Imprimir
Inicio » Especiales, Historia  »

La historia no conocida de cómo llegó a Cuba el Diario del Che en Bolivia

Por: Yelena Rodríguez
| 14

Se cumple 50 años de la aparición del Diario del Che en Bolivia. Foto: Archivo.

En 1968 un grupo de hombres hizo lo imposible: transgredió la
seguridad “inquebrantable” de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y develó los acontecimientos guerrilleros de Ernesto (Che) Guevara durante sus
últimos días en Bolivia.

“La forma en que llegó a nuestras manos este Diario no puede ser ahora divulgada”, dijo el Comandante en Jefe Fidel Castro al ser publicada la primera edición del documento.

Para entonces, había que quedarse callado. Estaba en peligro la vida de
muchos y el riesgo de atascar una operación que, de resultar provechosa,
desmentiría las tergiversaciones alrededor del hecho.

Hoy, en ocasión del 50 aniversario de la publicación y después de 35 años
de anonimato, es momento de romper el silencio y abrir las gavetas.

“Ahora que he cumplido 80 años, pretendo revelar toda la injerencia que
cometía la CIA”, así expresó Ricardo Aneyba, exjefe del departamento técnico
de dicha agencia en Bolivia y uno de los protagonistas de esta historia. Los
recuerdos de Aneyba.

En octubre de 2017, el rostro de Aneyba se mostró al mundo en el acto por el
50 aniversario del asesinato del Che, en Valle Grande, Bolivia.

Como agente CIA le fue orientado crear un centro de información donde
documentaba las llamadas telefónicas, los correos y cada paso de las
personas, sobre todo los asociados con la izquierda.

Aneyba tuvo en sus manos y facilitó tres gavetas de documentos en las que
estaba la nómina de los agentes infiltrados en medios de prensa, partidos
políticos y otras organizaciones, la contabilidad de los registros de pagos
y grabaciones.

En aquella época, Bolivia tenía las puertas abiertas a la inteligencia
norteamericana que influenciaba descaradamente en las tomas de decisiones
del general René Barrientos, para entonces presidente de la nación.

Este hombre invirtió muchas energías y recursos en la persecución y
asesinato del Che y, tras el homicidio, aseguró su Diario como trofeo de
guerra.

Sin embargo, las fuerzas de izquierda iban germinando y muchos de sus
discípulos, ya no profesaban la misma fe de su gobierno. Estos seguían sus
órdenes, pero habían girado los ojos hacia otros ideales y convicciones
políticas.

“Vino Arguedas y me dijo: El presidente quiere que saques una fotocopia del
diario con su negativo, luego me hizo una seña con los dedos índice y del
medio, y yo respondí con el dedo pulgar hacia arriba”, recuerda Aneyba.

Antonio Arguedas, autor intelectual del hecho

Antonio Arguedas fue fundador del Partido Comunista boliviano en la década
del 50 y, 15 años después, se alió a la CIA desde su posición de Ministro
del Interior boliviano.

El ademán que hizo a Aneyba dio luz verde para iniciar la acción. Bajo su
orientación llegó el Diario a las manos del periodista boliviano Víctor
Zannier, encargado de salir del país con las piezas fílmicas camufladas en
una cobertura de música.

Chile fue su primera parada. Allí confió el documento a su colega chileno
Hernán Uribe, editor de la revista Punto Final, al director general del
magazine, Manuel Cabieses, y el diplomático Luis Fernández Oña, quien
confirmó la autenticidad del Diario al reconocer la caligrafía del Che.

El periodista Mario Díaz fue el encargado de cruzar las fronteras y
llevarlo a La Habana, a las propias manos de Fidel.

Aquí los trámites de transcripción e impresión duraron pocos días. Un
millón de ejemplares se repartieron en l as manos del pueblo habanero de
forma gratuita, el 1 de julio de 1968 y de forma similar ocurría en otras
partes de la isla.

Para entonces versaba en su prólogo: (…) Faltan solo unas pocas páginas
que no han llegado todavía a nuestras manos, pero que por corresponder a
fechas en que no tuvieron lugar hechos de importancia, no altera en absoluto
el contenido del mismo”.

El documental

Lo anterior no solo quedó acuñado en la historia, sino en un audiovisual,
edición especial de una trilogía de los investigadores cubanos Froilán
González y Adys Cupull, autores además del libro La CIA contra el Che.

Operación Gaveta expone en apretada síntesis la verdad traslúcida de cómo
llegó a Cuba el Diario del Che en Bolivia y denuncia del proceso
injerencista de la CIA.

Igualmente es un homenaje al guerrillero y los hombres implicados, gracias
a los cuales Cuba fue la primera en el mundo en publicar el Diario,
desbaratando así el plan concebido para desacreditar a la Revolución Cubana
y su máximo líder, Fidel.

En él, se describen las reacciones y los detalles de las 13 páginas que
faltaron en la primera edición, sacadas por el gobierno boliviano,
precisamente, como medida cautelar por si era filtrado el documento.

“La noticia revolvió las simientes del tercer piso del Ministerio,
controlado a plenitud por la gusanera, e hizo a Arguedas abandonar el país y someterse a la justicia ordinaria y al tribunal de los militares”, cuenta el
octagenario.

También se habla sobre el accidente confuso que causó la muerte a Arguedas
y el misterio del nombre de Aneyba en el Diario, escrito con el puño y la
letra del propio Guevara en el borde de una página.

“Yo no conocí nunca el Che”, sin embargo, en el primer libro encontrado en
las cuevas estaba escrito su nombre.

¿Por qué? Hasta hoy esa incógnita rodea la mente de cientos de
investigadores e incluso del mismo Aneyba.

¿Cuál es la razón? Desconocida, pero sin dudas, algún tipo de lógica, un
presagio divino que vino a la mente del guerrillero, sabiendo que Aneyba
sería uno de los protagonistas de mostrar su verdad al mundo.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Nelson dijo:

    La cia tenía montado todo un aparato de desinformación que utilizaría el diario como otra herramienta mas. Se le iban a cambiar pasajes al mismo e incluir frases para intentar darle otro sentido a la lucha que libraron nuestros héroes. Tratarían de tergiversar su contenido. Por suerte y gracias a estos hombres se quedaron una vez mas con los (eso mismo) al aire. Debo haberme leído mas de 10 veces el diario, sólo hombres con una convicción profunda pudieron llevar a cabo esa lucha.

  • Isabel María Calvo Sánchez dijo:

    Cuando El Ché Guevara dejó de existir físicamente yo sólo tenía 5 años de edad, soy de una generación que creció admirándolo.Siendo ñinos ejercitamos la lectura y la memoria, nada más y nada menos que con el texto íntegro de la Carta del Ché a Fidel.Me siento orgullosa de haber sido de una de las primeras generaciones que juró como pionera que seríamos como el Ché.Primero como pedagoga y luego como periodista , desde dos trincheras estratégicas me siento guevariana de palabra y acción.Gracias a cubadebate por el artículo. M e quedé con ganas de saber más.Sugiero que ofrezcan continuidad al tema.

  • Alejandro Fernández Costa dijo:

    Recomiendo leer también el libro “Pombo,un hombre de la guerrilla”.Es el diario del guerrillero Harry Villegas.Nos muestra como,luego de la captura y asesinato del Che,siguieron luchando,no se rindieron.Ya en Cuba se estuvieron preparando nuevamente para reiniciar la lucha que continuaba en la clandestinidad uno de los hermanos Peredo,sobreviviente también.

  • Taran dijo:

    Hola Cubadebate, hago el comentario de otra forma, envie uno anterior pero fue
    rechazado, en el cumplia con las normas, no ofendia ni denigraba a nadie, no
    faltaba el respeto a mi entender, ni era contrarevolucionario, solo planteaba
    mi duda sobre por que el articulo dice que la historia de como llego el diario
    del Che a Cuba es desconocida hasta ahora que estos exagentes hablaron e hicieron el documenal, al menos eso es lo que se entiende luego de leer los primero parrafos del articulo, a mi entender esta historia ya era conocida!, tengo en mis manos el libro escrito por Hernan Uribe, periodista chileno que se llama Operacion Tia Victoria, como entregamos el Diario del Che a Cuba, impreso en el Poligrafico Evelio Rodriguez Curbelo, anno 1996, Editorial Pablo de la Torriente, ISBN: 959-12-0079. Pregunta: lo que dice este libro no es lo veridico?, o el documental complementa al libro?, la historia verdadera es la que cuenta el documental?. Gracias.

  • Aroldo dijo:

    Cuando era bien chico leí el diario por primera vez, lo recuerdo como si fuera hoy mismo, luego de eso lo he repasado montón de veces.

  • alina dijo:

    cuando era una adolescente tuve el libro, mi padre enseguida me lo trajo y me lo regalo, lo perdi, no se donde se me quedo, lo cierto es que me quede con ganas de tenerlo nuevamente la primera edicion del Diario del Che en Bolivia, quisiera saber donde lo puedo aquirir. me eduque y me crie en una familia revolucionaria, mi padre fiel seguidor de nuestro lider revolucionario y de las ideas del Che.

  • LUIS dijo:

    ME HE LEIDO POCOS LIBROS ENTEROS EN MI VIDA Y ESTE ES UNO DE ELLOS

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Caramba, ¡qué bien! Es hora ya de sacar a la luz pública tanta historia no contada de nuestros compañeros humildes que han sido protagonistas directos de hechos trascendentes en la vida latinoamericana y mundial. Hace poco leímos un artículo del Embajador Cabieses en este foro, en su actual condición de Director de la revista Punto Final.
    Arguedas era “niño mimado” de la CIA. El mismo Henry Kissinger le regaló un reloj Seiko autografiado en la tapa posterior. Sería bueno que entrevistaran a su hijo Carlitos, a quien le perdí el rastro, pero saludo si anda por cualquier recobeco de este planeta.

  • Ramírez dijo:

    Con todo el respeto que seguramente merece, me parece un poco fantasiosa y contradictoria la idea que la periodista aventura en el último párrafo de su artículo…Alguna casualidad -que existen, por supuesto- o tal vez le hablaron al Che de alguien con ese apellido y lo anotó para recordarlo después o alguna información de inteligencia acerca de ese funcionario (no se aclara si pertenecía a una dependencia del Ministerio del Interior de Bolivia…Se sabe, por lo que se ha publicado al respecto, que la CIA tiene a su personal encubierto en calidad de diplomáticos acreditados en las embajadas USA del país en cuestión )…Pero atribuirlo a ¨un presagio divino¨? El Che, un adivino? Que el Che ya sabía de antemano que un tal Aneyba ¨sería uno de los protagonistas de mostrar su verdad al mundo¨?…Óigame, vaya fantasía…Si eso hubiera sido posible, el Che no hubiera confiado en Honorato Rojas ni se hubiera dejado llevar a la emboscada en la Quebrada del Yuro, por favor, seamos realistas y objetivos…Es lo que pienso de este asunto…

  • JMM dijo:

    A propósito, cuando se editó por primera vez el Diario, contaba con ocho años y estudiaba en la escuela primaria “Arturo Montori”, en la barriada del Vedado. La llegada a Cuba y luego la distribución gratuita de la primera edición del Diario, creó una inolvidable e inusual expectativa a nivel de pueblo. Fue todo un gran y excepcional suceso histórico, que hoy 50 años mas tarde, lo recuerdo con toda claridad y precisión.
    En efecto, la distribución gratuita y masiva del Diario aconteció un 1 de julio, y coincidía con mi fecha de cumpleaños. Ese día opté por escaparme de la escuela, y me fui a una librería ubicada entonces en los bajos del Hotel Habana Libre, por la calle L, justo donde hoy existe una tienda. La distribución como tal se hizo de forma simultanea en todas las librerías que por entonces existían en la Capital. En la mañana, desde muy temprano, la gente fue conglomerándose y formando una gran cola por la calle L, en dirección a 23 Rampa abajo. Recuerdo nítidamente la efervescencia revolucionaria y el ambiente reinante entre los que allí esperaban, el inicio de la distribución. Fue entonces que unos instantes antes de abrir la librería y comenzar la distribución, una persona evidentemente con sentimientos mezquinos y mal intencionada, de esas que gustan abrogarse el derecho de “legislar y disponer” a su antojo a los demás, y que se prestan solos para “organizar” colas, fiestas, entierros, etc, pasó a lo largo de la cola haciendo saber que alguien había dispuesto que a los niños sin acompañante adulto, no se les entregaría el Diario. Con gran frustración y pesar, regresé a mi escuela. En la tarde, de alguna forma supe que a otro alumno de sexto grado de la escuela, si le habían dado su preciado libro. Al siguiente día ni corto ni perezoso, animado ademas por mis padres, me personé en la propia librería y solicité hablar con la administradora, quien amablemente me atendió y a quien me quejé por tan incomprensible actuar que me privó poder tener el preciado libro. La afable administradora tuvo la sabia paciencia de escuchar con atención mi atropellado reclamo, y al final con una sonrisa cautivadora, solicitó que me esperara un instante. Cuando volvió, traía en su manos un ejemplar que sin demora me obsequió, instándome a que lo lo leyera cuidadosamente, lo compartiera con mis compañeros de aula, y lo cuidara toda mi vida.
    Hoy conservo aquel ejemplar, cual botín de guerra, que luego con el decursar de los años, también leyó mi hijo. Gracias a Cubadebate

  • Indira dijo:

    Me parece un artículo periodístico que aporta muchísimo y nos ayuda a enamorarnos de la historia de cubana y universal. Realmente esto es lo que aprecio… Se queda en mi cabeza como parte de lo que significa ser cubano, revolucionario y admiradora de un hombre tan grande como el Che. Una historia fascinante que termina con un aporte de su autora que le da un toque irreal pero así es su interpretación y la respeto tal como cual.

  • Ray dijo:

    Nací en el mismo mes y el mismo año de la muerte del Che solo con unos días de diferencia, soy de la generación que crecío admirandolo y cuando pionera recitaba y cantaba todos los poemas y canciones hechas en su memoria, así como todavía se de memoria las cartas dejadas por el. Conservo como un tesoro un ejemplar de esa primera edicion del año 68 del Diario, el cual he leído en mas de una ocasión.Cuando tienes la oportunidad de leer algo así, no tienes otra cosa que sentirte orgullosa que un hombre como ese haya sido parte de nuestra historia.

  • Ricardo dijo:

    Considero que todo lo que se escriba relacionado con la vida del Che y en particular de su etapa guerrillera sera bien poco para lo que se desea conocer por muchas personas en el mundo razón por la cual agradezco cada información que se brinda y me aslata la duda de conocer las causas por las que se han demorado tanto en hacerlo.
    Hace unos años tuve la oportunidad de conocer al hermano menor de Inti y Coco Peredo quien me comento acerca del diario de su hermano Inti titulado Mi campaña con el Che y al preguntarle porque no se habia publicado en Cuba no tuvo respuestas solo expresión de no saber las mrazones.
    Por favor si este coomentario contribuye a que se hagan las gestiones pertinenetes para loigar este objetivo estiy seguro que muchas personas lo van a recibir con mucho agrado porque el Che ha sido y seguira siendo por siempre un fuerte motivo de inspiración para la gente buena de este mundo

  • Gaucho dijo:

    Cuanod tenia 17 años ,a escondidas durante le recupero de una enfermedad,lei el libro.Era durante la dictadura Argentina.Aca estaba prohibido y si te agarraban con el libro eras un desaparecido mas.La epopeya del Che ,en Bolivia era motivo de represion en Argentina.A partir de esa lectura descubri al Che como politico ,ser humano ,comandante.Y desde entonces lo admiro cada vez mas.Saludos desde Argentina

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Yelena Rodríguez

Periodista de Prensa Latina

Vea también