Imprimir
Inicio » Opinión  »

Europa inicia su otoño signado por la crisis

En este artículo: Desempleo, Europa, Huelga
| +

Por Roberto Montoya, desde Madrid

Contra la Europa de la austeridad y la precariedad", "Por la Europa del empleo, de la justicia social y de la solidaridad". Tras esos lemas se movilizarán el próximo miércoles millones de trabajadores en todo el continente. Convocados por la Central Europea de Sindicatos, que aglutina a 81 confederaciones sindicales representando a 60 millones de afiliados de 36 países de toda Europa, se espera que el miércoles participen de la Jornada de Acción Europea con huelgas generales en algunos casos, como en España, u otras medidas de fuerza, y manifestaciones callejeras masivas al menos en Irlanda, Portugal, España, Francia, Bélgica, Italia, República Checa, Rumania, Lituana, Letonia, Serbia, Grecia y Turquía.

En el Viejo Continente hay actualmente más de 23 millones de desempleados y muchos millones más están sufriendo la precarización de sus condiciones laborales. El pasado día 21 se inició el otoño y con él parecen haber empezado a salir de un largo letargo los trabajadores golpeados duramente por la crisis mundial.

Esta jornada de movilización viene precedida desde hace meses por varias huelgas generales y manifestaciones masivas en Grecia, el primero de los países de la Unión Europea en ser golpeado brutalmente por la crisis, y el primero en aplicar severas y antipopulares medidas de ajuste exigidas por el FMI y la UE.

El jueves pasado los medios financieros volvieron a hacer sonar las alarmas sobre la situación de la deuda pública de otros dos países, Irlanda y Portugal, lo que muestra la fragilidad del tan anunciado "comienzo del fin" de la recesión.

Francia es el otro país donde los trabajadores se vienen movilizando desde hace meses para hacer frente al ajustazo aplicado por Nicolas Sarkozy para poder salvar la economía nacional, salvando en primer lugar a la banca y las grandes empresas de las consecuencias de la crisis en las que precisamente éstas tuvieron una responsabilidad de primer orden.

El jueves pasado tuvo lugar la quinta jornada de huelgas y protestas callejeras en Francia en lo que va del año, en un intento por obligar al gobierno conservador a retirar su polémica reforma de las pensiones. Más de tres millones de personas salieron a las calles de Francia, con una paralización de la actividad en la mayoría de los sectores.

En España, el país con el nivel de desempleo más alto de toda Europa, 20,3% de su población activa (40% entre los jóvenes), los sindicatos han convocado una huelga general para obligar al gobierno de Rodríguez Zapatero a echar atrás la reforma laboral aprobada días atrás en las Cortes (Parlamento) y para impedir que en las próximas semanas se apruebe la reforma de las pensiones, con la que se quiere alargar la vida laboral.

Calentando el ambiente, miles de mineros de las cuencas de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Asturias y Aragón, han comenzado el miércoles pasado una huelga en reclamo de salarios atrasados y como denuncia sobre la normativa europea que dejaría de subvencionar la producción de carbón. Dieciséis mil delegados y afiliados de Ccoo y UGT, las principales confederaciones sindicales, celebraron un acto días atrás como parte de los preparativos de la huelga. Los sindicatos confían en lograr una movilización masiva como en la última huelga general, la de 2002, que obligó al gobierno de Aznar a dar marcha atrás en algunas medidas, aunque los últimos sondeos en los medios de comunicación aseguran que "se desinfla el apoyo a la huelga general". Según decían días atrás medios como el influyente diario El País, "aumenta el porcentaje de los que la consideran justa, pero crece el de los que aseguran que es inoportuna". "Sólo el 9% tiene decidido que participará en la protesta", se asegura en esa encuesta. Muchos consideran que es "inútil", que aunque fuera exitosa, el gobierno, la oposición y la patronal se unirán para evitar una vuelta atrás.

Importante pulso el que se juega en Europa este próximo jueves.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Roberto Montoya

Roberto Montoya

Roberto Montoya es analista de política internacional y autor, entre otras obras, de los ensayos 'El imperio global' y 'La impunidad imperial'.

Vea también