Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Muchas piedras, pocas nueces

| 5

Donald Trump en la Cumbre del G-7. Foto: Reuters.

¿Le interesa realmente a Estados Unidos que Rusia se reincorpore al G-7 o teme que relaciones venturosas como la  existente con la Organización de Cooperación de Shanghái (también sesionó por estos días)  le robe opciones? Haber propuesto llamar de regreso a Moscú, cuando arribó a la cumbre en Canadá, puede haber sido uno de esos ardides destinados a sorprender a sus aliados. Un medio de distracción para obtener ventajas de sus contrincantes. Menos probable parece que en verdad tenga finalidades higiénicas.

Saber, en puridad, cómo habrían reaccionado los europeos, si el ofrecimiento hubiera estado dentro de monturas serias, bien sazonadas, sería muy interesante, pues trasciende que varios países desearían suspender las sanciones contra Moscú y los hay buscando vías alternativas para eliminar algo perjudicial en las dos direcciones. Pese a ello, como reacción más visceral que política hacia el dirigente norteamericano, el grupo reunido en la campiña canadiense, se opusieron de manera frontal.

Esa no fue la única incitación lanzada por Donald Trump en el encuentro. De pronto y sin mediar tanteo o base para algo de tantísima amplitud, dijo que deberían desaparecer todas las barreras arancelarias y también las subvenciones. Que lo plantee uno de los países que mayor uso hace de los alivios económicos a los sectores que desean auspiciar, aunque no cuente a la hora de ponerle altos aranceles a los demás, y quien por otra parte, ha revuelto el panorama mundial con sus medidas proteccionistas, es algo que  provoca incertidumbre y parece una burla, mas no un ofrecimiento serio.

Emmanuel Macron, poco antes de iniciarse el cónclave en Quebec, expuso: “Al presidente estadounidense puede que no le importe estar aislado, pero a nosotros tampoco nos importa firmar un acuerdo con seis países si es necesario”. El presidente francés resultó  clarividente. Así ocurrió. Fueron Alemania, Canadá, Italia, Japón, Francia y Reino Unido, quienes suscribieron el documento final del encuentro. Trump, ya en vuelo hacia Singapur, dio órdenes a sus representantes para que no lo hicieran. Ese fue el primer documento suscrito con un G-6.

¿Por qué el tiquismiquis?  ¡Ah!, “Se han aprovechado de Estados Unidos durante décadas y décadas y esto no puede seguir sucediendo”. Ese es uno de los mantras empleados para acusar a todo el mundo de robar a los ¿desvalidos? Estados Unidos.

Al decir de Trump algunos países usan impuestos hasta por encima del 100% sobre las exportaciones estadounidenses. Datos de la Organización Mundial del Comercio (OMC), aseguran que el promedio arancelario para las facturaciones norteamericanas no sobrepasan el 3%.

Otro detalle muy molesto para sus interlocutores radica en que se coloca en plano de víctima poniendo de ejemplo a segmentos industriales deprimidos (sin tener en cuenta si es por reconversiones o como efecto de la crisis desatada en el 2008, algo que olvida siempre el mandatario). Se remite también a la agricultura, pero sucede que la mayor parte de cuanto vende EE.UU.  pertenece al sector servicios. Tanto es así que las actividades terciarias constituyen el más importante segmento de la actividad económica total estadounidense y área donde se emplea al 68% de la población activa. Eso significa  cerca de 160 millones de empleos.

Sin desmedrar   la especialización en la alta tecnología y sectores punteros, que involucran el 20 % de la producción manufacturera mundial, es en la amplísima esfera financiera (banca, seguros) o en la del transporte (aéreo, terrestre) , los espectáculos o entretenimiento (desde las películas y seriales hasta los programas informáticos); el turismo, comercio, las telecomunicaciones, por citar algunos, donde obtiene EE.UU. sus mayores ingresos. No hay déficit en esa balanza.

EE.UU. es el segundo mayor exportador en el mundo después de China. Aparte de tener el primer sitio mundial en la venta de Soja, leche y otras producciones primarias, lo hecho en las industrias, no se queda solo dentro del país. Ellos venden autos, medicamentos, turbinas, entre diversas mercancías.  Y quienes más les compran son Canadá (17%), México (13%), China (8.1%, Japón (5.6%), Alemania (4.7%) y Corea del Sur (3.7%).  O sea, los mismos a quienes pretende perjudicar o ya afectó.

Trump, además,  ha desistido o pone en peligro importantes acuerdos. En los hechos, está lanzando por tierra el orden mundial que ellos mismos ayudaron a construir desde la postguerra,  y para nada les resulta insatisfactorio.

No sería malo, posiblemente, que se cambiaran unos cuantos dispositivos poco defendibles o  de franco corte arbitrario o injusto entre los existentes,  pero para tarea tan especial, se hace imprescindible el diálogo y el respeto. Debates sin pomposas rimbombancias, con visión multidisciplinaria y criterios equilibrados que no solo atiendan  a pocos y menos, como es el caso, a los intereses de uno solo.

En el citado documento final del por ahora G-6 se establece, entre sus puntos importantes, luchar contra el proteccionismo, perfeccionar la OMC y garantizar la esencia del Pacto nuclear con Irán. Se lamentó, asimismo, que EE.UU. no se acoja a las necesidades para aliviar el deterioro medioambiental.

Unos más, otro un poquitín menos, los jefes de estado asistentes se fueron ofuscados y con una buena carga de preocupaciones a sus países. Mientras el pendenciero iba, nada menos que a un extraordinario trato con Corea del Norte el martes 12 de junio. Como dicen en mi barrio: ojalá no la riegue otra vez.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Creo que es muy buen análisis de la destacada periodista Elsa Claro. Si deseo comentar que por más que trato de encontrarle alguna coherencia a la política de DT (tratando incluso de pensar desde un punto de vista ultraderechista como él), no le encuentro sentido común, sino es un pensamiento y accionar errático, caprichoso, al momento y carente de una visión o proyección estratégica.
    Probablemente mi apreciación de la política de DT está basada no solo en lo anterior, también debe haber una cuota de animadversión por mi parte, lo acepto. Humildemente pienso que no le encuentro la continuidad estratégica a sus palabras y hechos, quizás porque no la hay. Quizás DT está solamente cortejando a los votantes que lo admiran, con posturas machistas, ultranacionalistas (sino abiertamente chovinistas).
    Pero si hay algo que está claro para mí. Cada vez esta mas enredado, diríamos en Cuba “en las patas de los caballos”, y sus principales aliados le pierden cada vez más el respeto. ¿Podríamos imaginarnos al eminente socialista F. Mitterand hablando así de Ronald Reagan? ¿O al socialdemócrata liberal Willy Brandt emitiendo tales opiniones acerca de Richard Nixon?
    A diferencia de sus antecesores ultraderechistas, DT no solo tiene eminentes (aunque reaccionarios) pensadores a su lado, ni le hace casos a los muy pocos que tiene, ha perdido el respeto internacional (y no le importa), ni tiene ninguna estrategia definida para su país. Todo es para él, acerca de él y de su elevado sentido del drama.

  • Pioneer dijo:

    En “Detrás de la razón” de HISPANTV el periodista Roberto de la Madrid le preguntaba a dos profesores universitarios y analistas internacionales españoles , si creían posible un acercamiento Rusia-EEUU y ponerle “La cosa mala” como se dice en Cuba a Europa y China a la vez, dos potencias capitalistas con intereses geopolíticos amplios y abarcadores una con toda la tecnología del mundo y siendo la primera economía y la otra posiblemente la de mas recursos sin explotar del universo y la segunda potencia militar hablando de países , ambos con fronteras marítimas comunes y que podrían formar un bloque geoestratégico casi inexpugnable dando la espalda a la aburguesada y anquilosada Europa y plantándole cara al casi devenido influjo asiático hacia occidente incluyendo áfrica, los especialistas divagaban en sus respuestas porque como a mí les parecía una pregunta de ciencia ficción , pero Roberto de la Madrid es una persona informada y aunque como todo el mundo en algún momento puede estar desvariando, lo que si no dejo de reconocer que la pregunta me hiso replantearme de nuevo tanto la reunión del G-7 , como la reunión “atrevida” con Kim y sus últimas decisiones sobre los tratados de libre comercio y las guerras arancelarias, incluso su posición respecto a el acuerdo con Irán, no me detengo a escribir lo que en cada punto me pareció que cambiaba pero pongamos como posible la hipótesis de Roberto de la Madrid echemos el casete atrás 5 meses y corran de nuevo la película DT , cuando terminen me hablan si al menos más de una conducta no tendría otra lógica que la que veían antes.

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Buen artículo. Valorar una gestión en cualquier proceso, fuera de nuestras emociones, debemos hacerla siempre partiendo y teniendo en cuenta los resultados de esa gestión. En caso de la gestión de Trump el viene consiguiendo sus objetivos, en lo personal no simpatizo con la agenda de Trump, todo lo contrario, pero si afirmo categóricamente que no es tan alocada como mediáticamente se nos trata de presentar, creo más, los periodistas cuando abordan esto lo hacen muy permeados de sus propias emociones, se pierde en ocasiones el análisis frio sobre el asunto. Es sencillo, al igual que muchos yo no soy partidario de Trump, estoy en contra de su política, y en particular con lo que ha hecho en cuanto a las relaciones Cuba-Estados Unidos, es un acto agresivo, nos afecta, pero tengo la obligación de estar por encima de ello en este tipo de análisis para entender su desarrollo. Es importante, no subestimar a este presidente y a su equipo de asesores, Trump viene cumpliendo como ninguno otro presidente cabalmente su agenda, todo con lo que se comprometió durante su campaña lo viene cumpliendo, ósea el viene trabajando por un plan, no es tan alocado como no los pintan, su plan representa el plan de un segmento de la sociedad norteamericana, que no estemos de acuerdo con ese plan es otra cosa, pero lo que si no podemos es dudar es que su accionar está dentro de un plan, quizás por sus resultados sea el presidente de Estados Unidos más consecuente con su electorado, ojo con eso, los hechos hablan por sí solo:
    1. Se comprometió a resolver el conflicto de corea del Norte y parece que lo resolverá, y firmara un acuerdo, cosa que no pudo hacer otro presidente aunque parecían más inteligentes y cuerdos que él, y lo más seguro también es que gane el premio Nobel de la Paz, si Obama lo consiguió después de haber iniciado cinco conflictos bélicos, cinco, no uno, y lo obtuvo, el de Trump es seguro.
    2. Obtuvo un Triunfo significativo con la reforma fiscal, se comprometió y lo cumplió eso le ha dado mucho crédito con la mediana y pequeña empresa y en general con el estadounidense, simplifico esa madeja de impuestos, los beneficio.
    3. Dijo que apoyaría a Israel y lo viene cumpliendo, mudo la embajada de Estados Unidos hacia Jerusalén, desconociendo todos los acuerdos existentes. Rompió con el tratado de Irán, lo había prometido y lo cumplió, esta trabajando en función del lobby judío que lo apoyo en su candidatura, Israel tiene hoy el mayor apoyo de Estados Unidos posiblemente en toda su historia.
    4. La trama Rusa le ha perseguido desde que llego a la Casa blanca y aunque se mantiene, logro superar una guerra mediática interna de grandes proporciones.
    5. Sobre el cierre de fronteras está trabajando en ello, ya iniciaron la construcción del muro, y siguen limitando la entrada de personas a través de las visas, lo del muro lo hará, él lo tiene en su agenda, y lo recuerda a cada rato, trabaja en función de una previa agenda.
    6. La guerra comercial, es parte de su programa para poder rescatar la economía norteamericana, en su afán de mejorar la economía y no perder su hegemonía, no tienen otra opción, o una guerra en lo bélico, o una guerra comercial, y ha optado por esta última, con ello tratan en el plano teórico de accionar sobre causas con soluciones definitivas para la economía norteamericana, no perder de vista que el principal asesor del gobierno de Trump es Henry Kissinger, el impulsor del uso de las técnicas de la teoría del caos en política exterior, hoy puestas en práctica, Trump responde a esa pauta, por lo que realmente no sería correcto verlo tan caótico o alocado, como nos tratan mediáticamente de vender, porque ese es precisamente el objetivo, vender esa imagen de caos, que en el fondo responde a una política, a una posición donde el objetivo es desconcertar a otras naciones, que sea difícil así de predecir la posición de los Estado Unidos ante decisiones y conflictos con otras, lo que sería difícil anticiparse a ella, por lo que él no responde inconscientemente, como aparenta, el responde bajo esas pauta y patrón, busca reforzar esa idea del caos, de desorden, de locura, lo mismo sucede con el discurso enfilado a ese tipo de ruptura, por ahí se esconde el objetivo supremo, la recuperación económica real de los Estados Unidos, con ese caos que aparentan, crean las condiciones para los cambios en las relaciones comerciales de todos los países con los Estados Unidos, generando más incertidumbre para todos, aliados y no aliados, ese nuevo contexto favorece a los Estado Unidos. La economía norteamericana en franca recuperación, con índices de crecimiento y desempleo que viven un buen momento, pero como en todo caso, sus problemas son estructurales, por lo que al largo plazo volverán a salir a flote, ya que son endémicos, ellos están decididos a resolverlos de raíz, como son los déficit comerciales que tiene y los déficit fiscales, por un lado Trump estímulo la economía en lo interno con la reducción de impuestos, lo cual reduce los ingresos internos dentro del pais, que genera un mayor déficit fiscal, pero que a su vez Trump trata de compensar eso con una política comercial diferente y agresiva fuera de casa que le lleve a reducir los déficit comerciales de Estado Unidos, ósea beneficio adentro a los míos y cubro los desbalances con los de afuera, esa es la guerra comercial, ellos pueden jugar esa carta, porque son la economía más grande del mundo, y la usan para modificar sus relaciones comerciales con el resto delas naciones, visto así desde esa óptica, no es un simple caos, es un plan con objetivos bien pensados que usa como herramienta para lógralo, el caos, el aparente caos y desorden en su gestión es un medio para un fin.

    • Pioneer dijo:

      Suscribo íntegramente sus palabras, ya alguna vez en otro artículo coincidimos con criterios parecidos a estos sobre DT, ¡vaya!! aunque sea una vez de acuerdo palabra por palabra y no perdió el Real Madrid.

    • El buril dijo:

      HECTOR Y EL HERMANO: Concuerdo con su comentario al 95 %, la diferencia corresponde a pequeñas apreciaciones desde mi parte que considero no valen mencionar pues en lo absoluto deseo lastimar tan buen comentario el suyo. En mi opinión por ahí van las cosas.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elsa Claro

Elsa Claro

Periodista cubana especializada en temas internacionales.

Vea también