Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Venezuela: ¿dónde quedó el rigor metodológico?

| 5

Flag_of_Venezuela.svgLa situación en Venezuela parece haber trastocado las capacidades teóricas y metodológicas de sectores importantes de la intelectualidad y la academia, que, inmersos en las versiones sesgadas que ofrecen las grandes cadenas noticiosas al servicio de las estrategias imperialistas y oligárquicas, repiten adocenadamente los argumentos de una oposición violenta y golpista que pretende derrocar, por cualquier medio, a un gobierno constitucional, elegido democráticamente por la mayoría de los ciudadanos de ese país.

De manera reiterada y maniquea, en artículos periodísticos, entrevistas y declaraciones que circulan por las redes, en orquestadas campañas, se insiste en presentar al gobierno de Nicolás Maduro como una dictadura represora, incluso como un régimen totalitario, enfrentada a un límpido, pacífico y desinteresado movimiento estudiantil, acompañado de organizaciones sociales y políticas, igualmente defensoras de la economía de los trabajadores, la democracia y las causas populares. Nada se menciona en estos análisis, que pasan por objetivos, sobre los sustanciales apoyos económicos de Estados Unidos y sus organismos de inteligencia a los partidos y agrupaciones políticas emblemáticas de la oposición y a connotados líderes estudiantiles, ligados muchos de ellos a organizaciones internacionales neonazis, de la ultraderecha antisocialista radicadas en Bogotá, Miami y México, y de conocidas fachadas de la CIA, como Alianza Parlamentaria de América, Unoamérica o la Human Right Foundation, de Uribe y sus muchachos paramilitares. Tampoco hay referencias al origen de clase de estos abnegados manifestantes que, bien comidos y vestidos, se quejan ante las cadenas noticiosas objetivas e imparciales, como la CNN, de que hay hambre en sus hogares y de que no hay jabón en la bañera. La mayoría de los firmantes de esos artículos, textos y declaraciones jamás han estado en Venezuela, ni han realizado trabajo de campo en los barrios de los cerros de Caracas, ni en las zonas residenciales del este de la capital, donde viven muchos de los opositores que protagonizan la nueva telenovela, made in Venezuela, Los ricos también lloran. Esto es, declaran o escriben de oídas, de lo que nace de sus posiciones políticas y trayectorias, algunos hasta con pasados de izquierda, debidamente rectificados, para garantizar el éxito de sus carreras universitarias, o sus visas para el norte de sus nuevas brújulas ideológicas.

Queda convenientemente omitida la campaña mediática de satanización de Hugo Chávez, primero, durante más de una década, y ahora, contra el actual gobierno de Venezuela encabezado por Nicolás Maduro. Se oculta que 80 por ciento de los medios de comunicación venezolanos están al servicio de los golpistas. Esta dictadura mediática que falsea groseramente la realidad con fotomontajes, noticias inventadas (como la de la fantasmagórica unidad antimotines de Cuba, actuando en Venezuela), propaganda subliminal en primeras páginas, desinformación y contra-información, en suma, toda la gama de técnicas de la guerra sicológica puestas en práctica ya desde hace décadas bajo los esquemas de los manuales producidos por los militares estadunidenses, y que fueron utilizadas intensa y extensivamente en los casos de Chile, Nicaragua y Granada (ver Fred Landis. CIA psychological warfare operations, how the CIA manipulates the media in Nicaragua, Chile and Jamaica, Science for the People, January-February, 1982, Vol. 14, no. 1). Esta campaña mediática va acompañada de boicots económicos, el ocultamiento de alimentos y otros artículos de primera necesidad, así como de la acción de provocadores y paramilitares que atacan instalaciones gubernamentales y aterrorizan a partidarios del gobierno, así como de francotiradores, quienes a sangre fría, recientemente, ejecutaron a dos miembros de la Guardia Nacional Bolivariana.

A estos sesudos analistas les molesta, incluso, la veneración del gobierno y del pueblo chavistas hacia el líder desaparecido hace un año, la cual es convertida toscamente en diosificación (sic) y en fetichismo totalitario; no pueden entender que exista una memoria colectiva que exalta al hombre que cambió el país, que lo rescató de la corrupción y de los malos gobiernos, de esos que sí reprimían al pueblo, como en el llamado caracazo, durante el cual miles de venezolanos fueron masacrados por el ejército y la policía. Afirmar que las imágenes de Chávez son los ojos del Estado vigilando al pueblo y hacer de ello comparaciones, que pecan de cultismo, sobre los íconos rusos, búlgaros o bizantinos, es no entender nada de lo que significó el comandante Chávez en las vidas de muchos sectores del pueblo venezolano, y de sus alcances en las luchas libertarias de nuestra América.

No se trata, en este caso, de pretender desviar el análisis concreto de la realidad venezolana en viejos y trillados debates en torno a los conceptos de fascismo y totalitarismo para encubrir teóricamente su abierta oposición a la revolución bolivariana y sus antipatías por el Chávez vivo y por los imaginarios del Chávez muerto; de pretender disminuir, con argumentos baladíes, e incluso, de corte clasista, los esfuerzos de Maduro por llevar a puerto seguro el proceso revolucionario. Afirmar que la obra transformadora de Chávez fue sólo posible por un aumento en los precios del petróleo en mil por ciento es borrar de un plumazo la extraordinaria épica en que han participado millones de venezolanos en la construcción de una patria en la que se ha desterrado el analfabetismo y ocupado el quinto lugar en el mundo por el porcentaje en matrícula para estudiantes universitarios; estudiantes, claro, que no están en las barricadas de los hijos de papi y mami y que no tienen mentores estadunidenses o colombianos que los guíen en materia de golpes de Estado, blandos y duros.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juan Leonardo Alvarenga dijo:

    El proceso político de transformación política de Venezuela no tiene marcha atrás.Solo una invasión del ejercito imperial podrá hacer caer al gobierno electo por el pueblo, pues allí no hay una fuerza armada golpista,mandadera de la oligarquía, y por eso solo la invasión del imperialismo yanqui hará retroceder este escenario de cambio social que vive la rica Venezuela de hoy.

    • Carlos P dijo:

      La mitad de la población votó contra la plataforma de Maduro en las elecciones presidenciales . Eso significa que ese radicalismo que se practica tiene que cesar pues un 50% de la población no se ve representado. Maduro no puede ser presidente solo para aquellos que votaron por el, de lo contrario seguirá con los mismos problemas que afronta hoy.

      • Leandro dijo:

        Ud. está con datos viejos. Olvidó que en las municipales, que la propia oposición consideró que sería un plebiscito, la Victoria del PSUV fue aplastante, lo que demuestra que el gobierno de Maduro desde el principo ha gobernado no solo para los que votaron por él, lo que le permitó ganar una cantidad importante de votos. Ud. no ve o no quiere ver que Maduro insiste en dialogar con la oposición y la oposición se niega al diálogo. Ahora es radicalismo insistir una y otra vez en la paz; las acciones violentas de corte fascista no es radicalismo.Para no ser radicales hay que seguir el guión de Washington y ceder el poder a la oposición.

  • Enrique dijo:

    UNIDAD, RESISTENCIA, PREPARACION, ANTICIPACION, TRANSPARENCIA, JUSTICIA Y FIRMEZA POR ESO EXISTE HOY EL GOBIERNO REVOLUCIONARIO DE CUBA Y LA REPUBLICA DE CUBA SOCIALISTA. MAS DE MEDIO SIGLO DE AGRESIONES, INTRIGAS, SABOTAJES, AMENAZAS, BLOQUEO DE VERDAD Y EN TODOS LOS SENTIDOS POR PARTE DE UN IMPERIALISMO USA EN PLENO DESARROLLO Y SUS ACOLITOS QUE NO SON POCOS NI DEBILES, MOMENTOS DE CONTAR SOLAMENTE CON EL APOYO DE UNOS POCOS GOBIERNOS Y SI CON LA ADMIRACION DE MUCHISIMOS PUEBLOS.
    LA DIFERENCIA ES EL DESARROLLO DE LA TECNOLOGIA EN LAS COMUNICACIONES DOMINADAS POR EL IMPERIALISMO, PERO TAMBIEN GOZAN DE UN GRAN APOYO INTERNACIONAL Y EL IMPERIO HA PERDIDO SU CARETA.
    LA VENEZUELA BOLIVARIANA VENCERA Y SALDRA ADELANTE Y CON ELLA TODA NUESTRA AMERICA, LA QUE SOÑO MARTI Y FIDEL RESUCITO.

  • elcubano dijo:

    El presidente de un pais esta obligado a gobernar para todo el pueblo.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Gilberto López y Rivas

Gilberto López y Rivas

Periodista mexicano, columnista del diario La Jornada.

Vea también