Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

¿Quo vadis mundo?

| 8

Protestan en Suiza por la presencia del presidente estadounidense Donald Trump. Foto: EFE.

Con velas para todos los santos de los distintos panteones religiosos, se mira hacia el reciente empeño de equilibrar tendencias mundiales de alta conflictividad y riesgos, con una muy tímida esperanza, pero fe en definitiva. Y como no todo el monte es de orégano, al sospechoso curso del 2019 le aparecen contrarios. Era hora, dirá cualquiera, mientras casi de inmediato surgen dudas sobre la efectividad y alcances de una propuesta con exiguas oportunidades de triunfo a corto plazo. La Internacional Progresista es el nombre de un esfuerzo impulsado por personalidades distintas para atenuar las macro tendencias ultraderechistas de este momento y, también, buscando que los síntomas de desintegración territorial o asociativa y hasta los anunciados cracs económicos, superiores al de la crisis del 2008, se repitan.

Pocas publicaciones le dan espacio a las ideas sobre las cuales se construye esta ¿utopía? El punto central del manifiesto con el cual se proyectan es bastante elocuente: «Hay una guerra global en marcha contra los trabajadores, contra el medio ambiente, contra la democracia, contra la decencia. Una red de facciones derechistas se está extendiendo a través de las fronteras para erosionar los derechos humanos, silenciar la discrepancia y promover la intolerancia. Desde 1930 la humanidad no se enfrentaba a una amenaza así”.

Las figuras vertebradas de un empeño que camina en sentido inverso a las alianzas extremistas surgidas en Europa, Estados Unidos y Latinoamérica (ya conectadas o en las preliminares de hacerlo) son el norteamericano Bernie Sanders y el griego Yannis Varoufakis. Se les asocia James Galbraith, perito económico, progresista como su afamado padre, entre otros por igual convencidos de que mantener la profundizada desigualdad entre sectores ciudadanos y la aplicación de criterios que fomentan odio e intolerancia solo conducen a un abismo moral y cuanto de ello se deriva.

Ni el senador por el estado de Vermont ni el ex ministro heleno, pretenden dar golpes de estado o subvertir el orden existente. Se proponen darle vía a una red global de izquierdas que neutralice en parte por lo menos, la deriva extremista de falsos populistas o extra nacionalistas, tras los cuales se oculta un capitalismo desbocado o, según algunos autores, uno coleteando con furia para sobrevivir antes de perecer. Entre estos y aquellos no están ausentes quienes consideran que ese sistema fue capaz siempre de rejuvenecer o reinventarse y por ello no creen posible su fin. Pero son más quienes esgrimiendo datos comprobatorios de que la enfermedad es gravísima y por eso mismo, peligrosa. Antes de irse a freír espárragos, tratará de tragárselos crudos. Eso significa guerra y peor que las anteriores, riesgo atómico mediante.

Para Sanders el empleo de un programa parecido al de Roosevelt (New Deal) para sacar a EE.UU. de la Gran Depresión a mediados de los años 30 del siglo 20,  sería el paliativo capaz de atenuar las incongruencias de la fórmula pre y post Trump. Eso intentaba alcanzar  el senador y se postuló a cuenta y riesgo personales a la presidencia, pero la superestructura del Partido Demócrata rechazó casi por instinto a quien hablaba de socialismo sin rubor en un país donde serlo ha sido un anatema.

Y no se trata de la ideología o la praxis marxista, sino del liberalismo tradicional estadounidense, en los hechos, lo sociológicamente más avanzado que haya podido llegar a esa porfía por la Casa Blanca. La truncada experiencia no sofocó los ardores políticos de Sanders y al asociarse al “polémico” griego, le añade leños a sus fuegos.

Varoufakis, quien luego de presentarle batalla a las estrictas directrices de la Unión Europea mientras fue ministro de finanzas, dejó su cargo cuando el gobierno de Atenas pasó sobre la voluntad popular que le otorgó su apoyo para maniobrar sin perder soberanía ni bienes, creó el DiEM25, un partido con el cual intenta agrupar sectores anti neoliberales dentro de Europa, pero parece tener bastante simpatía pero pocos adherentes.

Sintetizando su empeño, consiste en reinstaurar el Estado de Bienestar establecido en el Viejo Continente después de la II Guerra. Hay, en medio, un enorme obstáculo: aquella experiencia más humanizada, surgió como contrapartida del campo socialista. Desaparece, no es casualidad,  cuanto ocurre la implosión de ese bloque.

Tal circunstancia (no tener oponentes ideológicos) añadidos a la digresión de las fuerzas de avanzada, resulta un terreno poco fértil para el crecimiento de semillas social o suficientemente mente progresistas. Lo formulado por este grupo, se parece mucho a la antigua y original socialdemocracia, tan provechosa en su momento y tan desteñida y traicionada a posteriori.

Por fortuna crece el miedo a cuanto puede ocurrir si se mantienen y aumentan los extremismos de quienes llegan al poder con diferentes discursos, aprovechándose del descontento y las frustraciones ciudadanas, o en alianzas que disfrazan lo peor de esas tendencias.Ese sentido de sobrevivencia lleva a ciertas cautelas de los dirigentes políticos en varios países y a reacciones de rechazo popular todavía inmaduras. En una u otra variante el resultado lleva a la inestabilidad permanente y a convertir en casi imposible la gobernabilidad.

La salida del Reino Unido de la UE, -todavía es una incógnita cómo, pero los vaticinios son pesimistas- las asociaciones políticas contra natura (¿Italia, Alemania?)  o empeños similares al que en España, transgrede las normas del buen proceder y hasta de las maneras básicas de conducta, o la anómala situación en EE.UU. donde son más los que se van o son idos, que quienes llegan o asumen con responsabilidad una función, con un jefe de estado que se dice y desdice con pasmosa indolencia, aunque ello afecte a millones dentro y fuera, son algunos, más no todos los botones donde están reflejadas las incoherencias actuales.

Hay poderosas fuerzas enfilando cañones hacia objetivos erróneos, mientras crecen estas yerbas incomibles, letalmente venenosas.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Sergio dijo:

    Tod muy BONITO, pero sólo un detalle, y cito,, «la deriva extremista de falsos populistas».

    Para comenzar a hacer algo serio en relación a esta deriva extrema de la derecha, no podemos estar «menospreciando» a nadie. No son FALSOS POPULISTAS, son POPULISTAS VERDEROS también, como los de IZQUIERDA, y si no se reconocen como tal, se comenzaría MUY MAL. Con esa ONDA NACIOLISTAS-POPULISTAS llegaron los Mousilini, los Hitler, y muchos otros más, y nadie les hacía «caso» y pasó lo que pasó por la década del 40 del siglo pasado. Por lo cual no se puede comenter el mismo error, sí, esta GENTE son POPULISTAS, sí, al igual que han habido muchos otros a lo largo de la historia.

    Saludos

    • ELSA CLARO dijo:

      ESTIMADO SERGIO: Gracias por sus consideraciones. me permito trancribirle lo que dice sobre Populismo la Real Academia de nuestra lengua: Perteneciente o relativo al pueblo. En segunda acepción: Tendencia política que dice defender los intereses y aspiraciones del pueblo.
      su criterio me insta a realizar un trabajo en particular hablando sobre el origen del término y sus implicaciones actuales. Voy a proponerlo ante la redacción de CUBADEBATE. Posiblemente sea de utilidad y sirva para esclarecer por qué muchos analistas -entre ellos yo- ponemos «falsos populistas».Insito en agradecerle su participación.

      • Sergio dijo:

        Pues claro, todo es un problema de CRITERIO. y Ojala la HISTORIA no se REPITA, con esos POPULISTAS, que son verdaderos. No se pueden subestimar, pero bueno, cada cual es libre.

        Saludos,

  • senelio ceballos dijo:

    Saludos Lic.Elsa Claro!!..Le he leido su articulo muy interesante y aanlitico desde el punto de vista global…PERO, yo le agregaria o nombraria algunos detalles que le dan forma general y tendencia de tener cada dia MAS YERBAS MALAS EN UESTRO HUERTO COMUN!!……La ocupacion total de trasnacionales y fuerzas del DIOS DINERO de los bastos territorios de Brasil, para usarlo contra los pueblos latinos y el BRICHS , por otro lado lo mismo que ocurrio en el anno 1054,,,,Se destruyo en aquel anno la unidad CRISTIANA hoy en el 2018, intentos de destruir la unidad ESLAVIANA o CODIGOS de los pensadores KIRILOS ORTODOXOS, aqregamos a esos dos factores que dan un azimuth de lo que nos sucedera en el futuro no lejano, debemos poner atencion a la ecologia, basuras y agroproductos MODIFICADOS…….y como final..YA MAS DE LA MITAD de la humanidad sabe/usa la internet…Antes nos educaban nuestros padres y abuelos ..HOY LA INTERNET, con su Buenos y tambien MALOS aspectos..ES ASI O NO? Gracias El guajiro su lector-critic permanente!!! Welcome a este Nuevo 2019….VIVA CUBA CARAY!!!

  • Andrés dijo:

    Efectivamente Elsa, es un momento bien complejo a nivel internacional. Dentro de las posibles contrapartidas que se avizoran, creo que DiEM25, impulsado por Varoufakis, es lo más parecido a una propuesta coherente y de avanzada. Aún es un proyecto en ciernes y, en mi opinión, con un par de cabos sueltos. Pero tiene muy buena cara. Además, la brillantez intelectual de Varoufakis le da al proyecto un toque especial. Es un excelente economista que ha proporcionado argumentos muy bien elaborados sobre la situación actual, sus orígenes y formas de superarla. Habría que ver si la cosa toma vuelo y ver si funcionaría más allá de Varoufakis.

  • Homero dijo:

    Como siempre lúcidos sus comentarios. Es un placer leerlos.

  • ELSA CLARO dijo:

    Gracias a todos los foristas por sus apreciaciones. Aproveho este primer trabajo en enero para desearles, sinceramente, un provechoso y amable 2019.

  • Reynerio Alvarez-Borroto dijo:

    Me parece muy pesimista el enfoque de la periodista. El desarrollo histórico de la Humanidad nunca ha sucedido en línea recta: ha habido avances y retrocesos relativos, pero la relación dialéctica avance-retroceso siempre ha mostrado la tendencia general hacia el avance. El movimiento progresista mundial (prefiero esa denominación en lugar de derecha-izquierda) y particularmente en América Latina, no está estructurado, no existen definiciones teóricas acerca de un modelo alternativo de desarrollo y, mucho menos, un plan de lucha que lo haga sostenible. Es un problema de desarrollo. Pero algo hay incontrastable: el actual estado de cosas es insostenible a corto o mediano plazo.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elsa Claro

Elsa Claro

Periodista cubana especializada en temas internacionales.

Vea también