bastante autoritario y lo reconozco), porque creo que ahí van los elementos que hacen comunicacional el proyecto. Pero no soy músico, escolásticamente hablando, y al no ser músico comprendo cuáles son mis deficiencias y mis enormes lagunas. Ahí entra Yoel, el primero que llega para darle orden a esas ideas. Muchas veces incluso cuando la canción permito que sufra es cuando me doy cuenta de que esas lagunas mías como creador musical me han llevado a componer algo que en teoría creía bien pero musicalmente es casi un ridículo. Entonces comenzamos a modificar el proceso de creación y se vuelve más democrático.

En la banda tenemos músicos de la talla de Ernesto Cisneros Cino, que no solamente es un artista extraordinario desde la perspectiva de arreglista con una estética muy bien definida, sino además porque él también es un creador. Es alguien que aporta mucho desde sus propias obras, sus propias sonoridades, su manera de ver la música.

Lo mismo tiene Israel López que te organiza muy bien todo el tema del bajo y las bases. Él es gruñón. Cuando él me dice: “Esa canción… no sé qué, no sé qué…” es porque vamos por muy buen camino, y cuando me dice: “Esa canción me gusta” es porque vamos por un camino mejor. Entonces no me preguntes cómo pero logramos una armonía muy interesante. Y el resto de los muchachos realmente también aportan mucho. En los últimos discos que hemos hecho, la producción corre a mi cargo, de Cisneros y de Fito, porque al final de la cadena está Fito, que es el último filtro para decirnos qué hemos hecho mal, en qué nos equivocamos musicalmente (cuando el bajo invade los registros del piano; cuando la percusión no está lo suficientemente bien organizada; cuando el texto es tan atorrante que permite que sea cantable; cuando la tesitura no es la correcta; y se oye bien, pero en vivo eso no va a funcionar). Ese último proceso de ingeniería de sonido ha sido vital para que Buena Fe sea lo es hoy.

En la actualidad, la producción de un disco en Cuba no depende necesariamente de la industria. Pero para la distribución e inserción en el mercado los creadores acuden a las discográficas. ¿Cómo ha sido la experiencia de Buena Fe?

Yoel: La experiencia nuestra y de cualquiera que quiera hacer música en el mundo: hoy por hoy la producción no depende precisamente de una multinacional, de una disquera. Existen los estudios y los “Home Studio” donde salen discos de muy buena calidad. En el caso nuestro para la distribución desgraciadamente dependemos de las multinacionales que pueden colocar tu música en el mercado. Nosotros también tenemos que contar con nuestros medios, y con el “boca a boca”, es decir, que cada fan o cada persona que le gusta nuestro disco tienen que irlo pasando de memoria en memoria, de computadora en computadora, y claro, con la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM) que es nuestra disquera. Realmente es muy difícil para nosotros, o cualquiera que haga música desde Cuba, situarse en el mercado si no cuenta con una multinacional.

Israel: Aunque los medios digitales hoy ayudan muchísimo. Todo este proceso de digitalización de la comunicación ha ayudado a muchos creadores a difundir su trabajo. Pero aun así, te das cuenta que en la red de redes las grandes multinacionales siguen monopolizando la gran distribución. Nosotros en este momento estamos firmados con Metamorfosis que es un pequeño sello discográfico, que intenta como los sellos discográficos pequeños, lidiar con el gran mercado tratando de ubicar nuestra música para que llegue un poco más allá de nuestras fronteras. Lo cual parece sencillo, pero no siempre es tan fácil.

1999, nacía Buena Fe. Hoy es más que la música que hacen; por ejemplo, Buena Fe es una página en Facebook con más de 240 mil seguidores. Para ustedes, las redes sociales, ¿son una manera de conectar con su público, o son una vía para la difusión de su música?

Israel: Sin duda alguna ha sido una voz propia. Muchas veces no hace falta dar una entrevista a un medio público para que la gente sepa por dónde va tu criterio sobre situaciones puntuales, ya sea sociales, musicales, artísticas o extra artística. Por ejemplo, en estos días fue el cumpleaños de un compañero nuestro y lo pones en las redes sociales. Es impresionante el alcance que puede tener una publicación. Más de 20 mil o 30 mil personas se enteran y recibes a veces hasta 200 comentarios. Que las personas se tomen un tiempito de su vida para enviar una felicitación a alguien que probablemente solo conocen por su música, ¡caramba!, yo creo que es una personalización, una manera de llegar más directamente a los demás. También ha sido un problemón.

No siempre son color de rosa las redes sociales…

Israel: Sí, también ha sido un problemón, porque una postura determinada también te quita público. O sea, de buena a primera dices que te gusta un equipo deportivo determinado, o que estás esperando que gane tal equipo con respecto a otro, y te trae la tristeza del otro grupo. Por no hablarte de la política.

La política más temprano que tarde termina alcanzándote, cubano al fin. Nosotros podríamos jugar a ser camaleones, a la conveniencia. Yo prefiero andar por el mundo, como hemos dicho en una canción, “con el alma en cueros”. O sea, decimos: “esto es lo que hay, esta es nuestra manera de ver el mundo y si te gusta nuestra música espero que no pase nada”.

Yo, por ejemplo, discrepo de la postura política de Alejandro Sanz pero a mí me encanta. En mi casa se pone Alejandro Sanz. También nosotros disfrutamos y somos consumidores severos de la música de Amaury Gutiérrez, y Amaury Gutiérrez es un creador que como ser social tiene una postura política absolutamente dispar, discrepante, a cómo nosotros vemos el mundo. Pero eso no quita que yo escuche la música de Amaury Gutiérrez porque me encanta, me parece un creador tan bueno como los que más admiro. Hay gente que no es así, que manipula todo eso en estos tiempos. Estamos en la época de la posverdad: no importa si lo que has dicho es verdad o mentira, lo que importa es el escándalo, la ridiculización. Nosotros hemos sido bastante atacados en ese sentido, y al final no es por nuestro verso, sino por nuestras posiciones políticas. Pero eso es parte de vivir en Cuba, ese es el riesgo de vivir en Cuba.

Ese público que los sigue no solo está en Cuba, fuera de la Isla también hay muchos fans de BF, y son de los miles que se conectan a través de las redes sociales con ustedes. ¿Creen que Buena Fe ha tendido puentes entre los cubanos de adentro y de afuera?

Buena Fe. Foto: Karla Llanes.

Yoel: Para los que han querido que Buena Fe sea un puente, sí. Para aquellos que encuentran en nuestra música alivio, refugio, una manera de reflexionar, de acercarse, pues creo que sí. De hecho, si ha servido para eso, para nosotros es una alegría tremenda. Para otros no, porque cada cual escoge qué cosa puede servirle de puente y a lo mejor es otra música, otro tipo de arte que le permite acercarse, o no, a Cuba. Para esos que asisten a nuestros conciertos fuera de Cuba, para esos que buscan en canciones como Soy, Catalejo o Pi 3,14 encuentran que de pronto se acercan a su cultura, a Cuba, su gente. Pienso que sí.

Hablemos del hijo que acaban de dar a luz: CARNAL. Hay un tema: Patakí de Libertad que lo sentí como un canto a ese Caribe que corre por sus venas de guantanameros orgullosos de su tierra natal. ¿Me equivoco?

Israel: 100 %. Ahí está nuestra Tumba Francesa, Guantánamo por todos lados, nuestros abuelos que hablaban creol y en inglés. Yo recuerdo que cuando era muchacho, en mi aula, había compañeritos de escuela que llegaban a su casa y se hablaba creol o inglés. Ese fue el Guantánamo que vivimos y recordamos, que ya no es necesariamente el que está. Pero ese Guantánamo lleno de Caribe, carnavales con tantos elementos francohaitianos, danzas típicas y folclóricas. A nosotros no nos tocó tanta rumba, más bien Tumba Francesa, mucho bembé. Se practicaba la religión vudú o afrocubana mezclado con las caribeñas. Y sí, Patakí de Libertad es eso: una reverencia al Guantánamo que nos tocó. Yo creo que quisimos hacerlo más sutil, sanguíneo, carnal.

Este disco, como todos los de Buena Fe nos habla de Cuba, y nos invita a pensarla y repensarla siempre desde las esencias que nos hacen una sociedad perfectible. ¿Por qué Buena Fe convoca a “tratar de comprender lo que pasó, para ser el dueño de lo que vendrá”?

Israel: No hay de otra. Aunque la era vuelva y aborte, no importa, vamos de nuevo. Para eso estamos aquí, para que por fin acabe de parir el puñetero corazón, para que por fin amanezca un futuro luminoso para los pobres de esta tierra, para esos con los que José Martí quería echar su suerte.

Yo recuerdo cuando visité la Estatua de la Libertad y me impresionó el cartel que decía: “Vengan a mí los menesterosos, vengan a mí los pobres”. Ese fue el regalo que le hizo Francia a la naciente nación norteamericana. La Estatua de La Libertad es un símbolo, pero qué cosa es la libertad si no llama al que no nació con las condiciones para ser libre por sí mismo. Ser libre es tener cultura, educación, buena salud, buenos padres o condiciones para crear todo eso y salir adelante. ¿Qué hacemos con los que les tocó una vida no tan favorecida, qué hacemos con los muchos que hoy están padeciendo pobreza, tristeza, muchas veces exclusión? La pobreza es la madre de la miseria humana. Póngase al hombre en circunstancias animales, y tendrás un animal. Dele cultura y educación al hombre, y tendrás un ser humano probablemente lleno de todas sus virtudes y todos sus brillos.

Pues de eso se trata: de comprender en qué nos hemos equivocado para poder intentar una y otra vez conquistar un país mejor, un mundo mejor, porque es la única manera, es la única salida. El día que nos cansemos como seres humanos, estamos fritos.

¿Siguen siendo Yoel e Israel unos extremistas nobles, que a veces a hacen críticas, y otras alabanzas?

Yoel: Pues sí, nos persigue y lo hará toda la vida mientras dure Buena Fe. Es la manera que encontramos desde un principio para hacer este tipo de música sin ningún prejuicio a la hora de tocar temáticas. Hacer lo mismo canciones de amor, que de corte social, cronicar un poco, implicarnos en muchos de los problemas, de eso se trata: eso es Buena Fe. Para eso estamos.

Termina el año 2019, y ¿qué planes tiene Buena Fe para el 2020?

Israel: Vamos poco a poco para que se nos dé. Primer lugar que el disco Carnal lo logre. Nos ha traído la inmensa fortuna de estos conciertos en el Karl Marx, muy importantes cerrando el año. Alguien nos dijo: “No vayan a lanzar el disco en noviembre, no es un buen mes para lanzar un disco”, porque en este país entre los premios Lucas, los resúmenes de la radio, entre diciembre y enero, solo se escucha la música que más sonó en el año que acaba de pasar.

Lanzar un disco en noviembre es casi un suicidio. Pero es que nosotros nacimos en noviembre, primero; y segundo, qué nos importa que sea eso lo que se escuche. Nosotros vamos a nuestro público, y a ellos les importa cuatro pepinos si el disco se lanza en octubre o en noviembre. Pues ese público tan fiel ya nos ha regalado conciertos importantes en este cierre de año.

¿Qué nos queda? Trata de ampliar ese público, convencer a ese que todavía no es público nuestro pero que potencialmente tiene un corazoncito donde una canción puede tocarle, regalarle un poco de buena fe, y no se refiere al grupo musical, sino de buena fe: de buenas cosas, de buena vibra. Allá vamos. Y si no a la parte de gente buena que hay dentro de aquel que la sociedad, o él mismo crea que no es tan bueno. A esa parte buena es a la que intentamos hablarle. Ojalá el disco Carnal logre llegar a ese otro público que todavía no está montado en esta pesa; y ellos, nuestro público, y la vida, nos regalarán el siguiente disco.

Israel Rojas y Yoel Martínez. Foto: Gabriel Dávalos.

En video, entrevista a Buena Fe:

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Wen dijo:

    Muy buena entrevista, para mantener actualizados a nosotros, los seguidores de tan importante agrupación, incluyo a todos, pues la música es maravillosa. Por favor, necesitamos gira nacional (por todas las provincias), para sentirnos realizados.
    Muchos éxitos para siempre, felicidades en el año nuevo, y que sigan siempre ofreciéndonos su arte tan inteligente y actual.
    FELICIDADES Y MUCHAS GRACIAS POR LLENARNOS DE BUENA FE.

  • Rocio dijo:

    El tema Pataki de libertad es una joya. El disco en general es hermoso, una obra de arte con muchos matices, diferentes ritmos y mucho mensaje. Nunca me ha decepcionado Buena Fe.

  • J@L dijo:

    Muchas felicidades en este próximo 2020 para este genial duo de músicos cubanos. Estuvieron por Santa Clara hace poco y no pude ir a verlos lamentablemente.....

  • Grimaldo Pereira Mijares dijo:

    me gusta el grupo Buena Fe,todas sus canciones son un exito,les deseo muchos exitos para el 2020

  • eldris dijo:

    FELICIDADESSSSSSSSSSSSSSSS, MUCHA SALUD Y SUERTE EN EL PLANO PERSONAL Y PROFESIONAL EN EL AÑO 2020.

  • Ce dijo:

    Una vez más disfruto de las palabras de Israel. Al igual que su música...o sea, la de Buena Fe toda...son un regalo de la vida...o un regalo de ellos para hacernos mejor la vida. Al menos yo pienso así. Sin dudas, en mi vida marcan un antes y un después, para bien. Larga vida a Buena fe, que sigan cosechando éxitos por siempre.

  • seni dijo:

    Jóvenes de estos tiempos, de los que permanecen, que hacen con su poesía la alegría de muchos. Feliz año 2020 para el grupo. Son los mejores caramelos del paquete!!!!!

  • Veronica dijo:

    Me gustan todas las canciones de este dúo, gracias por la Buena Fe de mantenerse en el camino haciendo cosas lindas. Exitos en el 2020 y felicidades `por sus 20 años

  • Angela dijo:

    Mis cantautores preferidos,desde el primer día que los escuché. Me pasó igual que con Silvio.Los llevo en el corazón. Tengo 67 años.

  • GM dijo:

    Me encantan!!!!! Carnal está buenísimo, y cada vez que sacan uno supera al otro, eso es hacer buena música, mantener a sus seguidores esperando el próximo disco, porque sabemos que será mejor. Pude ir al concierto, estelar!!!! El poupurrit de los exitos anteriores, divino!!! Los felicito y que sigan haciendo música buena y linda!!! Muchos exitos para el venidero año y para su carrera. Sigan así BF, esperamos el próximo disco con ansias.

  • R PONS dijo:

    BT: FELICIDADEZ POR ESTOS 20 AÑOS DE SACRIFICIO Y ENTREGA DE SU MUSICA HERMOSA DE TANTA CALIDAD Y BUENA ACOGIDA EN TODAS LAS EDADES, EXITOS Y MUCHA SALUD PARA SIEMPRE, MUY IMPORTANTE MOSTRAR SU CUBANIA.... GRACIAS

  • RRdR dijo:

    A mí, a mi esposa y a mi hija de solo 13 años nos encanta lo que hace Buena Fe, muchas felicidades y éxitos en el nuevo año y todos los que están por venir .

  • Dlv dijo:

    Son un excelente ejemplo de como hacer buena música sin letras groseras y del mal gusto, como decir incluso cosas pícaras sin ser vulgares.

  • Javier dijo:

    Uno de los mejores grupos que ha tenido Cuba, sin dudas alguna.

  • Uno dijo:

    Me encantan sus canciones, mi cultura se ha nutrido de estas. Felicidades a todos los cubanos.

  • Adrián dijo:

    Muchas felicidades!!!!! Las canciones de BF representan himnos para varias generaciones de cubanos. Recuerdo aquellas trovadas que hacíamos en el parque con una guitarra y a voz limpia con sus temas. Y sin olvidar sus conciertos a 10 o 20 cup al alcance de cualquier joven en los jardines de la tropical, bajo lluvia o con frio, no importaba. Aun hoy BF continua siendo compañero y consejero de muchos.gracias por todos sus discos

  • Yasmir dijo:

    Me encanta su música tanto he escuchado carnal q mi esposo dice que ya no le gusta buena fe jjjjj es broma desde q salió el disco le he escuchado tanto q ya me de todas las canciones me encanta el concepto de Fe ojalá y todos los llevarán a la práctica a pesar de no ser católicos. Sigan cosechando esa música seré su mayor fan

  • RESPETO dijo:

    Me encanta Buena Fe para mi uno de los mejores de Cuba, este año fui privilegiano y los cogi en Varadero, en el festival de rumba, yazz y son, en una exelemte pesentacion. Queria a verlos mañana pero desafortunadamente no se podra gracias al teatro Karl Marx por cogerle el telefono a nuestro organizador. saludos

  • Gabriel dijo:

    Mis padres fueron de la generación de Silvio la mia es la de Buena Fe

  • Dariel Verdecia dijo:

    Buena fe me recuerda todos mis años de universidad esa escuela que nunca se olvida. Por eso creo en Buena Fe porque me enseñó que para amar algo no tiene porqué ser perfecto solo tiene que ser amado. Gracias por todos esos discos llenos de buena música aquella que no tiene que desacreditar o ensuciar la imagen de la mujer para llegar a nuestras andanzas. Feliz año y que Carnal sea el éxito que se merece porque a mi parecer y la experiencia que tengo escuchando todos sus discos es la cumbre de su carrera.

  • Waldo Osmidel Avila Garcés dijo:

    Paso a paso: haciendo cosas ordinarias, extraordinariamente bien... Corazonero de oficio, cardiólogo de almas... Impulsor de sentimientos, poeta y poesía... Cantar de gargantas mudas, hasta los oídos sordos se sonrojan... Cubano por cuatro generaciones, hijo de hijos, padre de otros más... ¡Tremendo grupo, caray!

  • Betty dijo:

    Una entrevista divina. Supo captar en su esencia la razón del existir de buena fe y porque tiene tantos seguidores los cuales se sienten reflejado en su música

  • Kcp dijo:

    Felicidades... Éxitos en el 2020 y gracias por contar con uds...

  • MADELIN dijo:

    gracias Buena Fe, por tantas reflexiones sobre diversos temas, no importa que estemos de acuerdo 100% en todo, lo importantes es que esten ahi, soy de sus seguidoras, estuve muchas veces en su natal Guantanamo, estuve en su barrio, entendi la cancion de la sanja que pasa por el frente de mi casa", salud y buena suete para 2020.
    exelente emtrevista,soy de la generacion de silvio y pablo, para suerte mia tambien de su tiempo.

  • MARLENIS Y JORGE dijo:

    GRACIASSSSS.

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Rosy Amaro Pérez

Periodista de Cubavisión Internacional

Vea también