Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Reconciliación sin rendiciones

| 11

bruno kerry01Por Hiram Guadalupe

La sentencia emitida la semana pasada por el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en medio de la ceremonia de izamiento de la bandera estadounidense en la embajada de su país en Cuba, fue clara: “No somos ni enemigos ni rivales; somos vecinos”.

Así el funcionario envió un mensaje contundente a los detractores de los acuerdos que han establecido ambos Gobiernos con el propósito de restaurar sus relaciones diplomáticas, incluyendo los esfuerzos que se encaminan para poner fin al bloqueo económico que, desde 1962, se ha impuesto sobre el pueblo cubano.

Para los rivales de Cuba, en su mayoría exiliados cubanos, el camino hacia la normalización de las relaciones entre ambos países es desconcertante, toda vez que el anhelo político por concretar cambios en el orden gubernamental e ideológico de ese país está lejos del panorama.

Ante eso, se tornan intolerantes y rezan por la culminación de los acuerdos. Asimismo, se ha vuelto consigna de moda entre ellos, y algunos analistas, la pregunta desatinada con aires de frustración cuestionando qué cambios ha provocado en la mayor de las Antillas las negociaciones con su vecino del norte.

La intención pretende reducir el valor de los convenios e imponer en la opinión pública el viejo y malogrado discurso ideológico y hostil que personalizan contra la figura de Fidel Castro y que clama por un Estado “más abierto y democrático”.

La pregunta con seriedad, sin embargo, debería plantear qué podemos pedirle a Cuba cuando su reclamo es el respeto a las leyes internacionales y la culminación del acorralamiento ilegal que, por décadas, ha practicado Estados Unidos contra su pueblo sin justificaciones.

No obstante, entre las voces de los enemigos del Gobierno cubano permanece el reclamo insistente de que, en medio de un nuevo escenario de relaciones diplomáticas, Cuba debería pedir perdón a Estados Unidos.

Pero ¿por qué tendría que doblegarse el Gobierno cubano ante la presencia de la bandera estadounidense en el malecón de La Habana? ¿Por qué atacar la política del presidente Barack Obama cuando asoma visos de avance hacia la restitución de un ordenamiento de relaciones mínimamente cordiales entre países vecinos?

Hay sectores que, mientras sueñan ver de rodillas al Gobierno cubano, pasan por alto que se enfrentan a un país digno que, entre muchas cosas, ha logrado el mayor índice en el desarrollo de la educación de América Latina y el Caribe, a juzgar por el más reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, en inglés).

Ese mismo país también tiene el sistema de salud accesible y más desarrollado para su población en el hemisferio, como confirma la Organización Mundial de la Salud, y, como si fuera poco, es el único en el mundo que gracias a su inversión en la investigación científica ha logrado la eliminación de la transmisión de madre a hijo del VIH y la sífilis congénita, según ha sido validado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef, en inglés).

La permanencia de esas y otras conquistas sociales logradas en Cuba durante el último medio siglo no están en discusión ni negociación en medio de la vorágine que ha desatado la normalización de relaciones entre los Gobiernos cubano y estadounidense.

Mas recordemos que esas políticas sociales se han logrado gracias a la permanencia de un orden político que ha sabido sobrevivir sin rendirse a las pretensiones de las naciones imperialistas y del capital.

Estados Unidos ha fracasado en su enfoque hacia Cuba. No hay justificación para la existencia de una política hostil que, mediante un bloqueo económico, trata de aislar al ciudadano cubano del resto del mundo apostando a su empobrecimiento y a la estrategia que, una vez colocado contra la pared, el pueblo se alzaría contra el proceso revolucionario y pediría a gritos la salvación de sus vecinos del norte.

Nada de eso ha ocurrido ni ocurrirá. Los detractores deben entenderlo.

(Tomado de Metro)

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    En este foro he escrito en varios comentarios mi opinión al respecto. Pienso que esos últimos seis renglones del artículo deben ser resaltados, incluso, se debe ir al memorandum original, desclasificado por las autoridades estadounidenses hace ya algun tiempo, donde se puede leer la esencia de esa política de acoso desde el mismo inicio de la Revolución, pero ni pensar de que las pretensiones de dominación comenzaron ahí. Eso data desde inicios del siglo XVIII. Hora de cambios. Bienvenidos. Cero rendiciones. Cero negociaciones con la DIGNIDAD. Prohibido olvidar, como bien dice el Presidente ecuatoriano Correa.

  • Pedro dijo:

    Conocemos de la ideología de los vecinos del norte, es la misma por décadas y ésta en sus fundamentos no ha cambiado, con zanahoria o con garrote, este es un momento histórico que no podemos dejar de reconocer y de mucha sabiduría a emplear en todos los campos, hay que ser cada día mejores en todo lo que tengamos la posibilidad de serlo, de urgencia diría yo acabar con la burocracia, con los malos servicios, con los incumplimientos de los planes económicos y otras cosas que dañan nuestro desarrollo, no sería sano ni saludable que vengan otros a darnos clases y demostrarnos que si se puede hacer más, no hay que tener miedo, que venga lo que venga que los cubanos siempre defenderán la REVOLUCIÖN. Saludos

  • Eduard dijo:

    Bastante es, digo yo, que hemos aseptado retomar las relaciones sin escuchar una frase de disculpa…y no solo por los 54 años de bloqueo, sino desde la intervención en la Guerra por la Independencia. Al menos ahora quieren dar la impresión que nos respetan y aceptan.

  • Jose R Oro dijo:

    Lo que dicen u opinan los enemigos de Cuba es cada día menos importante, lo que dicen los amigos de Cuba, que por cierto son gran mayoría (ver “Abrumador apoyo de estadounidenses y latinoamericanos a relaciones Cuba-EEUU” publicado en CUBADEBATE el 17 de agosto) es lo más relevante y creciente. ¿Quién dijo que el sistema de salud y otras conquistas sociales de Cuba, se discutan con los EE.UU.? ¿Quién dijo en sectores autorizados del gobierno estadounidense que Cuba le tiene que pedir “perdón” a los EE.UU.? Es lo que dice gente muy reaccionaria que no representan ni al gobierno ni a la aplastante mayoría del pueblo estadounidense, y no sé por qué repetirlo cada minuto. Como correctamente dice el autor “Nada de eso ha ocurrido ni ocurrirá”. Lo que ha ocurrido y va a seguir ocurriendo desde el 17 de Diciembre es lo que tiene importancia y mucha para Cuba. Aunque le duela a la ultraderecha cubano-americana y a sus congéneres de cualquier tipo y signo.

  • Eduard dijo:

    Disculpen por la “s” en aceptar.

  • Decaf dijo:

    No sólo los exiliados cubanos detractores de los acuerdos y el camino iniciado hacia una eventual normalización de relaciones en un futuro están desconcertados, también internamente se levantan voces de incrédulos que no comprenden, o no quieren comprender, y que resultan disonantes cuando la necesidad de avanzar indica que deberían sumarse a los esfuerzos por alcanzar mejores resultados en esta nueva etapa, ya que beneficiarán a ambas partes incluidos a los cubanos sin rendiciones, sin negociación de principios o la dignidad, sin olvidar, pero con la vista, las intenciones, los esfuerzos y todo el empeño puestos en los objetivos trazados por el liderazgo de nuestro país.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Decaf: En mis participaciones acá en este foro jamás he hablado “a nombre del pueblo cubano”. Para asuntos normales, lo hago a nombre de mi familia, privilegio que me han dado casi todos, incluyendo sobrinos. Ahora bien, para este caso en especial, ya que Ud menciona los indudables beneficios para todos, repetiré mi opinión a nombre de mis 8 hermanos, quienes nos lanzamos a ruedo dentro y fuera de fronteras apoyando al liderazgo de nuestro país desde el mismo día 1ro. de enero de 1959: Renunciamos a cualquier beneficio que INCLUYA ceder en principios y DIGNIDAD ante cualquier gobierno del Mundo.

  • Lennon dijo:

    Cuentas,,,,quise decir.

  • Eduardo Fregorich Rodríguez dijo:

    Creo modestamente, si un pensamiento arcaico, que lo expresado por el Che tiene vigencia actualizada en estos días, cuando expreso…. del imperialismo yanqui no nos podemos confiar, pero que ni un tantico ASÏ. Es cierto que Cuba lo necesita, pero prefiero la distancia, que ese engendro metido en casa.

    • Eduardo dijo:

      Tocayo: Nuestras relaciones con los americanos, con un condón perpetuo.

  • LAZARO RAMIREZ dijo:

    EL HOMBRE NUEVO,EL LOBO Y LAS RELACIONES.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también