Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Papa Francisco anuncia visita a Auschwitz

| 12 |
auschwitz

Entrada al campo de concentración de Auschwitz. Foto: Archivo.

El Papa Francisco visitará el próximo día 29 de julio al antiguo campo de concentración nazi Auschwitz. El líder religioso, en su vuelo de regreso a Roma procedente de Armenia, anunció que no dará discursos en esos lugares símbolos del horror.

“No viví la experiencia de Juan Pablo II, cuyos compañeros de clase eran la mitad judíos, pero tuve y tengo amigos judíos”, recordó Francisco.

“Se nos ha preguntado dónde estaba Dios cuando se produjo el Holocausto, pero dónde estaba el hombre: esta pregunta es la desmentida más clamorosa de la solidaridad humana en nuestra época”, afirmó. Jorge Bergoglio dijo que “cada judío muerto es una bofetada a Dios en nombre de los ídolos”.

auschwitz-museo1

Uniforme de las víctimas. Foto: Archivo.

En su visita prevista a Auschwitz, en Polonia, el próximo 29 de julio el Papa, eligió el silencio, y pide el don del llanto ante el horror. No habrá discursos en los lugares donde los nazis exterminaron de modo planificado y sistemático a millones de personas, en su mayoría judíos.

Podría ayudar a sintonizar con el silencio y el llanto su reflexión, referida en escritos anteriores, de cuando era el arzobispo de Buenos Aires, y entabla un diálogo con su amigo el rabino Abraham Skorka.

El papa latinoamericano eligió un camino distinto del de Juan Pablo II, que en su primer viaje a Polonia en 1979 celebró una misa cerca de Auschwitz y habló del Holocausto en la homilía, y de Benedicto XVI, en 2006, hizo lo propio en Auschwitz1 y Auschwitz dos, además de hacer “un grande discurso que no estaba en el contexto litúrgico”, como destacó el padre Federico Lombardi.

El ceremonial de la visita prevé que el pontífice se ubique cerca del tristemente célebre arco, ingrese a pie pasando debajo, se detenga en oración en la “plaza del llamado”, el lugar donde el franciscano Maximiliano Kolbe se ofreció en lugar de un padre de familia que había sido elegido para ser asesinado.

photo1

Zapatos pertenecientes a las víctimas. Foto: Archivo.

Recibida por la primer ministra, Beata Szydlo, Francisco encontrará en forma individual a 10 sobrevivientes, el último de los cuales le entrega una vela en el muro de la muerte, donde se ejecutaban prisioneros. Luego encenderá una lámpara que ofrece como donación al campo.

En el edificio donde está la celda de Kolbe, se recogerá en oración. El 29 de julio es el día de la condena a muerte del franciscano, hace 75 años, y la celda es el lugar de su muerte por hambre, varios días más tarde.

A la salida el Papa firmará el libro de honor. Bergoglio se trasladará a Birkenau-Auschwitz2, en el cual se perpetraron la mayor cantidad de los exterminios, y donde se seleccionaban las personas de los trenes de deportación.

El Papa continuará en el monumento a las víctimas, una serie de grandes lápidas que recuerdan las distintas naciones, en las 23 lenguas de los prisioneros.
El Papa será recibido por el primer ministro y el director del museo, prosigue a pie frente a las lápidas conmemorativas, y encuentra a 25 justos de las naciones.

Luego entonarán el canto del salmo 130, “De profundis”, escrito por un rabino en hebreo, una invocación de angustia desde el alma profunda, hacia Dios, que conserva un sentido de esperanza y que, en la melodía, es absolutamente conmovedor.

Poco después, el párroco de un pueblo donde vivía una familia católica que fue exterminada por haber albergado a judíos, leerá en polaco el texto del salmo. Entre los sobrevivientes que encontrará el Papa, hay una señora judía de 101 años, que alberga en su casa a un joven que llegó a Polonia para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud.

En el coloquio con el rabino Skorka, el entonces arzobispo Bergoglio cuenta haber “leído hace poco, con mucho esfuerzo porque me repugnaba, un libro prologado por Primo Levi, titulado ‘Comandante en Auschwitz'”.

El autor es Rudolf Hoss, ex comandante de ese campo de concentración que, una vez encarcelado, decidió escribir sus memorias.

(Con información de ANSA).

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ernesto felix dijo:

    realmente el naismo o el facismo fue una de las peores etapas que le pudo pasar a la humanidad y realmente ya han pasado casi un tiempo de ese error historico en el que hiterl y sus secuases acabaron con media europa y lejano oriente con el facismo nipon y realmente no parendemos de nuestros errores cuando veo a donal trump me recueraa tanto a adolfo hitler y ese odio entre las dos culturas rivales la islamica y la ocidental con tantos muertos en el mundo por dios que no resurga de nuevo el extremismo ideolguico

  • Henry. dijo:

    Que grande eres Santo Padre cuando haces gestos como este.

    Sábias esas palabras: “Se nos ha preguntado dónde estaba Dios cuando se produjo el Holocausto, pero dónde estaba el hombre: esta pregunta es la desmentida más clamorosa de la solidaridad humana en nuestra época”

    Dios te bendiga e ilumine para que sigas guiando a la Santa Iglesia Catolica

    • Alej@ndro dijo:

      No se donde estaba Dios en el Holocausto pero la cúpula eclesiástica si se donde estaba, firmando los acuerdos con los nazis, parece que cuando la iglesia no puede combatir al diablo se le une. Ahora mucho hablar de los palestinos pero una vez fueron los judíos quienes eran masacrados bajo la mirada aprobadora de la ¨Santa Iglesia Católica¨!!?

      • Henry. dijo:

        Alej@ndro: Los Nazis soñaban con establecer una religión nacionalista y pagana. Percibían a la Iglesia Católica como un gran obstáculo. Pero como siempre ocurre, son la minoría en cualquier que están dispuestos a sufrir persecución por sus principios. Si muchos católicos cedieron a la maquinaria Nazi y colaboraron, no fue por ser católicos sino por ser poco católicos, es decir, por carecer de suficiente fe. Lo mismo es cierto de las otras religiones. En tiempos de persecución la mayoría opta por evitarse problemas. Sin embargo, miles de católicos se mantuvieron firmes a la fe y tuvieron el valor de expresarlo, sufriendo por ello persecución, encarcelamiento y martirio. Pero sería una grotesca distorsión de la historia ignorar la persecución de la Iglesia bajo el nazismo y el valor de los que resistieron
        Amigo leete este libro para que aprendas un poquito mas: “La Culpa” habla del odio nazi contra judíos y católicos

      • respetuosa dijo:

        Para que no sea una católica quien quiere poner los puntos sobre las íes, le sugiero buscar la siguiente información:
        – (http://www.aciprensa.com/noticia.php?n=37524)- Con opiniones de Gary Krupp y Elliot Hershberg, prominentes judíos de la fundación Pave the Way, así como reformulaciones introducidas en documentos elaborados por el museo del holocausto Yad Vashem, de Israel.
        – San Maximiliano Kolbe.
        – Católicos reconocidos como Justos entre las Naciones por el Yad Vashem

  • Winston Smith dijo:

    Con solo ver las fotos ya es impresionante. Caminar por esa línea de tren y cruzar ese muro, sabiendo que adentro se cometió el barbarismo más grande del mundo, de pensarlo ya te perturba

  • respetuosa dijo:

    ¡Si todos los líderes religiosos fueran como el Santo Padre!

  • Yamer666. dijo:

    Haga un comentario …me gustaria conseguir ese libro q se menciona en el articulo
    Por favor si alguien lo tiene, mi correo es, yameru666@gmail.com

  • joaco dijo:

    Estoy completamente de acuerdo con el papa Fransisco, pero, me gustaria preguntar porque los judios concentrados al final en Israel, hoy exterminan al pueblo palestino que no tuvo que ver nada en absoluto con el nacismo, y su extreminacion a la raza judia, porque no giran hacia alemania y otros paises que albergaron y albergan a los criminales nacis que alli los exterminaron?

  • respetuosa dijo:

    Quizás resulte de interés:

    CRACOVIA, 29 Jul. 16 (ACI).-Este viernes el Papa Francisco tuvo un breve encuentro con representantes de personas reconocidas como “Justos entre las naciones”, es decir que no dudaron en arriesgar sus vidas para salvar a los judíos del exterminio nazi. Historias de heroísmo y sacrificio entre las que destacan el testimonio de una congregación religiosa y un matrimonio en proceso de beatificación.

    Francisco tuvo este encuentro en Birkenau (conocido como Auschwitz II), luego de haber rezado en silencio frente al “muro de la muerte” y la celda donde murió San Maximiliano Kolbe; en Auschwitz I.

    En el sector de Birkenau los nazis instalaron 4 crematorios con cámaras de gas que podían recibir hasta 2.500 presos por turno.

    Heroísmo de las religiosas franciscanas

    Entre las personas a las que el Pontífice pudo saludar está la hermana Janina Kierstan, Madre General de las Hermanas Franciscanas de la Familia de María, en representación de su congregación que salvó en Polonia a cerca de 500 niños judíos, muchos de ellos gracias a la acción de la Madre Matylda Getter.

    La historia cuenta que en 1942, Malgosia Mirska y su hermana menor Irena llegaron al convento en Varsovia para encontrar refugio. “A medida que cruzaba la puerta, era consciente de mi dilema: era una cuestión de vida o muerte”, recordó. “La Madre Superiora, Matylda Getter, nos miró y dijo: ‘sí’. Ella nos recibió. Tuve la impresión de que los cielos se abrían ante mí”.

    Eran miles los niños judíos que enfrentaban el mismo dilema, y las religiosas espontáneamente trabajaron para salvarlos, siempre bajo la dirección de la Superiora General, Ludwiga Lisówna (1874-1944) en Lviv, y la Madre Matylda (1870-1968) —conocida como “Mamá”—, en Varsovia. Irena Sendlerowa cuenta que la Madre Getter le aseguró que cada niño rescatado del gueto sería aceptado.

    También hubo jóvenes rescatadas por la religiosa. Una chica de nombre Mary contó que llegó al convento en 1943. “La policía estaba tras mis pasos y no podía regresar a mi apartamento, era una judía y no sabía a dónde ir (…). Las hermanas me encontraron un trabajo y he visto con mis ojos que muchos judíos llegaron al convento, especialmente un gran número de niños”.

    Las religiosas trabajaron junto con sacerdotes, consulados, laicos y otras congregaciones religiosas en toda Polonia. Solo esta congregación salvó más de 500 niños y jóvenes y cerca de 250 ancianos.

    En 1985 la Madre Getter fue reconocida como “Justa entre las naciones”.

    Un matrimonio camino a los altares

    Otra de las personas que encontró Francisco fueron el Rabino de Polonia, Michael Schudrich y el P. Stanislaw Ruszala. El sacerdote asistió en recuerdo de los esposos Józef y Wiktoria Ulma, así como sus siete pequeños hijos asesinados por los nazis por haber salvado a los judíos.

    Józef y Wiktoria Ulma vivían en el pueblo de Markowa, junto a otros 4.500 habitantes. Durante la ocupación alemana, muy probablemente a finales de 1942, pese a la pobreza y el riesgo, los esposos refugiaron a ocho judíos: Saul Goldman y sus cuatro hijos; así como a dos hijas y una nieta de Chaim Goldman de Markowa.

    Sin embargo, probablemente fueron denunciados por esconder judíos y el 24 de marzo de 1944, por la mañana, cinco gendarmes alemanes y otros policías comandados por el teniente Eilert Dieken llegaron a la casa del matrimonio.

    Primero dispararon a los judíos y luego a Józef y Wiktoria (que estaba en el séptimo mes de embarazo). Después Dieken mató a los niños. En pocos minutos murieron diecisiete personas, incluyendo el bebé que Wiktoria comenzó a dar a luz en el momento de la ejecución.

    En 1995, Wiktoria y Józef Ulma fueron reconocidos “Justo entre las Naciones”. En 2003 se inició su proceso de beatificación y actualmente se encuentra en el Vaticano.

    Así como estos dos casos, muchos otros se dieron durante los años de ocupación nazi, protagonizados por congregaciones, obispos, sacerdotes, laicos, usando diversos medios, incluyendo la expedición de “certificados de bautizo” para ocultar la condición judía de los perseguidos.

    También te puede interesar:

    Beato Odoardo Focherini: El padre de familia que murió en Auschwitz por salvar 100 judíos #ArchivoACI https://t.co/bYaBtw8Bab

    — ACI Prensa (@aciprensa) 29 de julio de 2016

  • Candelaria dijo:

    Yo, comandante de Auschwitz es el autorretrato de uno de los personajes más monstruosos de todos los tiempos: Rudolf Höss, el hombre que seguramente más supo sobre el modo en que los nazis intentaron llevar a cabo la así llamada «solución final». Capturado por los ingleses al finalizar la guerra, se le ordenó escribir estas memorias, tarea con la que al parecer disfrutó y que acometió con la mayor sinceridad. Rudolf Höss (1900-1947) fue nombrado comandante del campo de Auschwitz, donde organizó los asesinatos en masa desde 1940 hasta finales de 1943. Al finalizar la guerra huyó disfrazado, pero la Policía Militar británica lo capturó en marzo de 1946, y fue conducido a Nüremberg. En el transcurso del juicio, los prisioneros supervivientes que testificaron contra él lo definieron como una persona acostumbrada a desenvolverse con frialdad. El 2 de abril de 1947 fue condenado a muerte, y se tomó la sentencia con aparente indiferencia. Lo ahorcaron en el antiguo campo de concentración de Auschwitz, días más tarde. Un libro clásico: el documento esencial para entender los campos de exterminio.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también