Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

De guerrero a Guerrero

| 3

1

 

Por César Gómez Chacón

Siempre le pasa igual. Cada vez que viaja a Cuba le suceden cosas impredecibles. Víctor Avdeev llegó en ésta, su tercera ocasión a La Habana, “camuflado” entre los escritores, poetas, periodistas y otros integrantes de la delegación de la Federación de Rusia a la 23 Feria Internacional del Libro, Cuba 2014.

Ahora vino como poeta, según se especifica en el catálogo oficial presentado por los organizadores del evento. Y su carta credencial es el libro “Culminación”, un lindo volumen de 300 páginas, con poemas en ruso y en español, fruto de un minucioso trabajo de selección y traducción que Víctor hizo del idioma de Cervantes al idioma de Pushkin.

En el listado de clásicos españoles seleccionados por Avdeev están, entre otros, Lope de Vega, Calderón de la Barca, José de Espronceda, Miguel de Unamuno, Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, y Rafael Alberti. De cada uno de ellos escoge dos o tres poemas.

Sin embargo, al decidir por los clásicos cubanos, que encabezan el libro, Víctor se decide sólo por dos, el primero es sin dudas José Martí, de quien Avdeev selecciona tres poemas: Los dos príncipes, Cada uno a su oficio y -una curiosidad- Los zapaticos de Rosa, tal vez el más popular de los poemas martianos, que sólo ahora y gracias a este amigo es traducido por primera vez al ruso.

El segundo “clásico” cubano, escogido para esta antología por Avdeev, es Antonio Guerrero Rodríguez, el héroe antiterrorista preso hace más de quince años en una cárcel de los Estados Unidos. De él Víctor escoge, y aquí está el mérito mayor del libro y de su autor, 32 poemas de los más conocidos del Guerrero-poeta.

2

DETRÁS DEL POETA…

La realidad es que la relación de Avdeev con Cuba y su Revolución tiene, como dirían los propios rusos, “larga data”. Con sólo leer la tercera y cuarta líneas de ese propio catálogo de la Feria, se “descubre” lo que no es ningún secreto: Víctor Avdeev “sirvió en el Ejército de Cuba, desde 1962 hasta 1966”…

Cincuenta y dos años después de la llamada Crisis de los Misiles, y sentado tranquilamente en uno de los atractivos espacios de la feria en la Fortaleza de La Cabaña, Víctor decide compartir sus recuerdos:

–Llegué a Cuba como soldado raso de un pelotón de meteorología, que pertenecía a una división de cohetes “Luna”, tenía entonces poco más de veinte años. El arribo fue inolvidable, pues luego de catorce días en el mar, incluyendo varias tormentas, mi camión, un Zil 130 que viajó todo el tiempo en la cubierta del barco, porque los cohetes iban en la bodega, tuvo problemas con los frenos, y cada vez que apretaba el pedal, este no regresaba, y yo tenía que meterme debajo de la cabina y halarlo con la mano; así recorrí al timón los primeros y no pocos kilómetros en tierra cubana, desde el puerto hasta la ubicación de nuestro armamento.

Mientras habla, Avdeev pasa automáticamente del español al ruso y viceversa. El idioma de Cervantes es una de sus principales conquistas de aquellos años en la Isla. –Eso de convertirme en traductor tiene también su lado cómico, –asegura.

–Pasada de la crisis del Caribe, se decide entregar el armamento que trajimos -excepto los misiles nucleares- al ejército cubano; y hacían falta traductores para instruir a los camaradas de aquí. Llegó un primer grupo, fundamentalmente españoles emigrados de la guerra civil, que llevaban varios años viviendo en la URSS, y estudiantes soviéticos de los últimos cursos de la carrera de idioma. Pero no era suficiente, así que preguntaron quiénes de nosotros hablábamos español, y varios levantamos las manos, pero la verdad es que lo único que yo sabía entonces era lo que había aprendido por mí mismo, en conversaciones con los amigos y las amigas cubanas, nada más, –rememora sonriendo.

Un curso rápido de terminología militar, y un gran esfuerzo personal, hicieron el resto. Pasados unos meses, cuenta Víctor que un día se le acercó un coronel soviético y al verlo tan desenvuelto hablando con los cubanos, le preguntó: ¿y tú donde aprendiste el ruso?, a lo que él tuvo que contestarle: en mi tierra, compañero coronel, en Voronesh, en la URSS. Fue así como se ganó un puesto en La Habana, como traductor en el Estado Mayor de la defensa antiaérea, lo cual extendió por cinco años su primer viaje a Cuba.

Hoy Avdeev parece volar de nuevo hacia aquellos días ya tan lejanos y los compara con los que hoy corren. Con emoción en los ojos recuerda:

–Eran otros tiempos… Tiempos heroicos, románticos… Nosotros habíamos tenido otra enseñanza, fuimos pioneros, komsomoles… y veníamos respondiendo al llamado del Partido, de la Patria, a defender la Isla de la Libertad en aquellos momentos difíciles, –afirma.

Lo cierto es que aquel período en Cuba marcó para siempre la vida de Víctor. A su regreso a la URSS estudió español y se graduó en la Universidad. Sus andanzas de guerrero lo llevaron luego a cumplir otras misiones internacionalistas, y siempre se las arregló para compartir amistad y trincheras con los cubanos. Regresó a la Isla 39 años después de su primera estancia, a visitar a uno de aquellos compañeros de armas.

Ahora, con cinco volúmenes de su autoría, el miembro de la Unión de Veteranos de Angola y de las Uniones de Escritores y de Traductores de Rusia, el coronel de la reserva Víctor Avdeev, llegó a la 23 Feria del Libro, efectivamente, como un poeta ya consagrado, con cinco volúmenes de su autoría.

–La poesía no es para mí un trabajo, ni una forma de vida, sino algo que hago porque me gusta, porque entretiene mis momentos libres –aclara. –De sus traducciones al ruso, sólo habría que comentar el enorme esfuerzo que debe significarle defender –como lo hace– la rima cuando traslada poemas de un idioma tan diferente al otro.

ASÍ SE FORJÓ UN GUERRERO

Lo que no esperó nunca Víctor Avdeev de esta nueva visita a Cuba, fue que el día de la primera presentación de su libro en la Feria, el local estuviese lleno y que, al anunciarse a los asistentes, allí estaban las madres y esposas de los cinco héroes cubanos condenados injustamente a prisión en los Estados Unidos, entre ellos la mamá de Antonio Guerrero, y René González, el único de los Cinco, quien, luego de cumplir cada minuto de su condena, fue finalmente devuelto a la Patria. Estrechar sus manos y dedicarles su libro fue algo tan inesperado como emocionante para Avdeev.

Del porqué de su decisión de incluir a Guerrero entre los clásicos cubanos y que sus poemas fueran el “plato” fuerte del libro, Victor, en perfecto español, dijo a los asistentes en la presentación:

–Sus poemas y su prosa son maravillosos, íntimos, de amor a la Patria. Si Nikolai Ostrovskiy escribió su libro “Así se templó el acero”, yo puedo decir que los textos de Antonio Guerrero nos demuestran a todos cómo se forjó un cubano. De ahí que fue un gusto traducir su obra al ruso, y saber que de esa forma puse mi granito de arena en la lucha por su liberación.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Cayo dijo:

    De lo mucho que tenemos que agradecer al pueblo sovietico es que existan personas como Víctor. Es cierto que aquellos eran otros tiempos heroicos y romanticos. Es una gran lástima que no hayamos sido capaces de atrapar en nuestra literatura todo lo épico y poetico de los tiempos vividos y que hoy resulta dificil creer a los más jovenes.

  • Hdez Glez dijo:

    Es emocionante y glorioso saber de esos días de la historia. Donde cubanos y soviéticos codos con codos lucharon por una misma causa, que hoy no es otra que la misma de esos días. La historia se repite, pero en otro tiempo diferente. Hoy con la experiencia y la enseñanza del pasado, volvemos a cruzarnos en el camino; por medio de la cultura y las ideas de este mundo lleno de contradicciones y adversidades, en la lucha por la paz de la humanidad!

  • Anatoly (Rusia) dijo:

    Nuestra organizacion que se llama “Fondo de la ecologia social” para el 55 aniverzario de la Revolucion Cubana hizo un video sobre aquellos tiempos.En este video se menciona Victor Avdeev. Los que saben ruso pueden verlo http://www.youtube.com/watch?v=_M9CYhUWwhs
    Estas pajinas, escritas por nuestros pueblos, se quedan para siempre como gran patrimonio de la historia de nuestra amistad.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también