Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Luego de 47 años, los británicos se despiden de la Unión Europea

| 12 |

Personas celebrando el brexit, este viernes. Foto: Reuters/Henry Nicholls.

El brexit también tiene zona cero. Y plató de televisión. Está en Parliament Square, la plaza situada frente al Palacio de Westminster, la sede del parlamento británico, y muy cerca de Downing Street, la residencia del primer ministro.

Allí es donde esta noche tendrá lugar la fiesta de celebración organizada por Leave Means Leave, el lobby del Partido del Brexit del radical Nigel Farage. Por eso, y porque incluso andamiado hay pocos decorados tan icónicos como el Big Ben, cámaras y periodistas de todo el mundo llevan el día entero allí apostados.

Los partidarios del brexit, que lo saben, también se han acercado y se pavonean frente a ellos luciendo su artillería: banderas británicas de todos los tamaños, gorras, trajes confeccionados con telas de la Union Jack, insignias militares y pancartas caseras con mensajes como “somos libres” o “nuestras propias reglas”.

Un grupo ha venido desde la ciudad de Southampon, en la costa sur de Inglaterra. Son cinco, todos ellos jubilados, y se prestan sonriente a hacerse selfies con todos los turistas que se acercan a pedírselo. Están tan organizados que si quieres hablar con cualquiera te remite a Pat: “Es nuestra portavoz”, dice uno de ellos.

Y, por supuesto, Pat está encantada de responder. Tiene el discurso e incluso la coreografía preparadas. Cuando le preguntas cómo se siente hoy, agita las dos banderitas británicas que se ha colocado a modo de antenas y responde eufórica: “¡Ohhh… Estoy eufórica!”. Y añade: “Hemos venido a celebrar nuestro día de la independencia”.

Ha venido en el mismo autobús y utiliza las mismas palabras para definir cómo se siente: “Euforia” e “independencia”. Pero va más allá: “Hemos ganado. No entiendo qué hacen aquí hoy, que se vayan a casa”, dice señalando a un grupo de británicos partidarios de la permanencia en la UE que mantiene un comportamiento mucho más comedido. “No hay vencedores en esto. Nadie está en lo cierto y nadie está equivocado. Todos queremos lo mejor para este país sólo que tenemos diferentes puntos de vista”, le replica espontáneamente Allison.

Se crió en Kent, “una zona muy brexiter porque está frente a Francia y hay mucha inmigración”, cuenta. Su voz no disimula la tristeza que reconoce con sus palabras: “Ya no somos una pequeña isla poseedora de un imperio y este patriotismo no nos va a llevar muy lejos”, explica.

“Dicen que será mejor para nuestra economía pero no todo se mide en términos financieros; se trata de compañerismo y de oportunidades”, añade Claudia, que forma parte de ese pequeño grupo de británicos contrarios al brexit que se ha acercado a los exteriores de Downing Street y ondea las pocas banderas comunitarias que se ven hoy en Londres: “Es un día terrible para todos. Estoy enfadada, triste y me siento avergonzada. Éste ya no es mi país; yo soy europea”, confiesa.

Lejos de los focos, un día como cualquier otro

Celebración del brexit en Londres. Foto: Reuters/Henry Nicholls.

Pero basta con avanzar un poco y asomarse a cualquier zona a la que no llega la luz de los focos para comprobar que este viernes en Londres es un simple día. Como cualquier otro. Que sea cual sea su opinión al respecto, el británico medio sigue con su vida.

Como Paul. Sentado frente a una pinta después del trabajo, en un pub de esa cadena propiedad de uno de los mayores brexiters del país que hoy ofrece descuentos en las bebidas europeas, explica el por qué: “El principal problema todos estos años ha sido la incertidumbre. Te guste o no lo que ha acabado ocurriendo, al menos algo ha ocurrido y eso ha relajado el ambiente”.

“Te guste o no lo que ha acabado ocurriendo, al menos algo ha ocurrido y eso ha relajado el ambiente”

Hace unos meses parecía impensable que la cuenta atrás ya está en marcha. Desde una hora antes -las diez de la noche en Reino Unido- estará proyectada en uno de los laterales de Downing Street, que luce ya iluminado con los colores de la bandera. Las televisiones lo darán en directo. No así el mensaje al país de Boris Johnson. El primer ministro británico, que ha pedido moderación en las celebraciones, lo grabó ayer en su residencia, donde a esa hora tendrá lugar una recepción.

Tres años y medio después del referéndum, de tres primeros ministros, dos elecciones y tres prórrogas, esta noche todo habrá pasado. El ministerio británico para la salida de la Unión Europea será historia. Las banderas británicas volverán a su sitio. Y las comunitarias dejarán de ondear con el viento que azote la isla.

Con suerte dentro de unos años alguien recordará este día y lo que supuso llegar hasta aquí cuando en algún comercio le den las vueltas y descubra una de los diez millones de monedas conmemorativas del brexit que han entrado hoy en circulación. Algunas de las ediciones para coleccionista ya están agotadas. Al fin y al cabo, con euforia o con tristeza, este viernes es un día histórico.

Ruptura, luego de 47 años

El Reino Unido rompe con la Unión Europea, tras 47 años de alianza casi a regañadientes, pues nunca entró a la zona Schengen ni adoptó el euro como moneda. La ruptura se concretó a las 23:00 hora local de este viernes (medianoche ya en el continente europeo), y estuvo marcada por la alegría de los partidarios del Brexit, y la tristeza de quienes abogan por seguir siendo parte del bloque.

En Londres y otras ciudades, el controvertido divorcio fue celebrado con gran alharaca por centenares de “leavers”, término acuñado por la prensa local para referirse al 52 por ciento que votó a favor de la salida en el referendo de 2016.

Los partidarios del Brexit se reunieron en la Plaza del Parlamento, escenario en los últimos años de no pocas manifestaciones a favor y en contra de la ruptura, y que fue adornada para la ocasión con decenas de banderas británicas.

En el bando contrario, los llamados “remainers” organizaron vigilias con velas en Londres y otras ciudades para manifestar su tristeza por la partida, y se despidieron de los europeos con mensajes y cartas en los que expresaban su esperanza de que algún día el Reino Unido volverá al bloque.

Una hora antes de la partida, el primer ministro Boris Johnson dirigió un mensaje a la nación desde su residencia oficial en el número 10 de Downing Street, sobre cuya fachada se proyectó un haz de luz en forma de reloj en conteo regresivo hasta las 11:00pm. En tono conciliador, el gobernante conservador, quien a su llegada al poder en julio pasado dijo que prefería estar muerto en una zanja antes de fracasar en concretar el Brexit, instó a sus conciudadanos a pasar la página de las divisiones y discusiones, y unirse tras su gobierno.

Nuestro trabajo como gobierno, mi trabajo, es unir a este país y hacerlo avanzar, aseveró Johnson, quien les aseguró a sus conciudadanos que este no es el fin, sino un comienzo para el Reino Unido. Este es el amanecer de una nueva era en la cual no aceptaremos más que sus oportunidades en la vida, y las de su familia, dependan del lugar del país donde se nace, agregó Johnson, quien repitió sus promesas electorales de acabar con las desigualdades entre las ciudades, e incrementar las inversiones en salud, educación, infraestructura y lucha contra el crimen.

El primer ministro también señaló que ahora que el Reino Unido podrá actuar y pensar de forma independiente, su política exterior en áreas como derechos humanos, medioambiente, educación y libre comercio también saldrá fortalecida.

Según lo acordado, a partir de este momento inicia un periodo de transición de 11 meses, durante el cual, el Reino Unido y la UE intentarán definir los términos de su futura relación comercial. Por lo tanto, la salida no traerá cambios significativos a lo inmediato, y mientras duren las negociaciones, Londres continuará pagando sus cuotas a Bruselas y el libre movimiento de personas permanecerá intacto.

Las licencias de conducción todavía serán válidas a ambos lados del canal de La Mancha, al igual que las pólizas de seguro médico. Hasta el 31 de diciembre próximo, los únicos indicios visibles del divorcio serán las sillas vacías de los parlamentarios británicos en la Eurocámara, la ausencia de los representantes del Reino Unido en las cumbres europeas, y el cierre del departamento del Brexit creado por el gobierno para manejar la salida.

(Con información de Público y PL)

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Josep dijo:

    Vamos a ver como les va ahora solos

    • Frodo dijo:

      Cómo les va a ir???? Son britanicos...

    • Wolf dijo:

      Hijo, cuando los británicos han dependido de la UE para ampliar su economía o su PIB?

    • Prudencio dijo:

      Me imagino que muy bien.
      No olvides que tienen una de las monedas mas fuertes del mundo y una economía muy solida.

  • Rafa dijo:

    EEUU va venciendo, divide y...Hoy escuché por TeleSur unas argumentaciones bastantes convincentes sobre las razones del Reino Unido para separarse, pero la Unión Europea es una súper potencia económica con la que los estadounidenses tienen que lidiar. Los británicos sueñan aún con su imperio perdido y quieren seguir jugando a la super potencia; o se unen como estado a la unión americana o a los europeos, sólos serán una potencia de segunda.

  • m&m dijo:

    cuando las asociasiones regionales deberian unirse mas y ser mas fuertes, los que hay que

    sin embargo, viendo los rejuegos politicos, las manipulaciones y otros asuntos los ultimos a;os, hace tiempo pienso que aqui hay inlfuencias de algunos que les interesa una europa mas debil

  • Ignacio dijo:

    Tengo una duda: por qué 47 años? La UE no fue fundada en 1993?

  • Otro Cubano dijo:

    QUE TODO SEA POR LA INDEPENDENCIA Y LA AUTODETERMINACIÓN DE LAS NACIONES

  • Modesto Agüero dijo:

    Esperen el efecto cascada.

  • levian dijo:

    segun escuche en una noticia USA tiene planes de convertirse en su principal socio comercial, pero les dejo bien claro que habia que el sistema sanitario y de salud britanico entraria en la negociacion, cosa que actualmente es gratis en ese pais.

  • Jorge R 09 dijo:

    Tal vez separándose más de Europa se harán entonces todavía más dependientes de los EEUU, ojalá que no.

    En este año habrán muchas personas moviendose de costa a costa pues no se sabe lo que vendrá. La inestabilidad no se detndrá por el momento.

    • Carlos Gómez Segredo dijo:

      Sii, a EUA le conviene la división en la UE, todo lo que debilite al bloque uropeo es ventaja pàra ellos, la economía británica es fuerte y ellos seguro avanzaran, y no hay dudas se uniran más a EU

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también