Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

La globalización ha muerto

| 37
El presidente boliviano, Evo Morales, durante la entrega de un centro de rehabilitación para personas con discapacidad, en Punata, Bolivia. Foto: Xinhua.

El presidente boliviano, Evo Morales, durante la entrega de un centro de rehabilitación para personas con discapacidad, en Punata, Bolivia. Foto: Xinhua.

El desenfreno por un inminente mundo sin fronteras, la algarabía por la constante jibarización de los estados-nacionales en nombre de la libertad de empresa y la cuasi religiosa certidumbre de que la sociedad mundial terminaría de cohesionarse como un único espacio económico, financiero y cultural integrado, acaban de derrumbarse ante el enmudecido estupor de las élites globalófilas del planeta.

La renuncia de Gran Bretaña a continuar en la Unión Europea –el proyecto más importante de unificación estatal de los cien años recientes– y la victoria electoral de Trump –que enarboló las banderas de un regreso al proteccionismo económico, anunció la renuncia a tratados de libre comercio y prometió la construcción de mesopotámicas murallas fronterizas–, han aniquilado la mayor y más exitosa ilusión liberal de nuestros tiempos. Y que todo esto provenga de las dos naciones que hace 35 años atrás, enfundadas en sus corazas de guerra, anunciaran el advenimiento del libre comercio y la globalización como la inevitable redención de la humanidad, habla de un mundo que se ha invertido o, peor aún, que ha agotado las ilusiones que lo mantuvieron despierto durante un siglo.

La globalización como meta-relato, esto es, como horizonte político ideológico capaz de encauzar las esperanzas colectivas hacia un único destino que permitiera realizar todas las posibles expectativas de bienestar, ha estallado en mil pedazos. Y hoy no existe en su lugar nada mundial que articule esas expectativas comunes. Lo que se tiene es un repliegue atemorizado al interior de las fronteras y el retorno a un tipo de tribalismo político, alimentado por la ira xenofóbica, ante un mundo que ya no es el mundo de nadie.

La medida geopolítica del capitalismo

Quien inició el estudio de la dimensión geográfica del capitalismo fue Karl Marx. Su debate con el economista Friedrich List sobre el capitalismo nacional, en 1847, y sus reflexiones sobre el impacto del descubrimiento de las minas de oro de California en el comercio transpacífico con Asia, lo ubican como el primero y más acucioso investigador de los procesos de globalización económica del régimen capitalista. De hecho, su aporte no radica en la comprensión del carácter mundializado del comercio que comienza con la invasión europea a América, sino en la naturaleza planetariamente expansiva de la propia producción capitalista.

Las categorías de subsunción formal y subsunción real del proceso de trabajo al capital con las que Marx devela el automovimiento infinito del modo de producción capitalista, suponen la creciente subsunción de la fuerza de trabajo, el intelecto social y la tierra, a la lógica de la acumulación empresarial; es decir, la supeditación de las condiciones de existencia de todo el planeta a la valorización del capital. De ahí que en los primeros 350 años de su existencia, la medida geopolítica del capitalismo haya avanzado de las ciudades-Estado a la dimensión continental y haya pasado, en los pasados 150 años, a la medida geopolítica planetaria.

La globalización económica (material) es pues inherente al capitalismo. Su inicio se puede fechar 500 años atrás, a partir del cual habrá de tupirse, de manera fragmentada y contradictoria, aún mucho más.

Si seguimos los esquemas de Giovanni Arrighi, en su propuesta de ciclos sistémicos de acumulación capitalista a la cabeza de un Estado hegemónico: Génova (siglos XV-XVI), Países Bajos (siglo XVIII), Inglaterra (siglo XIX) y Estados Unidos (siglo XX), cada uno de estos hegemones vino acompañado de un nuevo tupimiento de la globalización (primero comercial, luego productiva, tecnológica, cognitiva y, finalmente, medio ambiental) y de una expansión territorial de las relaciones capitalistas. Sin embargo, lo que sí constituye un acontecimiento reciente al interior de esta globalización económica es su construcción como proyecto político-ideológico, esperanza o sentido común; es decir, como horizonte de época capaz de unificar las creencias políticas y expectativas morales de hombres y mujeres pertenecientes a todas las naciones del mundo.

El “fin de la historia”

La globalización como relato o ideología de época no tiene más de 35 años. Fue iniciada por los presidentes Ronald Reagan y Margaret Thatcher, liquidando el Estado de bienestar, privatizando las empresas estatales, anulando la fuerza sindical obrera y sustituyendo el proteccionismo del mercado interno por el libre mercado, elementos que habían caracterizado las relaciones económicas desde la crisis de 1929.

Cierto, fue un retorno amplificado a las reglas del liberalismo económico del siglo XIX, incluida la conexión en tiempo real de los mercados, el crecimiento del comercio en relación con el producto interno bruto (PIB) mundial y la importancia de los mercados financieros, que ya estuvieron presentes en ese entonces. Sin embargo, lo que sí diferenció esta fase del ciclo sistémico de la que prevaleció en el siglo XIX fue la ilusión colectiva de la globalización, su función ideológica legitimadora y su encumbramiento como supuesto destino natural y final de la humanidad.

Y aquellos que se afiliaron emotivamente a esa creencia del libre mercado como salvación final no fueron simplemente los gobernantes y partidos políticos conservadores, sino también los medios de comunicación, los centros universitarios, comentaristas y líderes sociales. El derrumbe de la Unión Soviética y el proceso de lo que Antonio Gramsci llamó transformismo ideológico de ex socialistas devenidos furibundos neoliberales, cerró el círculo de la victoria definitiva del neoliberalismo globalizador.

¡Claro! Si ante los ojos del mundo la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), que era considerada hasta entonces el referente alternativo al capitalismo de libre empresa, abdica de la pelea y se rinde ante la furia del libre mercado –y encima los combatientes por un mundo distinto, públicamente y de hinojos, abjuran de sus anteriores convicciones para proclamar la superioridad de la globalización frente al socialismo de Estado–, nos encontramos ante la constitución de una narrativa perfecta del destino natural e irreversible del mundo: el triunfo planetario de la libre empresa.

El enunciado del fin de la historia hegeliano con el que Francis Fukuyama caracterizó el espíritu del mundo, tenía todos los ingredientes de una ideología de época, de una profecía bíblica: su formulación como proyecto universal, su enfrentamiento contra otro proyecto universal demonizado (el comunismo), la victoria heroica (fin de la guerra fría) y la reconversión de los infieles.

La historia había llegado a su meta: la globalización neoliberal. Y, a partir de ese momento, sin adversarios antagónicos a enfrentar, la cuestión ya no era luchar por un mundo nuevo, sino simplemente ajustar, administrar y perfeccionar el mundo actual, pues no había alternativa frente a él. Por ello, ninguna lucha valía la pena estratégicamente, pues todo lo que se intentara hacer por cambiar de mundo terminaría finalmente rendido ante el destino inamovible de la humanidad, que era la globalización. Surgió entonces un conformismo pasivo que se apoderó de todas las sociedades, no sólo de las élites políticas y empresariales, sino también de amplios sectores sociales que se adhirieron moralmente a la narrativa dominante.

La historia sin fin ni destino

Hoy, cuando aún retumban los últimos petardos de la larga fiesta del fin de la historia, resulta que quien salió vencedor, la globalización neoliberal, ha fallecido dejando al mundo sin final ni horizonte victorioso; es decir, sin horizonte alguno. Donald Trump no es el verdugo de la ideología triunfalista de la libre empresa, sino el forense al que le toca oficializar un deceso clandestino.

Los primeros traspiés de la ideología de la globalización se hacen sentir a inicios de siglo XXI en América Latina, cuando obreros, plebeyos urbanos y rebeldes indígenas desoyen el mandato del fin de la lucha de clases y se coligan para tomar el poder del Estado. Combinan- do mayorías parlamentarias con acción de masas, los gobiernos progresistas y revolucionarios implementan una variedad de opciones posneoliberales, mostrando que el libre mercado es una perversión económica susceptible de ser remplazada por modos de gestión económica mucho más eficientes para reducir la pobreza, generar igualdad e impulsar crecimiento económico.

Con ello, el fin de la historia comienza a mostrarse como una singular estafa planetaria y de nuevo la rueda de la historia –con sus inagotables contradicciones y opciones abiertas– se pone en marcha. Posteriormente, en 2009, en Estados Unidos, el hasta entonces vilipendiado Estado, que había sido objeto de escarnio por ser considerado una traba a la libre empresa, es jalado de la manga por Barack Obama para estatizar parcialmente la banca y sacar de la quiebra a los banqueros privados. El eficienticismo empresarial, columna vertebral del desmantelamiento estatal neoliberal, queda así reducido a polvo frente a su incompetencia para administrar los ahorros de los ciudadanos.

Luego viene la ralentización de la economía mundial, pero en particular del comercio de exportaciones. Durante los 20 años recientes, éste crece al doble del producto interno bruto (PIB) anual mundial, pero a partir de 2012 apenas alcanza a igualar el crecimiento de este último, y ya en 2015 es incluso menor, con lo que la liberalización de los mercados ya no se constituye más en el motor de la economía planetaria ni en la prueba de la irresistibilidad de la utopía neoliberal.

Por último, los votantes ingleses y estadunideneses inclinan la balanza electoral en favor de un repliegue a estados proteccionistas –si es posible amurallados–, además de visibilizar un malestar ya planetario contra la devastación de las economías obreras y de clase media, ocasionado por el libre mercado planetario.

Hoy, la globalización ya no representa más el paraíso deseado en el cual se depositan las esperanzas populares ni la realización del bienestar familiar anhelado. Los mismos países y bases sociales que la enarbolaron décadas atrás, se han convertido en sus mayores detractores. Nos encontramos ante la muerte de una de las mayores estafas ideológicas de los siglos recientes.

Sin embargo, ninguna frustración social queda impune. Existe un costo moral que, en este momento, no alumbra alternativas inmediatas sino que –es el camino tortuoso de las cosas– las cierra, al menos temporalmente. Y es que a la muerte de la globalización como ilusión colectiva no se le contrapone la emergencia de una opción capaz de cautivar y encauzar la voluntad deseante y la esperanza movilizadora de los pueblos golpeados.

La globalización, como ideología política, triunfó sobre la derrota de la alternativa del socialismo de Estado; esto es, de la estatización de los medios de producción, el partido único y la economía planificada desde arriba. La caída del muro de Berlín, en 1989, escenifica esta capitulación. Entonces, en el imaginario planetario quedó una sola ruta, un solo destino mundial. Lo que ahora está pasando es que ese único destino triunfante también fallece. Es decir, la humanidad se queda sin destino, sin rumbo, sin certidumbre. Pero no es el fin de la historia –como pregonaban los neoliberales–, sino el fin del fin de la historia. Es la nada de la historia.

Lo que hoy queda en los países capitalistas es una inercia sin convicción que no seduce, un manojo decrépito de ilusiones marchitas y, en la pluma de los escribanos fosilizados, la añoranza de una globalización fallida que no alumbra más los destinos.

Entonces, con el socialismo de Estado derrotado y el neoliberalismo fallecido por suicidio, el mundo se queda sin horizonte, sin futuro, sin esperanza movilizadora. Es un tiempo de incertidumbre absoluta en el que, como bien intuía William Shakespeare, todo lo sólido se desvanece en el aire. Pero también por ello es un tiempo más fértil, porque no se tienen certezas heredadas a las cuales asirse para ordenar el mundo. Esas certezas hay que construirlas con las partículas caóticas de esta nube cósmica que deja tras suyo la muerte de las narrativas pasadas.

¿Cuál será el nuevo futuro movilizador de las pasiones sociales? Imposible saberlo. Todos los futuros son posibles a partir de la nada heredada. Lo común, lo comunitario, lo comunista es una de esas posibilidades que está anidada en la acción concreta de los seres humanos y en su imprescindible relación metabólica con la naturaleza.

En cualquier caso, no existe sociedad humana capaz de desprenderse de la esperanza. No existe ser humano que pueda prescindir de un horizonte, y hoy estamos compelidos a construir uno. Eso es lo común de los humanos y ese común es el que puede llevarnos a diseñar un nuevo destino distinto de este emergente capitalismo errático que acaba de perder la fe en sí mismo.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Franceaco Monterisi dijo:

    Viva Bolivia! Viva Evo Morales!
    articulo traducido en italiano http://www.cubainformazione.it/?p=20394

    • Carlos Gutiérrez dijo:

      Hacía tiempo que no encontraba tanta mmacroeconomía en tan poco espacio.

  • Federico dijo:

    Excelente artículo. Gracias García Linera, Vicepresidente de Bolivia, por hacernos reflexionar sobre este interesante tema.

  • DE CUBA CON ♥ dijo:

    Al parecer errático han ido todos sistemas sociales modernos, en especial por la intolerancia humana.

    Si se quiere que el socialismo o como alternativa un proyecto verdaderamente humano proyecte a la humanidad una esperanza debemos hacer nosotros para servir de ejemplo de que nosotros hemos podido no solo ayudar a los demas sino que nos hemos levantado nosotros por nuestros propios esfuerzos.

    Una asignatura postergada de nuestra heróica sociedad.

  • Felicia DM Padron dijo:

    Que poco vision posee quien escribio esta sentencia de que “…con el socialismo de Estado derrotado y el neoliberalismo fallecido por suicidio, el mundo se queda sin horizonte, sin futuro, sin esperanza movilizadora.”

    • ray dijo:

      Porqué? Es que acaso cree usted que capitalismo o socialismo viven aún o tienen alguna posibilidad de desarrollo?

    • bladimir laborit infante dijo:

      Gracias por su comentario. Interesante. El articulo, de forma obstinada, se empena de justificar, de forma partisana, el termino de Fukuyama “El fin de la historia”. El cual proviene de un ensayo anterior a 1989, «¿El fin de la Historia?» se publicó en la revista de asuntos internacionales:The National Interest. Fukuyama explicaba el triunfo de las democracias liberales como efecto de la caída del comunismo. Así, el fin de la historia se interpreta como el fin de las guerras y las revoluciones sangrientas…Y no de los sistemas politicos. Tampoco propone un sistema UNICO como la salida a la problematica actual.
      Al contrario, la historia continua, las formas o modelos aparecerán en función de las necesidades propias de cada región o país.

    • bladimir laborit infante dijo:

      bladimir laborit infante dijo:Su comentario ha sido recibido.
      Gracias por su comentario. Interesante. El articulo, de forma obstinada, se empena en justificar, de forma partisana, el termino de Fukuyama “El fin de la historia”. El cual proviene de un ensayo anterior a 1989, «¿El fin de la Historia?» se publicó en la revista de asuntos internacionales:The National Interest. Fukuyama explicaba el triunfo de las democracias liberales como efecto de la caída del comunismo. Así, el fin de la historia se interpreta como el fin de las guerras y las revoluciones sangrientas…Y no de los sistemas politicos. Tampoco propone un sistema UNICO como la salida a la problematica actual.
      Al contrario, la historia continua, las formas o modelos aparecerán en función de las necesidades propias de cada región o país.

    • Carlos Miguel Valdés Sarmiento dijo:

      “los locos somos cuerdos, lo imposible es posible”… “creo en el mejoramiento humano”

  • Eduardo González S. dijo:

    El Vice de Evo ha escrito un compacto y contundente artículo que invita a su relectura. Más que nunca miremos adelante, mostremos la fe que exigen tiempos turbulentos y a caminar para hacer caminos.

  • Juan José dijo:

    El futuro de la humanidad solo puede ser el de un socialismo justo con justicia, paz y amor entre toda la humanidad. Si sucediera otra cosa vendría el fin de la especie humana sobre la tierra.

    • senelio ceballos dijo:

      jajaja..Juan Jose..yo veo su comentario… para ser cortes…UN POCO FANATICO y poco conoimientos de DIALECTICA MATERIALISTA….. Yo CREO que la globolizacion ..no ha muerto y no morira..Se ha trasnformado / evolucionado/// como tendra que evolucionar el CAPITALISMO BANANERO y el Socialismo igualitarismo cubano…Si no quieren perecer como sistemas sociales…Ejemplo tenemos muchos…

  • FranciscoB dijo:

    Un análisis interesante y sobre todo el escritor relanza al Marxismo como teoría aún válida no superada por las que han surgido de esta etapa noeliberal. No se puede olvidar que hay modelos en marcha que si bien no son perfectos, todavía le dan al estado el papel que le toca y con una vocación social. Ademas de los indígenas como dice el escritor están China y Vietnam para servirnos de observatoro y referencia.

    • ray dijo:

      China y Vietnam son paises con economia capitalista, con enormes diferencias sociales y limitadas libertades individuales. Si hay que mirar, prefiero hacerlo hacia los países nórdicos

      • Eustaquio dijo:

        Por favor, los países nórdicos se nutren de los países pobres.
        Sólo un ejemplo, sus fondos de pensiones compran y venden prima de riesgo de los países del sur de Europa.

  • m&m dijo:

    La globalizacion como tal es imparable, ya sea de una u otra forma, su concepto es indetenible, solo la capacidad de comunicacion inmediata entre los extremos del planeta, el intercambio de informacion de todo tipo los impulsa como lo que mas. . si no lo quieres aceptar, puedes cerrar absolutamente el pais, cero comunicacion con el exterior ni personas de otros paises entren al tuyo, conocer/ver/oir nada de otra cosa que no sea solo lo tuyo, vivir solo de los tuyo y no intercambiar nada con alguien. O o ir a vivir en una cueva o un aisla desierta en medio del Pacifico, ni los Amish se escapan por casi aislados que esten.
    Ah!! ahora, la GLOBALIZACION NEOLIBERAL, esa si hay que pararla, detenerla, evitarla y si es posible elimnarl, esa es la que vene a destruir, aplastar, sustituir, colapsar e imponer unos a otros.

  • Lennon dijo:

    La globalizacion continuara’ eso es imposible detenerlo,,,,,cada dia companias gigantes invierten en todo el planeta uniendo a sus productos y servicios a traves de la internet

    Cada dia el turismo mundial avanza y las personas han demostrado en la ultima decada que la emigracion es mucho mayor,,,,,los refugiados de hoy seran una fuerza en el futuro que trataran de regresar a sus tierras cuando terminen los conflictos en el lugar donde nacieron

    Es demasiado temprano en este 2017 para tirar conclusiones al aire con la esperanza de dar en la diana

    La globalizacion es el unico camino para la raza humana,,,,,

    En estos momentos la compania foxcon en China esta preparandose para sustituir a un millon de empleados con robots ,,a donde van a parar esos obrerors despedidos?

    La produccion sera mayoy y mucho mas eficiente,,,,recuerdan aquella frase de :”Hacer mas con menos”

    pues las empresas con grandes capitales van a hacer mucho mas con mucho menos,,,,que se hara con los millones de obreros que quedaran sin trabajo globalmente?

    La respuesta es facil,,,,,,,los gobiernos tendran que pagar por mantener a las personas practicamente en sus casas sin hacer mucho ruido.

    si alguin no cree mis palabras lean este aticulo que demuestra bastante claro com la tecnologia sera quien elimine al propio capitalismo.

    https://techcrunch.com/2016/03/29/will-capitalism-survive-the-robot-revolution/

    • sachiel dijo:

      Lennon, esos millones de desplazados iran a buscar su supervivencia a otros lugares, y cuando ya no haya a quien acudir, se sublevaran, solamente por comida y agua… bastantes engendros postapocalipticos han salido ya en las pantallas ¿no crees?

      Y por todos los santos, transcribe el articulo, que todo el mundo no tiene acceso a los .com, plisss….

      • senelio ceballos dijo:

        Sachiel…Genial…Todo ser necesita…COMIDA, PAN, agua y COBIJA, CASA GUARIDA…Despues todo lo otro//// pero sin esas primeras luchara a brazos partidos!!

  • oscar dijo:

    yo pienso que la globalizacion se fortalece con el Brexit y con Trump. Creo que es la tipicas “correccion” que produce expontaneamente el sistema Capitalista, no importa a cual precio, durante las crisis.
    En el 2008 se anuncio el final del Imperialismo y la Egemonia Norteamericana, a consecuencia de la crisis financiera que destrullo sus bases financieras. Hoy la Economia Norteamericana es mas fuerte que nunca, la Bolsa de Valores rompe records y el desempleo esta por debajo de los indices historicos.
    Es bueno conocer al adversario en el proyecto sobrepasar sus fuerzas y conseguir un mundo mejor
    Es mi modesta opinion

  • Rolando Bradshaw dijo:

    Un excelente artículo de la mano de Álvaro García Linera. Nos pone a la vista, bien analizado, el estado actual de las políticas predominantes. Gracias Vicepresidente por su capacidad de análisis y haberlo difundido.

  • Jorge M Benavides dijo:

    La globalización ha muerto es el nombre que da el autor a su artículo, la historia sin fin ni destino es la conclusión. Bien estructurado el análisis de lo que en el presente ocurre, se enfoca al pasado y nos ilustra cual según él puede ser camino futuro. Yo no soy escritor, no soy periodista, no se describir todo lo que pienso sobre un tema en cuestión y me voy a aventurar a plasmar ideas que en mi mente, en comentarios verbales y por qué no en algunos pequeños escritos he aceptado como válidas.
    No hay pensamiento único posible a globalizar, ni el neoliberalismo aparentemente fallecido por suicidio con el Brexit y el triunfo de Trump enarbolando nuevamente las banderas del proteccionismo, ni el socialismo de Estado derrotado con la caída del muro de Berlín y la autodestrucción de la Unión Soviética; ambos creyeron en su momento que una humanidad que crece indeteniblemente por el desarrollo de las fuerzas productivas puede moldearse por el deseo de elites de poder o por la aspiración de los pueblos que aspiran o tienen el poder.
    Ambos extremos de las relaciones de producción pueden ser y han sido acelerador o freno y ambos extremos pueden se enaltecidos o vilipendiados hasta que la humanidad comprenda el equilibrio necesario entre lo público y lo privado para garantizar el verdadero desarrollo.
    El autor termina expresando “Todos los futuros son posibles a partir de la nada heredada. Lo común, lo comunitario, lo comunista es una de esas posibilidades que está anidada en la acción concreta de los seres humanos y en su imprescindible relación metabólica con la naturaleza.
    No creo que la herencia sea la nada , porque este sería una valoración reduccionista de lo que la humanidad muestra como resultados de todas las formas de organizar la sociedad que cada uno de los pueblos originarios o formados durante las conquistas ha creado. Ninguno tiene una sociedad perfecta, y en su diversidad las hay que transitan desde uno y otro extremo, pasando por los matices que resultan de priorizar lo público y lo privado. Creer que porque ninguna de las dos formas extremas de organizar la vida ha triunfado el futuro es incierto, quizás por ello es que debemos de dejar de pensar que una tiene que triunfar sobre la otra, quizás por ello es que debemos comenzar a ver que la una y la otra si se tiene y se enfoca a crear beneficios individuales y colectivos sería la mejor forma de organizar la sociedad.
    Yo soy de afiliación comunista por convicción y por compromiso, yo aspiro a que la humanidad un día se enfoque a lo común, lo comunitario, lo comunista, pero por ahora aspiro a que se enfoque a este equilibrio que antes mencioné; aspiro a que mi pueblo, el cubano, el diverso, el revolucionario, se enfoque a ese equilibrio con el nuevo modelo económico cubano y que logre esquivar lo que Gómez le reprocho en su momento, “el cubano, o no llega o se pasa” para que en el futuro sea un pueblo próspero, sostenible.
    Benditos los pueblos que ya lo descubrieron y enfocan sus esfuerzos a forjar ese equilibrio, bendita la humanidad si observa a esos pueblos y comienza a encontrar el suyo.

    • manuel mercado dijo:

      Solo una pregunta a los comentaristas de este sitio que no creen en el socialismo y dirigen sus miradas hacia los paises nordicos, como una estrella que brilla por encima del socialismo y el comunismo, cosa que hace algun tiempo dejo de exsistir y hoy por hoy son un pais capitalista mas que ha ido perdiendo su logros sociales para sus pueblos gracias a las politicas neoliberales y retrogradas que solo centran sus intereses en los ricos y los poderosos y en sus ganancias por encima de los intereses de los hombres y mujeres de esos paises, por tanto mi pregunta\\\\\\\\\\\;
      POR QUE EL IMPERIO DEL NORTRE REVUELTO Y BRUTAL SIGUE EN SU FURIA DESTRUCTIVA CONTRA CUBA Y SUS CAMBIOS HACIA UN SOCIALISMO QUE ES POSIBLE, ES VIABLE, ES JUSTO, ES EQUITATIVO Y HUMANITARIO, PUES SINO FUNCIONA EL SOCIALISMO COMO ELLOS DICEN, LO MEJOR ES QUE NOS DEJEN SOLOS Y SIN GUERRAS DE TIPO ALGUNO, PARA QUE AL FINAL LA HISTORIA SE ENCARGUE DE DECIR QUIEN TIENE LA VERDAD EN SUS MANOS????? YO TENGO LA RESPUESTA Y ES POR ESO QUE LOS DEJO PARA

      • senelio ceballos dijo:

        ..Yo como guajiro que he caminado muy poco el mundo..Conozco que los mejores koefi..GINI….koef.. de FELICIDAD y otrosa indices de desarrollo humano… no solo estan alli en paises arriba mentados [ norticos..] como los mejores niveles de vida y tranquilidad ciudadana…Existen otros mucho modelos mucho mas efectivos y se desarrollan tranquilamente..por ejemplo otros asiaticos [ Surcorea digamos]…Pero tengo ejemplos concretos de otros que ni son SOCIALISMOS IGUALITARIOS…..ni tampoco son paises de DEMOCRACIAS CACAREADAS de EU – UE…..mis amigos me decian, cuando fui un tiempo a trabajar alli……Aqui se vive en el mejor comunismo DEL MUNDO..que yo he visto!!! DUBAI por ejemplo…

      • Jorge M Benavides dijo:

        Manuel, yo soy de los que cree en el socialismo y no estaba refiriéndome solo a los países nórdicos o a Canadá que también dentro del capitalismo han ido encontrando sus propias soluciones a los problemas colectivos, me refería a los avance que han tenido china y Vietnam desde el socialismo buscando un equilibrio entre los intereses público y privados con características propias y comenté que apoyo el modelo cubano que busca su propio equilibrio pero que temía que podíamos, ” o no llegar o pasarnos”. Por personas como Ud. que se asustan cuando se habla de intereses privados y frenan las posibles soluciones es que hice mi comentario. Sabes Ud. cuantos obstáculos por pensamientos como el suyo tiene que vencer el proceso de aprobación de la inversión extranjera y el desarrollo de pequeñas y medianas empresas de personas nacionales que impulsen el desarrollo en cuba. El problema está en que los soviéticos nos inculcaron que todo lo privados es contrario al socialismo y es un error garrafal que arrastramos demasiado tiempo. No entender esto es Hipotecar el futuro. Esta contradicción entre su pensamiento y el mío es dentro de la revolución no contra ella. todo lo que yo expuse está dentro de las ley cubana y es parte del nuevo modelo económico cubano. Acuérdese de la ley de unidad y lucha de contrario y no ponga calificativos por discrepar de los que otros piensan. La unidad no implica uniformidad en el pensamiento, implica debate, análisis y consenso. Disculpa que le haya respondido un poco tarde pero es que ahora fue que puede entrar a la PC. Siga cuestionando que eso es parte de la dialéctica, pero no imponga calificativos que eso no es de revolucionarios eso es chisme.

  • aramendia_1 dijo:

    La globalización en su diversidad de vertientes, sea económica,como ideología política o neuliberal sólo ha traído riqueza y bienestar a los países del tercer mundo. En estos países alejados y no partícipes de la riqueza han creado puestos de trabajo, han aumentado el crecimiento económico y el bienestasr de la sociedad en detrimento de las clases llamadas capitalistas, done cada día han visto reducidos sus poderes adquisitivos (excepto la minoría del gran capital pero eso es otro tema). Descubrir con sus propias fuerzas la riqueza que poseen, saber administrarse es una taea difícil y lógicamente expuesta a fracasos, pero ello no es óbice para endemoniar el fenómeno de la globalización. Por cierto no es cierto que el famoso Ché también criticó duramente el proceder globalizador de la economía rusa (soviética) en el año 1966 en la famosa reunión o cónclave de los países comunistas en el norte de Àfrica? y que sólo le trajo enemigos y malentendidos, criticar por la bajo es fácil, abrir caminos de esperanza para crear riqueza es ardua tarea dirían los clásicos.

  • EFRAIN PARDO COLÓN dijo:

    He mantenido siempre la convicción que el compañero Alvaro García Linera es unos de los MARXISTAS más destacados de América Latina, el Caribe y el Universo.

    Sin embargo, en el presente artículo que es uno de los mejores que he leído con relación la momento histórico que vivimos la humanidad, HACE APORTES IMPORTANTES, que lo único criticable es que hubiese utilizado un lenguaje más sencillo para que los lectores entiendan la sustancia ideológica del contenido. Por eso, esa falta de humildad en la manera de escribirlo no opta para darle una felicitación y un calor de agradecimiento al compañero Alvaro, POR SU APORTE OPORTUNO y muy ajustado a la realidad real actual.

    Mas que recordarle al compañero Álvaro que él mismo lo dice: “La globalización como relato o ideología de época no tiene más de 35 años”. Y por tanto no podemos profetizar que su muerte…. Personalmente pienso que aún no ha muerto… Y que el Sr. TRUMP solo represente una forma de “modificar o revisar” la “Doctrina neoliberal globalizadora”, desde luego impuesta por las potencias imperialistas, COMO FORMA de justificar “la muerte del socialismo”, PARA QUE ESTA DE ALGUNA MANERA SOBREVIVA.

    Aun nos encontramos en una etapa de análisis, sobre este acontecimiento que es real. Pero, QUE NO PODEMOS adjudicarle, a este acontecimiento, el fin del fin de la historia, ni tampoco el fin del destino de la humanidad ( de nuestros pueblos). Porque eso sería darle la razón a la triste “estafa histórica”, que UD. describe en su brillante exposición sobre la “muerte de la globalización” y argumentar que el socialismo científico “realmente murió”, cuando surgió la doctrina neoliberal globalizadora y eso no es cierto.

    El socialismo científico,no ha surgido como fase histórica de la humanidad, aunque en la URSS, se dio el intento construirse entre 1917 y 1953, par tener un periodo de referencia, si es que necesitamos ubicarse. El capitalismo si constituye una fase histórica de la humanidad en esos “350 años que UD. describe”, que históricamente ha prevalecido en sus diferentes etapas de desarrollo capitalista (mercantilismo, libre concurrencia, monopolio, imperialismo), el desarrollo del capital financiero en el imperialismo, no constituye para si una etapa propiamente dicha dentro del desarrollo de la fase histórica del capitalismo… Porque el capital financiero ha sido el motor propulsor del capitalismo para llevarlo hasta el lugar donde está en los actuales momentos.

    Para ello, es preciso entender entonces que no es cierto que la humanidad se haya quedado huérfana de historia, de ideologías, o de destino. Lo sucesivo por consiguiente es el socialismo científico, el comunismo, lo comunitario como UD. lo describe… ¿Imaginémonos una sociedad sin historia y sin destino, simplemente porque haya “muerto dentro del capitalismo su doctrina neoliberal globalizadora”. Bueno… Le repito…. Aun estamos en análisis… Si en realidad es la muerte de la globalización económica, hasta tanto en el imperialismo no se de ese paso definitivo. Puede ser una reforma a la doctrina neoliberal, en la que está muy comprometido el capital imperialista.

    Lo único cierto es que para nuestros países de América Latina y el Caribe sigue vigente la DOCTRINA MONROE de 1823 y la política panamericanista imperialista.

    Compañero Álvaro, tenga la absoluta seguridad que su artículo es el mas serio que se haya conocido, sobre los actuales momentos históricos de la humanidad… FELICITACIONES…

  • Amador dijo:

    Pensé que la frase “todo lo sólido se desvanece en el aire” no era de Shakespeare sino del “Fausto” de Goethe, que Marshall Berman toma como titulo para su ensayo. Nada, que el artículo me parece muy atinado, solo que hay 2 cositas en las que no estoy de acuerdo, ambas parten de la frase: “los gobiernos progresistas y revolucionarios implementan una variedad de opciones posneoliberales, mostrando que el libre mercado es una perversión económica susceptible de ser remplazada por modos de gestión económica mucho más eficientes para reducir la pobreza, generar igualdad e impulsar crecimiento económico.”

    Me parece que el crecimiento económico de esos países con gobiernos progresistas y revolucionarios en realidad se queda muy por debajo de aquellos países con sistemas neoliberales, por lo tanto, si bien es cierto que se acentúan las desigualdades, el grueso de la población de los países neoliberales vive en muchísimas mejores condiciones que en los países con gobiernos “progresistas”.

    Además, como es posible que el autor de este artículo traiga la idea de la respuesta progresista latinoamericana al neoliberalismo como una conclusión, cuando en buena parte de los países de la región, muchos de los gobiernos que en la década del 2000 gozaron del apoyo mayoritario del pueblo, hoy andan de capa caída, o bien perdiendo elecciones presidenciales (Argentina), o bien perdiendo elecciones parlamentarias (Venezuela, alarmante) o perdiendo referendos constitucionales (Bolivia) o sufriendo golpes de estado constitucionales, dígase legales (Paraguay,Brasil)

    • EFRAIN PARDO COLÓN dijo:

      El CHE dijo que la palabra “progresista”, tiene un significado muy ambiguo. (entrevista del CHE con el Washington Post).Pero si le podemos dar un significado a esa palabra de lo que ocurre actualmente en América Latina y el Caribe. Podemos decir que el éxito de la plitica económica de BOLIVIA, en algunos agregados macroeconómicos (política fiscal, pleno empleo, reservas internacionales, explotación de recursos naturales nacionales para beneficio del propio pueblo boliviano, entre otros), esos éxitos se han dado más por reformas administrativas anticorrupción (no ser flojo, no robar, producir), que por efectos de la implementación de una política del MODO DE PRODUCCIÓN SOCIALISTA.

      Caso contrario al de Venezuela Bolivariana donde las reformas introducidas no han podido derrotar el flagelo de la CORRUPCIÓN, entre otras cosas porque la socialdemocracia internacional quien asesora esas reformas, ha profundizado en la manera desacarada y abierta, en aplicar esos métodos corruptos (responsabilizar a supuestas personas revolucionarias como custodios de cuantiosas riquezas, en vez del estado), que luego , cunado ocurrió el deceso del Comandante CHAVEZ, todos esos custodios terminaron apropiándose de esas cuantiosas riquezas, que les había confiado la revolución. Y existen dentro del gobierno revolucionario aún algunos y otros se fugaron, como fue el caso específico del Sr.Rafael isea.

      Existen muchos otros ejemplos que distorsionan el contenido real y científico del socialismo CHINA por ejemplo flamea en mundo como COMUNISTA y no lo es en la práctica… CHINA, es un paquete chileno, es capitalista… LO mismo que Vietnam.

      Aparentemente en España han habido “gobiernos socialistas”, cuyos dirigentes están contra la revolución Bolivariana de Venezuela.

      Yo te aconsejaría que te leas el libro “materialismo histórico, materialismo dialéctico”, lo puedes encontrar el gooogle…. Te ayudaría mucho a entender esas inquietudes que planteas en tu comentario.

      El vicio CAPITALISTA de la CORRUPCIÓN, ha desdibujado por completo la pasión revolucionaria de revolucionarios honestos como HUGO CHÁVEZ, como FIDEL, como MANUEL MARULANDA VELEZ… Esa es la razón de porque… Las economías neoliberales, aparentemente han traído beneficios a algunos pueblos…. Esa parte de la comprensión tambien la tiene el actual presidente de CUBA.

      Inclusive. un comentarista por ahí… habla del capitalismo social de los países nórdicos… NORUEGA por.ejemplo. Es bueno que investigues sobre eso del capitalismo social.

      el desarrollo económico del capitalismo históricamente (materialismo histórico, materialismo dialéctico), nos sitúa en la actualidad al grado de desarrollo, a que ha llegado el capitalismo en su fase superior IMPERIALISTA (El imperialismo, fase superior del capitalismo), concentración y acumulación de la riqueza universal en unos cuantos monopolios, si no estoy mal son 26 corporaciones monopolistas que acaparan el 60% de la riqueza real generada universal. El problema esta en saber si esa riqueza acaparada y concentrada por estos monopolios, beneficia real mente a la humanidad.. mas del 70% de los 7.4000 millones, de seres humanos que habitamos en el planta tierra estamos por fuera de los planes de desarrollo económicos de las potencias imperialista y sus monopolios, ni siquiera como como fuerza de trabajo emergente mal remunerada.

      El desarrollo económico socialista considera el desarrollo social del universo humano, por tanto el desarrollo social implica el desarrollo integral de la humanidad, el desarrollo de las fuerzas productivas implica el desarrollo integral de la economía, la economía se desarrolla para que ese desarrollo llegue a toda la humanidad(conocimiento, educación, ciencia), deben estar a la mano de cualquier ser humano que habite el planta tierra y no pueden estar bajo el rótulo de propiedad privada, con un contenido contrario al desarrollo económico del capitalismo en donde estos factores de producción son propiedad privada de los monopolios imperialistas.

      Espero haber contribuido a una aclaración a sus inquietudes… CORDIAL SALUDO.

  • senelio ceballos dijo:

    ..Alvaro..Me he leido vuestro articulo…muy serio, Digno de ser republicado muchas veces.. Feicidades desde Rusia!!! …El guajiro cubano-ruso

  • mario h. curzio dijo:

    Extraordinario e inteligente artículo ( Yo diría , ensayo ) de Álvaro García Linera , Vicepresidente de la República plurinacional de Bolivia, publicado por La Jornada México.
    Es un material de gran riqueza ideológica que amerita una gran difusión a nivel universal .
    Hacer renacer la esperanza y sobre todo organizarla , es la tarea obligada , recuperar para los pueblos las armas ideológicas y políticas que nos conduzcan a cambiar una realidad injusta e inhumana. Existen por fortuna y sobre todo en América Latina un futuro en construcción , encabezada por el heroico Pueblo Cubano , invencible como el Comandante en Jefe que seguirá vivo y activo en el imaginario popular , así como La Revolución Bolivariana , Ecuador , Bolivia , y los demás pueblos de Nuestra América.

  • Gustavo dijo:

    Gracias Sr. Alvaro por su analisis. Lo comparto.
    El Esclavismo fue atroz, el Feudalismo dejo cicatrices aun sin sanar en naciones y continentes y el Capitalismo jugó un rol extraordinario en el desarrollo económico y cultural para la civilización humana, pero sin duda es el Socialismo la vía para la salvación y perpetuar la especie.
    El Estado hoy rige y garantiza la existencia de las Naciones, las Transnacionales y corporaciones diluyen las fronteras de los países y tras el velo superfluo de la Globalización, expanden formulas hegemónicas que distancian a los hombres de su esencia como ser social y conducen la suerte de la Tierra, hacia las márgenes abismales de la concepción inicial del planeta.
    Ni la Globalización ni el Neoliberalismo, responden a leyes naturales del desarrollo humano, aunque este en sí reduzca las distancias y atenúe las fronteras, ambas son formulas teóricas y rebuscadas para someter a los más débiles. Su concepción actual es hegemónica.
    El debilitamiento de la Ética y la impregnación de antivalores humanos como el egoísmo y la ambición, entre otros, imposibilitan la interpretación correcta de las leyes naturales y ponen en riesgo la existencia de la especie y su producto.
    El atolladero, por el que ya se adentra la civilización con su suerte acuesta, tiene un punto ya visible, donde se hace irreversible.
    Paradójicamente, la especie humana, la más desarrollada como tal en la faz de la Tierra desde su creación, habría durado su existencia, mucho menos que los gigantes y microcéfalos Dinosaurios.

  • Fabian Sánchez dijo:

    Para los que dudan de la validez del socialismo nordico, miren la lista de las sociedades donde el Indice de Desarrollo Humano (IDH) es más alto. Noruega ocupa el primer lugar mundial y los demás países escandinavos le siguen atrás. Noruega es una monarquía parlamentaria, pero ha sabido desarrollar un modelo político-económico que muchos consideran socialista, donde el estado es dueño de los principales medios de producción, pero no interfiere en el desarrollo de las fuerzas productivas del país, logrando una sociedad de bienestar casi utópica en este mundo, razón por la cual los medios de comunicación neoliberales esconden esa realidad, para que no veamos la alternativa del socialismo. Pero también en ese país, las leyes son refrendadas por el pueblo en consultas directas con votaciones oficiales, con lo que se aseguran el apoyo total de las masas, un sitema de los más ¨democráticos¨ del mundo, muy cerca del ideal adonde queremos llegar en Cuba. Una sola gran diferencia separa los países nórdicos de Cuba, la abundancia de recursos naturales existentes en sus territorios, que han sabido utilizarlos para su desarrollo pleno.

    • Juan J. Silva Pupo dijo:

      Fabian:
      Otra diferencia entre Cuba y Noruega, además de las riquezas petroleras de la segunda, es que esta no está bloqueada por Estados Unidos y me consta que eso es un pesado fardo para nuestro pequeño, pero valiente pueblo. Gracias.

  • j cesar dijo:

    Álvaro García Linera es de los pensadores incómodos e irreverentes que buscan la justicia sin dogmas ni servilismos. Tiene un texto importante: “La potencia plebeya” donde el Marxismo renace desde los escombros y desde una mirada nuestraamericana. Pensar la realidad de nuestro mundo no es un acto indiferente sino creativo, lúcido y problemático..

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Álvaro García Linera

Escritor, exguerrillero y político boliviano. Vicepresidente de su país desde 2006.

Vea también