Imprimir
Inicio » Especiales, Salud  »

La lucha de Obama por los servicios de salud: Waterloo o dilución

| 2

Por Bill Moyers y Michael Winship

Tomado de Progreso Semanal

Las presiones se convirtieron en empujones al fin en Washington a medida que la batalla por los servicios de salud pasó de fuego aislado de francotiradores al combate total. Si todo les parece a ustedes que se hace cada vez más confuso, bienvenidos al club. Es difícil ver lo que está sucediendo a través del humo de los disparos.

Los republicanos tienen en su mira a algo más que la reforma de los servicios de salud –quieren que Obama sufra una derrota tan aplastante que ponga a la administración de rodillas y devuelva al Partido Republicano el control del Congreso en las elecciones del año próximo. Según palabras del Senador Jim DeMint, “Si somos capaces de detener a Obama, será su Waterloo. Lo destruirá”.

El “Waterloo” de la metáfora de DeMint no es, por supuesto, el éxito de Abba en 1974, sino la batalla en 1815 que terminó con el dominio de Napoleón Bonaparte como emperador de Francia –una derrota humillante y un punto de giro de la historia europea.  Derechistas como Glenn Beck ven a Obama como la reencarnación de Napoleón, un emperador popular al que hay que detener.

Esto es lo que Beck dijo en su programa de televisión del lunes 20 de julio: “Les digo que este individuo es peligroso. Nunca ha perdido. El no comprenderá… como ‘¿Quién eres tú para  cuestionarme?’ Oigan, este tipo es ahora casi un presidente imperial. Cuando empiece a perder y la gente comience a cuestionarlo y a pegarlo a la pared, no va a saber cómo reaccionar”.

La estrategia republicana es casi idéntica a la manera en que ellos convirtieron los servicios de salud en un Waterloo para Bill y Hillary Clinton en 1993. Entonces uno de sus principales propagandistas, William Kristol, instó a su partido a bloquear cualquier plan de servicios de salud por temor de que los demócratas fueran percibidos como “los generosos protectores de los intereses de la clase media”. Ahora está diciendo al Partido Republicano que “disparen a matar… tírenle con todo… clávenle una estaca en el corazón… Tenemos que comenzar de cero”.

Los republicanos van tan hombro con hombro que cuando el estratega Alex Castellanos emitió un memorando en el que delineaba su plan de batalla, el presidente del Partido Michael Steele repitió grandes segmentos palabra por palabra en un discurso en el Club Nacional de la Prensa en Washington. Cuando le hicieron una pregunta que lo sacó del guión, relacionada con los servicios de salud, Steele respondió: “Yo no hago política”.

Mientras los republicanos abrían fuego, los representantes de los grandes negocios atacaron también y tronaron sus cañones cabilderos y publicitarios. Uno de ellos la Cámara de Comercio, anunció una gran campaña de mítines, y anuncios en prensa e Internet para aplastar el plan de la Casa Blanca de una opción pública competitiva que permita a los consumidores escoger entre un plan gubernamental y los seguros privados de salud. En estados claves donde los miembros del Congreso aún están en la cerca, las ondas aéreas están vibrando con comerciales en televisión dirigidos a alejar los corazones y las mentes de cualquier cambio que pueda amenazar las ganancias.

El Presidente Obama rechazó la metáfora de Waterloo y montó una gran contraofensiva.  Pero el Presidente ya ha tropezado con trampas cazabobos y campos minados colocados por miembros de su propio partido, exacerbados cuando la Oficina Congresional del Presupuesto reportó que los planes de reforma, en vez de controlar los costos, llevarían la deuda nacional a la estratósfera.

Mientras tanto, los seguidores que quieren destruir el actual sistema a favor de un cambio fundamental están observando con tristeza a través de la niebla de la guerra a un campo de batalla en total desorden. Ellos temen que debido al deseo de la Casa Blanca de lograr que el Congreso apruebe un proyecto de ley –cualquier proyecto–, llegue a estar tan comprometido, tan dispuesto a favor de los grandes intereses, que sea menos un Waterloo que algo muy debilitado, una dilución  del cambio que ellos esperaban que fuera lo que necesita Estados Unidos.

Las grandes compañías farmacéuticas ya están tan complacidas con lo que les han prometido que han traído de vuelta a Harry y Louise –los personajes de ficción que protagonizaron los anuncios de TV que ayudaran a torpedear el plan de Clinton de servicios de salud –pero esta vez están a favor de la reforma.

Según la Associated Press, el grupo comercial de la industria farmacéutica,

PhRMA (Investigaciones y Manufactura de Fármacos de Estados Unidos) y la compañía farmacéutica Pfizer “reportaron que habían gastado en cabildeo durante el segundo trimestre de este año más dinero que otros organizadores de servicios de salud”. ($6,2 millones por parte de PhRMA y $5,6 millones por parte de Pfizer.)

“Incluyendo su último informe, hasta ahora PhRMA ha gastado este año $13,1 millones en cabildeo. Pfizer reportó $11,7 millones en gastos de cabildeo en 2009”.

Esta es parte de la razón, como escribieron recientemente en The Wall Street Journal

Alicia Mundy y Laura Meckler, por la que “la industria farmacéutica, a la cual durante su campaña el Presidente Barack Obama prometió ‘enfrentarse’, está obteniendo casi todo lo que quiere en la reforma de los servicios de salud”.

El artículo describe “una cadena de victorias” arrancadas al Comité Senatorial de Finanzas por parte de los cabilderos de las compañías farmacéuticas, incluyendo medidas de no reducción de costos, nada de permitir medicamentos más baratos desde Canadá a través de la frontera, y ninguna negociación directa del gobierno federal con las compañías farmacéuticas para disminuir los precios de los medicamentos de Medicare.

Y eso no es todo. El Comité de Salud del Senado está concediendo a la industria biotecnológica protección monopólica contra la competencia de los medicamentos genéricos durante 12 años después de su salida al mercado.

No es de extrañar que el costo de la reforma siga aumentando cada vez más. ¿Será que Harry y Louise están más felices porque en esta oportunidad están en el negocio?

Bill Moyers es el director editorial y Michael Winship el redactor principal del programa semanal de asuntos públicos “Bill Moyers Journal,” que se transmite los viernes por la noche por PBS (Sistema Público de Transmisión). Revise los horarios locales de transmisión o comentarios en The Moyers Blog enwww.pbs.org/moyers.  La productora editorial Rebecca Wharton fue responsable de la investigación.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Marianela dijo:

    Definitivamente, a los políticos norteamericanos les interesa más la Medicina para hacer política y dinero que para mantener la Salud de la población.

  • jose dijo:

    Bill moyers es un periodista norteamericano quien fue asesor de laCasa Blanca durante el termino de uno de los carniceros de la historia moderna de Los Estados Unidos Lyndon jhonson. No por esto me refiero en ninguna forma a el caracter del senor Moyres, por lo contario, es un periodista de una honestidad impecable y un periodista de aquellos como muy pocos de los que dicen la verdad y tienen un punto de vista balanceado en ese pais. El plan de seguros de reforma a l;a salud del presidente Obama, es una incognita para los mismos norteamericanos. pues aun no se sabe de que consta el programa, como va a afectar al ciudadano comun, y lo que es peor, que cubrira en materia de servicios y cuanto costara al bolsillo de casi 300 millones de personas.

    Bill Moyers dice la verdad en su columna. El trabajo de los cabilderos ha sido incesante, han gastado dinero para comprar no solo a Ted y Louise, pero a todas las proximas dos generaciones de los politicos en el congreso..la exclusion de la compra de medicamentos a terceros paises, es una afrenta y una traicion contra los canones del comercio mundial y la tan cacareada globalizacion, junto con el nefasto neoliberalismo. Parece que ya existe un consenso general de que los cabilderos y sus patrocinadores duermen muy felices despues de la batalla.

    El presidente Obama es un hombre de bien, pero el imperio que cuida sus espaldas, es un monstruo que se viene gestando en america por muchas generaciones, aquella alianza entre multinacionales, el complejo civil militar, Israel y los petroleros de Texas, es un triangulo de hierro, que ha hecho cualquier cosa en el planeta para proteger sus mesquinoz intereses. Ahi estan Irak, Panama, Santo Domingo, y millones de otros seres humanos quemados en fuego con sus bombas.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también