Imprimir
Inicio » Opinión  »

Bruno Rodríguez en ONU: “La reconstrucción de Haití es tarea pendiente”

| 10

Haití tras el terremoto del 12 de enero de 2010

Haití tras el terremoto del 12 de enero de 2010

Discurso de Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Cuba en la sesión especial del Consejo de Seguridad sobre Haití. Nueva York, 6 de abril del 2011.

Señor Presidente de la República de Colombia y del Consejo de Seguridad, Juan Manuel Santos:

Señor Presidente de la República de Haití, René García Preval:

Hace apenas un año, más de 150 gobiernos y otros actores internacionales nos comprometimos en la sede de esta Organización a prestar una cooperación sustancial para la recuperación y la reconstrucción de Haití tras el desastre provocado por el terremoto del 12 de enero de ese año. En términos declarativos, fue una muestra encomiable de solidaridad.

Los montos comprometidos de 9 mil millones de dólares para la reconstrucción, de los cuales 5 mil se desembolsarían en los primeros dos años, más los valiosos ofrecimientos adicionales en especie, aunque fueran insuficientes, reflejaban una voluntad innegable de cooperar. El principio declarado de canalizar esta ayuda con pleno apego a las prioridades del Gobierno haitiano, de forma que fortaleciera la autoridad del Estado, entrañaba un respeto universal a la soberanía de ese sufrido país y a las prerrogativas de sus autoridades gubernamentales.

Parecía existir una voluntad universal de prestar asistencia a esa nación heroica, la primera en romper el yugo colonial y en abolir la esclavitud en el hemisferio americano.

Desafortunadamente, lo ocurrido desde entonces no ha sido consistente con el espíritu que primó en aquella conferencia del 31 de marzo de 2010. Sin embargo, muchos de los autoproclamados “principales donantes” continúan dedicando exorbitantes recursos a la guerra y a la intervención militar.

Los montos de ayuda financiera y material comprometidos, aunque insuficientes frente a la magnitud del problema, no se han desembolsado. No se ha respetado la voluntad del Gobierno haitiano, ni se ha prestado atención a sus prioridades. La reconstrucción de Haití, con la cual todos nos comprometimos, es una tarea pendiente.

En los meses posteriores al terrible sismo, Haití parecía ser despedazada por los gobiernos de los países más poderosos e industrializados que distribuían sus ayudas, de manera arbitraria y arrogante, mediante sus voraces compañías y algunas de sus más ricas Organizaciones No Gubernamentales.

Hasta hoy, continúa prevaleciendo la canalización de fondos y recursos fuera de los programas y el control del Gobierno haitiano, lo que conduce al despilfarro, la corrupción y la satisfacción de intereses muy marginales o selectivos.

Cuba comparte las preocupaciones expresadas por los Jefes de Gobierno de CARICOM en el Comunicado emitido por su Reunión Inter-sesional del pasado 26 de febrero, cuando se refirieron, con sentido crítico, al Fondo de Recuperación, a la Comisión Interina de Recuperación de Haití, a sus métodos de trabajo, al necesario respeto a las prioridades del gobierno haitiano y al flujo insuficiente de los recursos comprometidos.

Señor Presidente:

Cuba ha concentrado sus esfuerzos en el área que más impacto puede lograr, la salud pública, elemento clave de la sostenibilidad y la estabilidad social de Haití.

En plena coordinación con la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, y bajo las indicaciones y prioridades del gobierno haitiano, hemos trabajado sin descanso en la puesta en marcha de un programa de reconstrucción del sistema nacional de salud, cuya esencia radica en satisfacer las necesidades sanitarias del 75% de la población más necesitada, con un mínimo de gastos.

Desde el 12 de enero de 2010 hasta hoy, han sido atendidos casi 2 millones de pacientes, se han realizado más de 36 mil intervenciones quirúrgicas y casi 8500 partos. Más de 465 mil pacientes han recibido tratamientos de rehabilitación.

Se prestan servicios en 23 hospitales comunitarios de referencia, 30 salas de rehabilitación, 13 centros de salud, 2 posiciones quirúrgicas oftalmológicas y en el Laboratorio de Salud Pública. En los 10 Departamentos del país, se desarrolla un Programa Integral de Higiene y Epidemiología.

El programa de cooperación impulsado por Cuba cuenta hoy con 1 117 colaboradores de la salud, de ellos 923 son cubanos y 194 de varios países graduados en Cuba.

Los recursos aportados solidaria y generosamente por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, han sido esenciales. Con Brasil, hemos trabajado también estrechamente mediante un Acuerdo Tripartito con Haití.

Cuba ha recibido también el respaldo de varios países para la ejecución de este programa de salud. Namibia, Noruega, Sudáfrica, Australia y España han aportado, junto a grupos de donantes individuales, algo más de 3,5 millones de dólares.

Estamos dispuestos a trabajar con todo país u organización que, de manera estrictamente humanitaria, con respeto y en plena coordinación con el gobierno haitiano, tenga la voluntad de participar en la reconstrucción y desarrollo de su sistema de salud.

Simultáneamente, los médicos cubanos han enfrentado una grave epidemia de cólera. Para ese fin se establecieron 67 unidades, en las que se han atendido más de 73 mil pacientes, la tercera parte de todos los casos de cólera vistos en el país. De ellos, sólo fallecieron 272 personas, para una tasa de letalidad de 0.37 %, inferior en 5 veces a la del resto de las instituciones presentes en Haití. Ello ha requerido abnegación y espíritu de sacrificio para atender a los pacientes, sobretodo en horas nocturnas. En los últimos 77 días consecutivos, nuestro personal de medicina y enfermería no ha tenido fallecidos de cólera.

Una nueva experiencia fue la creación de los Grupos de Pesquisa Activa “Subcomuna Adentro”, que permitió estudiar a casi 1 millón 700 mil personas que viven en comunidades sin acceso a los servicios de salud, y diagnosticar a más de 5 300 casos de cólera en sus propios domicilios.

Traigo estos datos, con toda la modestia de nuestro pueblo, solo para argumentar con ejemplos prácticos, nuestra convicción de que lo que requiere Haití es una ayuda sustancial y desinteresada, estrechamente coordinada con su Gobierno, que contribuya a su desarrollo y a superar las inmensas dificultades y disparidades socioeconómicas que afectan al país e impiden la estabilidad y el progreso de su pueblo.

Señor Presidente:

Haití no precisa de una fuerza de ocupación, no es, ni puede convertirse en un protectorado de las Naciones Unidas.

El papel de Naciones Unidas es apoyar al Gobierno y al pueblo haitianos en la consolidación de su soberanía y autodeterminación. Las fuerzas de la MINUSTAH han estado en ese país para un mandato muy específico de promoción de la estabilidad, que debió y debe respetarse con rigurosidad. La MINUSTAH no tiene prerrogativas políticas para inmiscuirse en asuntos internos que solo competen a los haitianos ni debe hacerlo. No puede aceptarse que sea partícipe de las opciones electorales o que presione a las autoridades soberanas en un sentido u otro. Tampoco tiene ninguna autoridad para hablar a nombre de Haití.

Cuba tiene el firme convencimiento de que la situación humanitaria de Haití no es un tema que competa al Consejo de Seguridad sino a la Asamblea General de quien usurpa frecuentemente sus facultades. No es esta una cuestión que amenace la paz y la seguridad internacionales, ni que se resuelva con fuerzas militares concebidas para operaciones de mantenimiento de la paz. Son conocidas también las serias consecuencias de las omisiones, los excesos, los dobles raseros y los procedimientos antidemocráticos que padece este Consejo.

Los problemas de esa hermana nación son, en lo esencial, provocados por siglos de saqueo colonial y neocolonial, por el subdesarrollo, por la imposición de una de las dictaduras más largas y sangrientas que vivió nuestra región y por la intervención extranjera.

El derecho inalienable del pueblo haitiano a la independencia y la autodeterminación debiera ser, al fin, respetado.

Haití necesita recursos para la reconstrucción y recursos para el desarrollo. Requiere compromiso humanitario y no injerencia ni manipulación política. Hace falta un mínimo de generosidad en vez de tanto egoísmo.

Muchas gracias

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • H.LO dijo:

    ASI SE HABLA. (Hay que explicarles con palitos ,tomatitos y papitas a estos duros de cabeza)
    Y si es necesario hacerles un dibujito se le hace el dibujito. Aun que claro muchos de ellos es su politica hacerse los desentendidos.

  • F. JUAN ÁGUILA dijo:

    HAITÍ: PRIORIDAD MÁXIMA. EL “CHE” AL ENTREGAR SU VIDA DIÓ EL MEJOR EJEMPLO SACRIFICIO POR LA DIGNIDAD Y BIENESTAR DE LOS PUEBLOS

    Cuando publicamos los objetivos de nuestra fundación “DRES. ERNESTO “CHE” GUEVARA y F. JUAN AGUILA-RAMOS” (Explicamos que mi nombre aparecía para la responsabilidad absoluta de en cualquier “Viso” de “Corrupción financiera”, u otros elementos negativos, como hemos aclarado Haití fue colocada en la primera “Prioridad”, después de la cual se colocan los países africanos verdaderamente necesitados, cuyos gobiernos no contaran con los medios necesarios y no creados por los vicios que han ocurrido en algunos durante décadas (Disculpas).

    Con Haití, independientemente de las necesidades reales y las incontables reuniones celebradas, Organizaciones y Fundaciones participantes, todavía no se vislumbra siquiera cuando comenzará a ser “revertida” la penosa situación que vive el país.

    Dentro de muy poco volverán a azotar las lluvias y asi continúa esa rueda “Mortífera” que gira alrededor de su sufrido pueblo.

    Cuando decidimos luchar contra el Terrorismo, fundamentalmente el de Al-Qaeda, cuya amenaza sobre decenas de países es una realidad a cambio del aporte económico de estos (Regularmente enriquecidos a costa de los pueblos que más padecen: Hambre, falta de viviendas, Salud, Educación, empleo (Migraciones forzosas), entre otros muchos males que recogimos en nuestros objetivos, fue precisamente por la conciencia que tenemos de su sufrimiento.

    Que duda cabe que inspirados en los gestos que hemos visto durante años de Cuba hacia ese y otros muchos países.

    EL 0.7 % HA SIDO UN “CUENTO”, UN CUENTO MALO.

  • mel dijo:

    Y a Cuba, ¿Quién la reconstruye? Todavía, por el ciclón IKE, hay personas esperando que les ayuden con los materiales para sus casas totalmente destruidas; al menos en el municipio Puerto Padre, donde decidieron ayudar a los que casi no tenían afectaciones antes que a los de viviendas totalmente destruidas.

  • Ilcubano dijo:

    De acuerdo con Bruno, y la de Cuba para cuando es?

  • Mariana dijo:

    Al inicio muchas promesas, pocas se cumplieron. Al parecer se hicieron para no tener “mala publicidad”.

    Esfuerzos como los de los médicos cubanos o artistas como Sean Penn son los ejemplos a seguir.

  • CARLOS dijo:

    Mi ESTIMADO CANCILLER BRUNO PARRILLA:

    EL ASUNTO DE LA ONU SE RESOLVERÁ, CUANDO SE ELIMINE TOTALMENTE EL ACTUAL SISTEMA IMPLANTADO DESDE 1946, REAlMENTE ESTA ONU NO TIENE, ÉTICA, NI MORAL, NI CONCIENCIA SOBRE LOS PROBLEMAS QUE AQUEJAN A LA HUMANIDAD, SOLAMENTE RESPONDE A UN GRUPO DE INTERESES DE NACIONES PODEROSAS DEL G-20, COMO TODOS SABEMOS LA OTAN Y LA COMUNIDAD EUROPEA SON LOS MAXIMOS BENEFICIADOS DE LAS DECISIONES DE LA ONU.

    CONCLUSIONES

    ES LAMENTABLE CREER, O CONFIAR EN QUE LA ACTUAL ONU RESUELVA LOS DILEMAS DE LA HUMANIDAD.
    SIN UNA NUEVA RESTRUCTURACIÓN CON EL CONSENTIMIENTO DE TODAS LAS NACIONES DEL MUNDO, NADA HABRA CAMBIADO Y EE.UU, INGLATERRA Y FRANCIAS SEGUIRÁN CRECIENDO ECONOMICAMENTE AVALADO Y AYUDADO POR LAS DECISIONES DE LOS REPRESENTANTES DE LA ONU PARA LOS CUALES RECIBEN BUENOS SALARIOS Y SE COMPORTAN SERVILMENTE A LOS INTERESES DE ESTAS 3 NACIONES IMPERIALES Y GENOCIDAS.
    RECORDEMOS QUE NADA PUDIERON HACER LOS EXREPRESENTANTE DE LA ONU COMO PEREZ DE CUELLAR, KOFI ANAM Y AHORA BAN KIM MON
    LA RETORICA, EL CINISMO Y LA HIPOCRECIA ES EL PAN DE CADA DIA EN ESTA MAL LLAMADA ORGANIZACION DE LAS NACIONES UNIDAS.

    SALUDOS A TODOS
    CARLOS

  • JoséM dijo:

    Ministro, a usted le está prohibido por razones de diplomacia, usar otras palabras (y por respeto a este foro no digo aquí)que son las que verdaderamente califican a todos los que se comprometieron con ayudar y no ha hecho nada, que gastan millones en guerras y lujos. Solo unos pocos nos acordamos de Haití, por eso en el mundo entero le podemos mirar a los ojos a todos y mantener nuestra frente en alto. Gracias canciller.

  • LAZARO V.YERA dijo:

    BRILLANTE:
    Asi siempre Bruno Rodriguez,demuestra una véz más frente a las Naciones Unidas,la situaci3n de nuestros hermanos haitianos.
    El apoyo de Cuba y los citados informes del Ministro del Exterior de Cuba,se atribuye al continuo amor por la vida de los pueblos del mundo,cuando de veraz lo necesitan,desenmascarar a los que han dañado la vida del pueblo haitiano es una verdad realista,qué se observa en la vida del haitiano despues del terrible desastre por el que han tenido que pasar.
    Gracias Bruno, por su discurso,una vez más Cuba representada en la voz del Ministro del Exterior,la brillante exposición,la visión de la vida en Haiti,y la indiferencia de los demas,cómo siempre la delegación de Cuba,habla por el bién de la humanidad.

  • Goran dijo:

    Qué mazazo les aplicó el canciller cubano. Todos esos que estaban allí sentados deberían haberse sonrojado de vergüenza por las verdades que Bruno Rodríguez P. les espetó en su propia cara, con la mayor altura y dignidad, pero no, no se sonrojaron porque allí esos políticos no tienen vergüenza y mucho menos dignidad. Cómo va a tener vergüenza y dignidad Mr. Clinton, ya lo conocemos de su época de presidente yanqui, acosador sexual de la pasante Mónica Lewinski, nada más ni nada menos que dentro de las oficinas de la casa blanca.

  • Narciso Duarte Rodriguez dijo:

    La intervención del Ministro es una respuesta de Cuba con toda la moral del mundo donde quiera que sea, el Consejo de Seguridad de la ONU es el consejo de la guerra y no el mas indicado para llevar la reconstrucción de un país devastado por el terremoto primero de los países que lo desangraron como Francia y EEUU apoyando los años de dictaduras e intervenciones, que nunca ha sido a favor del desarrollo del pueblo haitiano y después el terremoto de la Naturaleza. Porque como señalaron Bruno y Preval todos los recursos que se están gastando para mantener las tropas de la MINUSTAH, y sus locales cogerlos para mejorar las condiciones de vida del pueblo Haitiano, me da gracia y riza cuando leo que William Clinton enviado especial de la ONU en Haití, un hombre que cuando fue presidente de los Estados Unidos, nunca apoyo la paz en ese inmiscuyéndose en los asuntos interno de ese país, todo el mundo sabe como los Estados Unidos hicieron con el expresidente Jean Bertrand Arístides sacándolo del país a la fuerza como hicieron con Zelaya en Honduras. Solo ven fantasmas con los países del ALBA y de UNASUR los cuales si han demostrado con sus pocos recursos la ayuda al pueblo haitiano. Sigo apoyando a nuestro país y demás países que apoyan la democratización de la ONU, ya la Asamblea General ni la reúnen y la consultan para nada, el mundo esta al revés, un puñado ha cogido el Consejo de seguridad para tomar decisiones, guerra en Irak, Afganistán, Libia, Palestina ahora en Costa de Marfil donde uno se horroriza al ver como los carros de la ONU y tropas de Francia en plena cuidad donde se ven los civiles niños, mujeres, ancianos corriendo en medios de los vehículos de combates. En fin felicito la valentía y moral de nuestro país contra tanta inmoralidad en el mundo con la política de doble rasero.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Bruno Rodríguez Parrilla

Bruno Rodríguez Parrilla

Es diplomático cubano, actual Canciller. Representó a Cuba en la sede de la Naciones Unidas, en Nueva York. Ex director del diario Juventud Rebelde.

Vea también