Imprimir
Inicio » Noticias, Economía  »

Inaugurado hotel de la marca Encanto en Trinidad

| 5 |

Hotel La calesa. (Foto: Carlos Luis Sotolongo/ Escambray).

Como evidencia de la extensión gradual de la marca Encanto en Sancti Spíritus, este viernes quedó inaugurado oficialmente el hotel La Calesa, en Trinidad, a la que asistió el ministro del Turismo Manuel Marrero Cruz.

Durante la apertura, el titular del sector elogió la calidad de las acciones constructivas, valoradas en 1 600 000 pesos en moneda total y acometidas por la Empresa de Servicio al Turismo y trabajadores por cuenta propia.

Marrero Cruz indagó acerca de la aceptación del centro, con un alto porcentaje de ocupación y de ingresos desde su apertura en noviembre pasado, en el contexto de la actual temporada de alza en el arribo de visitantes a la tercera villa cubana.

Perteneciente al grupo Cubanacán S.A., el nuevo hotel surgió en un inmueble del período colonial gracias al rediseño de sus espacios, concebido por especialistas de la Empresa de Proyectos de Arquitectura e Ingeniería de Sancti Spíritus.

Confort, ambientación y adecuado empleo de los elementos decorativos se entremezclan en La Calesa, compuesto por 12 habitaciones, una piscina y un bar-desayunador, y que dispondrá de servicio wifi en los venideros meses, de acuerdo con José Armando Durán Folgueira, delegado de Cubanacán S.A. en el territorio.

El directivo subrayó a Escambray que la recién estrenada instalación cultiva desde ya un clima de familiaridad en la atención a los clientes, vital para corresponder con sus expectativas.

La Calesa, ubicada en las cercanías de la Plaza Carrillo, devino el sexto centro turístico en la provincia en sumarse a la lista de la marca Encanto, a la cual pertenecen La Ronda y El Mesón, también de Cubanacán S.A., así como Don Florencio, El Plaza y El Rijo, administrados por Islazul.

A la inauguración del hotel asistieron, además, el miembro del Comité Central del Partido y su primer secretario en Sancti Spíritus, José Ramón Monteagudo Ruiz, y Teresita Romero Rodríguez, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular.

(Con información de Escambray)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Dr Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    Hay que darle mas promocion a los hoteles que se han hecho en Camaguey que ni los que vivimos aqui sabemos que existen con excepcion de dos de ellos que estan en la Plaza del gallo.
    FELICIDADES

  • Jose R Oro dijo:

    Me siento muy feliz de que ese concepto de la pequeña hotelería este renaciendo con mucha fuerza. En La Habana y otras ciudades de Cuba hay muchas, cientos de mansiones en mal estado (o prácticamente destruidas en bastantes casos), que tienen un gran valor y su uso como hoteles boutique, excepcionalmente valioso no solo por ello, sino porque afean las ciudades en su estado actual, son fuentes de insalubridad, roedores, etc. Quiero poner un ejemplo, un matrimonio de la ciudad de New York que ya visito Cuba, quisiera invertir unos 700,000 USD y reparar una mansión, para tener un Bed & Breakfast (hostal) de 5-6 dormitorios, restaurant, y las otras instalaciones y dirigirlo al Turismo de Salud y de la Tercera Edad. Una empresa del estado de Connecticut, especializada en reconstrucción de techos antiguos, quiere hacer trabajos de este tipo, y así una miríada de ejemplos. Estas actividades no solo tendrían la importancia señalada arriba, sino también comenzarían una casi rebelión contra el cruel Bloqueo anti – Cubano, es decir un movimiento de ignorar las absurdas regulaciones. No es solo el gran capital inversionista, hay miles de PYMEs que quieren participar con sus homólogas cubanas. Los neoyorquinos que mencione arriba, incluso han preparado un cartel irónico que dice que “Este hostal está a prueba de ataques sónicos”

    • Edgardo dijo:

      Estimado Jose R Oro con el mayor respeto.. es cierto que hay algunas grandes mansiones en mal estado y que afean, roedores, etc. pero compadre NO ME PARECE que nos llenemos de americanos dueños de negocios -y propiedades- acá, y que los cubanos por razones obvias no podamos hacerlo, y quedemos a ser sus sirvientes, perdón! quise decir sus empleados.. no me quiero perder la ecuanimidad pero coj…! no hemos dado la sangre por 150 años de luchas por nuestra soberanía para venirnos a regalar ahora de esa forma, mire que sus amigos se vayan a hacer su hotel-boutique a otra parte! no es así como vamos a acabar con este vergonzozo bloqueo, yo por lo menos no lo voy a permitir! que sean nuestros hijos los que en un futuro cercano sean los que sueñen y tengan este tipo de excelentes negocios en su propio país, y no se nos quieran ir a probar mejor suerte donde sus amigos entusiastas empresarios.

  • Miguel dijo:

    Es super importante e imprescindible la calidad en los servicios, la atención profeciomal. De lo contrario de nada vale contar con una instalación hermosa como esa u otras.
    Hace unos meses estuve en un Hotel en Varadero. El Bella Costa. Y deja muchonque desear

  • Jose R Oro dijo:

    Brevemente quisiera expresar mi apoyo a la opinión del estimado Dr. Olimpio Rodríguez Santos, no solo con respecto a Camagüey sino en general a aquellas áreas que no son los polos principales de desarrollo hotelero, me atrevería a incluir también Las Tunas, Isla de la Juventud, Guanahacabibes entre otros lugares. Todas estas regiones tienen una gran trascendencia y hay que pensarlas, construirlas y divulgarlas, con todos los requisitos del cuidado del medio ambiente, utilidad general para el país de las infraestructuras que se desarrollen, etc. Asimismo considerar el desarrollo o reconstrucción de lugares que los cubanos promedio puedan visitar, correspondiendo a su nivel de ingresos, lo que es también muy importante, por supuesto.
    Con respecto a lo expresado por el estimado Miguel, creo que como él escribe, se está produciendo una separación cada vez más grande y evidente entre la construcción de hoteles y otros objetos tangibles y las necesarias sutilezas del servicio, el buen trato, el mantenimiento y otros factores que son necesarios para tener un sector turístico competitivo y creciente. El entrenar bien a los trabajadores de ese sector que muchas veces implica una atención “persona a persona” es muy necesario, pero no suficiente. Además es muy crítico que se les remunere mejor, para que pongan un mayor interés y concentración en la tarea.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Enrique Ojito

Enrique Ojito

Vea también