Imprimir
Inicio » Opinión  »

El pueblo de Louisiana necesita la ayuda médica cubana: URGENTE!

| +

Randy Poindexter, de Nueva Orleáns, se evacuó con su esposo hacia el este, en Texas, cuando se percató de que el Huracán Katrina iba a ser muy fuerte a su paso por Nueva Orleáns y sabía que ese era el momento para salir de la ciudad.  Randy trabaja en varios proyectos sociales en Nueva Orleáns, sobre todo con las personas que no tienen hogar.  Ella también está inmersa en tratar de resolver los problemas que plagan la ciudad, debido al racismo manifiesto y al uso indebido de estupefacientes.  Esta semana regresó a ver los daños ocasionados a su hogar y a ver cómo estaban sus amigos.

El jueves 15 de septiembre, Randy conversó por teléfono con Bernie Dwyer, periodista de Radio Habana Cuba. Por el valor del testimonio, Cubadebate ha traducido la conversación que transmitió en vivo la emisora internacional.

Randy Poindexter [RP]: Sólo se nos permitió entrar por muy poco tiempo para que pudiéramos ver brevemente y salir rápido.

Lamentablemente tuvimos una pérdida personal.  Perdimos el techo, lo cual no estuvo mal porque el resto de la casa estaba intacta.  No obstante, un desquiciado destruyó nuestras pertenencias en la casa.  Nos llamó "amantes de los negros" y "amantes de Cuba" y nos robó todo en la casa.

El joven que se graduó de la Escuela Latinoamericana de Medicina en Cuba, el primer estadounidense en graduarse, Cedric Edwards, es de Nueva Orleáns.  Su hermano, Derek Edwards, está totalmente paralítico del cuello hacia abajo y se graduó recientemente de la Facultad de Derecho de Loyola.  Mi mejor amiga iba a trabajar con él como asistente personal.  Sin embargo, su novio estaba muy celoso porque mi amiga iba a trabajar para Derek, se enfureció y lamentablemente comenzó a tomar alcohol.  Entró a nuestra casa y se robó los medicamentos de mi esposo para aliviar el dolor y comenzó a beber alcohol, y es evidente que perdió la cabeza y trató de asesinar a mi amiga y le destruyó su vivienda.

Esa es nuestra historia personal, nos sentimos en paz y fortalecidos, y aceptamos que esas cosas ocurren.

Bernie Dwyer [BD]: Lo que me acaba de contar es realmente espeluznante.  ¿Usted considera que la falta de asistencia inmediata y de los esfuerzos de rescate provoca ese tipo de reacciones en las personas?

[RP]: Lamentablemente, pienso que la destrucción, que la pérdida de la educación y la descompostura de la sociedad están provocando una mini-destrucción de la civilización.  Creo que es cierto que la anarquía que usted vio en Nueva Orleáns se ha extendido también a nuestra comunidad fuera de Nueva Orleáns.  De hecho, conversé con un amigo que vive en otra comunidad conocida como Algiers.  Él me llamó de Minnesota.  Pudo sobrevivir la tormenta en esa pequeña comunidad de Algiers, que se encuentra directamente al otro lado del río, en la parte francesa.  Me comentó que los días después de la tormenta, las personas recurrieron a sus armas y formaron pequeñas milicias.  El saqueo empeoró mucho y las personas comenzaron a dispararse unos a los otros en las calles.  No hay otra cosa, la gente comenzó a dispararse entre sí.  Considero que la tendencia subyacente de racismo que existía en los estados del sureste de los Estados Unidos durante todos estos años, que nunca hemos analizado ni tratado de analizar en lo absoluto, ha salido a relucir de pronto.

De hecho, pienso que lo vimos cuando toda esa gente fue abandonada en el Superdome y en el Centro de Convenciones.  Pienso que el hecho de que no los hayan recogido y que hayan sido dejados desamparados, sin alimentos ni agua, y abandonados en sus hogares para que se ahogaran en los distritos de St. Bernard y Plaquemines, durante cuatro o cinco días, tiene que ver con el hecho de que son considerados como pobres, negros y carentes de educación y como la escoria de la sociedad.

Eso no ocurre así en su país, pero así es como los tratan en mi país.  ¿Qué ha ocurrido? Lo que hemos visto en los días posteriores es que llevaron a las personas para el Astrodome, en Houston, y a otras ciudades de Houston, Texas; habían aceptado a muchas personas en el Astrodome, y de pronto, decidieron reducir la cantidad y dijeron: "esperen, ya tenemos todo lo que podemos abarcar, ya no queremos a más personas".  Los niños que han sido enviados a las escuelas en Houston tienen peleas con otros estudiantes.  Se enviaron a más personas para Dallas y San Antonio, Texas.

Las comunidades no quieren a esa gente porque estos son los familiares de las personas que realizaban los saqueos, esas son las familias pobres y analfabetas.  Son familias sumamente pobres que no pudieron darse el lujo de irse o evacuarse.

Pienso que los Estados Unidos no se dieron cuenta de lo empobrecida que estaba Nueva Orleáns.  No se dieron cuenta de que en Nueva Orleáns había tanto nivel de analfabetismo, o un elevado y espantoso problema con las drogas, o un alto índice de criminalidad, o una población que vive en una situación trágica.  Nosotros los sabíamos, vivíamos entre esas personas y las queríamos, era nuestro pueblo, el mismo pueblo que nos dio nuestra cultura.

Esas son las personas que fundaron Nueva Orleáns.  Cualquier persona que haya estado en Nueva Orleáns sabe que esa ciudad es famosa por nuestra gran música: el jazz, los blues, o por la cocina criolla: la jampolaya, el gumbo (sopa de quimbombó, mariscos o carne y verduras), y otros platos deliciosos que a la gente le encanta.  El soul, la música, el ritmo y la cultura que formaban parte de Nueva Orleáns surgieron también de esa gente que dejaron morir.  Esas eran las mismas personas.  Las personas que fueron dejadas y abandonadas, eran las mismas personas de alma y espíritu que vivían en Nueva Orleáns.  Los que conocíamos la ciudad estamos desconsolados por haber visto que todo ocurrió de esa forma.

[BD]: Randy, usted conoce que hubo varios informes serios sobre lo que estaba ocurriendo en diferentes lugares, y ahora escuchamos historias horripilantes sobre hospitales que fueron abandonados o pacientes abandonados para que murieran, así como historias sobre violaciones de niños o suicidios, ¿puede comentarme algo sobre estas historias?

[RP]: Yo he escuchado las mismas anécdotas que ustedes, Bernie, y lamentablemente me temo que son ciertas, parte del problema surgió porque los sistemas de comunicación se habían roto en su totalidad y esas personas no pudieron pedir ayuda.  En una sociedad que depende de la tecnología como la nuestra, en la que vivimos y morimos con nuestros celulares, ahora estos no funcionan en Nueva Orleáns; todavía no podemos llamar a la ciudad.  Ayer llamé a la compañía que me da el servicio de telefonía celular y dijeron que había trescientos técnicos trabajando en la reparación.  Les pregunté por qué no son tres mil técnicos.  Para mi no tiene sentido, no entiendo por qué, en aquel estado de crisis, el alcalde no podía llamar por teléfono al gobernador.

El departamento de la policía no tenía comunicación, los policías no podían llamarse por sus teléfonos celulares y pienso que con toda la tecnología que gastaron en la guerra de Irak ¿por qué no podían hacer lo más sencillo que era ir y reparar las líneas de comunicación?  Pienso que una de las razones por las que hubo tanta violencia es que no se podía pedir ayuda.  Cuando hay una descompostura de ese tipo en la sociedad civil, parte de ello ocurre porque no puedes llamar para pedir ayuda o porque no hay nadie que te escuche. No cabe duda de que si a las personas se les priva de la alimentación y el agua, entonces hacen esas cosas; puedo decirle que cuando fuimos a mi ciudad natal y tratamos de denunciar los delitos cometidos contra nuestras propiedades y los intentos de asesinatos contra nuestra amiga, el agente policial al que le presentamos la denuncia nos expresó: "No tenemos prisiones.  No podemos arrestar a ese hombre porque las prisiones han sido evacuadas, además no tengo forma de recibir esa denuncia:"  Incluso, en ese momento, no podían hacer nada.  Entonces, ¿qué vamos a hacer? Había un gran desorden, un caos total.

[BD]: Ahora, al parecer a los fotógrafos y periodistas se les prohíbe grabar la cantidad de cuerpos que se han encontrado y la cantidad de cuerpos que se encuentran en la morgue.  ¿Hay mucha indignación por ello?

[RP]: Honestamente, no había escuchado nada de eso.  Yo pensaría que quizá es solo por respeto a los cadáveres, pero también pienso que ello incitaría incluso más indignación.

No puedo decirle cuál es el nivel de indignación que hay entre las personas aquí; toda la gente con la que he conversado me lo ha expresado, y ahora que estoy recibiendo correos electrónicos, siento que hay mucha irritación… (Todos menos yo; le confieso que estoy muy sereno a pesar de lo que le estoy contando, mis sentimientos internos están muy serenos en cuanto a esto.)  El nivel de irritación por todo esto es tan intenso que pienso que este puede ser el acontecimiento que conduzca al desplome de este gobierno.  Porque, sin lugar a dudas, el nivel de indignación no es sólo en los estados de la Costa del Golfo sino a nivel nacional.  He recibido correos electrónicos de amigos en California, de la Costa Este y de todo el país, que expresan un elevado nivel de indignación justificada.

[BD]: Los que más han sufrido en estos desastres, que son los negros analfabetos pobres, no fueron los que llevaron a George Bush a la Casa Blanca.  ¿Usted cree que su indignación y sufrimiento tengan el poder de sacarlo del gobierno?

[RP]: No van a ser sólo ellos.  De hecho, hoy recibí una llamada de un activista, Marcel Rivera, que me comentó que había leído un artículo en el Miami Sun Sentinel que citaba algo que yo dije.  Considero que es sobre algo que tiene que ver con Nueva Orleáns.  Nunca pensé que Mel Martínez estaría de acuerdo con algo que yo diría.  Pero, al parecer, los propios partidarios de George Bush están ahora poniéndose contra él.  Pienso que todo el mundo está indignado por esto en el país.  De hecho, George Bush admitió por primera vez que no había sabido llevar bien la situación.  Pienso que ahora todo el mundo mira con disgusto la forma en la que se ha llevado la situación, incluso los propios miembros del gobierno.  Cuando comiencen a reconocer que han cometido un error, entonces pienso que ‘las cosas sí van a cambiar realmente'.  Con toda seguridad la gente que puso a George Bush en su cargo están comenzando a lamentar esa decisión ahora.  Su índice se popularidad nunca había sido tan bajo.  Pienso que se va a desplomar.

Hace unos minutos estaba escuchando su discurso ante las Naciones Unidas y aún estaba refiriéndose a sus comentarios anticuados y cansados sobre el terrorismo.  Estoy seguro que en las Naciones Unidas eso no se está acogiendo bien.

[BD]: Hace uno días, leí sobre un grupo de líderes de la comunidad negra que ahora quieren crear un grupo más formal, para que se ejecuten las verdaderas reparaciones, renovaciones y obras sociales, quieren aportar sus propias opiniones al respecto. ¿Usted conoce si este grupo ha avanzado más y si van a poder tomar una posición rectora? ¿Qué ocurrirá ahora con Nueva Orleáns?

[RP]: Para comenzar, el gobierno en nuestra ciudad estaba compuesto fundamentalmente por negros.  Tenemos un alcalde negro y un ayuntamiento donde predominan los negros. Pienso que esa organización negra tendrá una fuerte participación en la reconstrucción de Nueva Orleáns y estoy seguro que hará todo lo posible por mantener al margen al gobierno federal.  Nueva Orleáns es y siempre será una ciudad predominantemente negra y espero que eso se mantenga así.

[BD]: Está bien, Randy.  Un millón de gracias.

[RP]: ¡Ah! Necesito decirle algo, por favor.  Al parecer, el gobierno de Bush no ha tomado en serio la generosa oferta médica de Cuba, leí sobre sus comentarios insultantes, y realmente lamento que el gobierno de Bush tenga tan corta visión.  Le aseguro que esos comentarios no reflejan los sentimientos del pueblo de Louisiana, que necesita esa ayuda con urgencia.

Considero que hay algo que Cuba puede hacer que nosotros agradeceríamos sobremanera.  Sería… -y eso es algo que los miembros de la junta directiva de Ciudades Hermanas ha analizado- Cuba cuenta con un plan de evacuación muy destacado para enfrentar los huracanes.  Cuba pudiera preparar un resumen sobre los aspectos logísticos que deben tenerse en cuenta para la evacuación en tiempo de huracán y compartir con nosotros las precauciones que todo el mundo tiene que tomar.

Quizá pudiéramos preparar un plan que tenga en cuenta el modelo cubano y, en el futuro, pudiéramos salvar vidas si seguimos el ejemplo de Cuba.  Porque, no cabe dudas de que la Isla recibe el impacto de huracanes con mucha más frecuencia que nosotros, y raras veces se pierden vidas en Cuba.  Necesitamos estudiar el modelo cubano y aprender mucho de él.

Pienso que eso es algo contra lo cual nuestro gobierno no podría tener objeciones.  Quizá Cuba estaría dispuesta a ofrecer algún tipo de asesoría a los estados de la Costa del Golfo, sobre cómo evacuar a las personas y prepararse para los huracanes a fin de no perder tantas vidas.  Pienso que eso es algo que podemos aprender de Cuba.  Y con toda seguridad agradeceríamos mucho ese tipo de asesoría de su país.

Esta entrevista fue transmitida en Radio Habana Cuba, en dos partes, el 15 de septiembre de 2005. 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Bernie Dwyer

Bernie Dwyer

Periodista irlandensa radicada en Cuba, autora del documental Misión contra el terror. Actualmente trabaja en Radio Habana Cuba.