Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Los pecados de Ancelotti

En este artículo: Deportes, España, Fútbol, Real Madrid
| +

ancelottiLa alternancia en la portería no acaba de funcionar. Mientras Iker Casillas batía registros de imbatibilidad en los partidos que ha jugado en Copa del Rey y Champions League, Diego López no ha estado del todo acertado en momentos clave. El gol de Alexis en el Clásico del Camp Nou, el tiro de Gabi que supuso el 2-1 para el Atlético de Madrid en el Calderón, ninguna parada decisiva contra el Barça el pasado domingo en el Bernabéu y no acabar de resolver el mano a mano con el que Bacca sentenció a los blancos en el Pizjuán, dejan en una delicada situación al meta gallego.

Con o sin Ramos, demasiados problemas defensivos. El Real Madrid ha recibido en Liga (32) muchos más goles que sus rivales: Atlético (21) o Barcelona (25). Salvo a principios de 2014 donde los blancos cosecharon una buena racha de partidos sin encajar, han recibido goles al contragolpe y en acciones a balón parado. Y un problema añadido con la lesión de Arbeloa y los problemas que está evidenciando Dani Carvajal.

Experimentos en los partidos importantes. No ha repetido alineación en los partidos decisivos pese a que quedó demostrado que el 4-3-3 llegó a funcionar bien. Ni en el Camp Nou, ni en el Calderón y tampoco en Sevilla repitió once.

Bale no encaja. El galés sigue jugando pegado a la banda derecha, una idea con la que insiste Ancelotti y que ha demostrado que merma todas las facultades del futbolista galés que en las últimas semanas goza de su mejor momento de forma física. Se ha apagado en goles y asistencias.

Sin confianza en jugadores que pueden ser revulsivo. Cambios en los últimos minutos de partido, casi en el tiempo añadido, como el de Álvaro Morata ante Barça y Sevilla superado el minuto 90 y con casi todo perdido.

El bajón físico de Xabi Alonso. El ‘equilibrio’ que tanto buscaba Carletto se lo dio el jugador tolosarra tras salir de su lesión. A partir de ahí, no ha entrado en ninguna rotación y en el momento crucial de la temporada evidencia un estado físico que hace que el centro del campo y el equipo se partan en la medular.

Los jugones no funcionan en partidos grandes. Ni Isco, ni Modric, ni Illarramendi. El jugador que más brilló ante el Barça fue Di María, un jugador que se dedicó a correr y presionar y que técnicamente está más limitado que los talentosos centrocampistas con los que cuenta el Madrid.

El contragolpe ya no es un arma efectiva. Los intentos de atacar de forma más estática, colgando balones al área o disparando desde fuera del área han funcionado en momentos puntuales de la temporada. Pero en las últimas tres temporadas esta fue la mayor virtud de un Madrid que ha perdido velocidad en sus ataques y que ahora ha visto cómo por ejemplo el Barça lleva muchos más goles (88 por 81) a favor.

Cuesta cerrar los partidos. El Real Madrid llegó a ir por delante en el marcador ante el Atlético en el Calderón, ante el Barça por partida doble en el Clásico y también ante el Sevilla. Ha sido incapaz de cerrar los partidos y ya evidenció problemas previamente en su visita a Málaga, donde ganó por la mínima y ya empezó a tener problemas.

Nuestra opinión: Quedan ocho partidos, la final de Copa y la posibilidad de ser campeón de Europa. Carlo Ancelotti tiene la experiencia y la calidad suficiente para rectificar el rumbo negativo que ha tomado su equipo.

(Tomado de Eurosport)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también