Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

“Por supuesto, Groenlandia no está a la venta”, aclara Gobierno de la isla

| 13 |

Fotografía de Nuuk, capital de Groenlandia, en la que contrasta el viejo puerto colonial y las viviendas más modernas. Foto: Getty Images.

Luego de conocerse reportes de que Trump mencionó la idea de que Estados Unidos compre Groenlandia, el gobierno de esa isla ubicada entre los océanos Atlántico y Ártico publicó un comunicado breve para aclarar que no está en el mercado.

Esa expresión “la vemos como una expresión de mayor interés en invertir en nuestro país y en las posibilidades que ofrecemos”, dijo el gobierno de Groenlandia en su sitio web. “Por supuesto, Groenlandia no está a la venta”, puntualizó.

Lars Loekke Rasmussen, quien fungió como primer ministro danés hasta junio, habló de la idea en redes sociales y tuiteó que “debe ser una broma del Día de las Bromas de Abril” y que estaba “totalmente” fuera de temporada.

El Día de las Bromas de Abril (April Fools’ Day) se celebra cada 1 de abril en Estados Unidos y muchos otros países, y es similar al Día de los Inocentes que se celebra en España y Latinoamérica el 28 de diciembre.

Un aliado de Trump dijo el jueves a The Associated Press que el mandatario ha hablado con asesores y aliados sobre la posibilidad de que Estados Unidos compre Groenlandia, pero que no lo dijo en serio.

Adicionalmente, un asistente legislativo republicano dijo que Trump, en conversaciones con legisladores, planteó la idea de comprar Groenlandia y que insistió lo suficiente como para dejarlos intrigados, aunque estos tampoco tomaron sus comentarios en serio.

Ambas personas hablaron a condición de guardar el anonimato para poder declarar sobre conversaciones privadas.

“Por la naturaleza extraoficial de la noticia, el gobierno de Groenlandia no tiene más comentarios”, dijo el país en su sitio web.

La Casa Blanca no ha comentado los reportes, pero no sería la primera vez que un líder estadounidense intente comprar la isla más grande del mundo.

En 1946, Estados Unidos propuso comprar la isla ártica a Dinamarca por 100 millones de dólares después de coquetear con la idea de intercambiar terrenos en Alaska por partes estratégicas de Groenlandia.

El viernes, residentes del pequeño pueblo de Kulusuk, en la costa oriental de Groenlandia, parecían menos sorprendidos con la posibilidad de que Trump quisiera comprar la nación.

Entre ellos estaba Jakob Ipsen, quien tiene algo en común con el presidente estadounidense: ambos dirigen hoteles. El hotel de Ipsen es mucho más pequeño que los de Trump y ofrece servicios básicos, como conseguir barcos y conducir a los huéspedes.

Ipsen informó que existen antecedentes fallidos de querer comprar la gigante y más bien desierta isla.

“Nunca sucederá. Intentaron en 1867 sin suerte. Intentaron después de la Segunda Guerra Mundial”, dijo Ipsen. “No sucedió entonces y no sucederá ahora”.

(Con información de AP)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R. Oro dijo:

    Esta aclaración del gobierno autónomo de Groenlandia y anteriormente del de Dinamarca deja claro que tal acción (comprar Groenlandia) no es posible. Muy comedidamente quisiera expresar lo que pienso son las causas de tan insólita intención del gobierno (¿?) Trump:
    1) Trump vive en el pasado, y cree que esto es acorde con la tradición estadounidense de comprar vastas extensiones de territorio como cuando lo hizo en Luisiana (1803) o en Alaska (1867). Incluso en el tristemente célebre Tratado de Paris (1898) con el derrotado y destruido Imperio Español, los Estados Unidos pagaron 20 millones de dólares por las Filipinas. Es decir es parte de la mentalidad de que “el dinero todo lo puede”, centro del pensamiento de Trump
    2) Quiere mostrarle a los estadounidenses que “América puede ser grande de nuevo” mostrando su interés es adquirir colosales extensiones territoriales.
    3) Desde un punto de vista más real, Groenlandia es deseable, desde varios puntos de vista. De esto es lo que quiera abundar un tanto.
    Los comentarios sobre la intención de comprar Groenlandia, revela el creciente interés estratégico de Estados Unidos por el Ártico, por el que se enfrenta hoy con Rusia, pero también cada vez más en el futuro con China.
    Según el periódico The Wall Street Journal, que informó el jueves que la idea estaba siendo evaluada, los propios asesores de la Casa Blanca tuvieron reacciones encontradas en cuanto a la seriedad que se le debía dar a la solicitud del presidente. Pero sin dudas Trump habría preguntado varias veces sobre la posibilidad de que Washington comprara la gigantesca (una 20 veces Cuba) isla ártica de 56.000 habitantes. Sin embargo, el presidente se enfrenta a un problema: Groenlandia no es una de esas pequeñas islas paradisíacas que los más ricos pueden pagar. Y, por otro lado, las relaciones internacionales han cambiado un poco desde 1803, cuando la Francia de Napoleón Bonaparte vendió Luisiana a Estados Unidos o el zar Alaska medio siglo después.
    En otras palabras, Groenlandia está "abierta a los negocios, no a la venta", según dijo el viernes el propio gobierno de Groenlandia.
    La isla está institucionalmente unida a Dinamarca, a donde Trump tiene que ir en dos semanas, pero tiene el estatuto de territorio autónomo desde 1979.
    Detrás del interés presidencial se esconde una creciente concientización en Estados Unidos de la importancia de Groenlandia, pero también, en términos más generales, de toda la región del Ártico.
    "La administración descubre, muy tarde, el papel geoestratégico del Ártico", dice a la AFP Heather Conley, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.
    Además de la visita de Trump a Dinamarca, el vicepresidente Mike Pence viajará a Islandia a principios de septiembre para "expandir las oportunidades comerciales" y "mejorar la seguridad en la región ártica". Y el jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, participó en mayo en Finlandia de una reunión del Consejo Ártico. Su discurso fue considerado un punto de inflexión en la participación de Washington en esa región. Desde el punto de vista de los recursos naturales y las oportunidades comerciales: "La región se ha convertido en un espacio de poder mundial y de competencia", dijo Pompeo. Eso es todo lo que piensa Pompeo, en vez de paz y colaboración, en “poder mundial” y “competencia” malsana.
    (Continuará)

  • Jose R. Oro dijo:

    (Continúa)
    También Pompeo “denunció” la supuesta "actitud agresiva" de Pekín y Moscú, subrayando su sospecha sobre las masivas inversiones chinas y las "acciones provocadoras" del ejército ruso. Sin demostrar nada por supuesto. Para Luke Coffey, experto de Heritage Foundation, "Rusia está en su derecho" de desarrollar sus actividades militares en su casa, ya que posee la mitad del territorio del Ártico. China, por su parte, sin ser una potencia regional en el Ártico por derecho propio, ha desarrollado una presencia principalmente económica y científica. Está tejiendo su red para ganar mercados y espera eventualmente beneficiarse de la ruta del norte, que acorta el camino entre los océanos Pacífico y Atlántico.
    Los halcones de los Think Tanks están incitando a Trump en esa agresiva dirección. Estados Unidos "abandonó la región después del fin de la Guerra Fría", asegura Conley, estimando que el gobierno de Trump debe llevar a cabo una política que pase de las palabras a la acción. En este contexto, Groenlandia es "estratégicamente importante", agregó.
    "Groenlandia es absolutamente vital para la defensa y la seguridad de América del Norte", añade Coffey, subrayando la importancia de la base aérea estadounidense de Thule, con sus radares indispensables para la defensa antiaérea. Para hacer frente a Rusia y China, el experto sugiere ampliar la presencia diplomática estadounidense, en momentos en que Pompeo anunció una representación "a tiempo parcial" en Nuuk, la capital del territorio autónomo.
    Pero también para fortalecer los lazos económicos con Groenlandia, rica en recursos naturales (petróleo, gas, oro, diamantes, uranio, zinc, plomo) y donde Pekín tiene una licencia para una mina de tierras raras (yacimiento Kvanefjekd), tengo entendido que con las segundas reservas (recursos) a nivel mundial, en esos minerales la RPCH posee el indiscutible liderazgo, y los Estados Unidos importan el 80% de sus crecientes necesidades de tierras raras, de ese país. Aunque parezca un poco sorprendente, el casquete glacial de Groenlandia posee unas enormes reservas de agua dulce, que a mediano plazo será unos de los recursos naturales del mayor valor geopolítico.
    En su discurso en Finlandia, Pompeo mencionó que "la reducción regular del hielo marino abre nuevas vías de paso y ofrece nuevas oportunidades comerciales".
    Sin embargo, fiel al escepticismo del gobierno de Trump en este tema, el diplomático no mencionó el cambio climático. Y los defensores medioambientales denunciaron sus dichos como cínicos, puesto que territorios enteros, como Groenlandia, están amenazados por tales cambios, de una manera directa.
    En sentido general la intención del gobierno Trump de “comprar” Groenlandia es consistente con una mundovisión imperialista, con una agresiva política exterior fascista (incluso con países aliados como Dinamarca), y con la intención de acaparar recursos naturales, en este caso minerales y agua, con la misma voracidad y violencia como hicieran (y continúan haciendo) con el petróleo y el gas, no olvidemos al Medio Oriente, a Irán en el 1954 y hoy día, muchos otros ejemplos.
    Para mí lo más importante de este hecho extravagante de pretender siquiera comprar Groenlandia, es que continúa la mentalidad imperialista en el gobierno de los Estados Unidos y en sus Think Tanks. No es solo ahora en ese favorable caldo de cultivo para el fascismo que es el gobierno de Trump, sino que está latente en los sectores más conservadores de la sociedad estadounidense. Pero una cosa es querer y otra es poder.

    • Mary Leidy dijo:

      Excelente comentario!!

    • Nicoa dijo:

      Debe estar pensando en cuando le compraron Alaska a Rusia por 7.2 millones y fue un negociazo.

  • PP dijo:

    ¡Ah! La prepotencia imperial.

  • Jorge dijo:

    Una "Trumpada" más. Para qué hacerle caso a ese payaso que solo busca que sea mediatizado en cada uno de sus tuits

  • Duniel Gutierrez dijo:

    En respuesta al estimado José R. Oro:

    Es muy posible que las intenciones de Mr. Trump estén relacionadas con Camp Century y su proyecto "Iceworm".

    Busquen informacion en la web sobre este asunto y notarán que no es pura casualidad que el señor Trump esté interesado en anexar a Groenlandia al imperio.

    • Aroldo dijo:

      No lo creo, más bien me inclino por una cuestión de interés económico, por los grandes yacimientos de todo tipo que hay ahí, incluyendo el agua dulce de los hielos.

  • Mariano dijo:

    Un reflejo de su personalidad mafiosa, acostumbrado a que le besen el cu.. por dinero. Mister Asno, los hay quienes se venden pero tambien los hay quienes ponen el decoro y la dignidad por sobre todas las cosas, y esos son los que hacen patria.!

  • Ariel dijo:

    De Groenlandia vamos a traer peloteros pa que mejoren la calidad de la SN....

  • Mariheta dijo:

    Jose R. Oro, me encantó su artículo, digo, su comentario; entendí la base de lo que para mí es una actitud errática y loca..., sigo pensado que ese señor necesita tratamiento, ahorita vi un video donde humilla en un acto público a una persona por estar sobre peso y sus seguidores se ríen y lo aplauden,... que peligro...

  • Atm dijo:

    La avaricia rompe el saco ,y a ese señor le falta poco para romper el mismo su propio saco.

  • rmb dijo:

    Que mentalidad !...es hasta tonto lo que dice y fuera de contexto

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también