Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Livingston y Reagan

| 4
Creador de la especialidad “Arquitectos de Familia”, un sistema de diseño participativo que ha recibido dos premios internacionales (“Best Practices”, Estambul 1996 y “World Habitat Awards”, Bruselas 2002). Durante la década de 1990 supervisa la aplicación del programa Arquitectos de la Comunidad en Cuba.

El arquitecto y escritor argentino Rodolfo Livingston fue el creador de la especialidad “Arquitectos de Familia”, un sistema de diseño participativo que ha recibido dos premios internacionales (“Best Practices”, Estambul 1996 y “World Habitat Awards”, Bruselas 2002). Durante la década de 1990 supervisó la aplicación del programa Arquitectos de la Comunidad en Cuba.

Un día de calor en 1983 lo visité en su casa –estábamos en la azotea, me dijo que estaba preocupado porque no había conseguido el pasaporte–, tenía que dar una clase para latinoamericanos preocupados por la arquitectura y la creatividad, el martes en Nueva York University. En la policía le dijeron que recién el martes le podían entregar el pasaporte, protestó y se fue indignado. Quiso hablar con el jefe de la policía –no lo dejaron, pensaron que era un loco, así le confió un oficial primero–, yo lo notaba demasiado irascible, me dijo que había pedido una comunicación telefónica persona a persona con Ronald Reagan, que el primer tipo no le creyó, pero insistió y el teléfono sonó en su casa. Sí señor, yo soy el arquitecto Livingston, argentino, profesor de la Facultad de Arquitectura, y necesito estar en Nueva York a más tardar el miércoles, quiero hablar persona a persona con el presidente de los EE.UU. Ronald Reagan. No señor, usted puede darle el mensaje –el otro personaje no entendía bien la palabra mensaje en castellano inglés–. Dígame, señor, lo más importante, ¿no habrá alguna persona que hable bien el castellano para entendernos mejor? –cortó–. Al minuto habló alguien que entendía el castellano: Señor, quiero ser claro –dijo Rodolfo–, quiero hablar por teléfono con el señor Roland Reagan persona a persona. Del otro lado le contestaron que no iba a ser fácil por las ocupaciones del presidente, pero que iban a seguir el trámite telefónico –hubo un silencio de diez minutos, en ese intervalo yo pensé que algún misil norteamericano de la CIA podía caer en la azotea de Rodolfo como daño colateral–. Volvió a sonar el teléfono, esta vez el personaje hablaba perfectamente castellano e inglés: Mire, señor arquitecto, su llamado por las características inusuales… Rodolfo replicó ¿Se puede o no se puede hablar persona a persona con Reagan? Yo soy ciudadano argentino, profesor universitario, que quiere hablar persona a persona con el presidente de Estados Unidos telefónicamente, es perfectamente legal, lea la guía telefónica, estudie, quinta página… –Hubo un titubeo del otro lado: Lo llamaremos dentro de diez minutos, profesor.– Espero el llamado –contestó Rodolfo. Yo pensaba que el llamado de Rodolfo estaría causando preocupación en la CIA y el FBI y posiblemente en Pekín y en Moscú. Sonó el teléfono y se presentó un señor de recursos humanos, creo que era el jefe, para preguntarle a Rodolfo si el llamado era urgente: Sí señor, urgentísimo. –Bueno, señor, lo llamaremos, no corte. –Otro personaje se incluyó en la conversación y trató de dar una explicación más amable:–Sí, señor, I am not stupid –imagino que el presidente tendrá cosas más importantes, pero aquí se trata de un llamado telefónico persona a persona entre Reagan y el arquitecto Livingston, profesor de la Facultad de Arquitectura, y eso es legal, está perfectamente permitido, infórmense mejor. Se hizo una larga pausa y le dijeron que sería llamado por el secretario personal del presidente, al que usted debería interiorizar de su pedido –la comunicación se cortó; pensé en la picana norteamericana, que dicen que es filosa y corta, tuve miedo y estaba sorprendido por la firmeza de Rodolfo–. Volvió a sonar el teléfono y alguien dijo que hablaba el secretario privado del presidente y que el presidente estaba durmiendo la siesta en su rancho pero que le había dicho que le dijera al arquitecto que el lunes iba a tener el pasaporte en sus manos que la orden ya había pasado al jefe de policía de Buenos Aires y que le deseaba suerte en su conferencia. Muchas gracias por su interés –replicó Rodolfo y cortó el teléfono bruscamente–. A estos gringos hay que tratarlos con dureza, sobre todo en asuntos legales, son muy estrictos y obedientes. Al otro día lo llamaron de la Unión Telefónica Argentina para cobrarle los 600 pesos de la comunicación persona a persona con el presidente norteamericano. Rodolfo les contestó: Yo no hablé con el presidente Reagan persona a persona sino con su secretario privado, y no voy a pagar esa boleta porque no tuve ninguna comunicación con el presidente, lea bien lo que dice la guía telefónica en su Página/12.

Años después le pregunté si había pagado o no el llamado. Cómo voy a pagar si yo no hablé con Reagan, así hacen la guita los yanquis. El pasaporte le fue entregado en mano con un papel que decía: Suerte en su tarea arquitecto Livingston. Reagan. Si yo no hubiera visto esta experiencia no la creería, pero con Rodolfo las cosas imposibles se vuelven siempre posibles de ser jugadas.

(Tomado de Página 12, Argentina)

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • birlibirloque dijo:

    Esta increíble historia dice mucho…..del presidente Reagan y de su gabinete. Imagínense, un don nadie llamando desde el extranjero al presidente de los Estados Unidos exigiendo le adelanten una visa, lo atienden y le resuelven el problema. Entonces, en vez de estar agradecido concluye que ¨a estos gringos hay que tratarlos con dureza¨. Me gustaría hacer la misma prueba en la presidencia de su país. Finalmente no pago la cuenta telefónica en su país para que los nortemericanos no hiceran dinero….no entiendo nada, este tipo padece de Alzheimer o es un perfecto sinvergüenza.

  • Tom dijo:

    No es un perfecto sin vergüenza ni mucho menos un don nadie, , es un señor arquitecto digno de ser respetado en el mundo entero por sus méritos, bienvenido profesor Livingston, hacia rato no sabíamos de usted aquí en Holguín, Cuba.

  • charoq dijo:

    es increible la historia

  • CARIBE dijo:

    Larga vida para el profesor Livingston, fui alumno de él aquí en Guantánamo cuando se estaba implantando el arquitecto de la comunidad.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eduardo “Tato” Pavlovsky

Eduardo “Tato” Pavlovsky

Es autor, director y actor teatral argentino.

Vea también