Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Ignacio Ramonet: “La verdad es cada vez más emocional y no real” (+Video)

| 8 |

Las redes sociales son sistemas de comunicación que convierten fenómenos marginales en centrales. Foto: Liesther Amador / UNEAC.

¿Qué pasaba en el mundo antes de la aparición de la COVID-19? Ocurrían en distintas latitudes protestas sociales: Beirut, Hong Kong, Cataluña, Puerto Rico, Chile, Colombia, Costa Rica. Las demandas de unos y otros se ajustaban a las inconformidades de cada geografía, sin embargo, poseían el común denominador de gestarse en sociedades democráticas, desarrolladas, a través de las redes sociales.

Esta fue la pregunta y la respuesta que inició la conferencia del profesor español y catedrático de la teoría de la comunicación, Ignacio Ramonet, en la sala Rubén Martínez Villena de la UNEAC.

Al encuentro asistieron Alpidio Alonso Grau, Ministro de Cultura; Abel Prieto Jiménez, asesor del Presidente de la República y presidente de Casa de las Américas; Luis Morlote Rivas, presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), entre otras figuras del mundo artístico e intelectual.

Entender el nuevo desafío que imponen las redes sociales, implica analizar las trasformaciones en las lógicas de consumo y la reconfiguración de los escenarios políticos, sociales y culturales en el ciberespacio.

El autor de El imperio de la vigilancia destacó la gran interrogante que constituye internet, como la tercera gran revolución de las comunicaciones, y las recientes redes sociales, con no más de 20 años de existencia.

"La diferencia con los medios de difusión masiva es que no alcanzan el nivel de retroalimentación de las redes sociales. Éstas ponderan el diálogo constante, tienen una relación más fuerte con los receptores. Son sistemas de comunicación que convierten fenómenos marginales en centrales".

En este entorno comienzan a actuar fenómenos como la postverdad y las "fake news". La posesión de una gran cantidad de información pasa de erigirse como generadora de pensamiento crítico a productora de desconocimiento.

"El discurso acerca del sistema mediático, como manipulador de la información a favor de los dueños de medios y las clases dominantes, ha sido sobrepasado por la crítica de la extrema derecha populista. Existe una atmósfera de guerra entre la sociedad y los dirigentes políticos. Hay un espíritu complotista contra el complot que está en el poder. En Estados Unidos, por ejemplo, la crítica de muchos ciudadanos al sistema generó un ataque al Capitolio", explicó Ramonet.

Donald Trump, representante de esta extrema derecha, tenía en su cuenta en Twitter 33 millones de seguidores cuando el asalto al Congreso estadounidense. Este hecho fue encabezado por una masa fanatizada. Parte de los simpatizantes del expresidente son partidarios de Quanon: una teoría conspirativa que llevó, el 4 de diciembre de 2016, a Edgar Maddison Welch a disparar, con un rifle de asalto, en una pizzería en Washington DC. La causa del hecho fue la sospecha de que en el sótano de aquel lugar se reunían demócratas, cantantes y actores de Hollywood pedófilos.

Ramonet recordó en una entrevista con el periodista brasileño Breno Altman cómo, en la actualidad, los ciudadanos se movilizan más por un tema puntual que por una gran causa. Esto se complejiza en un entorno donde la conspiranoia y el fanatismo forma parte de un sistema atacado, además, por la incertidumbre de la COVID-19.

"Lo que domina a las redes es el pensamiento mágico. La verdad es cada vez más emocional y no real. Las redes están hechas para emitir y no para recibir. Existe una repolitización salvaje en un sentido antropológico", expresó el director de Le Monde Diplomatique.

En el contexto cubano es importante diseñar una política de comunicación que pondere la rapidez de la información. Foto: Lisandra Ronquillo Urgellés.

En un artículo de La Jiribilla, titulado Las redes sociales, nuevo medio dominante, el catedrático aborda la proyección de un futuro cada vez más dependiente de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. La inteligencia artificial y la tecnología 5G, los algoritmos tendrán influencia directa en la organización misma de la sociedad y en la estructura política.

"La objetividad de la información (si alguna vez existió) ha desaparecido, las manipulaciones se han multiplicado, las intoxicaciones proliferan como otra pandemia, la desinformación domina, la guerra de los relatos se extiende. Nunca se habían “construido” con tanta sofisticación falsas noticias, narrativas delirantes, “informaciones emocionales”, complotismos. Para colmo, muchas encuestas demuestran que los ciudadanos prefieren y creen más las noticias falsas que las verdaderas, porque las primeras se corresponden mejor con lo que pensamos. Los estudios neurobiológicos confirman que nos adherimos más a lo que creemos que a lo que va en contra de nuestras creencias", agrega.

Actualmente, Facebook tiene 2 740 millones de usuarios aproximadamente; YouTube 2 291 millones y WhatsApp 2 000 millones. El protagonismo de las redes sociales en la vida cotidiana es irreversible. Las izquierdas no están exentas de este ecosistema comunicacional, padecen los mismos síntomas de esta era de los absurdos.

Cuba se inserta poco a poco en este entorno. A inicios de 2021 se reportaban 7 millones 700 mil cubanos conectados a la red de redes, lo que representa el 68 % de la población.

Ernesto Limia, vicepresidente primero de la Asociación de Escritores de la UNEAC, comentó sobre las complejidades del ciberespacio, como territorio reciente en la Isla, y cómo se imbrica con la situación de asedio político, económico y mediático que enfrenta el país. En dicho contexto, resaltó la importancia del estudio de la historia y la búsqueda de formas atractivas para acercarla a los más jóvenes.

"Detrás de las redes sociales hay mucha ciencia e innovación. ¿Quiénes son sus dueños? ¿Quiénes las financian? ¿A qué intereses responde? Sin duda estas tienen un alto componente ideológico y político, no sólo en el tema Cuba. En nuestro caso particular nos están tratando de crear una realidad virtual, manipulada. La batalla está en posicionar mejor nuestras líneas de mensaje", argumentó Abel González, vicepresidente de la sección de Literatura Histórico Social de la UNEAC.

El crítico, poeta y ensayista, Víctor Fowler, advierte la necesidad de "entender cómo funcionan las redes sociales y la transformación de la comunicación contemporánea: la cultura de los memes, los influencers, los youtubers, las personas que no son genios, intelectuales, líderes de moda o políticos, y sin embargo tienen una gran comunidad de seguidores. Hay que empezar a emplear los términos del siglo XXI. Nosotros en Cuba tenemos tarea doble, esa y comprender la dinámica de la agresividad contra el país".

Las redes sociales han ponderado una repolitización salvaje de lo que ocurre en sociedad. Foto: Liesther Amador / UNEAC.

Para Paquita de Armas Fonseca, crítica y periodista, lo primero es comenzar a interactuar con las redes sociales. Los nativos digitales asumen formas de socialización y consumo de información que distan de las formas tradicionales.

"Las redes sociales son una batalla de emociones, sentimientos, reacciones, a veces insultantes. Nos movemos en un medio de comunicación donde hay poco espacio para el intercambio civilizado de argumentos. Nos hemos habituado a los debates intelectuales de otras épocas, donde alguien hacía un ensayo y otra persona le respondía. Ahora estamos en una especie de torbellino de imágenes, sonido, chispas, fricciones. Cada día es más importante diseñar una política de comunicación que pondere la rapidez de la información", aseveró Abel Prieto, presidente de Casa de las Américas.

Será imprescindible la producción de contenidos adaptados a las lógicas del ciberespacio. Como señaló el músico e integrante del Dúo Buena Fe, Israel Rojas, esto involucra la necesidad de un estudio y una comprensión de las prácticas de consumo, a la par de políticas trasparentes y agendas públicas cada vez más cercanas a las inquietudes de la ciudadanía.

En video, conferencia de Ignacio Ramonet en la UNEAC:


(Tomado de UNEAC)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

    Miremos siempre qué intereses de clase están detrás de cada estrategia comunicacional y nos acercaremos al orden social que se defiende y se podrá distinguir cuán lejos o cerca se está de la verdad, de la ética y los principios que para los revolucionarios cubanos y cubanas es brújula irrenunciable en cualquier espacio en que tenga lugar lo que se diga y haga.

  • Alain dijo:

    Muy buen artículo.

    • roberto dijo:

      En serio o mas de lo mismo

  • Rudolf Ivanovich Abel dijo:

    En efecto la gente se esta llevando por lo que ve en las redes mas que por las bases cientificas de los problemas globales.. un simple video pensado por las empr3sas del marketin o los aparatos de sicología y guerra psicológica de la CIA puede cambiar de la noche al dia las bases ideologicas de un ciudadano común.. hay que estar bien firme en los conceptos para que no te dejes confundir por los que saben manejar los medios e internet para socavar la unidad de un pueblo.. ejemplos sobran, verdadades a medias, historias fuera de contextos, de todo para desunir y degradar la voluntad d un pueblo... pero la historia real, está en los libros de verdad, no solo la que cuentan en la escuela sino en la que pudiera ser mas rica y abarcadora contada por diferentes actores de prestigio.. la literatura de pacotilla abunda por estos dias. Lo importante es saber investigar con el método científico y la percepción de la realidad objetiva.. saludos camaradas..

    • Yeyo dijo:

      La gente mira las redes porque cuando ve el medio que le rodea no observa ningún cambio hacia el desarrollo.
      Un minúsculo ejemplo:
      ?Cuántos años llevamos dejando destruir las bodegas del pueblo?
      ?Cuántos años llevan abandonados y destruyéndose innumerables locales fácilmente habitables?
      ? Cuántos años llevan sin asfaltar muchas calles de muchos barrios de la Capital?
      ? Cuántos años lleva el reducido local de mi asociación de combatientes sin reparar y sin una bandera cubana?
      ? Son estos pequeños detalles problemas del bloqueo norteamericano?

  • Martinela dijo:

    Interesante artículo y sería mucho más poder acceder a la conferencia íntegra, proviniendo de una personalidad conocedora de la información y los medios que es Ignacio Ramonet.

    Personalmente considero que la Internet y las redes son una realidad objetiva que tenemos que asumir como nueva forma de vivir y relacionarnos, y no hay que temer más allá de lo que humanamente hemos temido siempre con la seguridad de nuestros hijos y nuestro entorno.

    Nada nuevo en esencia ha cambiado bajo el Sol. Los mismos mentirosos, manipuladores, asesinos, racistas, fascistas, inmorales, pederastas de siempre estarán al acecho, ahora con los dedos más largos por la tecnología; pero de igual manera, la otra parte de la humanidad compartiendo conocimientos e historias constructivas, una oportunidad de acceder al enorme caudal de la sabiduría humana con maravillosas bibliotecas al alcance nuestro y con posibilidad de traducir y leer con un click en el pequeño aparato móvil que llevamos en el bolsillo o en la cartera.

    Gracias a la tecnología podemos viajar desde el punto donde estamos a lugares jamás imaginados: parques en cumbres escarpadas en China con elevadores de decenas de metros de altura, puentes de cristal, atardeceres en el desierto, criaturas marinas; flora y fauna desconocida; recorridos por museos del mundo y además, conocer la historia de sus creadores y de cada obra, una preparación para poder disfrutar más las experiencias físicas que podamos planificar y acceder, incluso hasta en nuestro país, de lugares jamás visitados, historias no impartidas en clases; novedades del espacio sideral, las tormentas de tierra en Marte... ¡Dios, cuánta maravilla al alcance de nuestros ojos!¡Cuánta sabiduría! Y por supuesto, cuánta basura para desechar, porque como reza en la Biblia: "de todo hay en la viña del Señor" y en la red... ¡por favor!

    Como siempre, por mucho que apelen las redes a los instintos, hay dos elementos con los que tendrán que chocar: la realidad física inmediata y la cultura del receptor. Las dos grandes pistas de aterrizaje para vivir y crecer.

    Si la realidad satisface las necesidades básicas físicas y espirituales de la población, poco podrán hacer los manipuladores de las redes que no sea una referencia entre tantas a tomar en cuenta o desechar. Si el entorno es difícil, si falta atención familiar y políticas educativas mediocres no forman a individuos pensantes, ahí sí está el problema. Un reto para cualquier gobierno de cualquier país.

    Hoy nos queda claro que dos personas sentadas a la misma mesa en el mismo espacio y tiempo, recibirán en sus computadoras y móviles visiones diferentes del mundo, según sus motivaciones internas. Por eso, tan válida la máxima martiana para todos los tiempos de que ser cultos es el único modo de ser libres.

  • roberto dijo:

    Mas de lo mismo y ninguna idea de como entender el universo de redes sociales donde nos bombardean hasta la saciedad ,todos los años viene este señor (con el mayor respeto) a hablar de las redes sociales, casi siempre en tiempos de ferias del libro.

  • Aurora dijo:

    Sugiero, invitar a los reguetoneros cubanos a estas conferencias o brindarles más cultura política, pq están descerebrados.
    Ofrecerles cultura general, cultura política, instrucción histórica de Cuba e historia universal, vaya pulirlos porque están huecos.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también