Imprimir
Inicio » Opinión, Salud  »

El Cuerpo

Por: Frei Betto
En este artículo: consumismo, Hombres, Salud
| 29

En torno a la fiesta del Corpus Christi es bueno recordar que una línea vertical divide a los seres humanos entre vencedores y vencidos, aliados y enemigos, fieles y herejes. Baja desde la abstracción del lenguaje, consustanciado en ideologías y creencias religiosas, hasta alcanzar su punto más cruel: la segregación de cuerpos.

“Una rosa es una rosa es una rosa”, declamaba Gertrude Stein. Todos de acuerdo. Sin embargo no hay consenso en que “una persona es una persona es una persona”. Los nazistas les niegan a los judíos el derecho a la vida, igual que hay judíos que se sienten superiores a los árabes, y árabes que asesinan a cristianos que no comulgan con sus creencias, y cristianos que excomulgan espiritualmente a judíos, musulmanes, comunistas, homosexuales y seguidores del candomblé.

Una persona es su cuerpo. Vive al alimentarlo y hace de él expresión de amor y engendra nuevos cuerpos. Muerto el cuerpo, desaparece la persona. Sin embargo llegamos a las puertas del tercer milenio en un mundo dominado por la cultura necrófila de la exaltación de cuerpos deslumbrantes por su fama, belleza y riqueza, y la exclusión de cuerpos condenados por la pobreza.

En el listín telefónico de Santa Mónica, USA, aparece el número de la Fundación Elizabeth Taylor contra el aids. Pero no hay ninguna fundación contra el hambre, siendo que esta mata mucho más que aquella. ¿Por qué el aids moviliza más que el hambre? Porque no hace distinción de clases. El hambre es un problema de los oprimidos y amenaza a un tercio de la humanidad. Los premiados por la lotería biológica, nacidos en familias que pueden darse el lujo de comer menos para no engordar, son indiferentes a los hambrientos o se dedican a actividades caritativas, con la debida cautela de no cuestionar las causas de la pobreza.

Se clonan cuerpos, pero no la justicia. Carnicerías virtuales, los kioskos de revistas exaltan la exuberancia erótica de los cuerpos, sin que se dé un espacio semejante para las ideas, los valores, las subjetividades, espiritualidades y utopías. Menos librerías, y más gimnasios. Moriremos todos esbeltos y saludables; el cadáver, cual coloso impávido, no tendrá ni celulitis…

La política de las naciones puede ser avalada con justicia por el modo como la economía se las tiene con la concretez de los cuerpos, sin excepción.

En un mundo en el que el refinamiento de los objetos de lujo merece una veneración mucho mayor que el modo en que son tratados millones de hombres y mujeres; en que el valor del dinero se sobrepone al de las vidas humanas; en que las guerras funcionan como motor de prosperidad; es hora de que nos preguntemos cómo es posible que haya cuerpos tan perfumados con mentalidades y prácticas tan hediondas. Y por qué ideas tan nobles y gestos tan hermosos florecieron en los cuerpos asesinados de Jesús, de Gandhi, de Luther King, del Che Guevara y de Chico Mendes.

El límite del cuerpo humano no es la piel, es la Tierra. Somos células de Gaia. Queda por lograr que esta certeza se implante en la conciencia, allí donde el espíritu adquiere densidad y expresión.

Se han publicado 29 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Enrique dijo:

    GENIAL !!!!!!!!!

  • Camilo dijo:

    Magistral! No es que Frei Betto sorprenda… es que su verbo fascina. Es fundamental adquirir la cultura del derecho sobre el cuerpo, pues con él se hace política (como se ve claramente en este artículo): se ha dominado sobre culturas, se ha matado e invadido pueblos, se ha discriminado o enaltecido.
    Lo que me preocupa es por qué Cubadebate clasificó este texto como un artículo de “Salud”…

  • Lázaro B dijo:

    Exelente, ojalá muchos tengan la posibilidad de leer y analizar este valiosísimo artículo.

  • Docarmo dijo:

    el hambre esta matando a muchas personas en el mundo porque en ves de priorizar la salud y la alimentacion estan priorizando las guerras.

    ¨Que desaparezca el hambre no el hombre¨

  • Zugor Seg. dijo:

    Compañero y camarada Frei Betto, por supuesto que no es necesaria calificación para su artículo.
    Pero si es necesario y cuenta con mi total apoyo y el de todo aquel que tenga deseos de justicia y sensibilidad humana en su corazón.
    Dice Ud. verdades mas grandes que templos, que como bien plantea son ignoradas para no “cuestionar” su origen, el egoísmo, la crueldad y la insensatez que en estos momentos “mayorea” en el mundo.

  • zunilda dijo:

    Genial , como siempre , excelente definicion de este mundo .

  • Raisa dijo:

    Bello!!!!! Bellisimo!!!! artìculo de este Gran y Extraordinario Teòlogo y Escritor, es un Hombre de gran Valìa y solo me resta reverenciarme ante èl. Que Dios le dè larga Vida.

  • Odlene dijo:

    Muy bueno, si todos aquellos que tienen mas y mucho mas que le 99%, dieran un poco a los que no tienen nada, fueramos mas felices, si ese 1% fuera cada dia menos egoista seriamos mejores, como dice Silvio Rguez. Para que las guerra sino para sembrar cada dia mas miseria y explotacion, la paz es la unica forma de ser feliz.

  • Julio Cesar Leyva Fernández dijo:

    Me he quedado sin palabras, simplemente genial!

  • María Antonieta dijo:

    Maravilloso artículo escrito por ese genial y maravillosos hombre. Evitemos que nuestros hijos y nietos coman comida “chatarra”

  • Noriel dijo:

    ¨El límite del cuerpo humano no es la piel, es la Tierra. Somos células de Gaia. Queda por lograr que esta certeza se implante en la conciencia, allí donde el espíritu adquiere densidad y expresión¨.

    Esta expresión resume todo lo que la humanidad debe hacer para salvar nuestra Pacha Mama, Sr. Frei me inclino ante Ud y mis más sinceros respetos, este pasaje me recuerda el filme AVATAR, a pesar que es pura Ciencia Ficción refleja esta realidad, Salvar nuestro planeta Azul el la misión del hombre.

  • ME Bernal dijo:

    Digno de ponerlo en una gran pancarta en la sede de la ONU, la casa Blanca, el Capitolio, la sede de la Unión Europea, en el Pentágono, en el cuartel General de la OTAN, en el despacho del Rey de España, en el de David Camerun, en el de Angela Merker, en el Rancho de Obama, en el Fondo Monetario Internacional, en el Banco Mundial…….

  • Ultramarino dijo:

    Sencillamente que claro que donde hay grandes escritores la sencillez y síntesis logran enaltecer las verdades que se expresan
    Gracias Frei! y que Dios te bendiga!
    Hasta la Victoria Siempre camarada Betto

  • Cecilia dijo:

    Excepcional artículo el de este gran hombre, fidedigno de la palabra, de la creencia en el ser humano, y como dijo Raisa que dios le dé larga vida

  • Víctor dijo:

    Camilo, la salud entra por la boca, por eso se clasifica como de salud este artículo, no puede haber salud si hay hambre……….

  • Victoria dijo:

    La riqueza del espíritu solo genera cosas bellas y opta por engrandecer al hombre.
    Bella reflexión.

  • Mario Turati dijo:

    Frey Beto, como siempre usted tiene la razón.
    México, donde vive el más rico del mundo, hay millones de gente que viven con menos de $10.00 pesos al día.
    Que viva mucho años y que la chispa de su inteligencia la pueda seguir plasmando en sus cartas.

  • Naturaleza dijo:

    Magnífico. Lo enviaré a todos aquellos que pueda.

  • Yoleisy dijo:

    Muy interesante, hojalá todos pudiéramos hacer reflecciones tan profundas. Considero que debemos compartirlo con todos nuestros amigos y compañeros. Impresionante.

  • Lic.Alexis Mario Cánovas Fabelo dijo:

    ¡Gracias!
    Buen aporte como fortalecimiento argumental para la lucha.
    ¡GRACIAS!

Se han publicado 29 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Frei Betto

Frei Betto

Teólogo brasileño y uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación. Es el autor del libro “Fidel y la Religión”.

Vea también