Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Palestina en las Naciones Unidas (sic, ONU)

| 2

La capacidad de discernir mueve cuatro resortes básicos: la fe del creyente, la razón del científico, la duda del agnóstico, la porfía del ateo. Restarían algunos más, de carácter volátil: el pragmatismo del político, la ligereza del librepensador, la irracionalidad del fascista y otros que siguen en la lista.

¿Cuáles resortes han predominado en la ONU frente a la llamadacuestión palestina? ¿Todos? ¿Algunos? La ONU ha probado ser tan inútil para impedir el lento holocausto de los palestinos a manos de Israel, así como el organismo que la precedió, cuando el gran genocidio de pueblos enteros en Europa central (Sociedad de las Naciones, 1919-46).

El siglo pasado tuvo muchos genocidios, empezando por el de los serbios y armenios, y terminando por los de Kampuchea y Ruanda. Sin embargo, el lento y programado genocidio que Israel ejecuta en Palestina desde 1948 supera a los conocidos, no tanto en cantidad, cuanto en densidad y publicidad. A vista de todo mundo, el genocidio palestino se transmite a diario en los medios.

Masacres como la de Oslo, por ejemplo, serían reveladoras de los genocidios que vienen en camino. ¿La recordamos? Ocurrió hace mucho tiempo, el 23 de julio pasado, y dicen que fue perpetrada por un neonazisolitario que se declaró admirador de Israel.

De ahí la tesis absurda de los dos Estados, y la imperiosa necesidad de crear uno solo con capital en Jerusalén. ¿Imposible?

Seamos realistas: cualquier otra opción ha sido imposible. ¿Qué debatirá, entonces, la Asamblea General de la ONU el mes entrante? ¿Que Palestina debe tener un Estado? A más de realistas, seamos honestos: la política de hechos consumados en la entidad llamada Israel hizo de losprocesos de paz instrumentos de guerra, y de las hojas de ruta, lenguajes más inescrutables que los hablados en Palestina hace 3 mil años.

Ateniéndonos a lo contemplado en la carta fundacional de la ONU, mal podría haber un Estado palestino por la sencilla razón de que Israel tampoco lo es, digno de ese nombre. ¿Cuál es su Constitución, y cuáles sus fronteras internacionalmente reconocidas? ¿Qué legalidad le asiste a Israel cuando lleva 63 años levantando muros, alambradas, prisiones de alta seguridad en territorios ajenos, y el exterminio programado del millón y medio de personas que habitan en la franja de Gaza?

Supongamos que en la ONU Palestina consigue el voto de las dos terceras partes necesarias para ser reconocida como Estado miembro. ¿Podrá fijar fronteras, defender sus recursos naturales y ejercer soberanía en su espacio aéreo y marítimo? ¿Tendrá aeropuertos y un ejército capaz de afrontar a la potencia invasora que la dividió en minúsculas, abigarradas y desconectadas manchas territoriales que asemejan una piel de leopardo?

Nada le queda a la ONU de aquelespíritu de la Carta de San Francisco, y hoy es una torre de Babel que entretiene a sus funcionarios con papelitos y salarios de envidia. Quien decide y manda en la ONU es el llamado Consejo de Seguridad, brazo político del Pentágono, la OTAN y lacomunidad internacional, integrada por los tres chiflados que inventan y destruyen países a su antojo: Estados Unidos, Israel y la Unión Europea.

Los últimos numeritos de la ONU fueron la destrucción de Yugoslavia, Somalia, Irak, Afganistán, Libia, y la invención de republiquetas a modo en Kosovo y Sudán del Sur. A más de los 51 estados que la fundaron en 1945, la ONU reconoció por aclamación a 142 que, con excepción de Israel, cumplieron con los requisitos para ser reconocidos como tales.

¿Y Palestina? Ah… nos dicen, pero es que Palestina no existía entonces. Así es. Pero Israel tampoco. Y con todo, en 1948 reconoció con las justas a una entidad que en Tel Aviv madrugó a la ONU antes de que la Asamblea General se pronunciara.

Israel es una entidad que ni el mandato británico en Palestina creyó viable en su época. Pero reconozcamos que el sionismo militante (fanáticamente antijudío) resultó más inteligente que el torpe nazifascismo de Hitler y Mussolini. En este sentido, la consigna fundamental del sionismo fue clonada de los Padres fundadores en América del Norte: ¡Nos atacan! ¿Qué más acostumbran a enarbolar lospueblos elegidos?

Un corresponsal bastante pagado de sí mismo, acorde con la proverbial hipocresía británica, acaba de afirmar que la sabiduría es sin duda (sic) una cualidad muy ausente en Medio Oriente. Y a continuación extiende la dicha ausencia de sabiduría a Occidente, que, a su juicio, habría perdido la capacidad de pensar en el porvenir (sic).

Lo dudo. En las siguientes entregas trataremos el asunto. Por ahora, consideremos que pensar no es igual a discernir, y si no somos creyentes, ateos o agnósticos, pero nos importa razonar las cosas de la cultura, recordemos que los profetas del Islam eran judíos.

Decid: Creemos en Alláh y en lo que nos fue revelado, en lo que reveló Abraham a Ismael, Isaac, Jacob y las doce tribus descendientes de los hijos de Jacobo, y lo que reveló a Moisés, Jesús y a los profetas. No discriminamos entre ellos, y nos sometemos a Él. (Corán 2:136).

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • 1-27 dijo:

    La aprobación de un estado palestino sería una aberración, estoy 110% en contra de los asesinatos que todos los días comete Israel contra pobres indefensos pero no estoy de acuerdo con un estado palestino, por cierto en Cubadebate nunca se publican fotos de los israelíes que mueren – inocentes también – a causa de la metralla de los terroristas de Hamas.

    BASTA DE ODIOS

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Si se determinara la independencia de Palestina que equivale a crear el estado de Palestina habría que armar el muñeco con cabeza brazos y piernas, ojos para ver y cerebro para actuar.

    A nadie se les ocurriría aprobar un estado sin fronteras definidas y sin autorización para crear sus organismos de dirección y de defensa y que no pudiera cumplir los patrones de democracia que hoy fija occidente para vivir en comunidad.

    La comunidad internacional está conciente de que esto deberá ser así e Israel lo sabe.

    A partir de aprovarse el estado Palestino pasará a tener los mismos derechos que las demás naciones en el conjuto mundial e Israel para someterlos deberá hacerle la guerra, exponerse a enfrentarse a la comunidad internacional o violarle las fronteras, pero no podrá interrumpir sus derecho, sus fronteras ni invedirle territorios para asentamientos coloniales.Entonces tendrán los palestino derecho a recibir ayuda de sus amigos y mantener garantía de su seguridad, lo que hoy no alcanza porque Israel aparece como garante.

    No son las condiciones que impoga Israel, sino las que asuma la ONU como garante de la existencia de Palestina como Estado o se acabará de quitar la careta el imperio frente al cinismo de proteger a un estado como Israel a quien las NN.UU. llevaron a ese territorio cuando no tenían patria alguna.

    De esto hay consenso y si alguien quiere votar en contra que lo haga, incluyendo a Israel, que eso no le dará ningún derecho a violar el territorio de un estado independiente ni hacer, como hasta ahora lo que les da la gana en el. Lo otro es un desprestigio de lo que no está ya ausente el imperio universal capitalista.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

José Steinsleger

José Steinsleger

Periodista argentino residente en México. Es columnista de La Jornada.

Vea también