Imprimir
Inicio » Noticias, Deportes  »

Neymar está recuperado: Anota en victoria 2-0 sobre Croacia

| 17 |

El crack del PSG abrió la lata con un golazo en el que dejó ‘sentado’ a Vrsaljko.

Hay una Brasil con y otra sin Neymar. Es un hecho. La ‘verdeamarelha’ sufrió de lo lindo para sacudirse la presión de Croacia en el primer tiempo. Salió ‘Ney’ en el descanso y todo cambió. El crack del PSG se sacó de la manga un gol de bandera para poner el momentáneo 1-0. El 2-0 definitivo, ya en el 92′, fue obra de Firmino.

Croacia aprovechó el marco del partido (Anfield) para imitar al Liverpool de Klopp. La presión adelantada con Modric acompañando a Kramaric en la punta de ataque del 4-4-2 ahogó al trivote Fernandinho-Casemiro-Paulinho. Brasil no conseguía hilvanar tres pases. Casi 30 minutos les costó pasar de mediocampo.

La presión surtió efecto. Lovren rozó el gol a los 13′ con un cabezazo a la salida de un córner que salió rozando el palo y Alisson tuvo que emplearse a fondo a los 15′ para detener un tiro, tras robo de Modrid, de Kramaric desde fuera del área. El ‘9’ del Hoffenheim había dejado poco antes una fea entrada con los tacos por delante a Thiago Silva.

Sin Neymar y con Gabriel Silva (21 años y dos meses) de capitán, Philippe Coutinho se echó el equipo a la espalda. En su vuelta a Anfield, cinco meses después, el mediapunta del Barça buscó el gol con dos tiros que se marcharon arriba. Fue lo más peligroso de Brasil hasta el descanso junto a un centrochut de Willian (31′) que sacó Vrsaljko y un centro de Paulinho que Lovren desvió hacia su portería (35′).

Salió Neymar tras el paso por vestuarios y el partido viró radicalmente. Marcelo rozó el gol con un tiro desde fuera del área en el 52′ y ‘Ney’ probó suerte, sin éxito, en el 57′. Pudo llegar también el 0-1. Lo evitó Alisson en el 59′ al sacar de forma magistral un cabezazo de Rebic.

El tiempo en Anfield se detuvo en el 69′. Willian desatascó el juego por derecha antes de ceder a Coutinho, que encontró a Neymar en la izquierda. El ex del Barcelona encaró a Vrsaljko antes de recortarle hacia dentro con la zurda y fusilar a Subasic con un derechazo que ‘astilló’ el larguero antes de entrar.

Brasil, que aún debe medirse a Austria antes de debutar contra Suiza en el Mundial el 17 de junio, volvía a sonreír. Hasta Tite sabe que sus opciones de hacer algo grande en Rusia pasa por el grado de recuperación de un Neymar que ya suma 54 goles con la ‘canarinha’. Sólo un gol le separa ya de igualar a Romário como tercer Pichichi histórico. Por delante le quedan también Pelé (77) y Ronaldo (62).

No había mejor manera de despejar las dudas. Neymar, en su primer partido en tres meses, 99 días después, demostró que está completamente recuperado. Ritmo, desde luego, no le falta. Su alegría en el gol la compartió con Rodrigo Lasmar, médico de la ‘canarinha’ y compañero de fatigas en los momentos más duros.

El 2-0, ya en el 92′, llevó la firma de Firmino. Casemiro, pletórico en la recuperación, dejó solo al ‘9’ del Liverpool con un gran pase y éste no falló. Vaselina… y adentro.

FICHA TÉCNICA:

2 – Brasil: Alisson; Danilo, Thiago Silva, Miranda (Marquinhos, m.65), Marcelo (Filipe, m.60); Paulinho, Casemiro, Fernandinho (Neymar, m.46); William (Taison, m.81), Gabriel Jesús (Firmino, m.60), Coutinho (Fred, m.81).

0 – Croacia: Subasic; Vrsaljko (Jedvaj, m.87), Lovren, Corluka (Caleta-Car, m.52), Vida; Badelj, Rakitic (Bradaric, m.83); Rebic (Pjaca, m.64), Modric (Kovacic, m.58), Perisic, Kramaric

Goles: 1-0, m.69: Neymar; 2-0, m.93: Firmino.

Árbitro: Michael Oliver (ENG). Mostró tarjeta amarilla a Fernandinho por Brasil; y a Kramaric, Perisic y Rakitic por Croacia.

Incidencias: Encuentro internacional amistoso disputado en el inglés estadio Anfield de Liverpool.

(Con información de Marca)

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Manolo Villalonga dijo:

    Golazo de Ney,un crack do futebol.

  • raul fabars dijo:

    el ciclope
    que bueno, neymar demostrando que es grande tambien. messi coge verguenza

  • Dariel-CUJAE dijo:

    Que golazo a lo Neymar, que bueno me alegro por el, esta plantilla de Brasil esta que mete miedo, hombre x hombre y hasta banco de lujo, sino ganan les pasaria como a los Argentinos: una generacion de buenos jugadores y que estan destinados a sufrir para levantar la copa, Pronostico desde Ahora una finalisima Brasil vs Argentina, campeon Argentina, lider goleador del torneo, Messi con nueve tantos, Amen

    • juankarlito dijo:

      yo tambien pronostico esa final

    • Alucard dijo:

      Serias capaz de vender en el mercado negro a un ser querido tuyo, le pondrías velas a cuanta deidad te encontraras en el camino, te cortarías hasta un dedo y alinearías a los astros estelares por tal de que eso sucediera y ni así.Jajajajaja sufre y Alemania Campeón a por el 5 mundial.

  • Chikungunya dijo:

    Ney is back, La Canarinha a por todas.

  • el kabayro dijo:

    PUES AQUÍ LA PRINCIPAL CANDIDATA A LLEVARSE EL TROFEO A SU CASA , ESTE EQUIPO ES UN TRABUCO Y MUY BIEN DISEÑADO POR EL DT QUE CON ESTOS AMISTOSOS ESTA ARMANDO UNA MAQUINARIA DE ULTIMA GENERACIÓN , DE NEY NI HABLAR PUES ESTA ENTRE LOS GRANDES Y DENTRO DE UNAS TEMPORADAS SERA EL BALÓN DE ORO , FUERZA BRASIL Y A BAILAR SAMBA QUE ESTE MUNDIAL ES DE USTEDES .

  • Nina dijo:

    El casting de Florentino

    La Galerna –
    4 junio, 2018

    Buenos días. Hoy han descansado un poco, pero los medios deportivos españoles llevan días hablando del posible sustituto de Zinedine Zidane. Han sonado nombres de todos los colores y estilos imaginables, aunque, de momento, Florentino Pérez no ha tomado ninguna decisión. En ‘La Galerna’ hemos recapitulado tras días leyendo y escuchando informaciones de todo tipo y vamos a ‘mojarnos’.

    Mientras España tropieza con Suiza y Modric le abre las puertas del Bernabéu a Neymar -ya van unos cuantos guiños de los nuestros al brasileño-, el tema del banquillo parece enquistado, aunque seguramente desde la zona noble se esté trabajando sin descanso para solucionar ese vacío cuanto antes.

    La lista de nombres ya es bastante amplia. Empezó sonando Pochettino, que parecía el candidato ideal y casi el único, pero Levy, enemigo íntimo del Real Madrid, no está por la labor. A partir de ahí, el carrusel tan típico de estos culebrones: Guti, Wenger, Allegri, Klopp, Conte, Nagelsmann, Löw, Míchel y hasta Laudrup. Casi nada.

    En nuestra cuenta de Twitter hicimos una encuesta para pulsar vuestra opinión. No se puede generalizar -eso se lo dejamos a Relaño, que siempre que hace una encuesta concluye con que el madridismo al completo desea…-, pero Guti y Pochettino son los mejor situados. La noche y el día. Rock and roll y madridismo en vena contra experiencia y sangre argentina.

    Os ponemos las portadas cataculés para que veáis que Umtiti ha renovado, pero nosotros seguimos con el casting de Florentino.

    Tras varias conversaciones entre nosotros -no hubo vasos volando ni discusiones acaloradas-, coincidimos en que la opción de Guti es muy arriesgada, al igual que lo era en su momento la de Zidane. Quizá el ’14’ iría bien como segundo de un técnico preparado para esa transición, al igual que hizo el propio Zizou cuando trabajó al lado de Ancelotti. El nombre de Pochettino gusta mucho. Su perfil encaja con la necesidad que tiene actualmente el Real Madrid de inyectar sangre nueva en sus venas y marcarse nuevos retos que vayan más allá de hacer historia sistemáticamente en Europa. El problema de Pochettino es Levy. Levy siempre es una barrera casi insalvable. Que se lo digan a Modric y Bale.

    Fuera de ahí, Wenger podría ser una opción válida para una o dos temporadas, dado que su perfil es parecido al Zidane y mantendría la apuesta por ser fuertes desde el centro del campo. Sin embargo, sus últimos años en el Arsenal desaconsejan casi por completo su fichaje. Conte, Nagelsmann, Löw, Míchel y Laudrup no terminan de convencer. Klopp y Allegri son las dos patas restantes. El primero seduce a todos. Saca el máximo rendimiento a sus jugadores y es capaz de armar equipos ultra competitivos. Esto último ya lo tiene hecho en el Real Madrid. Nosotros lo llamamos ADN. Sobre Allegri sorprende lo infravalorado que está dentro de un sector del madridismo. Hablamos de un hombre bastante ofensivo, con un exquisito conocimiento táctico y que ha construido una Juventus intocable en Italia y que suele llegar hasta el último o el penúltimo peldaño en Europa.

    Nuestra conclusión es que Pochettino y Allegri serían buenas opciones y que Guti supone una cita a ciegas que al principio crees que no saldrá bien, pero según se acerca el día lo vas esperando con más y más ganas. ¿El 14 levantando la 14 en el Wanda?

  • Nina dijo:

    Ensalada rara

    La Galerna –
    3 junio, 2018

    Cada verano es diferente para las portadas deportivas, pero a la vez cada verano es el mismo, variaciones sobre el mismo tema, redundancia en el fondo y variedad en la superficie: fichajes, rumores, trescientas versiones y/o ampliaciones de la misma historia (que tiende a infinito), más fichajes, “se dice, se comenta”, “qué pasará, qué misterio habrá…” y más fichajes.

    Es lo que viene siendo una ensalada, un salpicón, un potaje, una ropa vieja, lo que sobra del cocido y se aprovecha hasta que haya posibilidad de cocinar nuevos platos. A veces, como es el caso, se cuela un Mundial o una Eurocopa que renueva esta carta de chiringuito y entonces el resultado sale variopinto, poco equilibrado, algo indigesto incluso. Pasen y vean.

    Marca Portada Pochettino 03.06.18As Portada Selección 03.06.18MD Portada Campeonas 03.06.18Sport Portada Griezmann 03.06.18

    De Pochettino a Griezmann, pasando por los días previos de la Selección y la Copa de la Reina obtenida por el equipo femenino del Barcelona. Como decíamos, una ensalada de difícil digestión, de esas raras y dizque llenas de matices donde lo dulce y lo salado se mezclan con lo amargo y lo picante para dejarte el paladar en un estado de extrañeza que no augura nada bueno para el estómago. ¿Qué hacemos con esto, galernautas?

    Tal vez lo primero sea presentarles a ustedes al citado Griezmann, de nombre Antoine para más señas, nacido en Francia el 21 de marzo de 1991 y hoy por hoy jugador del Atlético de Madrid, los que mandan en la capital de Juanfran. Parece que es un jugador pretendido por el Barcelona, pero al ser esta la primera mención que vemos sobre el particular, solo podemos esperar a que en algún otro momento este chico vuelva a aparecer en alguna portada y así ir despejando dudas sobre su caso.

    Tal vez lo segundo sea celebrar que tengamos hoy una portada dedicada a un equipo femenino de fútbol, y ello haciendo un esfuerzo por obviar ya no los colores defendidos por dicho equipo de mujeres (¿por qué, por cierto, cuando juegan hombres son efectivamente hombres y cuando juegan mujeres son chicas?), sino sobre todo la evidencia de que la portada está más al servicio de dichos colores que del deporte femenino.

    Y lo tercero, ay lo tercero, tal vez sea seguir intentando recuperar el aliento tras la marcha de Zidane y así poder asistir con fuerza creciente al carrusel de posibles candidatos al banquillo madridista. Un carrusel del que As hoy no se hace eco, porque, qué coño, se viene amistoso contra Suiza y cualquier ocasión es buena para que Iniesta (de mi vida) aparezca en portada. En realidad, Relaño ya ha dicho todo lo que tenía que decir al respecto y más en realidad ha dicho lo mismo que siempre tiene que decir al respecto del Real Madrid: que mal, que muy mal, que menuda caca, que Florentino ya tal, que semejante parte de la anatomía de la Bernarda, que la abuela fuma y que alguien ha matado a alguien.

    Velen armas, queridos galernautas, mientras viene Pochettino, Allegri, Klopp, Guti, Wenger… Toshack, Luxemburgo, Michael Knight o María de la O. Velen armas porque allí estaremos cuando haya que volver a estar allí. Los que ahora se frotan las manos en este impasse lo saben tanto o más que nosotros.
    -*————————–

    El sinvivir de Sport

    La Galerna –
    2 junio, 2018

    Buenos días. El de hoy es un ‘Portanálisis’ serio. Toca dejar las risas y el tono distendido a un lado. Estamos muy preocupados por los periodistas del diario ‘Sport’. Hemos criticado mucho a dicho medio de comunicación durante estos años, pero hoy queremos ofrecerles apoyo y decirles que aquí estamos para lo que necesiten. Suponemos que no es fácil vivir lo que están viviendo en los últimos días, una amargura que se acentuó tras conquistar el Real Madrid la Decimotercera. Sin embargo, y pese a la hegemonía blanca, ‘Sport’ debe resistir y va a resistir.

    Decimos todo esto porque el diario cataculé le ha dedicado seis de sus últimas ocho portadas al Real Madrid. Un auténtico sinvivir.

    Empezaron el sábado 26 de mayo anunciando que la final de Kiev era algo así como “Decimotercera o fracaso”, sin término medio ni nada que se le pareciera. Al día siguiente, con el Real Madrid ya coronado como campeón, ‘Sport’ llevó a portada las declaraciones de Cristiano Ronaldo como si importasen más que la Champions League. El lunes, tercera portada consecutiva dedicada al campeón de Europa: “Chantaje de Cristiano”. Bien es cierto que luego se tomaron dos días de descanso para hablar de sus cosas y recordarle al mundo que el Barcelona también existe. El problema es que el jueves volvieron a la carga -otra vez Cristiano en primera página-, el viernes mantuvieron el ritmo aprovechando la marcha de Zidane y hoy sábado doblan su apuesta por hablar única y exclusivamente del Real Madrid.

    ¿Qué les está pasando? ¿Saben que hay vida más allá del Real Madrid? ¿Considerarán un título la marcha de Zidane o las declaraciones de Cristiano? ¿Por qué han hablado más de nosotros en una semana que de su tremebundo doblete en un mes? ¿Seríais capaces de leer todas estas preguntas poniendo la voz de Gloria Serra? Es un sinvivir todo, amigos galernautas.

    Menos mal que la vida sigue y mañana dejarán de hablar del Real Madrid y dedicarán su tiempo al campeón de Europa, o al campeón de las tres últimas Champions, o al campeón de cuatro de las últimas cinco Champions, o a ese club que ya lleva trece. Veréis como sí.

    No penséis que el resto de portadas del día vienen mucho mejor. El Real Madrid busca entrenador, Francia es el Barcelona y nos espera un sábado de infarto en la segunda división. Llega el verano y hay poco que rascar. A ver si con el Mundial…

  • Nuna dijo:

    Zidane vs Bale

    La galerna
    4 junio, 2018

    Con la venia. Me cuesta enorme esfuerzo imaginar a Zinedine Zidane, en mitad de una acalorada discusión, hecho un basilisco. Más trabajo me cuesta, incluso, imaginarme otro tanto de lo mismo, en un tipo como Gareth Bale. Ni les cuento, si la pendencia es entre esos dos personajes y a cara de perro. Sin embargo, barrunto, algo de eso debió ocurrir en el vestuario del Real Madrid en algún momento de un tiempo no muy lejano.

    Como no soy ciudadano periodista, mi capacidad para inventar argumentos creíbles que justifiquen dicho enfrentamiento es nula. Sí tengo meridianamente claro que dos no discuten si uno no quiere y que cuando esto sucede, cuarto y mitad de la culpa suele ser de una parte y otro tanto de la otra.

    Zinedine. Tengo que aclararles que no soy muy de Zinedine. No, al menos, a los niveles de misticismo que ha llegado un número no precisamente pequeño de madridistas. Mi zidanismo en la escala Richter zidanista puede que alcance a día de hoy el 8,75. La temporada anterior mi zidanismo alcanzó la matrícula de honor. Este año, por el contrario, no he visto por ningún lado la excelencia de la matrícula. Lo siento, amigos, así lo veo yo, con Decimotercera incluida. Y creo que el amigo Zidane no me llevaría la contraria. Puede que me equivoque, pero diría yo que el menos zidanista de todos los zidanistas que campean por el mundo, es el propio Zinedine Zidane. Su marcha, en el mayor gesto de honradez que yo haya visto nunca jamás, así parece acreditarlo.

    el menos zidanista es el propio zidane

    Deduzco que este año han sucedido cosas difícilmente digeribles para el entrenador. Tal vez el caso de Gareth Frank Bale haya sido una de ellas. Puede que la indolencia, ya olvidada (las Champions pueden con todo) de unos cuantos de sus muchachos a lo largo del curso, haya sido otra. Tampoco descartaría cierto desencuentro por cosas como quítame allá un portero. Las incorporaciones de nuevos jugadores, la falta de acuerdo sobre ciertas bajas (unas queridas por él y otras queridas por el club) y la consecuente incomodidad de encontrarse en el curso siguiente con caras no deseadas o vacíos tampoco deseados, puede que fuese otra causa. El cansancio, la familia, el desgaste, la presión… qué sé yo.

    El caso es que el tipo debió vislumbrar un curso venidero a peor de lo que ha sido este y zanjó el asunto por la calle de en medio. Perdiendo una cantidad ingente de dinero y, ahí está lo más honorable y admirable, con el respaldo por aclamación de todo el madridismo. Respaldo que le ha convertido en el personaje favorito del madridismo muy por encima de cualquier jugador. Respaldo que, probablemente, en los momentos de crisis hubiera servido para apuntar a otros blancos, nunca mejor dicho. Un respaldo de enorme magnitud y nunca visto hasta ahora. Y no diré que inmerecido, ni mucho menos.

    Pero Zinedine no parece haber olvidado lo que todos (me incluyo) sí hemos sido capaces de olvidar. 76 puntos en liga es la puntuación más baja de las últimas doce temporadas. 94 goles, siendo una cifra muy respetable, es la cifra más baja de las últimas nueve. Sí, ya sé que detrás de esas cifras anormalmente bajas hay mucho Arminiato (a mí no tienen que convencerme), pero también hay dosis considerables de errores propios. Esas cifras piden cambios y él, guste o no guste, parece no querer hacerlos. Sin él, debe pensar el propio Zidane, será más fácil. Y puede que tenga razón. De ser cierto todo lo anterior, el gesto de autofumigarse le acreditaría, sin duda, para sentarse a la diestra de D. Santiago o a la diestra de la diestra de D. Alfredo, porque, en definitiva, lo que habría hecho Zidane es autoinmolarse por el bien del club, es decir, de todos nosotros.

    Gareth Frank Bale. Nueva aclaración. Soy garethbalista. No me importa reconocerlo en estos días de búsqueda y captura. Mi garethbalismo alcanza en la escala Richter garethbalista un 9,3. No le doy la matrícula porque albergo ciertas dudas sobre su silencio a la hora de despedir a Zinedine Zidane. Mi garethbalismo obedece a dos motivos: el talento y mi simpatía hacia los perros apaleados sin motivo ni justificación. El madridismo, al menos desde que alcanza mi memoria, no ha contado con una persona más injustamente tratada que este muchacho. Sé que su rendimiento deportivo no es de matrícula por causa de sus lesiones (para mí, notable alto. Séanme objetivos y olviden sus inquinas por los hechos recientes).

    No ha sido buen año para Gareth Frank Bale (incluso con la chilena inmortal). Se lesionó (para variar). Se recuperó y jugó mal o muy mal durante algunas semanas (exactamente igual que un número no despreciable de compañeros). El muchacho es velocista y le cuesta coger la forma. Eso sí, cuando la coge es un arma de destrucción masiva. Se le pidió compromiso, esfuerzo y entrega. Diría yo que en mayor grado que a otros jugadores. Puede que por considerar que su talento debía dar más o de sí o puede que por pura y simple inquina.

    Y debió ser en esta fase de la temporada cuando se produjo el desencuentro. Bale estuvo mal e hizo motivos para visitar el banquillo. Tan mal como otros compañeros a quienes el entrenador no juzgó necesario mandarles a banquillear. Estaba en su derecho. Y Bale se debió encabronar. La mayoría de todos ustedes dirá que sin ningún motivo porque a él no le pagan para ser titular, le pagan para entrenar y obedecer a su entrenador. Estoy de acuerdo, pero matizo.

    El caso es que tampoco el año pasado le pagaban para, en el Open Media Day 2017, declarar en rueda de prensa a medio mundo que entendía que había otros compañeros que habían hecho más méritos que él para jugar aquella final, en Cardiff, su casa, sus amigos, sus familiares. El héroe nacional de Gales. No tenía por qué, pero lo hizo. No me parece a mí que el muchacho galés vaya justito de honestidad, compañerismo y sentido de club. Tampoco da el tipo de llorón caprichosete. No justifico el cabreo, tan solo digo que un tipo así, al menos, merece el beneficio de cierta duda.

    Cogió la forma y, durante unas cuantas semanas, nos regaló todo lo que se le pidió y unos cuantos goles más para el recuerdo (ese gol al Celta, ese otro al Barcelona o aquel con caño al Villarreal) que parecen borrados por arte de birlibirloque. La dizque mejor prensa deportiva del mundo nos dijo que aquellos partidos eran corridas de toros afeitaos y que no valían. El pulidismo, el manolismo y el galleguismo (corrientes de pensamiento madridista 100%) nos quisieron endilgar la burra del nulo mérito de esos partidos. Bale no debía ser titular en Kiev. Antimadridistas de manual aconsejando a Zidane por el bien del Madrid. Lógico.

    La final. Llegó el día de la final. El cabreo de Gareth Frank Bale debió ser elefantiásico al conocer la alineación. Había dado lo que le habían pedido. Estaba en plena forma y, como he dicho, era consciente de ser un arma de destrucción masiva. Y estaba en lo cierto. ¡Vaya si lo estaba! Y debió pensar que si, en su estado de forma actual, no era titular no lo iba ser nunca. Y dándole vueltas al tema, se debió pasar la hora de banquillo. Zinedine, por su parte, debió pensar en la final de Cardiff, en la presión el Liverpool y en alguien que aguantase el balón. Digo yo. Ambos tenían sus razones. Ambos tenían razón y ambos estaban equivocados.

    ¿Se hubiera cabreado cualquiera de ustedes en el lugar del jugador? Yo, desde luego. ¿Les pareció lógica la alineación de la final? Pues seguramente, era la de Cardiff. ¿Es Bale, sano y en forma, el típico jugador a utilizar como microondas? Lo dudo, lo dudo mucho.

    Llegado el momento, Zidane tenía diversas opciones: Lucas o Marco Asensio. Ninguno de ellos cojo, por cierto. O Bale. Y Bale, a su vez, tenía las suyas en caso de salir: aplicar la teoría del convento (seguramente se veía fuera pues no sabía que Zidane se iba) o comportarse como un profesional. Ustedes ya saben lo que ambos hicieron. Zidane recurrió a él en el momento más comprometido del partido con el subidón del Liverpool tras el empate. Y demostró, lo que ya sabíamos, su profesionalidad y su honestidad. Hizo lo que él creía era lo mejor para el equipo y para el club y puso sobre el césped a su mejor jugador disponible. Aunque no lo soportase. Y no me cabe ninguna duda de que al hacer la alineación, se guio por el mismo criterio.

    Bale salió como un tren de mercancías y se llevó por delante al mítico Liverpool, a los Beatles, a Anfield, al You’ll Never Walk Alone, al manolismo, al pulidismo, al relañismo y al galleguismo. Y la Decimotercera fue, es y será para siempre la Champions de la chilena inmortal, como la Novena es la de la volea de Zidane y la Décima la del testarazo de Ramos en el 92:48. La Champions de Gareth Frank Bale. No muchas Champions llevan nombre y apellidos.

    No era la primera vez, ¿verdad? Quizás no con tanta trascendencia, pero esto ya lo habíamos visto. Porque, allí donde otros se arrugan, el muchacho galés aparece con todo. El gol/carrera de obstáculos de aquella final de Copa, el gol de Lisboa, el penalti del cojo, sus goles en finales de mundiales de clubes. Es un puñetero ganador de finales. Se cuentan con los dedos de una mano los jugadores en activo con esa capacidad y tal vez me sobren dedos. Y él lo sabe.

    Todo eso le debió bullir en la cabeza cuando acabó el partido y todos los medios del mundo se centraron en él. Y rajó, a su manera, a pregunta de un periodista. Y se equivocó… o no, cada vez lo tengo menos claro. ¿Rajó para marcharse? ¿Alguien que tiene decidido marcharse salta al césped como un buldócer de Fórmula 1? Salvó la temporada de sus compañeros, de su club, de su presidente y de su entrenador. ¿Recordamos el comportamiento de determinados jugadores, no ha mucho tiempo, con un entrenador portugués de cuyo nombre quiero y puedo acordarme al saber que no continuaría?

    Si se equivocó fue por redundante. No le hacía falta reivindicarse después de lo visto en sus treinta minutos para la historia. O puede que ni se equivocase. Pensemos en él como un tipo que lo único que deseaba era jugar más minutos en el equipo en el que siempre quiso jugar. Desde ese punto de vista, su rajada, más que una salida de tono inoportuna, fue una llamada: no quiero más dinero, no quiero más fotos, no quiero privilegios no merecidos… quiero jugar cuando estoy en condiciones de jugar. El perro más apaleado de la historia del Madrid diciéndonos que no le importaba que lo apaleasen, que eso le molestaba infinitamente menos que no jugar. Y yo diría que el sentido de la justicia del muchacho galés admite muy poca discusión. Ya ha demostrado su honestidad y no precisamente en un torneo de bolos veraniego.

    El compromiso del jugador en esos treinta minutos, en cuya cabeza debía rondar la idea de estar mucho más fuera que dentro, estuvo a la altura de la honestidad y profesionalidad del entrenador. Paradójico. Dos tipos ejemplares, comedidos, templados, profesionales, con una finalidad común, con un sentido de la justicia poco discutible y que no se soportaban, haciendo exactamente lo que tocaba.

    el compromiso de bale en kiev estuvo a la altura de la honestidad y profesionalidad de zinedine zidane

    Despedida. Después vino la sorprendente despedida de Zidane. Todos los jugadores del Madrid se despidieron del Gran Zizou a través de redes sociales. Todos, no. Hubo uno que, a día de hoy, todavía no se ha despedido. Gareth Frank Bale. ¿Maleducado, desagradecido, inoportuno? Puede. Y más. Para mí, no. Juzguen ustedes.

    Dicen las malas lenguas que Bale fue preguntado por la palabras que el entrenador le habría dedicado en el vestuario después de su partido. “Ninguna”, fue la contestación del jugador. Repito, acababa de salvar la temporada de sus compañeros, de su club, de su presidente y de su entrenador. De ser cierto lo anterior, ni una sola palabra. Si eso fuera así, ¿qué calificativos hubiera merecido el entrenador? De ser cierto, ¿qué hubiera respondido cualquiera de ustedes, de ser el jugador, a la despedida de Zidane en sus redes sociales? ¿Estaba obligado el entrenador a dedicarle unas palabras a su jugador? De no ser así, ¿por qué habría de estar obligado el galés al recíproco?

    Corolario. De ser cierto todo lo que hasta aquí les he traído, hay que concluir que ambos se han equivocado o quizás ni eso. Sea como fuere, lo cierto es que, equivocándose o no, ambos hicieron lo que correspondía en su momento a favor del club y del equipo. Con la máxima profesionalidad y sin mirar atrás o a los lados.

    Pero hete aquí que los aficionados hemos ido tomando partido, como si esto fuera una guerra civil. Las cosas de la cainita y poliédrica afición del Madrid. La mayoría se ha decantado por el entrenador. He llegado a leer auténticas barbaridades: “puto coleta, escribe algo o vete” y similares, que podrían haber firmado perfectamente el mismísimo Manolo Lama y cualquiera de sus acólitos.

    De seguir por ese camino no sólo nos quedáremos sin Zidane, nos quedáremos sin el tipo que gana finales. Sin el tipo al que han apaleado como si no hubiera otra cosa mejor que hacer. Y todo por fichar por el Madrid. Sin el tipo más injustamente tratado en la historia moderna de nuestro club. Sin el tipo al que solo se le ha escuchado una sola vez reclamar algo: ¡¡Jugar más!! Y todo porque falta un tuit de agradecimiento. No me jodan, por favor. Ya hubo respuesta. No se me ocurre mejor muestra de agradecimiento que la chilena inmortal y esos treinta minutos. Es más, estoy convencido de que Zidane jamás cambiaría esos treinta minutos ni por un millón de tuits de agradecimiento (que, además, serían más falsos que un millón de besos de Judas).

    Ustedes verán. Pueden seguir la senda marcada por el manolismo, pulidismo, galleguismo, segurolismo, relañismo, cappismo y dalesandrismo y atizar al puto coletas hasta que cante. O pueden defender o, al menos, intentar ponerse en el pellejo de un tipo que es patrimonio de nuestro club y que es tan madridista como el que más o más que el que más. Por muy mal que se haya llevado con Zinedine Zidane. Puede que salga o puede que no, pero que la causa de su marcha no sea el peso de la afición. Un tipo que arriesgó tanto por venir y que tanto nos ha dado, sí, han leído bien, tanto nos ha dado, no se lo merece. Y si me apuran, el sacrificio de Zidane, tampoco. Ustedes mismos.

  • hala madrid dijo:

    Eres el mejor que conozco

    la galerna
    4 junio, 2018

    Quizá uno de los pocos calificativos que le quedaban a Zidane era el de rompecorazones. Conozco un buen puñado de bellas damas, entre las que me incluyo, que sufren mal de amor. Algunas, incluso, parecen decididas a ingresar en un convento. Pero yo me niego. Yo, por suerte, ya estaba repuesta del efecto turbador de esos ojos rasgados antes de que ese hombre libre dijera lo que tenía que decir.

    Y fue porque él mismo me lo enseñó durante estos tres últimos años sin que lo supiera. Lo supe en el momento. Es como alguien querido que se va, alguien que muere, y no desearía nunca que el que se queda estuviese triste. Comprendí que si Zidane sonreía yo debía sonreír, como siempre. Eso se lo ha ganado. No merece que le lloremos como madames de Tourvel al vizconde de Valmont.

    Zidane se fue sonriendo, así que así debiéramos llorarle mientras brindamos y empezamos ya a recordar con alegría lo que nos dio, con la misma alegría con la que hablaban de Cool Hand Lukesus compañeros de la cárcel. Las tres Copas de Europa de Zidane son los cincuenta huevos en el estómago del indomable. Zidane es ese padre enfermo de La carretera de McCarthy que consigue llevar a su hijo hasta la playa en un mundo apocalíptico.

    Decían así, el padre moribundo y el hijo, tendidos en la playa en la hora final, las más hermosas líneas que yo he leído: “-Dijiste que no me abandonarías nunca/ -Lo sé. Perdona. Te llevo en mi corazón. Como te he llevado siempre. Eres el mejor que conozco. Siempre lo has sido. Aunque yo no esté tú puedes seguir hablándome. Puedes hablarme y yo te hablaré a ti. Ya verás /-¿Te oiré?/ -Sí. Claro que sí…”.

    A Zidane ya le oiremos siempre mientras miramos a otro, lo cual es como abrir ventanas de madera en mañanas de primavera. Mis damas y yo ya empezamos a cuchichear de algunos entrenadores justo antes de dejar de ser princesas desconsoladas. Hemos vuelto a la vida de parroquianos ruidosos y (falsamente) varoniles, y en ella se nos ha aparecido Pochettino sin demasiadas querencias porque de por medio está Levy, que siempre pide a cambio media libra de carne.

    Después hablamos de Guti, y, tras las correspondientes reticencias gutierrezescas (Guti en sí mismo es una reticencia llena de talento y personalidad), algunos (sobre todo mi caro Fredo y yo) inclinamos la cabeza mientras asentíamos al imaginarle llegar a Valdebebas levantando polvo en un coche destartalado con latas vacías de cerveza por el suelo y prendas íntimas femeninas olvidadas en el asiento trasero. Al estilo Johnny Utah llegando a pedir gambas a un bar de Malibú.

    Fue como seguir soñando al verle con ese pedigrí en rueda de prensa mirando con los ojos entrecerrados y respondiendo con su acento madrileño y su timbre de Jácara a las impertinencias habituales. Fue vivir un nuevo amor al imaginarle practicando con sus jugadores tacones de Dios, hasta que también empezamos a mirar a Allegri y Kollins empezó a enseñarnos extractos de su filosofía de vida.

    Allegri es un truhán con esas cosas que dice. Allegri parece haber salido de un castillo romano de La dolce vita mientras cuenta que las buenas ideas se le ocurren cuando no hace nada. Que le gusta no hacer nada y que le gusta ir a Livorno, donde nació, a jugar a la gabbionata. Busquen, si quieren, lo que es la gabbionata, pero tampoco importa mucho. El simple sonido de gabbionata es de un madridismo natural.

    Con Allegri en el banquillo pueden venir la Loren y la Lollobrigida y la Viti y la Cardinale como si nos fueran a traer los tiempos gloriosos de Via Veneto al Bernabéu y así seguir, sin parar, hacia la playa. Yo ya no puedo llorar más ni nada parecido con todos estos sueños posibles, y más. Y con Marcelo, y con Ramos, y con Modric en este equipo; pero sobre todo porque me mira, y me oye, Zinedine, ese padre de La carretera al que siempre podemos volver una última vez, como el niño, y sentarnos a su lado un momento y susurrarle que le hablaremos todos los días. Y que no lo olvidaremos. Pase lo que pase.
    ————————–

    La oportunidad perdida de Gareth Bale

    la galerna
    3 junio, 2018

    Nadie puede poner en duda mi admiración por Gareth Bale. Creo, sinceramente, que mi trayectoria me avala como defensor del galés, cuya excelencia técnica y profesionalidad he esgrimido mil veces en pugnas dialécticas con sus numerosos odiadores. No tengo más remedio que decir, con todo, que casi todo lo que ha hecho (y lo que no ha hecho) Bale desde que el árbitro indicó el término de la Final de Kiev no ha hecho más que brindar argumentos a dichos odiadores, que ingresaron motu proprio en la más oscura cueva con su inconmensurable chilena para volver a emerger de las sombras, minutos después, aprovechando la torpeza mediática del expreso de Cardiff.

    No hay ningún entrenador en el planeta que pueda garantizar la titularidad a ningún jugador. Si un técnico promete tal cosa a un futbolista está mintiendo, a menos que esté realmente decidido a lanzar sobre su propio tejado la piedra de esa titularidad cuando el jugador no esté en forma. La exigencia pública de más titularidades por parte de Bale a la finalización de la Trece es por tanto un ansia baldía. Así lo ha sido también tantas veces como el mismo requerimiento ha sido expresado por otros miles de protagonistas sobre el césped.

    No fue solo un ansia baldía. Fue también, por este orden y en un momento así, una muestra de indelicadeza con la afición pareja a la cometida por Cristiano, amén de una injusticia para con el hombre que, hasta ese momento, era su entrenador. Bale había acumulado tantas razones para ser titular en Kiev en las últimas jornadas como las que atesoraba para ser suplente en la práctica totalidad de la temporada hasta entonces. Su temporada se resumía en una interminable lesión seguida de un poco satisfactorio proceso de reincorporación al grupo, aderezado con algunas señales de falta de compromiso impropias de un hombre que siempre se ha distinguido por todo lo contrario. Existiendo como existían además motivos tácticos -que el desarrollo del partido revelaría como atinados por parte de Zidane-, no era en absoluto descabellado dejarlo en el banquillo de inicio.

    Este es el pecado de palabra. Vamos ahora con el de omisión. La imprevista marcha de Zidane desencadenó una catarata de tuits y otros posts en redes sociales por parte de quienes, hasta entonces, fueron sus pupilos, catarata a la cual se mantuvo ajeno Gareth Bale. Quedó como el único jugador de la plantilla que se abstuvo de expresar su agradecimiento y admiración a Zidane en aquella hora trascendente y difícil. Si la relación personal se había deteriorado tanto como para convertir en hipócrita cualquier manifestación de calidez, hubiera bastado con un lacónico “Buena suerte, entrenador”. Nada de eso emitió la cuenta de Twitter de Gareth pese a los miles de madridistas que aguardaban ese pronunciamiento como muchos católicos esperan la fumata blanca cuando queda vacante la plaza del sucesor de Pedro. No ha habido fumata blanca, ni se la espera.

    Un pecado de palabra y otro de omisión para escenificar la más triste oportunidad perdida que se le recuerda a un jugador en la tarea de conquistar el esquivo y veleidoso corazón del madridismo. Imaginemos un escenario post-Trece en el que Cristiano hubiera dicho lo que dijo pero Bale NO hubiera dicho lo que dijo tras convertirse en el gran protagonista de la noche. Imaginemos un escenario en el que Cristiano hubiera rematado su mala noche con unas declaraciones incendiarias pero Bale, en cambio, hubiese coronado con un “Yo de aquí no me muevo” su esplendorosa noche ucraniana. Habríamos asistido a un relevo emotivo en el papel de héroe supremo de los vikingos. Precisamente lo que muchos hemos deseado, durante mucho tiempo, que fuese Gareth Bale. Por lo demás, el (no) detalle no habrá pasado desapercibido para sus compañeros, que en su mayoría han demostrado idolatrar al técnico francés.

    ¿Está Gareth a tiempo de enmendar este doble error? Hay razones para pensar que es posible y (de nuevo) dos para pensar que puede ser demasiado tarde. La primera es la propia incertidumbre respecto a su presencia en la plantilla el curso que viene. La otra, el carácter esencialmente rencoroso de gran parte de la hinchada blanca: si no fue un héroe ni cuando mereció serlo por su intachable actitud, así como por sus apariciones estelares en momentos cumbre, más aún le costará portar ese cetro tras la aciaga dupla de cagadas. Por mi parte, seguiré queriendo a Gareth, pero por el momento he abandonado casi toda intención de predicar este evangelio, optando más bien por profesar mi fe en el interior de las catacumbas.

  • Pompeo dijo:

    Ver para creer!!!, esperemos ese otro momento en que Brasil necesite nuevamente a su mega-estrella y éste dudosamente se vuelva a lesionar….

  • BoXer dijo:

    Cada vez que en lugar de debatir o comentar 3 o 4 sanacos se dedican a copiar y pegar cuanta noticia de internet encuentran que aclame a sus jugadores o clubes preferidos me hierve la sangre… eso le quita todas las ganas a uno como lector de debatir en la sección de comentarios… deténganse infelices y escriban con sus propias palabras que da asco esto ya.

    • Rex dijo:

      pues boxer yo agradezco muchisimo esos corta y pega toda vez que no cuento con el preciado internet para leer directo de esos sitios.

  • Luciano Pérez González dijo:

    Como es que permiten esta gerigonza de estos madridistas que nadie es capaz de dar lectura, si hay una recomendación de que seamos breve en los planteamientos, deben tener verguenza de autotitularse la victoria en esa liguita con 13 partidos y 3 derrotas y la clasificación gracias a varios árbitros que estaban ciegos o con los bolsillos llenos y victoria contra un equipo sin portero o jugando para el equipo contrario, a mí me daría pena y un gran sinsabor verme en su caso, porque claro ellos no tienen la culpa de esa nebulosa, que causó incluso la estampida de Zidane, ya que el no representaba nada en ese círculo de poder.

  • Duny dijo:

    En mi modesta opinion de verdad q no veo a Brasil como Campeon, ni a ningun otro equipo de America, creo q el mundial se queda en Europa.

  • Eddy dijo:

    Modric no se percató de los microfonos escondidos y se le escapó una buena: Te esperamos Neymar. jajajaja

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también