Imprimir
Inicio » Opinión  »

¡QUE ACABEN DE CONDENAR LOS HORRORES DE GUANTÁNAMO!

| +

• "Todo el mundo, lo que está esperando es que la Comisión de Derechos Humanos acabe de reunirse para condenar lo que se está haciendo, que sea en Abu Ghraib ó en Guantánamo y lo que hacen dentro de los Estados Unidos", expresó Ricardo Alarcón, el Presidente del Parlamento cubano, al denunciar las maniobras del Gobierno de Washington en Ginebra para presentar una resolución contra Cuba ante la Comisión de Derechos Humanos (CDH) de la ONU.

"La campaña contra Cuba, entre otras cosas, lo que busca es que el mundo o una serie de países vayan a ser tan serviles que miren hacia Cuba pero que oculten de la mirada la base de Guantánamo: hablar de derechos humanos en cualquier parte de Cuba menos en la Bahía de Guantánamo".

El Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular se dirigía a un grupo de periodistas al presentar dos nuevos tomos de un libro publicado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba sobre el tema de los Derechos Humanos que será distribuido en las sesiones de la CDH en Ginebra. La presentación tuvo lugar en el edificio del círculo infantil Le Van Than, destruido el 8 de mayo de 1980, por un incendio provocado por terroristas.

Contestando a una pregunta sobre el tema del campo de concentración ilegalmente mantenido por Washington sobre el territorio de la base militar estadounidense de Guantánamo, Alarcón ha denunciado lo que calificó de "violación de los derechos los más elementales".

Las personas detenidas ahí "no son acusadas de nada, no han sido sometidas a un proceso legal, no cuentan con una defensa propia y ni siquiera se sabe cómo se llaman", subrayó.

"Y algunos han sido mandados a sus países y están de vuelto en sus casas… ¿Qué quiere decir eso? Que estaban secuestrados en la base de Guantánamo sin justificación".

El parlamentario confesó no tener la menor idea de la conducta de cada una de las personas que están ahí detenidas: "porque nadie se ha tomado el trabajo de informar quiénes son y por qué fueron detenidos".

Estados Unidos no tiene derecho alguno de usar el territorio de Cuba para cometer tortura contra seres humanos, dijo Alarcón, al responder a una pregunta: "En Cuba ni se tortura, ni se desaparecen personas, ni se violan los derechos de los detenidos excepto…en la bahía de Guantánamo, que es parte de Cuba donde ellos están arbitrariamente por una imposición a este pueblo cuando nos ocuparon militarmente a principios del siglo pasado".

Subrayó el Presidente del Parlamento que esa imposición dio "como fruto podrido" un tratado que no dice que Estados Unidos puede usar la base para esos propósitos.

"¡Qué los lleven a los campos de tortura que tienen en Estados Unidos! Que se dejen de tantas pamplinas, de tanta hipocresía, si en Estados Unidos también hay gentes sin abogados, sin acusaciones. Y no lo digo yo: lo dijo el señor Bush, hablando de los miles de detenidos, supuestamente por haber participado en acciones terroristas. Él dijo que hay otros miles de ellos que se deshicieron extrajudicialmente…"

Si algo hubiera que hacer acerca de Cuba en Ginebra, sugirió Alarcón, sería "analizar, discutir, condenar las violaciones terribles a los derechos humanos que se cometen en el territorio que pertenece a la República de Cuba pero que no está bajo su juridicción efectiva".

"¡Hay que tener mucha cara para pararse a hablar de cualquier parte de Cuba siempre y cuando no sea Guantánamo! ¿Esa no es la mejor prueba de que se trata absoluta y enteramente de una maniobra concebida, dirigida por el gobierno de los Estados Unidos porque la necesita?", preguntó el dirigente cubano.

EE.UU. sigue buscando con obstinación un país patrocinador para una resolución anticubana en la CDH. Alarcón dijo confiar que los gobiernos de América Latina votarán "conforme a principios tales como el respeto a la independencia y de la igualdad soberana de los Estados que son muy sagrados para todos nosotros" y que tomarán en cuenta "el sentir de sus pueblos".

En ese mismo sentido, Alarcón ha señalado el auge del movimiento popular que ha llevado al poder, en varios países del continente, a gobiernos "progresistas, decentes, preocupados por los problemas de sus pueblos", dando señales inequívocas de "que no habrá que esperar mucho tiempo antes de que también en otros países, haya gobiernos verdaderamente democráticos y populares". •

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro "Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras".