Imprimir
Inicio » Opinión  »

En EU se han comenzado a trazar analogías entre Irak y Vietnam

Por: Jim Cason
| +

   

Historiadores, militares y periodistas temen "una debacle igualmente calamitosa"

Washington y Nueva York, 29 de septiembre. Cada 24 horas hay noticias de soldados estadunidenses heridos o muertos, de que se necesitan más soldados y más fondos, de que es difícil combatir contra un enemigo que desaparece entre el pueblo ocupado, perdón, "liberado", y revelaciones de que los altos mandos civiles estadunidenses, si no han mentido, tampoco dicen toda la verdad. Para muchos que saben por experiencia propia, todo esto empieza a provocar una sensación de deja vu, en particular con lo que ha sido una de las experiencias más traumáticas de este país: Vietnam.

Historiadores, militares y periodistas comienzan a hacer comparaciones, y subrayan siempre que las guerras de Irak y Vietnam no son parecidas en varios aspectos, pero que sí hay analogías entre ambas aventuras bélicas estadunidenses.

La guerra del gobierno de George W. Bush "me recuerda a Vietnam'', declaró a la revista Time el general Anthony Zinni, marine retirado y jefe del Comando Central de Estados Unidos entre 1997 y 2000. Sin condicionar sus palabras, Zinni sostiene: "aquí tenemos algunos estrategas que desde hace tiempo deseaban invadir Irak. Vieron una oportunidad y utilizaron la inminencia de la amenaza y la asociación con el terrorismo y las emociones del 11 de septiembre como catalizador y justificación. Es otro golfo de Tonkín".

Stanley Karnow, periodista premio Pulitzer en historia, autor de Vietnam: una historia, y quien cubrió la guerra en ese país durante varios periodos entre 1959 y 1975, señaló recientemente que "Irak, si no es exactamente otro Vietnam, podría degenerar en una debacle igualmente calamitosa". Existen grandes diferencias entre ambos casos, señaló Karnow, pero también algunas similitudes.

En un artículo publicado esta semana en el diario Los Angeles Times, Karnow comenta que mientras en Vietnam la justificación era enfrentar el "dominio" del comunismo antes de que ocupara toda la región, en Irak el gobierno de Bush ha dicho que es una batalla en la guerra contra el terrorismo internacional. "Pero tal como sus antecesores en la Casa Blanca fracasaron en comprobar su argumento de que Vietnam era indispensable para la seguridad de Estados Unidos, Bush no ha presentado ninguna prueba sólida para respaldar sus afirmaciones."

El problema, la resistencia

Destaca que igual que en Vietnam, el poderío militar superior de Estados Unidos devastó el país pero no logró enfrentar la resistencia. Además, también existe el mismo problema de distinguir entre aliados y enemigos. Sin embargo, dice Karnow tal vez el aspecto más notable en que se parecen ambos conflictos es que "a quienes cubrimos Vietnam constantemente nos inundaban de montones de detalles, gráficas y estadísticas diseñadas para demostrar progreso (presentados por) burócratas civiles y militares... Hoy, escuchar a Bush y sus voceros entregando reportes eufóricos sobre los avances en Irak me recuerda los boletines desde Vietnam que nos aseguraban que "la victoria está a la vuelta de la esquina."

Karnow y otros advierten que aunque hay creciente escepticismo y oposición en el Congreso a la guerra en Irak, los legisladores continuarán aprobando fondos para ella, como en Vietnam, con el pretexto de que se debe mantener el apoyo a los soldados que arriesgan sus vidas allá.

Pero sólo hace un par de días el gobierno de Bush alertó que otros 15 mil soldados podrían ser enviados a Irak, y cada día asegura que la situación está bajo control (repiten sus altos funcionarios que "80 por ciento de Irak" no tiene problema, y que la zona del conflicto está reducida a un 20 por ciento del llamado "triángulo baazista"). Pero, ¿para eso se necesitan cerca de 150 mil soldados?

Tal vez la diferencia más notable, entre los casos de Irak y Vietnam, es que ahora hay una disidencia más amplia, investigaciones formales sobre los pretextos de guerra y más dudas en la opinión pública que en los primeros años de la guerra de Vietnam. Como han comentado Noam Chomsky y Howard Zinn, esta aventura provocó algo sin precedente: protestas masivas contra la guerra antes de que comenzara.

Los disidentes en tiempos de Vietnam insistían en que poco a poco, en el transcurso de los años, lograrían convencer a la mayoría de que era una guerra injusta y basada en mentiras. Esta vez, según encuestas recientes, la mayoría duda de la política bélica de su gobierno, pasados unos cuantos meses de los primeros combates.

El ingreso de un veterano oficial militar de Vietnam, el ex general Wesley Clark, a la contienda electoral presidencial también provocará comparaciones. Clark, quien encabezó una de las unidades que sufren el mayor número de bajas en combate en Vietnam, está cuestionando directamente la política bélica de Bush (quien evadió hacer su servicio militar en Vietnam).

Clark y otros han indicado que hay un serio malestar dentro del Pentágono, entre las filas uniformadas, por las decisiones de las autoridades civiles de proceder con la guerra contra Irak, y esto, se supone, ha llevado a una serie de filtraciones y comentarios (como el de Zinni), cuestionando la guerra desde los mandos militares, algo que no fue tan evidente entre los altos circuitos de las fuerzas armadas durante Vietnam.

Claro, más de 20 años después, entre uno y dos millones de muertos en el sureste asiático y la pérdida de casi 60 mil soldados estadunidenses en Vietnam, quien fue secretario de Defensa durante el conflicto, Robert S. McNamara, confesó en su autobiografía: "estábamos terriblemente equivocados" al realizar esa guerra.

Si las cosas siguen como van en Irak, se pregunta Karnow, ¿también se tendrá que esperar hasta que uno de los arquitectos de esta guerra emita un mea culpa en el futuro? Mientras tanto, hay indicios de que el famoso "síndrome de Vietnam" (enfermedad provocada por la derrota estadunidense, que obligó a los estrategas a concluir que el pueblo estadunidense ya no apoyaría otra intervención militar masiva en el mundo) -el cual el padre de Bush proclamó que era cosa del pasado después de su invasión de Irak en 1991- aún no ha sido superado en este país.

 

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jim Cason

Jim Cason

Periodista norteamericano, colaborador del diario La Jornada, de México.