Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Razones y sinrazones de una crisis

| 14

La escalada de tensiones en la península coreana pone, objetivamente, al mundo al borde de una catástrofe de incalculables proyecciones. Tal como muchos observadores lo han repetido, Corea del Norte (nombre oficial: República Democrática Popular de Corea) no es Libia, no es Irak, no es Afganistán y tampoco es Siria. A diferencia de estos cuatro países, Pyongyang tiene una capacidad de retaliación que ninguno de aquellos jamás poseyó. Y, como lo recuerda periódicamente Noam Chomsky, Estados Unidos sólo ataca a países indefensos, nunca a los que tienen capacidad de respuesta militar. En estos días, a estas horas, un tremendo operativo naval se está desplegando a escasos kilómetros del litoral norcoreano. Y la prensa hegemónica internacional -en realidad, la prostituta favorita en el lupanar del imperio, en donde se revuelca con los “intelectuales bienpensantes” y los gobernantes y políticos coloniales- no ha dudado en satanizar y ridiculizar al gobierno norcoreano y, por vía indirecta, humillar a su pueblo. Sería conveniente, por lo tanto, mirar con objetividad algunos datos y construir un retrato alejado del maniqueísmo que ha hecho de Corea del Norte la encarnación misma del mal y de Estados Unidos y sus aliados, dentro y fuera de la región, una suerte de ángeles virtuosos sólo interesados en la democracia, la paz, la justicia, la libertad y los derechos humanos. Dado que conocemos al imperio desde sus entrañas, como decía Martí, sabemos que lo último es una escandalosa patraña.

Pero, ¿qué hay de Corea del Norte?

Para comenzar hay que reconocer que ese belicoso régimen de la península coreana no ha invadido ni amenazado ni agredido a país alguno desde que lograra, a sangre y fuego, su independencia con la derrota del Japón en la Segunda Guerra Mundial. Había estado bajo la feroz ocupación nipona desde los tiempos de la Guerra Ruso-Japonesa de 1905. Pero tal como ocurriera en Cuba en 1898, los norteamericanos se apoderaron de la victoria coreana y avanzaron hacia el norte para derribar al gobierno revolucionario. Lo que siguió fueron tres años de guerra contra un pueblo heroico que se había desangrado, como Vietnam, en su lucha contra el opresor japonés. Y el país quedó partido en dos. La historiografía oficial y la canalla mediática se han preocupado por impedir los crímenes de guerra perpetrados por Washington y sus aliados en esos años, y simultáneamente, presentar a Corea del Norte como un desastre absoluto y a sus líderes, los anteriores como el actual, Kim Jong-Un , como un psicópata descerebrado que le apasiona jugar con el modesto arsenal nuclear que tiene su país.

Días atrás Mike Whitney, un estadounidense especializado en el análisis de la política internacional, publicó un excelente artículo en el periódico digital Counterpunch que arroja luz para entender en toda su complejidad los acontecimientos “en pleno desarrollo”, como dice nuestro Walter Martínez, en la península coreana. En esa nota, sugestivamente titulada “El problema es Washington, no Corea del Norte” Whitney recuerda que en los 64 años transcurridos desde la finalización de la Guerra de Corea el gobierno de Estados Unidos hizo todo lo que estuvo a su alcance para castigar y humillar a Corea del Norte. Provocó letales hambrunas; le impidió a Pyongyang la llegada de capitales extranjeros y de acceder a mercados externos y créditos internacionales que jamás les negó a regímenes criminales como los de Pinochet, Videla, Stroessner, Somoza y otros de su calaña; le impuso tremendas sanciones económicas y como si lo anterior fuera poco instaló –con el consentimiento del gobierno cliente de Corea del Sur- baterías de misiles y bases militares a lo largo de la frontera en el Paralelo 38. Pese a estas brutales presiones –infligidas por supuesto en nombre de la democracia y los derechos humanos- Corea del Norte no sucumbió a la extorsión mafiosa de Washington y no hay señales de que vaya a hacerlo ahora. En lugar de ello, desarrolló un pequeño arsenal de armas nucleares como único disuasivo a un eventual ataque de Estados Unidos y sus gendarmes regionales: Corea del Sur y Japón.

Como asegura nuestro autor, si hay un país que necesita armas nucleares ese país es Corea del Norte. Y pone un ejemplo bien didáctico: ¿cómo reaccionaría la Casa Blanca si un gobierno enemigo desplegara portaviones y una flota de mar en las costas de California al paso que hiciera ejercicios militares conjuntos en la misma frontera mexicana con la anuencia del gobierno de ese país? Obviamente que los estadounidenses se sentirían amenazados y tratarían de prevenir lo peor haciendo gala de su poderío retaliatorio. Y precisamente eso es lo que está ocurriendo. Y si Kim Jong-Un no corrió la misma suerte que Gadaffi y Saddam Hussein es por dos razones: primero, porque su país no reposa sobre un mar de petróleo y, segundo, porque tiene capacidad militar suficiente, aún después de un ataque, “para reducir a cenizas a Seúl, Okinawa y Tokio”. ¿Suena exagerada esta aseveración de Whitney? Leamos lo que dijera la semana pasada Max Baucus, ex embajador de Estados Unidos en China durante la administración Obama. Preocupado por el estilo de “macho duro” que quiere imponer Trump en las relaciones internacionales Baucus dijo estar seguro que “el Pentágono y el Departamento de Estado y todos su asesores le han explicado al presidente que un ataque misilístico iniciado por Estados Unidos tendría consecuencias absolutamente desastrosas y cataclísmicas, y creo que Trump es lo suficientemente inteligente como para no querer tal cosa.”

Pero, ¿no estará sobreactuando Pyongyang en relación a la amenaza que representa Estados Unidos? Eso es lo que dicen algunos de los voceros vergonzantes del imperio. En este sentido, un informe reciente sugestivamente titulado “Los estadounidenses se olvidaron de lo que hicieron en Corea del Norte” permite colocar el asunto bajo una luminosa perspectiva. En esa nota, que me voy a permitir citar en extenso, se afirma que “durante la Guerra de Corea EEUU arrojó más bombas en Corea del Norte de las que había arrojado en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. Esto incluía 32.000 toneladas de Napalm a menudo deliberadamente lanzada en contra de objetivos militares y civiles por igual, devastando al país muy por encima de lo que hubiera sido necesario para terminar la guerra.” En este mismo informe el periodista norteamericano Blaine Harden afirma que “a lo largo de esos tres años exterminamos un 20 por ciento de la población norcoreana”, según lo atestiguara el Jefe del Comando Aéreo Estratégico de EEUU Curtis LeMay, un criminal serial que redujo Tokio a cenizas cuando Japón estaba totalmente derrotado. Dean Rusk, que a su vez fue Secretario de Estado del progresista John F. Kennedy y del conservador texano Lyndon Johnson dijo también con indisimulado y criminal orgullo que “bombardeamos cada cosa que se movía en Corea del Norte y cada ladrillo apilado sobre otro”. Una vez que no quedó nada en pie en ninguna ciudad las valientes tropas de Estados Unidos “se dedicaron a bombardear plantas hidroeléctricas y represas para el riego, a los efectos de inundar los campos y destruir las cosechas”, provocando tremendas hambrunas. En Enero del 1953, cuando las fuerzas de la resistencia coreana estaban diezmadas y los que quedaban vivos exhaustos los estadounidenses bombardearon durante dos días ininterrumpidamente a Pyongyang …. Al final del ataque quedaban en esa ciudad apenas unos 50.000 habitantes, de los 500.000 que antes había.” El número de víctimas fatales durante la guerra superó los dos millones de habitantes, sobre un total de unos diez millones. Si Corea del Norte no sucumbió fue por la ayuda, principalmente alimentos, recibida de China y la Unión Soviética mientras que los Estados Unidos convirtieron a ese país en un páramo: sin comida, sin cosechas, sin electricidad, sin nada.

Mucho después, en una carta enviada al Washington Post, el ex presidente James Carter manifestó que “Pyongyang ha enviado consistentes mensajes a Washington indicando que está preparada para firmar un acuerdo que ponga fin a sus programas nucleares, sometiéndose a las inspecciones de la Agencia Internacional de Energía Atómica y también para firmar un Tratado de Paz que reemplace al precario “cese del fuego” transitorio que se estableció en 1953. El problema es que Estados Unidos no quiere negociar absolutamente nada con un régimen que si bien no derrotó a las tropas americanas como ocurriera en Vietnam las obligó a un vergonzoso repliegue y a firmar un armisticio. Es que la Roma americana, como decía Martí, no negocia con nadie aunque la realidad es otra. Pero no lo hace con países o pueblos considerados inferiores. Herederos del racismo xenófobo de Hitler, los grupos dirigentes norteamericanos comparten el mismo desprecio hacia las naciones del Tercer Mundo. Y es esta misma arrogancia que convierte a Estados Unidos en un “estado canalla”, que viola sistemáticamente la legalidad internacional. Por ejemplo, desoyendo el dictamen de la Corte Internacional de Justicia en la demanda entablada por el gobierno de Nicaragua contra Estados Unidos por el minado de los puertos nicaragüenses, la agresión militar a su país a través de los contras y los atentados y sabotajes realizados en su territorio. La condena de la Corte fue taxativa, obligando a Estados Unidos a indemnizar al país centroamericano por todos los daños causados por su accionar. Washington desconoció el dictamen y, en 1992, una vez derrotado en las urnas el sandinismo, el gobierno títere de Violeta Barrios de Chamorro se hundió en los cloacas de la historia al retirar su demanda ante la Corte y de ese modo “perdonó” la deuda que Estados Unidos tenía para con su país.

La soberbia y la barbarie imperiales, al igual que su patología belicista, siguen siendo factores determinantes de la política exterior de Estados Unidos. Pero sus socios y laderos en Extremo Oriente, en su nerviosismo, le han transmitido un mensaje muy claro a Trump: un ataque a Corea del Norte provocaría una catástrofe de proporciones en Corea del Sur y Japón y las víctimas civiles, que seguramente se contarían por decenas de miles, superarían con creces a las militares. Será tal vez por eso que Trump sorprendió a propios y ajenos cuando hace unas pocas horas (esta nota se escribe al anochecer del 1º de Mayo de 2017) anunció en una entrevista con la Agencia de noticias Bloomberg que “Si fuera apropiado reunirme con él –se refiere a Kim Jong-Un- lo haría absolutamente. Me sentiría honrado de hacerlo. Siempre y cuando ocurra bajo las circunstancias correctas. Pero lo haría”. Si se iniciaran las negociaciones que Corea del Norte viene reclamando hace largo rato las chances de evitar una tragedia termonuclear (cuyas consecuencias se sentirían en todo el planeta y no sólo en el Sudeste asiático) se incrementarían sensiblemente y este planeta se convertiría en un lugar un poco más seguro para vivir. Habrá que ver como reaccionarán los “halcones” que pululan en Washington y los mercaderes de la muerte del “complejo industrial-militar” ante la sorprendente declaración del presidente de los Estados Unidos, y si este será fiel a sus dichos. Ojalá que así sea.

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • El Camionero dijo:

    Gracias Atilio , necesitamos muchos articulos como este.

  • Enrique Martinez dijo:

    Seguramente si no llegan a un acuerdo, por lo menos se sabe que no se atreven contra Corea del Norte. Ya no es aquella Corea que ellos debastaron. Y me atrevo a afirmar que las consecuencias desastrosas no solo serían para Japón y Sudcorea, nada de eso: el desastre llegaría a la misma Casa Blanca con el Pentágono temblando. Eso lo saben estos depredadores extraterrestres. Estados Unidos no soportaría la pérdida de miles de oficiales y soldados que merodean en sus portaviones, barcos y submarinos allá en el Oriente. Claro, sin anotar las otras consecuencias.
    Saludos.

  • EL LUPA dijo:

    Muy claro el análisis, Trump no puede ir contra corriente o contra natura, por mucho que lo desee, seria letal para el imperio una tragedia en el lejano oriente, Japón y Corea del Sur su acólitos sufrirían una catástrofe de consecuencias mundiales y los Estados Unidos inexorablemente acelerarían su declive como potencia al ser arrastrado por el hundimiento de aproximadamente el 10% del PIB Mundial. La China y Rusia observarían el panorama y asestarían un golpe de efecto que definitivamente consolidaría su alianza como una Superpotencias unidas, pues no existiría un polo único, seria un mundo multipolar por lo menos por largo tiempo – históricamente la eternidad no existe – la dialéctica en la histórica de los acontecimientos es lo único que puede hacer pensar a los asesores de Trump y a este, el costo beneficio de tal aventura resulta impagable de ahí sus declaraciones sobre la posibilidad de conversaciones con el líder Norcoreano y negociar definitivamente el conflicto. Por otra parte la unificación del Corea, aún cuando cada parte conserve sus particularidades – ej. Hon Kong – RPCH- / Macao / RPCH – puede funcionar, de hecho en negociaciones anteriores se llegaron a construir parques industriales en el Corea de Norte a pocos kilómetros de la frontera común. Una Corea unida aún con las particularidades que esta unión tendría, la convertiría en una potencia económica de primera magnitud, por la competitividad de su economía, fuerza de trabajo barata de alta calificación (Corea del Norte ) y alta tecnología la combinación perfecta o casi perfecta ,su PIB crecería quizás sobre los dos dígitos durante al menos durante una década. Las posibilidades de inversión extranjera en la península Coreana con ganancia para todos serian exitosas. Hace falta la paz duradera y la unidad , dejar la mezquina venganza y la guerra no solo los Coreanos lo necesitan , es imprescindible para todos

  • Antonio Gutierrez dijo:

    Magnifico y clarificador articulo.

  • Agusto dijo:

    Esta muy bueno y analitico el articulo, no es primera vez que esta crisis se forma, yo pienso que EEUU hace todo este aparataje para poder vender y fabricar mas armamentos y asi obtener las ganancias a estas crisis, ellos saben muy bien que Corea del Norte no se va a medir para emplear el armamento nuclear si los EE UU le tiran aunque sea una escupida que le hagan daños, eso puede estar seguro, pienso ademas que una guerra nuclear aunque sea en asia el mundo cambiaria por completo y la radiacion y las nubes radioactivas nos tocarian a todos, por eso es necesario, es imprescindible la PAZ.

  • Radical dijo:

    Sin embargo existe otra versión dada por un analítico de los EEUU, donde dice q Corea del Norte perdió unas 5 mil vidas mientras q los EEUU, 40 mil. Con esta cifra en aquel entonces y el desarrollo alcanzado por Norcorea hasta hoy, q podía suceder?? No obstante sigo pensando q la estrategia de EEUU no es poner la cara en persona, sino involucrar a otros en el asunto y q pongan los muertos a su nombre.

    Por otra parte, hasta hace sólo unos días se decía q Corea del Norte poseía unos 50 submarinos nucleares y resulta q en últimas filtraciones militares, se conoce de unos 70….y señores……por muchos cazasubmarinos y radares y satélites q hayan, es imposible detener el avance de este número en los océanos, pero eso lo conoce el pentágono.

    En estos momentos, se siguen los estudios, no hay nada definido si se convocará a la guerra, impulsada por el centro de poder bélico en los EEUU, no obstante, creo y casi estoy seguro, de q habrá q contar esta vez con el apoyo del Senado y el Congreso, donde por supuesto deberá haber más sensatez para decirle al Sr. Trump……ALTO!!

    Todo esto forma parte de sus críticas respecto a Corea antes de llegar a la presidencia y quiere hacer algo, lo q pasa q todavía él no sabe q es lo q se puede hacer y ahora sabe q bien poco podrá hacer. Por otra parte, lo q está logrando con doble rasero, es neutralizar la ofensiva de Rusia y China y eso si se lo ven como un gran logro.

    De todo hay en esta trama q se desarrolla con mucha intriga pero al final, esperemos q no sea más q eso y un paso a la nueva fase de guerra “guerra congelada”

    Mis saludos y excelente artículo!!

  • sachiel dijo:

    Bueno, muy bueno. Quiero opiniones de los “criticos de arte”, que desbarran contra Corea del Norte aqui y en otras partes, y alaban el poderio militar yanki, ahora que se está diciendo claramente la causa y consecuencia de las famosas hambrunas y otros desastres allí, que como lo ha dicho un periodista ayer con video y todo, al parecer no hay tal debacle hoy, como la presentan los dueños de los medios al servicio de los imperiales.

    Atilio deberia continuar este articulo.

  • Elizabeth dijo:

    Que prime la cordura EEUU, que Norcorea ya sufrió con creces en un pasado que nunca olvidarán y están dispuestos a defender a cualquier costo su soberanía e independencia.
    Ojo cuando un pueblo está decidido a ir por todas. MUCHAAAA CORDURA Y QUE REINA LA PAZ.

  • Seso Hueco dijo:

    Muy buen articulo pero realmente que pasa en Corea del Norte, que sabemos en Cuba de ese Pais, que otra noticia excepto el chisme nuclear podemos conocer…….independientemente de la falacia del imperio, ese presidente y su sistema politico se las trae

  • m&m dijo:

    Corea del Norte si ha invadido, al Sur en 1950, iniciando la guerra de corea

  • Enano dijo:

    De verdad que Corea del Norte tenga el poder que tenga pudiera hacerle daño a EEUU, Japón, China, Corea del Sur y Rusia juntos, porque nadie dude de que si se arma es porque China y Rusia de frente o por detrás den su visto bueno , no lo creo sinceramente , el análisis de que cualquier país tiene derecho a tener un arsenal nuclear es irrisorio cuando no infantil, México ni ningún otro país que no tenga Armas nucleares, las potencias se lo permitirán , por ejemplo Rusia no permitiría que ucrania se arme de misiles nucleares ahora , antes la atacaría , y sería una estupidez de ucrania intentarlo o Georgia, China no le cae en gracia que Corea del Norte tenga armas nucleares lo que le hace menos gracia que una Corea unificada Pro EEUU tenga frontera con ella y con Rusia pero no dudaran un segundo si se sienten amenazados en destruir la amenaza, la afirmación de que Corea si tiene un ejército potente me hace recordar en el 2003 cuando toda la prensa nacional y aliada hablaba del poderío militar de Sadam Husein y de los misiles enviados por este a Riad cuando la guerra, en estos temas es importante ser objetivo y discrepo del artículo en su valoración y en otros aspectos que no me toca cuestionar.

  • el de hoy dijo:

    Error historico el norte invadio al sur y usted sabe lo que ocurrio, inencionalmete invierte los hechos.

  • Observer 1 dijo:

    Una explicación exhaustiva de algunos antecedentes, pero el tema Corea del Norte es escabroso porque hay luces y sombras, no solo luces como nos quiere hacer ver el autor. Hay que hablar claro, como nos enseñaron Fidel y Martí, este último citado iterativamente por el autor, la democracia en Corea es un espejismo, una quimera barrida de esa tierra y no precisamente por las miles de toneladas de bombas arrojadas por EEUU en la guerra, hay una férrea dictadura, bastante aventurera que el autor del artículo no debería obviar.
    Ningún país tiene el derecho ni la prerrogativa de invadir a otro estado libre y soberano, eso no admite discusión. Con lo que no estoy de acuerdo es con lo parcializado del artículo y que cuando hablemos de Corea del Norte señalemos sus sombras que son bastantes, por ejemplo, la democracia (ya lo dijimos, pero no sería desdeñable señalar que la presidencia es una sucesión, el actual mandatario accedió al poder después de la muerte de su padre y no por méritos, que precisamente no podía haber acumulado en su corta vida, le regalaron el grado de general con solo 26 años y otras atrocidades que no voy a referir, quizás el autor mejor informado que yo, podría y debería hacerlo, si al menos quiere simular transparencia). Es Pyongyang quien se ha cerrado al mundo, no admite turistas, ni inversión extranjera que no provenga de amigos exclusivos, nada han hecho para desarrollar el país económicamente, solo se han ocupado de alcanzar altos niveles de desarrollo en la esfera militar. EEUU no necesitó hacer cerco alguno, ellos se cercaron, es como culpar a Cuba por el bloqueo. Hambrunas, nuestro país ha sido víctima de un criminal y férreo bloqueo y hemos padecido carencias, pero jamás letales hambrunas, parece más ineptitud o desidia de los gobernantes norcoreanos que el ensañamiento que se le quiere endilgar a los norteños.
    Si hay un régimen bastante beligerante y belicoso es el entronizado por los rusos y los chinos en Corea del Norte, que no respeta las numerosas resoluciones de la ONU, ni los llamados de la Comunidad Internacional para el cese de las pruebas nucleares que provocativa y regularmente realiza, lo que constituye una seria amenaza para sus vecinos. Corea del Sur tiene el derecho a protegerse y defenderse, realiza ejercicios militares de conjunto con EEUU porque el vecino es realmente peligroso y militarmente poderoso, lo bastante como para no obviar esa amenaza. El gobierno de la Republica Popular y “Democrática” de Corea del Norte ha amenazado reiteradamente al pueblo y gobierno de Sudcorea, han expresado que desaparecerían a ese estado y el autor del artículo lo ha ratificado, incluye a Japón (recientemente cayeron en sus aguas misiles disparados en pruebas realizadas por los ingenuos norcoreanos), al parecer eso no es criticable. No deseo extenderme, solo quisiera hacer un llamado para que no sucumbamos a la tentación de reprochar todo lo que hacen nuestros enemigos y ensalzar lo que hacen nuestros aliados, eso sería deshonesto y éticamente inadmisible. Corea del Norte no es el mejor ejemplo.
    Saludos

  • Enano dijo:

    El analisis mas genuino y realista que he visto sobre el tema Norcorea fue una entrevista de RT a un general retirado Ruso , que sin dudas el autor y ,muchos “cubadebatientes devotos” sobre todo sachiel, deben escuchar sin demora alguna aqui les va el link.
    https://www.youtube.com/watch?v=Qve2CpIDwZs

Se han publicado 14 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Atilio Borón

Atilio Borón

Economista y periodista argentino, quien dirigió Clacso.

Vea también