Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

EEUU: “Es hora de proteger a los niños, no a las armas de fuego”

| 2
Trayvon Martin. Foto: AP.

Trayvon Martin. Foto: AP.

Por Marian Wright Edelman
Tomado de Progreso Semanal

Miles de personas en todo el país se lanzaron a las calles -de Nueva York a Sanford, La Florida- para exigir que se haga justicia a Trayvor Martin; otros cientos de miles protestaron a través de la internet. Como respuesta a la indignación popular, el jefe de policía de Sanford ha dejado temporalmente el cargo y el fiscal del estado se ha hecho a un lado.

Pero a casi un mes de que a Trayvor Martin lo detuvieran, fuera asediado y muerto a tiros mientras regresaba a casa de una tienda, armado tan solo de una bolsa de “skittles” y una lata de té helado, pero quien lo mató, George Zimmerman, no ha sido arrestado.

Recién el Fondo de Defensa de los Niños dio a conocer su nuevo informe,Protejan a los niños, no a las armas de fuego – 2012, dedicado a la memoria de Trayvor Martin y a los miles de niños y adolescentes muertos por armas de fuego en Estados Unidos -incluyendo a los 5.740 niños muertos entre 2008 y 2009, según los más recientes datos de los centros para el control y prevención de enfermedades de EE.UU.

¿Dónde está la indignación debida a cada uno de los miles de niños y adolescentes muertos por armas de fuego -demasiados- por estadounidenses armados a los que no ponen freno las leyes de sentido común para el control en el uso de esas armas mortales?

La ley Manténganse firmes de La Florida, conocida también como la ley de “disparar primero, preguntar después”, está ahora bajo el escrutinio nacional. Pero, ¿será cambiada (junto con otras) para proteger a los niños en vez de a los propietarios y vendedores de armas de fuego?

El 16 de abril se conmemora el quinto aniversario de la masacre del Instituto Tecnológico de Virginia, donde 32 estudiantes y profesores fueron muertos por arma de fuego, otros 25 resultaron heridos y muchos más traumatizados. Desde entonces, cada año ha habido víctimas por armas de fuego -niños, adolescentes, jóvenes adultos, una congresista, un juez federal, y muchos más.

Pasan días, semanas, meses, años y poco o nada -excepto efímeros titulares, lágrimas, traumas y palabras- se ha hecho para proteger a los niños en vez de a las armas de fuego.

Datos

– Los 5 740 niños y adolescentes que murieron por armas de fuego en 2008 y 2009 llenarían más de 229 aulas de 25 estudiantes cada una de la educación pública, y
son un número mayor que el de militares estadounidenses muertos en combate en Irak y Afganistán (5.013.)

– El número de preescolares muertos por armas de fuego en 2008 (88) y en 2009 (85) fue casi el doble que el de policías muertos en el cumplimiento del deber en el mismo período: 2008, 41) y 2009, 48.

– Fueron niños y adolescentes negros el 45 por ciento de todas las muertes por armas de fuego de niños y adolescentes entre 2008 y 2009, pero constituían sólo el 15 por ciento del total de la población infantil.

– La principal causa de muerte de adolescentes negros de 15 a 19 años de edad en 2008 y 2009 fue a balazos. La principal causa de muerte de los adolescentes blancos de las mismas edades, en cambio, fue por accidente de automóvil, seguida por homicidio con arma de fuego (2008) y suicidio con arma de fuego (2009).

– De los 116.385 niños y adolescentes muertos por disparos desde 1979, cuando se acopiaron por primera vez los datos por edades, 44.038 eran negros -casi 13 veces el número de linchamientos registrados de personas negras de todas las edades entre 1882 y 1968-. Pero más niños y adolescentes blancos han muerto debido a la violencia con armas de fuego que amenaza a todo Estados Unidos.

Según cualquier norma de decencia y moral, los niños en Estados Unidos están amenazados y, según las normas internacionales, Estados Unidos sigue como el número uno en el mundo en muertes de niños y adolescentes asesinados por disparos.

El análisis de los datos más recientes en 23 países de altos ingresos muestra que el 87 por ciento de las muertes por arma de fuego en niños menores de 15 años tuvieron lugar en Estados Unidos. La tasa de homicidios de niños y adolescentes de 15 a 24 años por arma de fuego en EE.UU. fue 42,7 por ciento mayor que la tasa general de homicidios para ese mismo grupo etario en otros países.

¿Por qué las normas del sentido común están tan ausentes en nuestro país? Incluso después de la tragedia de Tucson y del atentado casi fatal a uno de los suyos, el Congreso no actuó. Fueron ignorados los llamados a la prohibición de cargadores de alto volumen de municiones y a favor de un sistema más estricto de verificación de antecedentes.

Una vez más nuestros dirigentes capitularon ante el poderoso “lobby” de las armas de fuego por encima de los derechos a la vida y a la seguridad de los niños y ciudadanos.

En noviembre de 2011, la Cámara de Representantes [diputados] de EE.UU. aprobó el proyecto de ley sobre reciprocidad nacional del derecho a portar armas.

Si un proyecto similar es aprobado por el Senado y se convierte en ley, una persona autorizada en un estado a portar un arma oculta -una persona como George Zimmerman en la Florida- podría portar esa arma oculta en otro estado, incluso si fuera en contra de la ley de ese segundo estado.

Los proponentes de leyes tan peligrosas mantienen la ficción de que las armas de fuego promueven la seguridad. Hace mucho que ya es hora de reconocer que la violencia por arma de fuego es una amenaza enormemente seria para niños, adolescentes y -en general- para la salud y la seguridad públicas.

Nuestros dirigentes en Wáshington D.C. no están solos en la negativa a hacer de Estados Unidos un lugar más seguro. Cuarenta y dos estados han adoptado leyes preventivas que garantizan a las legislaturas el control de la política de armas de fuego, lo que impide que las ciudades desarrollen soluciones locales para la violencia por uso de armas de fuego en sus propias comunidades.

En 2011, Kansas, Mississippi y Utah promulgaron leyes que permiten a los que portan armas ocultas y cargadas, llevarlas en los predios de escuelas elementales y secundarias.

Debido a que toda la atención estaba enfocada en la ley Mantenerse firme” de La Florida, pocos se dieron cuenta de una ley aprobada el año pasado que, si se mantiene, amenaza con la pérdida de su licencia a médicos que pregunten a sus pacientes si tienen un arma de fuego en su casa, a pesar de que no es inusual de que los pediatras en particular pregunten a pacientes y a padres de pacientes acerca de posibles amenazas a la seguridad en el hogar, incluidas las armas de fuego.

Nos queda mucho por hacer para construir comunidades seguras para nuestros hijos. Necesitamos dirigentes -en todos los niveles de gobierno- que protejan a nuestros hijos en vez de a las armas de fuego. Necesitamos una voz incesante y poderosa de los ciudadanos para destruir el veto del cabildo de las armas de fuego contra una política de sentido común acerca de las armas.

Nuestras leyes deben controlar quién puede obtener armas de fuego y eliminar las lagunas que son las “ferias” de armas de fuego; deben requerir normas de seguridad para el uso y rasgos de seguridad a prueba de niños en todas las armas; y requerir que se fortalezcan las leyes de prevención de acceso por niños para garantizar que las armas en el hogar estén guardadas de manera segura.
Y todos debemos dar un paso al frente y preguntar este otoño a los candidatos políticos qué medidas tomarán para proteger a los niños de las armas de fuego. Debemos eliminar de nuestros hogares las armas de fuego de donde tan a menudo los niños las encuentran y ponen a otros y a sí mismos en peligro, así como luchar contra la glorificación cultural de las armas de fuego y la violencia.

Como país, debemos aspirar y actuar para convertirnos en líderes mundiales en la protección de los niños contras las armas de fuego, en vez de liderar el mundo en víctimas infantiles de esas armas. La vida de cada niño es sagrada, y ya hace mucho que debemos protegerla.

Marian Wright Edelman es fundadora y presidenta del Fondo de Defensa de los Niños. Fue la primera mujer afronorteamericana en ser admitida en el Colegio de Abogados de Mississippi.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • juliano siqueira dijo:

    CRIANÇAS OU ARMAS DE FOGO ? PARA O MAIS SIMPLES DOS HUMANOS, DE TÃO ÓBVIA A ESCOLHA, SEQUER CHEGA A CONSTITUIR-SE NUMA NECESSÁRIA OPÇÃO. TRATA-SE DE UMA PREFERÊNCIA NATURAL. MAS, NA CULTURA DOMINANTE DO IMPÉRIO, IMPÕE-SE, POR ABSURDO QUE POSSA PARECER, UMA INVERSÃO LÓGICA. A MORTE, E SEUS INSTRUMENTOS, SOBREPÕEM-SE À VIDA E À SUA ESPERANÇA DE CONTINUIDADE: AS CRIANÇAS. NÃO É MAIS O RUMO DA BARBÁRIE. É ELA MESMA E SUA INSTITUILIZAÇÃO. DEUS SALVE A AMÉRICA…DO NORTE. SE, AINDA, HÁ TEMPO.

  • Eduardo dijo:

    Como decia mi padre cuando algo le resultaba facil de entender: “no hace falta ser tan inteligente”…en este caso, para que cualquiera se de cuenta que: del crimen, la venta de armas, y la gran industria penal(prisiones, policias, abogados,etc,etc,etc), mucha gente vive, y vive bien.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también