Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Se impone liderazgo republicano para frenar la reforma migratoria integral

| +

Reforma-migratoria-en-Estados-UnidosEl liderazgo republicano de la Cámara de Representantes ha logrado hasta ahora frenar una reforma migratoria integral este año –y tal vez para siempre– frustrando a la Casa Blanca y a una poderosa coalición nacional de organizaciones que han buscado componer un descompuesto sistema de inmigración, mientras crece un movimiento que exige el fin de las deportaciones sin precedente que ha orquestado Barack Obama, a quien llaman el deportador en jefe.

A pesar de que la mayoría de estadunidenses favorece una reforma integral, de que el Senado aprobó por amplio margen una propuesta y de que las principales organizaciones empresariales, laborales, religiosas, latinas y de derechos civiles han marchado por todo el país, han cabildeado y han realizado ayunos, vigilias, actos de desobediencia civil y más, la reforma se ha estancado ante la férrea oposición de un poderoso sector de legisladores republicanos.

Aunque desde junio el Senado aprobó una magna reforma migratoria integral que incluye tanto un proceso de legalización para parte de los aproximadamente 11 millones de indocumentados en el país, una vía a la ciudadanía, así como una masiva inversión en seguridad fronteriza que incluye una barda de más de mil kilómetros, la Cámara de Representantes, con mayoría republicana, ha rehusado promover una versión paralela.

A finales de la semana pasada, el presidente de la cámara baja, el republicano John Boehner, afirmó: no tengo la menor intención de entrar jamás a negociaciones sobre el proyecto de ley del Senado. De hecho, Boehner y sus colegas han reiterado que se oponen a cualquier reforma integral, y que sólo favorecen reformas parciales del sistema migratorio. Según líderes republicanos, contemplarán estas propuestas en algún momento antes de las elecciones legislativas nacionales de noviembre de 2014.

El calendario legislativo de este año sólo tiene programado 10 días más de trabajo y ya casi todos suponen –incluso los promotores– que con ello queda cerrada la puerta para lograr algo antes de fin de año, con lo que se alcanza el objetivo del liderazgo republicano.

Ante esto, las fuerzas pro reforma han redoblado esfuerzos en Washington y el resto del país con acciones para presionar al Congreso, sobre todo al liderazgo republicano en la cámara baja.

Hoy, integrantes del Ayuno por las Familias, incluidas cinco en huelga de hambre, entraron en su octavo día de ayuno en demanda de una reforma migratoria y, desde su carpa en los jardines del Capitolio, junto a decenas de aliados, se sumaron a delegaciones de Arizona y de religiosos de otras partes que han estado orando frente a las oficinas de líder de la cámara durante casi cuatro días.

Otros se han sumado al ayuno por uno o tres días en solidaridad, mientras se realizan acciones en decenas de ciudades para presiones a legisladores republicanos para que avance la reforma en la cámara.

Por su parte, legisladores pro-reforma continúan presionando a sus colegas. El representante demócrata Luis Gutiérrez comentó a reporteros a finales de la semana pasada que nadie, ni Boehner, puede declarar muerta la reforma migratoria, y agregó que se ha intentado hacer eso múltiples veces en el pasado, pero que el movimiento de reforma migratoria es demasiado grandepara que eso ocurra.

(Tomado de La Jornada)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

David Brooks

David Brooks

Periodista mexicano, corresponsal del diario La Jornada en los Estados Unidos.

Vea también