Imprimir
Inicio » Opinión  »

¿Personajes para la televisión cubana?

| 46

dr-hauseCuando terminó el último capítulo de Prácticas privadas (por lo menos el de la temporada transmitida en Cuba) una joven colega me llamó indignada: “¡¿Por qué dan fin a la mejor serie que se pasaba por la televisión?!”. Ella cree que porque habitualmente escribo sobre ese medio conozco todas las causas de los aciertos y desaciertos. Por suerte soy una mera observadora.

Igual que la periodista de la llamada, el cese de la serie de Shonda Rhimes, guionista, además de directora y productora, de la televisión estadounidense, me dejó un gran vacío. Es que a la hora de la teleserie cubana (de la que ya escribí y no tengo ¡por suerte! que verla), y de Passione, la actual entrega brasileña que me hace añorar a propuestas como Roque Santeiro o Vale todo, todos teníamos la oportunidad de ver por Multivisión a Addison Forbes Montgomery, encarnada por la actriz Kate Walsh, que más que protagonizar representa el centro por donde giran un grupo de asuntos médicos, pero esencialmente humanos.

Addison fue un personaje secundario de Anatomía de Grey -también de Shonda Rhimes- que mereció en el 2007 el Globo de Oro a la mejor serie dramática en Estados Unidos. Esta realizadora, con una sólida formación académica, ha encauzado su creación en el medio televisivo, pero de tal forma que en sus propuestas no se puede hablar de entretenimiento vacuo ni de dar publicidad a productos. Esto último seguro lo tiene, pero, ¡qué bien hecho!

En Prácticas privadas, Shonda se dio el lujo de incorporar los más diversos, polémicos y punzantes problemas humanos. Pienso que una de las razones por la que han proliferado las series con médicos y médicas se debe a que esta profesión permite adentrarse en las más insospechadas encrucijadas que tienen los terrícolas.

Claro, tales entregas alcanzan la fama y altos dividendos económicos no sólo por los asuntos en los que se adentran, sino por la forma en la que se presentan. En primer término porque parten de guiones sólidos, sin fisuras, con personajes creíbles, y con tal diversidad temática que en cada capítulo una se encuentra una propuesta que te hace sentarte en el sillón y no zafarte de él.

A esos guiones, en los que no sobran ni faltan frases, se adiciona una dirección de actores que exprime hasta lo último a cada intérprete, para sacar de él todo lo que necesita el personaje que encarna.

Temas como una niña asesina, una mujer que descubre su orientación sexual lésbica cuando está ya en la tercera edad; las consecuencias para un médico que sigue el deseo de un paciente de ser “desconectado” y no vivir como un vegetal, actitud que aprueba su pareja gay y desaprueba el padre del moribundo; el abandono de un hijo por la madre en búsqueda de su realización personal y su retorno; la drogadicción de una excelente neurocirujana que al salir embarazada, con el cuerpo lleno de estupefacientes, concibe un hijo sin cerebro; la decisión de esa misma mujer de donar los órganos del bebé que sólo existiría unas horas a otros niños para que vivan y la negativa de algunos médicos porque habría que extraer el corazón, por ejemplo, cuando el recién nacido aún respiraba; y las insatisfacciones personales, como la de Addison -bella, rica, buena profesional-, que no puede concebir tras haberse hecho un primer aborto.

Pero existe una manera de enfocar los temas que para mí es una lección: por ejemplo Addison además es blanca y se enamora de Sam Bennett, interpretado por Taye Diggs, un negro apuesto, brillante, excelente compañero, culto, pero que no quiere ser padre de nuevo y por eso está en contra de que su amante haga una fecundación in vitro o adopte a un pequeño. En la serie no se habla ni de racismo ni ven la pareja como disfuncional, lo que sí las amigas de Addison critican a Sam por no aceptar una segunda oportunidad. Esa es la forma de tratar a los negros: diciendo todas sus cualidades y sus defectos, tal y como sucede en la vida cotidiana.

Si Prácticas privadas logró la atención en las noches televisivas, en los inicios de las tardes dominicales House M.D. (el Dr. House) entró a nuestras casas y nos sedujo a pesar de su cojera, mal humor, ironía, intromisiones en vidas ajenas y no sé cuántos defectos más que desaparecen ante lo brillante de una suerte de médico con dotes de Sherlock Holmes.

El cardiólogo holguinero Aldo M. Santos, colaborador de El Caimán Barbudo, al comentar el fin de esta serie detalla errores profesionales, pero dice: “De cualquier manera, también hay numerosos aciertos y verdades en muchos de los capítulos de la serie:

1. El proceso salud-enfermedad es una realidad compleja en la que intervienen numerosos factores contextuales de tipo sociológico, cultural y ambiental. Por tal motivo, no todo se soluciona solo con fármacos y operaciones.

2. La relación entre médico y paciente nunca tiene un solo sentido. No se trata de un facultativo ‘proveedor’ y un necesitado paciente ‘receptor’, sino que juntos han de ser capaces de entretejer una relación donde ambos aportan y a la vez reciben.

3. Contrario al ‘cliente’ convencional, el paciente no siempre tiene la razón. Por tanto el médico no es un mero proveedor de un servicio, que ha de estar dispuesto a complacer a toda costa los deseos del paciente.

4. Las tecnologías médicas no lo pueden todo ni siempre tienen la razón. Más bien, a veces aportan confusión y su empleo inadecuado puede provocar resultados desastrosos. La Medicina contemporánea es aún arte y ciencia que sigue necesitando del método clínico, del juicio lógico, de la experiencia y hasta de la intuición.

5. La Medicina dista mucho de ser una ciencia exacta. Aún haciéndolo todo bien y a la luz del más actualizado conocimiento, las cosas pueden salir muy mal. Por otro lado, los médicos se equivocan -incluso los mejores, aquellos más hábiles y motivados. Ellos sufren con sus fracasos, pero también tienen la oportunidad de crecer con cada error.

Otro innegable valor de la serie es que House no se presenta como un ogro que enseña todo el tiempo los dientes. Aunque se empeñe en ocultarlo, también por momentos muestra una elevada sensibilidad humana y, junto con él, todos terminamos siendo afectiva y efectivamente involucrados”.

Hugh Laurie, el actor británico que encarna a House, ha dicho que la serie ha herido su matrimonio porque su familia se mantiene en Londres y él en Hollywood. Por ese papel el actor ha ganado, entre otros premios, dos Golden Globe Awards al mejor actor en series dramáticas de televisión; estuvo nominado en cinco oportunidades al famoso Premio Emmy, mientras la TV Overmind ha nombrado a Gregory House como el mejor personaje de televisión de la última década y dentro de la lista de los cien mejores personajes, y TV Guide lo seleccionó como el mejor de todos los tiempos. House, digo Laurie, gana por episodio 273 mil euros, y la serie -desde la primera temporada, que recibió buenas críticas-, deja grandes dividendos a sus productores.

La serie ya llegó a su final luego de su octava temporada, pero espero que en Cuba queden unos cuantos capítulos por ver. Su protagonista es, además de actor, humorista, escritor y músico. Ya ha anunciado numerosos planes que tiene para el futuro inmediato en las diversas manifestaciones que practica.

Tanto Prácticas privadas como House son costosos en su realización. Sólo hospitales montados en estudio, con equipos modernos y sofisticados, indican que los productores se gastaron una buena cantidad de dinero -por eso filmaron temporadas-, y en la medida que veían la reacción del público seguían la serie.

Prácticas… se estrenó por ABC el 26 de septiembre de 2007 y tuvo 14,41 millones de espectadores. Esa fue una buena prueba para otras temporadas y venderla a varios países, además de los anuncios indirectos que realizan con distintos equipos y fármacos. ¿Se imagina usted, lector, cuánto aumentaría la venta de cada medicamento que House hizo efectivo?

Sé que por el costo, hoy en Cuba sería imposible realizar series como esas, aunque existan escritores, directores, actores y actrices, además de otras modalidades artísticas, capaces de emprender tales historias.

Ahora bien, permítanme jugar un poco a la ciencia ficción: Se le entregan al ICRT cinco millones de dólares para realizar dos series similares a las que me he referido. Ténganse en cuenta que no sólo se han transmitido por nuestros canales televisivos, sino que han sido alabadas por una buena parte de los televidentes, la crítica y hasta algunos ejecutivos; pregunto: ¿se pueden hacer en Cuba?

¿Podría bordarse un personaje como el de Amelia Shepherd (interpretado por Caterina Scorsone), una profesional brillante -nada menos que en la neurocirugía- y que a la vez fuera una drogadicta? ¿Adónde llegarían los gritos de algunos médicos que se sentirían atacados por esa situación tan individual?

Acabo de leer las declaraciones de una reconocida actriz, de la tercera edad, que se queja de que en nuestras propuestas están apareciendo muchos homosexuales. Con tales criterios, ¿la madre de la protagonista de Prácticas privadas podría acudir a ella para que le salve su pareja, una mujer mayor igual que ella? ¿Qué sucedería si en la representación de un médico cubano se retrata el caso del que desconectó a un moribundo, siguiendo su solitud y la de su pareja gay, en contra de la voluntad de un padre que nunca se ocupó de su vástago?

¿Cuántas cartas, llamadas y críticas recibiría la televisión al montar un House caribeño tan cínico, prepotente y a la vez brillante, inseguro, atormentado, con un nivel de diagnóstico que raya en lo sobrenatural?

Cuando escucho a algunos escritores de la televisión, directores y otros hacedores de ese importante medio, siento que se ven presionados por la cantidad de limitaciones que les ponen a partir de temáticas y lenguajes. No es la primera vez que defiendo la censura: existe en todos los lugares del mundo, pero existe una diferencia abismal entre la censura inteligente y aquella maniquea que habla de lo que “el pueblo quiere” o “lo que debe ser”. ¿Quién es capaz de juzgar todo lo que sucede a su alrededor para endilgar el cartelito de bueno o malo? ¿Acaso yo no soy parte del pueblo, y como yo otro importante número de personas que desean encender la televisión y encontrar un entretenimiento culto? ¿Es que no existen diversos públicos a los que se debe satisfacer?

¿Por qué los mismos espectadores que critican el tema de las jineteras en la serie Abismo de Alberto Luberta Martínez, aceptan con una sonrisa la doble moral en Por amor a vos, telenovela argentina trasmitida por Multivisión, de un gay casado por convencionalismo y enamorado de otro? ¿Es porque en esa propuesta se toca el tema a la manera de farsa?

Quizás esté equivocada, pero ni aunque existiera el doble del dinero que necesitan House y Practicas privadas, sus similares podrían filmarse en Cuba. Lo que se realiza en la televisión cubana tiene que ser tan aséptico, para que no reciba críticas, que resulta imposible encontrar conflictos que, aunque sean universales, reflejen nuestro contexto.

Cuando escribo estas líneas no puedo evitar recordar el poema de Nicolás Guillén, Digo que yo no soy un hombre puro, en el que critica a quienes defienden una supuesta pureza: “La pureza del que se da golpes en el pecho, y dice santo, santo, santo, cuando es un diablo, diablo, diablo. En fin, la pureza de quien no llegó a ser lo suficientemente impuro para saber qué cosa es la pureza.”

(Tomado de El Caimán Barbudo)

Se han publicado 46 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • thelastsoulja dijo:

    Yo pienso que hay de todo, es verdad que ultimamente en el cine cubano y en el teatro lo que pulula son los temas gay, vale como ejemplo ver como un hombre se va a disfrazar para hacer de de una afamada cantante cubana “Rosita Fornes”. Se pueden tratan temas pero hay que saberlos tratar, colorama parece que es un culto a la homosexualidad ya que su director solo pone ciertos “tipos” de jovenes todos blancos y con cierto estilo al vestir que claramente parecen mas gay que heterosexuales, y hablo que una maxima que existe es que la sexualidad se demuestra a toda hora del dia y lo aparentas…. Pienso que es una falacia que dichos programas sean tan caros, imagine no graban en exteriores, no gastan en viajes, y todo se hace en lugares cerrados y con un minimo de actores. Aqui se fueron al monte a grabar una serie sobre los guardabosques donde un perro duro casi 70 años y despues se fajo con un cocodrilo(de locos verdad). Aqui no se puede hacer sencillamente porque han desaparecido los guionistas y los buenos actores, porque aqui se graban las cosas enteras sean buenas o no de espalda al publico, se confia mas en los sueños de los directores que en la realidad economica de la isla, algo que los “malos” ven mucho porque todo les cuesta y como sabemos que el ICRT es subvencionado…. Piense nada mas y digame de que va la novela cubana, cual es la trama???? y porque jovenes estudiantes cubanos estan siempre tan irritables en las vacaciones y gritan tanto con tanta facilidad.

    Cuba no puede hacer un tras la huella que le llegue a los talones a Dia y Noche va a hacer un programa de medicos, jajajajaj, ni un programa decente humoristico puede hacer teniendo todos los años un Aquelarre con lo mejor de los humoristas cubanos.

  • Luis Enrique dijo:

    El recurso financiero influye, sin dudas. Pero revisando en mi memoria, no me parece que sea la raíz fundamental del problema, o al menos no la única. Hace años, bastantes, que la televisión cubana está en crisis de puesta en escena, edición y actuación. Basta para ello con ver las atrocidades que se hacen en espacios como:
    1. Las aventuras: si mi memoria es fiel, la última cosa con vergüenza en ese espacio fue Shiralad allá por el 9pico bajito. De ahí para acá… da tristeza mencionar la cueva de los misterios II, El rayo, el guardián de la piedra… :-( ¡Y hasta se les otorgaron premios!
    2. Los seriados policiacos: la última “temporada” de Día y noche por fecha similar a la anterior ya empezó a dibujar el camino de chapucerías y mediocridades que hoy representan la puesta en escena de Tras la huella. En esta serie es interesante ver como se hace el ridículo al querer copiar “el uso de las tecnologías” que se proyecta en películas extranjeras y series como CSI. Diculpen, pero debo reirme al recordar listas de dos o tres nombres impresas en hoja Carta y letra Arial 80+ en negrita; “Resultados” de búsquedas en presentaciones power point; el uso innecesario de proyectores para que el espectador “vea” lo mismo que los protagonistas pero que sin embargo no tienen sentido utilizar. ¡Una ofensa al sentido común, Iógico, y eso que estamos promoviendo el ahorro energético!
    3. Los dibujos animados: es increible el enorme retroceso en guión y fluidez de trama y hasta de animación en algunos casos, que han tenido estos, alguna vez muy gustados, logros de la TVC. Sin palabras, solo compárese un dibujo animado de Chuncha, Cecilín y Coti o Elpidio Valdéz de hace 15 o 20 años con los actuales… muy triste, creo que la tecnología está muy mal utilizada. A los niños solo les quedan los estupidizantes dibujoss animados extranjeros modernos que tampoco tienen nada que ver con los clásicos Tom y Jerry, Donald, Yogui…
    4. Los dramatizados: solo en cubavisión internacional he podido ver algunos dramatizados de calidad, como no me olvides y la chica del vestido rojo(creo, no estoy seguro del nombre) pero es muy poco y en casa lo típico es, como en la novela, escudarse en un montaje artificial dónde se abordan problemas cotidianos con los que las personas se sienten identificadas pero ¡caramba! Las soluciones a esos problemas al final resultan mágicas, absurdas, imprácticas o no se muestran. Bueno, este es un tema delicado, en realidad la idea es que estos espacios son populares no por su calidad, sino por el montaje “inteligente” de la trama. Que es precisamente a lo que se hecha de menos en muchísimos otros espacios.
    Y así, propongo que se comparen los movimiento sen escena, los guiones y las tomas de cámara de seriados y pelis veteranas como Algo más que soñar, Caravana, Fresa y Chocolate, Rebelión, Hermanos… con las modernas como Kangamba, Tras la huella, Y, sin embargo, PlayStation. Realmente salen muy mal paradas la mayoría, tristemente.
    Entonces el asunto no es financiero totalmente, actores, editores y directores deben trabajar de verdad para que el público se convenza de la historia y si el guión es malo entonces no vale la pena malgastara los poco recursos que existan.

  • luis dijo:

    Te la comiste Paquita. Las barreras mentales del público por un lado, y por el otro, las barreras mentales de quienes dirigen por encima de la TV que ante el más mínimo rubor mojigato por estados de opinión agarran el teléfono y aplastan, hicieron, hacen y harán a la TV Cubana desabrida y almidonada de tan aparentemente pura. La impureza es tan atractiva que lo de AFUERA sigue ganando audiencias. Pero bueno, tenemos PUREZA. Y seguimos perdiendo el tiempo. Por ejemplo hoy, 1er día del verano, la TV ha estado de suicidio.

  • Ram Say dijo:

    1) Multivisión no se ve en todo el país.
    2) dudo que haya sido la “mejor serie”. Al final, la Dra. addison le pasa la cuenta a medio hospital (no sé porque me recuerda tanto a la Lola de Un paso adelante) y no sabe ni que hacer con su vida.
    3) Como siempre, en la clínica, todo el mundo tiene para pagar el tratamiento ?

  • Ayi dijo:

    “””Sé que por el costo, hoy en Cuba sería imposible realizar series como esas, aunque existan escritores, directores, actores y actrices, además de otras modalidades artísticas, capaces de emprender tales historias.”””

    NO me parece, la novela actual y los Tras la Huella, incluido el de los guardabosques, tenían pésimo guion y hasta actuaciones y realizacion, con “efectos especiales” q no hacian honor a su nombre, era para cortarse las venas, parecían cuentos infantiles, y ni un solo articulo he visto criticándolos!!!!!!!!!!!!!!!

    Voy a tener q pensar q es obligatorio para q los dejen pasar en el ICRT, no me cabe en la cabeza q nadie tenga buenas ideas. Nada, q los mismos de hace milenios son los dicen q habrán cambios, ya eso nadie se lo cree. La TV cubana, entre otras cosas, esta en crisis.

    Miren el reciente articulo de JR

    http://www.juventudrebelde.cu/cultura/2012-06-30/caso-abierto-i/

  • Luis Enrique dijo:

    ¡¡¡Ah!!! ¡¡No me lo perdono!! :-( En mi comentario anterior me faltó mencionar a los entrañables muñequitos rusos, que muchos podrán criticarlos ahora, muchos los seguimos extrañando, pero sin dudas eran más adecuados para toda la infancia que cualquiera de los nuevos de hoy.
    Además de esa época también eran Toqui(genial), El mago del cachumbambé(genial) y el dragón chuchú(estos creo que no eran cubanos)… caballeros ¡¡qué guiones creativos e instructivos aquellos!! Y no me parece que hiciera falta demasiado presupuesto.

  • Euclides dijo:

    Muy buen artículo, sin dudas. Valiente y muy bien informado. Promueve la reflexión y el debate. Criticar o más bien autocriticarnos, siempre duele. Pero considero que ya es hora de poner “el cascabel al gato” por quienes tienen que hacerlo, porque la realidad, es lo triste del caso, esta película ya la he visto tantas veces!. La TV cubana tiene que revolucionar, obligatoriamente, o como dijera nuestro Silvio, evolucionar. Se ha quedado atrás, en el tiempo. Justificaciones?, claro, de todo tipo!. La más común?, el financiamiento!. Pero, cuánto costó realizar series como “Julito el Pescador” o “En silencio ha tenido que ser”?. Sin comentarios. Hace poco leí en un artículo algo que se le adjudica a nuestro Martí: “La actividad humana es un monstruo, cuando no crea devora”. Y en este mismo artículo se escribe: “En un medio social donde la mediocridad es masiva, es sinónimo de un río muy caudaloso con una corriente muy fuerte capaz de arrastrar todo lo que encuentre, por tanto no se puede luchar en su contra, pero mucho menos dejar que nos arrastre, por tanto debemos agarrarnos de algo muy fuerte para no sucumbir como una miseria humana.” “Este algo tan poderoso es nuestra dignidad y honor. Es nuestro amor propio y el amor a los demás”. La TV es un medio, que para jugar su verdadero rol, en una sociedad como la nuestra, debe viajar al mismo ritmo de la sociedad, en sintonía con ella y el mundo, pero sin dejar de ser auténticamente nuestra. Ser reflejo de nosotros mismos, de cómo queremos ser, pero sobre todo, de cómo queremos que sean las generaciones que no siguen, porque en sus manos está la permanencia de nuestros principios más legítimos.

  • Pupi dijo:

    Más cierto que la verdad es ese artículo. Son demasiadas las barreras que deben superar nuestros productores.A este paso, nunca nuestra TV será la preferencia del pueblo cubano,como no lo es actualmente.

  • yotuel dijo:

    Para los dramatizados cubanos deben enviar a los actores que se entrenen de nuevo.Son superficiales,ficticios,no se adentran en sus personajes,tal parece que recitan un texto aprendido de memoria y qentonces los directores que? no se fijan en esas cosas?

  • Pulsares dijo:

    100% de acuerdo, ni con 10 000 000 se hace una buena serie si lo único que decide a los productores es el miedo.

  • Pulsares dijo:

    Por cierto, Prácticas privadas no se acabó en Cuba, se acabó en todo el mundo hasta el año que viene, pues al quinta temporada se terminó de transmitir el 15 de mayo de 2012. Nosotros la seguimos apenas cion un mes de diferencia. El año que viene veremos la sexta temporada, que acaso sea la última, porque Kate Walsh (Addison) dice que está cansada y quiere hacer otra cosa.

  • akula dijo:

    por favor… nunca comparen un seriado nacional con los de factura externa, que por muy malos que estén, son mejores que cualquiera de los nuestros. si tienen dudas fácil, usen el método más democrático de todos que no sean opiniones parcializadas de periodistas nativos, hagan encuestas con muestras representativas y verán qué ven y por dónde…

  • yunier dijo:

    Luís Enrique estoy de acuerdo contigo en todo pero también hay que tener en cuenta que como las series extranjeras tienen aceptación las cubanas están por los suelos y no es solo el tema de la homosexualidad, en todos los programas de la TV cubana se habla de ese tema por ejemplo en las ultimas novelas todas tienen una representación de cada genero y en las películas ni decir, entonces nadie tiene por que ruborizarse por estos temas ni sentir que han herido su ego ni puesto en tela de juicio su profesionalidad. y en cuanto a presupuesto que decir cuando se gasta tanto en cosas que en realidad deberíamos ( no mejor dicho deberían ) los que tienen que ver con esos asuntos en que se gasta mas y sin ningún resultado aparente .

  • Adrian dijo:

    Que vuelvan las Aventuras de cuando no habia video tape,que vuelvan el Corsario Negro y Janomomo en vivo y tirandoles cubos de agua para simular el mar, que vuelvan los temas que nos hablen de la rica historia cubana, Tierra o Sangre,Juan Quinquin, presentemosla al menos asi a esta generacion de jovenes de DVD y Play Station (no la pelicula, el aparato) que en su mayoria no lee, y que se entera de las grandes obras de la literatura, y de la historia universal a traves de las peliculas americanas. Menos telenovelas, que actuan igual que una droga de la que no puedes desprenderte, menos enlatados americanos, todos contribuyentes a la “no lectura” y a propagandizar su modo de vida consumista.
    Como ya dijeron aqui, haganse las cosas bien, o que no se hagan, quiten canales si no pueden mantenerse con algo instructivo o de calidad. ?Donde estan las peliculas rusas que nos hablan de la segunda guerra mundial?, vale la pena rescatarlas con la historia convulsa que estamos viviendo. ?No seria mejor un nuevo “24 por segundo” o un nuevo Mario Rdguez aleman en vez de la muchacha que los domingos en la tarde nos cuenta la pelicula y la serie completas antes de proyectarlas?

  • adonis alvarez betancourt dijo:

    Realmente es un articulo 5 estrellas, coincido totalmente en que el problema nuestro no es financiero totalmente, sino de nuestra mentalidad para enfrentar y adaptarnos al momento que vivimos, y no estoy diciendo que obligatoriamente tenemos que incorporar patrones externos para estar a tono con el momento, sino en lo lentos que somos para adquirir y transferir a nuestra mentalidad y anuestro proceso ideas y conceptos que conducen a nuevas formas de actuar y de pensar necesarias para salir adelante y que constituyen el camino al desarrollo del ser y del pensar actuales. La gran innovación que necesita el cubano es la “innovación cerebral”, que aunque no exista conceptualmente si creo que debería poner a pensar a muchos si desearamos fervientemente cambiar para bien el comportamiento humano…del cubano.

  • dirk dijo:

    Ahora ponen juego de tronos a las mil y quinientas y aun asi le cortaran pedazos. Como lo adivine?.. es que soy vidente xd.

    Por cierto, “practicas privadas” no es la mejor serie en la TVC.. es “por amor a vos”…. ESO SI ES SERIE!!!!!

  • hanoi el pinero dijo:

    para que tener tv si no nos sirve de nada, de hecho
    ya cambie mi tv por un pc, creo que seria mas efectivo para mi trabajo. Por otro lado las series cubanas, plagadas de homosexualismo, al punto que es moda serlo en muchos lugares dle pais, veo a las chicas de edad puberta, con preferencias a los chicos que son bisexuales a los heterosexuales, un fenomeno no visto en mis tiempos de puber. cosas que no entiendo el por que de ellas, por que tanto enfasis a algo que no queremos para nuestros hijos, que la preferencia sexual sea natural, no promovida, eso quiero para mis hijos, no que la vena constantemente por la tv como un mensaje a que es bueno, cuando no lo es,

    por otro lado no creo que las cosas salgan mal o bien poir un presupuesto determinado, dia y noche no contaba con un presupuesto mas amplio ni muy diferente al de tras la huella , y sin embargo la calida es bien distante entre una y otra, aun copiamos los metodos de los foraneos, malo malo , creo que lo mejor seria hacer algo nuestro sin copiar lo extranjero, nunca nos hemos dedicado a las copias de estilos
    somos cubanos 100% por que copiar lo que otros hacen cuando en realidad no somos buenos ni copiando, ni repitiendo lo de los demas.
    hagamos tv con cubanos y para cubanos, que siempre hemos salido alante con poco presupuestos para tareas titanicas,
    no creo que la solucion sea poner mas plata a lo que no tiene inteligencia, por el contrario poner mas inteligencia a la poca plata que tenemos seria mas veneficioso

    esperemos que la direccion del icrt tenga en cuenta esas cosas antes de hacer movimientos irreparables,

  • Gloria dijo:

    creo que se deben abordar todos los temas y las realidades cubanas, desde un punto de vista ameno, y cuando digo TODAS, me refiero a TODAS.
    Estoy harta que en las series cubanas y sobre todo en las peliculas, el tema marginal y la delincuencia sea lo primero, ademas de que siempre hay alguien que se quiere ir del pais.
    Quiero ver una serie donde un joven se vea en la encrucijada de estudiar en la universidad y no pueda porque tuvo mala base en las pruebas de ingreso, o debe elegir entre estudio o trabajar y/o hacer negocios para sobrevivir, o el maestro que ademas de impartir clases debe “inventar” para llevar su vida o el cientifico que para llevar a cabo la investigacion, se ve limitado por la realidad económica.
    solo basta salir a la calle y ver nuestra realidad, que incluye tambien la marginalidad, pero no lo es todo.
    en Cuba existimos cubanos que no hemos optado por marcharnos del pais, que seguimos ahi, batallando dia a dia, nos enamoramos, vivimos historias de amores imposibles o apasionados o verdaderos,
    sueño con el dia de ver mi realidad y la de mis amigos tambien reflejada en los medios
    que mayor drama que los que estudiamos en la universidad en los 90. con apagon el dia antes del examen final, con la comida del comedor que daba deseos de llorar, con el compañero que dejo los estudios porque tenia que trabajar para mantenerse y el que prosiguio por estudios dirigidos, tantas botellas para ir al trabajo o la escuela, padres educando a los hijos en medio de nuestra realidad, parejas que quisieron tener un hijo y nunca lo lograron.
    ahora tambien hay historias y dramas que contar, no solo es el delincuente, el bandolero o el que se va del pais, tambien estamos los que vivimos en Cuba y optamos por quedarnos.
    Personas de carne y hueso, con virtudes y tambien defectos, homosexuales y heterosexuales.

  • Raim dijo:

    Y asi y todo, la idea es seguir criticando y descuartizando el producto extrangero que sin duda existen malos productos pero los buenos (y no tienen que tener tanta tecnologia o presupuesto) no se pueden comparar con los de aqui, la pesima calidad abunda a borbotones pero nadie quiere decir cuales son las verdaderas razones por las cuales la TV esta asi, aqui les va una de ellas, simplemente los mejores buscan mejores trabajos,que les aporte mas a su economia como videos clips musicales para regetoneros y farandula en general, peliculas en co-produccion, producciones independientes,en fin,cosas que aportan mas dinero al bolsillo, para nada es cuestionable,es laley de la vida, donde se gana poco y se trabaja mal la gente no dura y asi las cosas.

  • olamar dijo:

    Oiga y que mala esta la TV , pocos programas pueden verse pienso que los educativos y los de salud son los mas importante.

    a mejorar

Se han publicado 46 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con el diario digital La Jiribilla.

Vea también