Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Honduras: El pueblo pide justicia por Berta Cáceres a dos años de su muerte

| + |

Berta Cáceres fue asesinada un 3 de marzo de 2016. Foto: Archivo.

El pueblo hondureño continúa pidiendo justicia por el homicidio de Berta Cáceres, lideresa indígena. Este sábado ser ealizarán actos en varias áreas del país centroamericano.

Organizaciones indígenas, feministas, progresistas llevarán a cabo diversas actividades. También se espera que movimientos sociales de la región alcen su voz en honor a Cáceres, asesinada el 3 de marzo de 2016.

Familiares, organizaciones de derechos humanos y ambientalistas, entre otros, se manifestaron el viernes frente al Ministerio Público en Tegucigalpa, así como en otras ciudades.

«El 3 de marzo es un día triste en la historia de Honduras, pero a la vez nos hace recordar con respeto la lucha por la protección de los recursos naturales y el medioambiente, a través de la huella indeleble que dejó marcada en la sociedad, con la vida y trágica muerte de Berta Isabel Cáceres Flores», subrayó la Secretaría de Derechos Humanos de Honduras.

«La justicia y el derecho a la verdad es a la vez una reparación y una garantía de que hechos dolorosos como este no ocurran de nuevo en nuestro país», añadió el viernes ente en un comunicado.

David Castillo, presidente de la empresa Desarrollos Energéticos (DESA), fue acusado de ser el presunto autor intelectual del homicio de Cáceres.

(Con información de Telesur)

Arrestan a ejecutivo de una hidroeléctrica por asesinato de Berta Cáceres

Las autoridades hondureñas arrestaron el viernes a un ejecutivo de alto rango de una empresa hidroeléctrica acusado de ser uno de los autores intelectuales del asesinato de Berta Cáceres, dijo la Fiscalía del país centroamericano, cuando se cumplen dos años de la muerte de la líder indígena y ecologista.

El presidente ejecutivo de Desarrollo Energéticos (DESA), Roberto David Castillo, quien impulsaba la construcción de una represa en territorio de la etnia Lenca a la que se oponía Cáceres, fue detenido en un aeropuerto del norte del país.

“(Castillo supuestamente) fue el encargado de proporcionar la logística y otros recursos a uno de los autores materiales ya procesados por el delito”, dijo a Reuters el portavoz del Ministerio Público, Juri Mora.

No fue posible contactar de inmediato con Castillo ni sus abogados.

DESA negó en un comunicado estar involucrada en el crimen y dijo que Castillo es“inocente”, asegurando que“rechaza esta decisión que se desprende de presiones internacionales y campañas de desprestigio de diversas Ongs hacia la empresa”.

Cáceres, una maestra de 43 años ganadora del prestigioso premio ambiental Goldman, fue asesinada a tiros en su residencia la noche del 2 de marzo de 2016 en un crimen en el que participaron empleados de la empresa, sicarios y miembros del ejército, según las autoridades.

Castillo es el segundo presunto autor intelectual capturado por el asesinato de Cáceres, por el que también fueron detenidas y enjuiciadas otras ocho personas, entre ellas otro ejecutivo de la compañía, dos militares y ejecutores materiales del asesinato.

Honduras es escenario de habituales confrontaciones entre poblaciones indígenas y campesinas con emprendimientos mineros o hidroeléctricos, sectores donde el gobierno del conservador Juan Orlando Hernández alienta la inversión.

Miembros del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), que lideraba Cáceres, se concentraron el viernes frente a las oficinas del Ministerio Público exigiendo se arreste a más autores intelectuales, entre los que señalan a prominentes empresarios locales.

«Los responsables intelectuales del asesinato de Berta Cáceres son los empresarios que están en la nómina de propietarios de la empresa DESA, pero contra los que no se ha actuado por sus influencias», dijo Salvador Zúniga, dirigente del COPIHN.

(Con información de Reuters)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también