Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Vigilia a la luz de las velas repudia supremacismo blanco en Virginia, EEUU

En este artículo: Estados Unidos, Sociedad, Virginia
| 3 |
Foto: @BuzzFeedNews.

Foto: @BuzzFeedNews.

Hasta la madrugada de hoy, miles de velas han quedado encendidas en los predios del campus de la Universidad de Virginia en Charlottesville, como una suerte de vigilia ante la irrupción de supremacistas blancos en ese territorio.

La luz de los candiles portados por muchos residentes y estudiantes del lugar iluminó la Rotonda, un emblemático edificio del centro docente.

En la velada los participantes corearon ‘el amor gana’ y cantaron tema como ‘We Shall Overcome’ y ‘Amazing Grace’, al tiempo que un estudiante leyó el poema ‘Still I Rise’, de la escritora y activista afronorteamericana Maya Angelou (1928-2014).

Durante la noche del viernes pasado el campus también estuvo encendido, pero en ese caso con antorchas manejadas por supremacistas blancos que gritaron cánticos racistas y marcharon hasta un monumento a Thomas Jefferson.

Los actos de esa noche fueron el preámbulo de una movilización prevista para el sábado con la participación de dos mil a seis mil nacionalistas, miembros del Ku Klux Klan y neonazis, quienes se concentraron en Charlottesville bajo el argumento de protestar contra el intento de retirar la estatua del general confederado Robert E. Lee.

Antes de que comenzara esa manifestación los supremacistas blancos chocaron con grupos participantes en una contraprotesta y se produjeron violentos disturbios en una jornada que concluyó con tres muertos, entre ellos una joven fallecida cuando un simpatizante del nazismo embistió una multitud con su auto.

La vigilia a la luz de las velas, que de acuerdo con la Universidad siguió el mismo recorrido de los supremacistas el viernes, no fue anunciada de antemano, sino que se difundió a través de una campaña furtiva para evitar que cualquier grupo de odio pudiera tratar de interrumpirla, indicó el portal NPR.

El evento ocurrió luego de un homenaje en memoria a Heather Heyer, la mujer asesinada durante el atropellamiento mientras estaba en un grupo antirracista después de los hechos del sábado.

La madre de la víctima, Susan Bro, exhortó a los participantes en el servicio conmemorativo a hacer que el deceso de su hija tenga significado, mediante el enfrentamiento a la injusticia de la manera que ella lo hizo.

Mataron a mi para hija para callarla, pero saben qué, solo la magnificaron, expresó.

(Con información de Prensa Latina)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    La situación social en los EE.UU. ha sido agravada por la elección de DT de una manera muy seria. Este hecho trágico de Charlottesville está movilizando al país entero, contra la ultraderecha enloquecida.
    Yo personalmente no creo que tumbando estatuas (o construyéndolas, lo que es un poco mejor, pero tampoco resolutivo) y cambiando de nombre a las calles se solventen por si solos los problemas sociales de ningún país. Si así fuera, en los EE.UU. no habría racismo, porque 900 calles se llaman Martin Luther King Jr., y hay millares de bustos y estatuas perpetuando su gloriosa memoria.
    Nuestro muy madrileño Carlos III nos sonríe por nuestra insólita pretensión de quitarle su calle. Cierto Don Carlos, una cosa es querer y otra poder.
    La llamada Guerra Civil de los EE.UU. no se debió solo a la abolición de la esclavitud, tuvo muchas otras razones. Al General Robert E. Lee (1) no lo han quitado del pedestal por lo el que haya hecho en el pasado, sino porque los neo-fascistas, supremacistas, KKK y toda esa gentuza, hoy lo quieren usurpar y convertir en su símbolo, como también a todos los soldados confederados, del neofascismo y el racismo más miserable. Estoy seguro que si el General Lee viviera, se hubiera negado de plano y se enfrentaría a esos pandilleros de ultraderecha de la forma más decidida.
    ¿Quien era el General Robert E. Lee? Hijo del héroe de la Guerra de la Independencia de Estados Unidos Henry Lee. Ingresó en la Academia Militar de West Point en 1825, donde se graduó en 1829 (segundo más destacado entre 46 cadetes de su promoción) con el grado de alférez del Cuerpo de Ingenieros del Ejército. Fue el jefe del Ejército de Virginia del Norte (de los secesionistas sureños). Lee no apoyaba la esclavitud (ejemplo de esto es su respaldo al plan de abolición de la esclavitud en 1864, a la fundación de escuelas para esclavos en plantaciones, y a la inclusión de soldados afroamericanos en el ejército confederado), y era considerado como un perfecto caballero sureño, muy respetado por sus contemporáneos, hasta tal punto que su muerte fue sentida por su rival militar y más tarde presidente Ulysses S. Grant. Además, Robert E. Lee vivió y murió en su época, como lo fueran Colón, Jefferson, Franklin, Enrique Jose Varona, Vicente García o Salvador Cisneros Betancourt. No los podemos juzgar esquemáticamente con los paradigmas de hoy o solo exclusivamente por sus cosas buenas (deificación) o malas (demonización).
    En la década del los 20 del siglo pasado se construyeron estatuas de Lee y otros líderes del sur, para tratar de eliminar las secuelas sociológicas de la Guerra Civil, donde los EE.UU. sufrieron una hecatombe (1,030, 000 muertos, un 3 % de la población) y entre el personal militar tuvieron 618, 000 soldados muertos, es decir unos 50,000 muertos más que el total las bajas de los EE.UU., en la Primera y Segunda Guerras Mundiales, Corea y Vietnam sumadas ( 53,402 + 419,400 + 36,914 + 58,220 = 567,936)
    En 1975 el Congreso de Estados Unidos restauró a título póstumo la ciudadanía estadounidense al general Lee.
    Ahora el resurgente fascismo, KKK, y todos los demás desclasados de los EE.UU. han pretendido de la forma más mezquina, usurpar la imagen de líderes como Lee y apropiársela para sus sórdidos planes, bajo la inspiración de DT.
    No van a triunfar, la historia no tiene retorno, y no puede ser olvidada o convertido en estereotipos ideológicos. Por nuestra parte solo queda el despreciar, enfrentar a DT y a sus seguidores cada vez más.
    (1) Ruego encarecidamente dejar tranquila su calle en el Municipio Diez de Octubre en la que una de sus principales esquinas es (muy simbólicamente) con la calle Paz.

  • Ale dijo:

    Supremacismo blanco? Que sigue? Privilegio Blanco? Por estas cosas hay malentendidos entre la gente extremadamente liberal y extremadamente conservadora. Desde que Obama fue presidente, la gente ha sido mas racista hacia todas las razas.

  • inedito dijo:

    Y esa es la sociedad que quieren poner como modelo para el resto del planeta???????

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también