Imprimir
Inicio » Noticias, Medios  »

Apuntes del día en que se anunció que no se harían los 10 millones

| 48 |
fidel castro pescadores plaza 1970_5

Fidel en el acto en el Melecón de La Habana por el regreso de los 11 pescadores secuestrados por un grupo terrorista de Miami, el 19 de mayo de 1970. Foto: Jorge Oller/ Granma

Cubadebate les ofrece apuntes inéditos del periodista y teórico de la comunicación Julio García Luis (1942-2012), que forman parte de su libro póstumo sobre Periodismo, Ética y Revolución cubana, actualmente en preparación. Aquí Julio relata el momento en que Fidel informa públicamente que la “Zafra de los Diez Millones” de 1970 no alcanzará esa meta y devela un principio que ha acompañado invariablemente al líder cubano: al pueblo se le dice la verdad siempre, por dura que sea.

En La Habana, mayo 20 de 1970
4 de la madrugada.

Escribo estas notas apresuradamente después de un día y una noche sumamente agitados y repletos de acontecimientos. Ayer fue el apoteósico recibimiento de los 11 pescadores secuestrados por apátridas a la paga de la Agencia Central de Inteligencia el pasado 3 ó 4 de mayo, quienes, después de vivir una verdadera odisea de varios días en la cayería de Las Bahamas, fueron abandonados por sus cobardes captores del “Alpha 66” y traídos desde Nassau en horas de la tarde por un avión nuestro.

Ayer fue el momento de incomparable emoción junto a la avenida de Rancho Boyeros, cuando, entre el aullar de las sirenas, entre el atronar de las motocicletas y las aclamaciones de la muchedumbre enardecida, pasaron radiantes los hombres del mar liberados, con sus barbas, sus humildes sombreros de guano, más que héroes, verdaderos trofeos por los que el pueblo libró una de sus batallas más hermosas.

Ayer también, ya con las primeras sombras de la noche, fue el vibrante acto junto al malecón, acto de inmensas multitudes frente a la antigua embajada norteamericana, vigorosa demostración de un pueblo en pie de lucha que se estremeció con las sencillas, violentas y combativas palabras que le dirigieron tres de los pescadores caibarienenses.

Uno de los pescadores habla en el acto. Foto: Jorge Oller/ Granma

Uno de los pescadores habla en el acto. Foto: Jorge Oller/ Granma

Después, sobre las inquietas olas del pueblo, resonó la voz de Fidel. Habló sobre la inolvidable victoria lograda por el pueblo. Habló sobre la necesidad de enfrentar al enemigo no solo a la defensiva, sino también pasando a la ofensiva, llevando la guerra al territorio de quienes traten de hacérnosla, prestándose como trampolines o como instrumentos para los designios agresivos del imperialismo yanqui. Habló de la situación interna en EE.UU. y del desarrollo creciente de las fuerzas revolucionarias en eses país frente a la política fascista de Nixon, frente a su desenfreno guerrerista en el sudeste de Asia y en todo el mundo.

Dijo que sería muy difícil imponer la represión a un pueblo con las tradiciones del pueblo norteamericano. Luego se refirió a cómo el enemigo, especialmente un agentucho de la CIA radicado en La Habana, el corresponsal de Reuters, Adrew Tarnowski, había estado intrigando en sus despachos sobre si Cuba había creado deliberadamente este incidente para atenuar o relegar a segundo plano las dificultados que estábamos teniendo en la zafra.

Fidel reconoció las dificultades muy serias que hemos confrontado con los rendimientos azucareros en Camagüey y Oriente y rechazó de plano, por indigno, las malintencionadas elucubraciones del mencionado corresponsal. Por esta vía llegó Fidel al tema de la zafra. Continuó en el análisis de los problemas surgidos en ella y, llegado a un punto de su discurso, planteó con toda claridad la tremenda noticia: “no haremos los diez millones de toneladas”.

Pocas veces ha habido tanto dolor y tanta amargura en la voz de Fidel. Pocas veces se ha visto tanta emoción en sus gestos y en su voz. Muchos coincidieron después en que solo en una oportunidad anterior le habían visto así: cuando anunció al pueblo la caída del Che y luego, en la velada solemne de la Plaza de la Revolución. Luego sabríamos, confesado por él, que no pensaba abordar este tema, tema que prácticamente no le había dejado vivir en las últimas semanas, pero que llegado a ese momento del discurso, ante la inmensa masa del pueblo congregada allí, viendo su combatividad, su fervor revolucionario, no pudo reprimir el deseo y la necesidad de ofrecer toda la dura verdad. Una vez más, la lealtad, la sinceridad y el respeto de Fidel por su pueblo se expresaron con toda su fuerza. ¡Y qué valentía, con esas palabras que nadie ni en broma se atrevía a emplear!

Así, en un día de triunfo se unieron la victoria y la derrota. Porque este anuncio de Fidel proclama sin duda una derrota para la Revolución. No es que desconozcamos la magnitud del esfuerzo realizado ni los logros históricos de esta zafra. Ellos son evidentes. Pero eso no atenúa lo doloroso del revés: uno de los golpes más duros que haya sufrido nuestra patria. En tales circunstancias, he tenido el privilegio incomparable de estar junto a Fidel en dos ocasiones esa noche, durante las dos visitas que realizó al periódico. Por ello dejo este testimonio, como recordación de un día amargo para nuestra Revolución, y de la imagen de Fidel en este día, más grande si se quiere en la imponente fuerza de su angustia, de su valentía moral inconmovible, de su infinita lealtad al pueblo trabajador.

-0-

“No estaba en el plan hablar de la zafra. Pero no hubiera sido leal con el pueblo." Foto: Jorge Oller/ Granma

“No estaba en el plan hablar de la zafra. Pero no hubiera sido leal con el pueblo.” Foto: Jorge Oller/ Granma

Llegó agitado. Eran sobre las 11 de la noche o quizás algo más. Hacía un rato que había terminado el acto del Malecón. Uniforme ajado y un tabaco apagado en la mano. Se sentó ante el círculo de compañeros que rodeaban la mesa y que permanecían de pie esperando sus palabras. No parecía triste, más bien cansado y lleno de preocupaciones. La mano derecha, en gesto característico, mesaba la barba algo rala y apuntada de un anuncio de canas en la barbilla. Sin preámbulo:

No estaba en el plan hablar de la zafra. Pero no hubiera sido leal con el pueblo. No sería lo más político, pero era lo más honrado. Teníamos la idea de esperar que arribáramos a los ocho millones y entonces hacer la explicación. Eso quizás hubiera sido lo más político. Pero no era correcto darle al pueblo hoy la alegría neta de esta gran victoria, y después, al cabo de los 20 días, la gran derrota”.

Queda callado un instante. Mira a todos los presentes. Luego dice, en voz baja: “Los revolucionarios no tenemos alternativa. Solo el deber”.

Escuchó con mucho interés las opiniones que le dimos algunos compañeros. Fueron frases de cariño y aliento. Hablaron Modesto, Perdomo, Tubal, Pi. Yo le dije: “Comandante, nunca como hoy el pueblo hubiera estado en mejores condiciones para recibir semejante noticia. Estaba enardecido. En frío, más tarde, no hubiera sido igual”.

Pensando en voz alta, dijo: “Ahora debo ir, mañana o pasado, a la televisión y explicar todo lo relativo a la zafra. Después lo que quisiera es meterme en el Pico Turquino, qué sé yo, meterme en el cañaveral más apartado, donde más malas sean las condiciones”.

“El MINAZ tiene una parte muy grande de responsabilidad en esto”.

“Siempre preferiremos siete millones y medio con la verdad, que once millones con mentiras”.

“Esta zafra, que supera en un 70 por ciento el promedio histórico de los últimos diez años, y en un 100 por ciento la zafra anterior, marcará un saldo imposible de igualar jamás en el futuro por ningún otro país; no será superado jamás ni siquiera por nosotros mismos”.

“Otras veces hemos tenido derrotas muy duras. Así el Moncada, Alegría de Pío, la Huelga de Abril; pero esta derrota duele más. Entonces éramos un grupo, más o menos numeroso en una u otra circunstancia, ahora es todo el pueblo. Esta derrota duele en proporción a la cantidad de gente que estaba metida en esto, luchando por este objetivo”.

“No nos cabe duda que vamos a sacar más provecho de no hacer los diez millones que de haberlos hecho; esto va a servirnos para tomar conciencia y superar muchas de nuestras deficiencias y nuestras limitaciones. Nos ha demostrado que no éramos tan fuertes y tan grandes como nos habíamos creído”.

“Pero eso no quita la amargura de la derrota”, agregó. Llegan más compañeros. Primeramente Celia. Luego Piñeiro, Dreke, Enio Leyva. Las caras serias. Fidel continúa: “Hemos quedado parejos con la contrarrevolución. Hemos obtenido una victoria y recibido una derrota”.

“Ahora hay que luchar por mantener al máximo la tensión de la zafra. Si la gente se desmoraliza es que no servimos para nada. Al hombro, debajo de los rayos, de las lluvias, tenemos que pelear las cañas que nos quedan”.

“Por lo demás, esta sigue siendo la zafra de los diez millones y tenemos que mantener ahí, en primera página, con un valor estoico, el cuadrito de la zafra, con los rendimientos, con su lema de los diez millones y todo”.

“La bronca por los pescadores terminó aquí, ahora tenemos que seguir peleando por la zafra”. Dirigiéndose a Piñeiro: “Empecé el acto cansado, tenía sueño”. Luego, pensativo, para sí mismo: “Nixon, saliste bien, hemos quedado parejos”.

“Toda la estrategia que ellos estaban elaborando –prosigue diciendo- estaba basada en la humillación por el fracaso de los diez millones. Estas acciones que hemos visto eran para ir caldeando el ambiente. Pensaban que esa circunstancia les daría el momento propicio para llevar adelante sus planes”.

Pero si era mejor plantearlo ahora que dentro de 20 días, honestamente tengo que reconocer que no fue algo intencional hacerlo así, fue por casualidad. Fue la honradez ante la gente lo que me llevó a decir esto. Cuando aquel pescador dijo lo de los diez millones sentí un sufrimiento insoportable, una vergüenza de saber que se seguían alentando las ilusiones, y lo mismo fue cuando el acto del domingo, el dolor de ver cómo todo el mundo unía la lucha por la liberación de los pesadores con la tarea de la zafra de los diez millones”.

Teníamos un pueblo para hacer los diez millones, y ese pueblo no nos ha fallado. Foto: Jorge Oller/ Granma

Teníamos un pueblo para hacer los diez millones, y ese pueblo no nos ha fallado. Foto: Jorge Oller/ Granma

“Hable con varios compañeros y me había convencido de que no debía decir aún lo de la zafra. Pero sentí la vergüenza del problema en medio del discurso, cuando comencé a hablar de las dificultades. La vergüenza de que alguien pudiera tener siquiera una sombra de duda o de sospecha de que estuviéramos disimulando la realidad para que la gente no se desanimara”.

“Un político frío hubiera pensado primero en garantizar los ocho millones. Tal vez eso sería lo más político. Pero yo no actué como político. Fue la honradez y la lealtad hacia el pueblo. Si era más correcto haberlo dicho hoy, eso no es el resultado de un deliberado acto político”.

“¡Nosotros no haríamos cortar una sola caña al pueblo en nombre de algo que sabíamos que ya no sería alcanzado!”

“Hay una verdad incuestionable: le hemos quitado un arma al enemigo. Ellos hubieran sacado más provecho de la noticia en frío dentro de 20 días”.

Sobre la mesa de la dirección hay una propuesta de primera página. Fidel la lee. Dice:

“En estos momentos de victoria
y de revés:
¡ADELANTE!
PUEBLO REVOLUCIONARIO
¡CON MÁS CORAJE Y VALOR
QUE NUNCA!
¡CONVIRTAMOS EL REVÉS
EN VICTORIA!
¡PATRIA O MUERTE!
¡VENCEREMOS!”

Luego de revisarla, extrae el bolígrafo y escribe al pie: “Fidel hablará hoy a las 8 y 30 por radio y televisión”. Entretanto, ha llegado también Llanusa.
“¿Cómo le llamamos: la ‘victoria de mayo’? ¿… y al revés? ¿ El revés de qué…? Quizás no debí decir revés, sino ‘derrota’”.

“La magnitud de la empresa que nos propusimos nos ha permitido conocer nuestras debilidades, nos ha enfrentado crudamente con ellas. Todo está de acuerdo a la vara con que nos midamos. Si la vara es chiquita, entonces la Revolución nos parece alta, enorme, poderosa. Si la vara es grande, entonces vemos que no estamos tan alto, ni somos tan grandes, y sí que tenemos muchas deficiencias y muchas limitaciones… Yo creo que la medida del revolucionario no debe ser de orden relativo, sino de orden absoluto”.

“Los nueve millones no son tampoco fáciles, hay que pelearlos. Los nueve millones son medalla plata, pero pudimos alcanzar medalla de oro.”

“El mérito más grande que puede tener el pueblo es pelear hasta la última caña, sabiendo que no se lograrán los diez millones; pelearla en la adversidad, en la derrota. Es increíble el esfuerzo que se ha hecho. En caminos. En el corte. En todo. El pueblo no ha fallado. El pueblo no tiene la culpa de esto. Hay que considera que saltamos en 18 meses para sembrar toda la caña que no se había sembrado. Un esfuerzo colosal”.

“Así que lo peor en este momento es no tener remordimientos, no tener complejo de culpa, porque se ha hecho en cada momento todo lo que podía hacerse”.

“Jamás en mi vida le he dedicado a algo tantas energías como a la zafra de los diez millones, sabiendo todo lo que ella significaba para la Revolución y para el país. Creamos las condiciones en el pueblo. Teníamos un pueblo para hacer los diez millones, y ese pueblo no nos ha fallado. Pero no teníamos el aparato administrativo para hacerlos”.

“Esto tiene que servirnos de mucho. La Revolución es una cosa maravillosa, fabulosa, pero requiere más seriedad de la gente, más reflexión… Creo que hice mal en llamarle ‘revés’, en realidad esto ha sido una ‘derrota’. Mañana en la televisión rectificaré el concepto”.

Algunos compañeros opinan. Llanusa discrepa. Dice que no está de acuerdo. Lo cree excesivo. Fidel insiste. Firme: “No. Digamos que esto ha sido una derrota, es más valiente que llamarle un revés”.

Llanusa acepta: “Buena, tú eres más valiente que yo”. Y Fidel remata: “Así le quitamos también un arma más al enemigo… Ahora tenemos que trabajar en cuatro direcciones –señala Fidel-: mantener duro hasta el final el trabajo de la zafra; lograr un autoanálisis de nuestras deficiencias, de nuestras limitaciones, y comenzar a superarlos; superar la actividad de la Revolución en todos los frentes y convertir la derrota en victoria”.

Ya Fidel se ha puesto de pie. Grave, se vuelve hacia la puerta, hace un breve gesto de saludo y dice: “Correcto. Entonces nos vemos mañana”.

No habría, sin embargo, que esperar mucho. Al poco rato, 1 y 30 de la madrugada, estaba de regreso. Llegó jadeante. Había subido por los escaleras, a zancadas. Pide papel. Parece que no había quedado conforme con la primera página y venía con nuevas ideas. Toma un cable de encima de la mesa y escribe al dorso, con mayúsculas grandes: “DERROTA”.

¿Qué ustedes creen si ponemos este título? (Ese día, la edición de “Granma” presentaba en primera página un titular enorme con la palabra ¡VICTORIA!, por haberse obtenido la devolución incondicional de los 11 pescadores. En contraste con ello, Fidel propuso ese cintillo.) Se convence y desecha la idea.

“Busquemos conceptos”, dice.

Así prepara la primera página, escribe los titulares, pregunta analiza. Después se sume en los temas que explicará esta misma noche por la televisión. Se anima. Uno le mira y piensa: bajo esa frente hay un torbellino de ideas que no le deja dormir. Uno tiende a la pena. Uno sabe que el más acariciado de sus sueños ha muerto públicamente en esta noche. Uno sabe qué duro debió serle ese anuncio de fracaso en una jornada de combate y victoria. Qué dura noticia para la nación y para nuestros amigos de todo el mundo. E inevitablemente viene a la mente las frases sobre el Che en su “Introducción necesaria”: “Ningún hombre mejor preparado que él para enfrentarse a semejante prueba”.

El Primer Secretario se recuesta en la butaca, razona, piensa en voz alta, se mesa el cabello y la barba con sus largos dedos, y uno no acierta a decidir si acaso ya en estos amargos momentos de derrota, Fidel está trazando en su mente el camino para victorias superiores y decisivas.

Amanece. Fidel ya se ha ido. “Chago” deja escuchar un relato de la Sierra: “Había fracasado la Huelga de Abril. Nadie se atrevía a darle la noticia a Fidel. Se habían ido juntando compañeros en La Plata. Después alguien le explicó lo sucedido. La represión. Los cuadros diezmados del movimiento en las ciudades. El fracaso. Fidel extrajo su pistola, la armó y comenzó a hacer fuego sobre el tronco de un árbol: “Ahora sí que se cae Batista”, dijo.

“Siempre preferiremos siete millones y medio con la verdad, que once millones con mentiras”. Foto: Jorge Oller/ Granma

“Siempre preferiremos siete millones y medio con la verdad, que once millones con mentiras”. Foto: Jorge Oller/ Granma

Frases de Fidel sobre periodismo, ética y Revolución, compiladas por Julio García Luis

La Revolución es obra de todo el pueblo. Si la Revolución tiene defectos, es como el hijo que tiene defectos también. Nosotros queremos que la Revolución sea perfecta, pero una cosa son las críticas que le hacemos los revolucionarios, y otra son las que le hacen los enemigos. A los enemigos no se las aceptamos. Las críticas tienen que ser de los revolucionarios para superar las deficiencias. Los contrarrevolucionarios critican para destruir, y los revolucionarios critican para superar, para resolver.

Pero además, la crítica no solamente hay que hacerla en los centros de trabajo, en las organizaciones, en el sindicato, sino que los periódicos revolucionarios también deben criticar. Y ningún administrador debe ponerse bravo porque lo critiquen. El tiene derecho a replicar, de aclarar cualquier cosa, de explicar cualquier problema. Esas son las críticas que se hacen en los órganos de la Revolución, que se hacen los revolucionarios entre sí. Los contrarrevolucionarios no, porque ellos lo que quieren es destruir. Ellos no nos quieren ayudar. Critican por destruir, por sembrar, la desmoralización, el pesimismo, el desaliento. Un revolucionario, un hombre de pueblo, un trabajador, un campesino, nunca debe dejarse desmoralizar por un contrarrevolucionario, por una mentira, por una intriga. Nunca debe quedarse callado frente a un contrarrevolucionario. Porque esos son iguales que los que en la guerra, cuando hay peligro, abandonan la posición, y huyen, tratando de que huyan los demás.

(Discurso por el IX Aniversario del asalto al cuartel Moncada. Oriente, 26 de julio. Obra Revolucionaria (24). La Habana, 1962)

-0-

Se manifiesta frecuentemente una interpretación errónea sobre el contenido de la crítica a la gestión económica y administrativa, lo que da lugar a señalamientos aislados y a una práctica que asume el ejercicio de la crítica como si fuera uno más entre los géneros periodísticos. De tal manera, no pocas veces los esfuerzos en este sentido resultan festinados y no forman parte de un enfoque integral que incluya tanto los aciertos como las deficiencias. Criticar no es una meta, sino la aplicación desde posiciones de principios de un método para interpretar la realidad en su conjunto, promover acciones colectivas para transformarlas y superar las imperfecciones. Por otra parte, es evidente la falta de especialización en los dominios de la economía que predomina entre muchos de nuestros periodistas.

En un Estado de trabajadores como el nuestro, la crítica a una deficiencia o a errores en la gestión económica o administrativa no se hace para destruir a nadie, ni la confianza de las masas en la Revolución, sino para enfrentar a los cuadros a su sentido del honor, educar al pueblo y señalar el camino de la rectificación. Cuando se trata de problemas determinados por factores objetivos, el deber de nuestra prensa es documentar a la población y darle todos los elementos para que comprenda las causas; emprenderla únicamente contra las consecuencias no solo resulta contraproducente, sino que tiende a desorientar y confundir.

(Informe Central del Tercer Congreso del Partido Comunista de Cuba, Ciudad de La Habana, 4 de febrero. Editora Política, La Habana, 1986)

 

-0-

 Mi concepto de la prensa libre es que los medios de comunicación, la prensa, la radio y la televisión deben ser propiedad del pueblo, y no propiedad de individuos particulares. Ese es nuestro concepto.

En nuestro concepto, los periódicos y los medios masivos pertenecen al pueblo. Y debe existir la más amplia libertad para que el pueblo utilice esos medios en favor de los intereses de la causa, en la crítica dura todo lo que esté mal hecho. Creo que mientras más crítica exista dentro del socialismo, eso es lo mejor…

(Conferencia de prensa ofrecida en el hotel Pegasus, Jamaica, 21 de octubre. Ediciones OR (octubre-diciembre), La Habana, 1977)

-0-

 …Yo creo que lo más importante es que tengamos conciencia de que debemos usar la prensa en esta batalla, que es la batalla de la Revolución ahora y en futuro. Debemos estar conscientes de eso. Esto va a generar más presión, y yo creo que hace falta más presión sobre los cuadros, sobre los organismos, sobre los ministros, los cuadros políticos, sindicales, administrativos, todos. Porque falta presión. Si existiera más presión yo creo que existirían menos errores. Se supone que hay presión, que el sindicato se ocupa, que el Partido se ocupa, que todo el mundo se ocupa, que el gobierno se ocupa de los problemas, pero los problemas aparecen por ahí constantemente, muchas veces tardamos hasta meses en enterarnos de que un problema ocurre. Todo esto va a generar más presión, va a generar amargura, va a generar incluso injusticia, va a generar incomprensiones, va a generar interpretaciones erróneas, superficiales, de todo eso, porque yo no veo otra manera. Realmente, yo no veo manera de que nosotros empecemos a emplear la prensa de un modo más eficiente y que no se originen algunos de estos problemas, y que yo creo que solo la práctica y solo el tiempo podrá irlo perfeccionando.

Y yo lo que digo es que lo que hagamos, tenemos que hacerlo. No como ha ocurrido tantas veces. Se manda una circular, se desata una gran crítica de cualquier tipo, se retrocede, porque empieza a producir efecto negativo y es verdad que puede producir efecto negativo.

Los periodistas son un destacamento de la Revolución, y tratan de servir a la Revolución de la forma en que ellos creen que la sirven mejor y en las condiciones en que desenvuelven su trabajo, y nuestro problema consiste en saber cómo utilizar ese destacamento de la Revolución. Ese es nuestro problema, cómo utilizar de la manera más eficiente ese destacamento de la Revolución, porque no lo estamos usando de la manera más eficiente.

Si estoy convencido de que hay que utilizar la prensa de otra forma, y hay que hacer que la prensa participe en esta batalla contra todas las tendencias negativas, que la prensa participe definitivamente en la batalla por el perfeccionamiento de nuestro sistema, de nuestra Revolución, que la prensa trabaje, participe de una manera más eficiente. No es que no participe, no le voy a negar a nuestra prensa muchas de las cosas positivas que ha hecho en muchos momentos y que hace, incluso, y muchas campañas y muchos trabajos serios. Yo digo que la prensa participe de una manera mucho más eficiente en el proceso de la construcción del socialismo en nuestro país y que nosotros tracemos pautas de cómo se debe emplear la prensa en un proceso revolucionario.

Si el sueño de un revolucionario era tener un periodiquito clandestino, nosotros tenemos un periódico que saca 1 000 000 de ejemplares, ¿por qué no vamos a hacer un uso óptimo de ese instrumento? Si la batalla antes era contra la explotación, contra la opresión, contra la tiranía; la batalla es ahora por la construcción del socialismo, una motivación tremenda, hacerlo bien, hacerlo perfecto, ¿Cómo no vamos a aprender a usar esos medios que tenemos de forma óptima? Y no quiero decir que esos medios no hayan sido útiles.

Los burgueses se dan golpes de pecho haciéndose pasar por los más capaces de la libertad de prensa y yo creo que, en realidad, si de valor se trata el revolucionario es mucho más valiente, si de moral se trata el revolucionario tiene mucho más moral.

(Intervenciones durante los debates y sus conclusiones en el II Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Ciudad de La Habana, 17-19 de julio. Cuba Socialista 6 (5), septiembre-octubre, 1986).

Se han publicado 48 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Jamás olvidaré ese día. Estábamos haciendo trabajo voluntario en la fundición de la cortina de la presa Ejército Rebelde (Paso Seco) en el actual parque Lenin. En la Concretera Nacional nos entregaron camiones hormigoneras a un grupo de choferes movilizados por el Comité Nacional de la UJC para el apoyo ininterrumpido a esa tarea de vertimiento de hormigón. Escuchaba el discurso en un radio portátil exactamente cuando me incorporaba a la calle 100 desde la avenida Boyeros, lugar que hoy ocupa el intercambio vial (que no existía en ese momento) y quedé impresionado cuando escuché esas palabras del Comandante acerca de que no se lograría la meta de los 10 millones. Cuando arribé al área de vertimiento se lo comuniqué a los compañeros de la fundición y algunos de ellos me miraron contrariados e incrédulos. Apenas se podía escuchar el discurso porque no se podía parar de verter el hormigón y aplicarle los vibradores.
    Coincido con la aseveración de que la única oportunidad en que había escuchado a Fidel hablar tan desgaradoramente fué, sin dudas, con los acontecimientos de la caída del Ché.
    Ojalá algún día se retome el tema de los pescadores y se exponga la dimensión política de la batalla que se acababa de ganar con el regreso a la Patria de esos humildes trabajadores del mar secuestrados por la misma mafia anticubana que hoy pretende vestir de mansos ciudadanos a los terroristas de entonces, que piden un “cambio” democrático para nuestro país.
    Historia que pretenden también secuestrarnos…

    • tiberio dijo:

      Me pregunto que es de la presa del Parque Lenin, eso todavía existe? Si existe, para que se utiliza?, pues nunca mas he oído hablar de la misma. Me pregunto cual era el objetivo por el cual construyó esa presa. Yo la visité cuando era adolescente por allá por los años 70.

      • KILIK dijo:

        versos

      • Ismael dijo:

        Se llama Ejército Rebelde, entrega el 15% del agua que consume La Habana lamentablemente el porton de drenaje esta inutilizado y provoca que ocupen sus aguas parte de la calle 100, estuvo muy bien diseñada, solo que requiere recursos para su mantenmiento y eso no se ha garantizado.

      • Sergio dijo:

        Ismael

        Hace años que esa presa se FILTRO, pero años.

        yO

  • victor dijo:

    si que fue un discurso tremendo
    estaba alli con los compañeros del noticiero icaic, en una de las tarimas frente a la tribuna donde se situaban las camaras para filmar a fidel, y lo tenia casi frente a mi
    estaba triste, pero entero, como decimos los cubanos
    habiamos pasado muchas jornadas frente a la embajada americana, pidiendo la liberacion de nuestros 11 pescadores secuestrados por la mafia anticubana, y amparada por el gobierno de nixon
    jornadas de canto de silvio, pablo y noel en el techo de un camion del icaic, que ademas servia de puesto de mando del noticiero
    pablito habia compuesto muy rapido una cancion al conocerse la liberacion inminente de los pescadores ¨el juego termino 11 por cero¨decia el estribillo y asi se llamo el documental que hizo santiago alvarez de esa epopeya 11 POR CERO
    luego separo magistralmente en el noticiero de la semana, el discurso de fidel en la television donde la tesis era indiscutible CONVERTIR EL REVES EN VICTORIA
    hay que ponerle esos documentales a las nuevas generaciones
    el noticiero icaic es la cronica cinematografica de la revolucion cubana y no podemos desaprovechar esta gran oportunidad

  • Eduardo, Camaguey dijo:

    Fue un momento donde se demostró una vez más la capacidad de Fidel de ser honesto y autocrítico. Cosa poco común o inexistente en los enemigos de nuestro país. Y cosa poco común también en algunos cuadros de nuestro estado.

  • Ventura Carballido Pupo dijo:

    La Revolución es obra de todo el pueblo. Si la Revolución tiene defectos, es como el hijo que tiene defectos también. Nosotros queremos que la Revolución sea perfecta, pero una cosa son las críticas que le hacemos los revolucionarios, y otra son las que le hacen los enemigos. A los enemigos no se las aceptamos. Las críticas tienen que ser de los revolucionarios para superar las deficiencias. Los contrarrevolucionarios critican para destruir, y los revolucionarios critican para superar, para resolver.*
    Me nutro de estas sabias frase de nuestro Indiscutible Líder, para aprovechando este material, de Julio García Luis (Un excelente regalo para la historia) comentar que fui uno de los protagonista en el intento de lograr producir 10 millones de tonelada de azúcar en 1970; siendo jefe de un contingente de militantes de Santiago de Cuba, dentro del llamado plan político ideológico de la zafra del 70, me ubicaron San Germán, hoy Urbano Noris, en Cauto 3, provincia de Holguín, Unos meses después, el Compañero Saturnino Lahera Presidente del Poder Local, me fue a buscar y me comunicó, que por estar enfermo el administrador, debía yo ocupar ese cargo; Administrador del Central Urbano Nosris. Yo nunca había entrado a una fábrica de azúcar.
    He querido un dia escribir sobre esta misión, donde Fidel Brilló por su confianza, valentía, sagacidad, en una misión que luego se demostró que no era posible. La Revolución Ganó, a pesar que no se logró. Hay mucha tinta en este tintero. Todas estas historias son imprescindible su conocimiento de las jóvenes generaciones. Un Dia escribiré, donde no podemos dejar de reconocer nuestros errores, que fueron menos en correspondencia al respaldo de un pueblo. . Felicitación al autor.

    • Ofelia Rodriguez dijo:

      A todos los que tienen en su memoria una parte de la gran historia, aún en construcción, de la revolución cubana los invito a escribirla. Recuerden que lo que para mañana se deja para mañana se queda y esa historia necesita ser contada. Por otro lado, es cierto que los noticieros del ICAIC son, como las canciones de Carlos Puebla, la historia de las batallas de la revolución cubana en aquellos años y hace falta que las nuevas generaciones las conozcan y las no tan nuevas no las olviden. ….. De Fidel, qué decir….Fidel es Fidel. El más grande.

  • FRANCISCO TERRY DIAZ. dijo:

    UN EJEMPLO INDISCUTIBLE EL QUE AUN TENEMOS Y TENDREMOS DE NUESTRO COMANDANTE,FIDEL.POR ESO ES FIIDEL.GRACIAS COMANDANTE.UN ABRAZO Y FELIZ CUMPLEAÑO.¡MUCHA VIDA .LE DESO!

  • MRoque dijo:

    Comentando momentos similares, yo estuve en la Plaza de la Revolución el día que Fidel despidió el duelo del atentado al avión de Barbados, más o menos en el medio del área de concentración, un poco cargado hacia la derecha respecto a la tribuna (casi no veía la tribuna porque era muy pequeño), tenía 15 años y estudiaba Técnico Medio en Edificaciones en el Politécnico de la Construcción José Martí de Rancho Boyeros (doy el dato porque seguro que los compañeros de aquella época pueden dar fe). Han pasado 40 años y es imposible olvidar las últimas palabras del discurso de Fidel: “…cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla”, les puedo asegurar que nunca vi tanta gente llorando alrededor mío, aplaudiendo pero en silencio, caras de impotencia, de dolor, de incertidumbre. Esa imagen la logré en solo segundos que me van a durar toda la vida.

  • elmano dijo:

    En aquellos tiempo se trabajaba mucho mas que ahora, el voluntarismo era total, es mi ligera impresion que se trato de aprovechar una coyuntura de mercado sin estar preparados para obtenerlo, esa Zafra tenso la economia cubana y provoco muchas insatisfacciones y destituciones, alguan vez habra que analizar si fue la mas costosa de la historia, se hizo en la epoca del olvido del costo, es para mi un ejemplo de que el voluntarismo politico no funciona siempre en la economia cuando se aparta de sus leyes

    • Kamilo dijo:

      Eran los tiempos en dormíamos tres hora en la madrugada,nos acostábamos a las dos de la madrugada y ya a las cinco o cinco y media estábamos de pie,nos trasladábamos de un lugar a otro a a veces a ciento de km y cuando llegábamos no preguntábamos donde se almorzaría o donde dormiríamos,muchas veces lo hacíamos sobre un buró de una oficina y los mosquitos dándonos “jan”,otras veces dormíamos en la cabina de un camión o en el asiento trasero de un jeep,ese día ni nos bañábamos y las tripas gruñían y se revolcaban una con otras porque estaban vacías.eran los tiempos donde la conciencia y el valor de cada uno se ponía a prueba cada día,nadie trabajaba por dinero,era el orgullo y la dedicación nuestra divisa,no estábamos abundantes de ropa y calzado y no pensábamos en eso,aveces estábamos trabajando en lugares aislados y el agua que tomábamos era de la que se encharcaba en las pisadas del ganado,nunca pedíamos “hielito”para enfriarla,eran los tiempos sin vacaciones por años y de decir que nos iríamos a cumplir una misión con las FAR sin preguntar donde sería,¡¡ERAN LOS TIEMPOS EN QUE POR NUESTRAS VENAS NO CORRÍA SANGRE!!,¡¡CORRÍA REVOLUCIÓN!!
      Aveces comentamos en un foro de la prensa y nos censuran el comentario,quizás alguien que no sabe con qué esfuerzo y dedicación se hizo esta revolución ¡¡LA NUESTRA!!.Gracias si me publican este….

      • josé Alfonso Carabeo dijo:

        Kamilo, yo conocí esta etapa. era jefe de un pelotòn de tractores en Placetas, dormíamos debajo de los equipos, comíamos lo que nos traían y de agua fría, ni soñar. Noches a pleno sereno roturando tierra para sembrar más caña. Y caña hubo para más de 10 milloones, y hombre y mujeres para hacerla, sin fin, y con la consigna de “ni una libra menos” No se hicieron los 10 millones pero nos queda el recuerdo de esa epopeya y el orgullo de contarla a nuestros hijos y nietos. Yo tenía entonces 26 años.

  • Pierre dijo:

    He ahí parte del concepto de Revolución de Fidel ” No mentir jamás ni violar principios éticos”
    !bravo comandante! saludos, felicitaciones y mucha salud en sus primeros 90, para atrás ni para coger impulso, como nos dijo una vez.

  • Ángel Blanco dijo:

    Estimado Julio García Luís, buen artículo el suyo que nos recuerda cuál debe ser nuestro principal compromiso: la verdad.
    Me llamó poderosamente la atención la frase “Criticar no es una meta, sino la aplicación desde posiciones de principios de un método para interpretar la realidad en su conjunto, promover acciones colectivas para transformarlas y superar las imperfecciones.”
    ¿Por qué entonces los Órganos de Dirección, los Organismos políticos, la Ciencia en Cuba, la Universidad y los medios masivos de comunicación en Cuba no han emprendido acciones para solucionar un problema tan grave como el energético?
    Este problema no sólo es un problema de Cuba, es un problema de toda la Humanidad, pero, ¿qué hemos hecho los cubanos para resolverlo?
    El tema es que la energía libre, el dinero (la moneda nacional) y la economía están estrechamente vinculados y un sólo y único principio físico permite la solución de todos ellos.
    ¿Dónde reside entonces el problema que impide su solución?. ¿Es un problema político, de Estado o de ignorancia?. ¿Cuál es el papel que debe jugar la Ciencia y la Universidad en su solución?. ¿Qué papel deben jugar los medios masivos de comunicación?. ¿Qué papel deben jugar los organismos políticos y de dirección?
    Me inclino a pensar que es un problema de ignorancia, escepticismo e incredulidad. ¿Luego entonces, cómo romper este círculo vicioso?
    Continúa.

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Doy gracias a Cubadebate por haber publicado este trabajo del extraordinario periodista Julio García Luis. Cuándo escribí algo relacionado con aquel histórico discurso, no conocía este trabajo del amigo y camarada Julio. Esas horas posteriores a la culminación del acto constituye una joya de la memoria histórica. Como ya dije estuve aquella noche en la tribuna desde donde Fidel habló.
    Es un homenaje a Fidel y también al querido Julio, maestro de maestros.
    ¿Alguien tiene alguna pista para acceder por vía electrónica al texto de aquel discurso de Fidel?

  • José García Álvarez dijo:

    EN ESTOS EPISODIOS NARRADOS ES DONDE UNO RECONOCE LO FACINANTE QUE ES NUETRA HITORIA Y SU LIDER HISTÓRICO FIDEL ,QUIEN NUNCA LE HA MENTIDO A ESTE PUEBLO. NUESTRA HISTORIA ESTA LLENA DE EMOCIONANTES HECHOS QUE DEVIERAN SALIR COMO ESTE EN CUBADEBATE. NUESTRO PUEBLO Y ACTUALES DIRIGENTES TIENEN UNA DEUDA ETERNA CON NUESTRO LIDER HISTÓRICO .NO FALLARLE NUNCA EN LA CONTINUIDAD DE NUESTRA INVENCIBLE REVOLUCIÓN.
    HASTA LA VICTORIA SIEMPRE COMANDANTE.¡ VIVA FIDEL

  • Ángel Blanco dijo:

    Creo entonces que el papel de los medios masivos de comunicación es divulgar aquellos elementos que evidencian la profunda crisis de la ciencia mundial y abrir un debate científico y popular e interactivo, que por una parte presione a la ciencia oficial a tomar cartas en el asunto y por otra parte contribuya a esclarecer y divulgar los principios básicos que actualmente están profundamente contaminados y tergiversados.
    Citaré dos ejemplos, los cuales los medios masivos de comunicación mundiales han silenciado oprobiosamente:
    1.- 09. Juli 2014. Projekt AuKW – Auftriebskraftwerk.
    2.- Трансмутация элементов – Добро пожаловать в Новую Эру | Агентство Русской Информации.. ó Пресс конференция по ТРАНСМУТАЦИИ (Швейцария). Press Conference of transmutation (Switzerland) (21 de junio de 2016).
    El primero es una Instalación Energética Gravitatoria de energía libre y el segundo es un tema de biotecnología, donde una bacteria en un ambiente controlado transmuta elementos químicos radiactivos en otros estables y no estables y está directamente relacionado con la Síntesis Nuclear Fría.
    Cualquiera de estos dos éxitos, por sí solos, tiene una importancia inconmensurablemente mayor que el famoso experimento LIGO, que resultó un fraude de escala millonaria y mundial. ¿Por qué se promueve el fraude y se oculta la verdad?
    Soy plenamente conciente que esto no es un tema local como la Zafra de los 10 Millones, es un tema mundial y tiene enormes repercusiones en todas las áreas de la actividad humana. ¿Aún así, tendremos que hacer algo o no?
    La otra frase “Por otra parte, es evidente la falta de especialización en los dominios de la economía que predomina entre muchos de nuestros periodistas.”, es un tema actual real. Pero el problema fundamental es que todas las teorías económicas que han existido constituyen un manual para estafadores, cuyo único objetivo es ocultar profundamente el origen y único motivo de todos los problemas: la existencia y creación de la plusvalía, de la ganancia, de los beneficios o de cualquiera de los eufemismos utilizados. No confundir plusvalía con dinero, hay que dejar el dinero y eliminar la plusvalía.
    El único que apuntó en la dirección correcta para su verdadera solución fue Carlos Marx y algunos aportes que hizo Lenin luego, pero entonces no existía la base científica, el principio físico que lo sustenta.
    Es por eso necesario un método de análisis global para poner en evidencia lo que se oculta con tanto ahínco detrás de enrevesados conceptos y términos financieros y económicos. ¿Por qué cree usted que absolutamente nadie conoce en esencia cómo funciona la economía realmente? Porque está diseñada para ocultar lo que realmente es, una estafa y un fraude, destinada a transferir riquezas reales de miles de millones de personas hacia unos pocos.
    Nada ni nadie puede violar las leyes físicas del Universo.
    Ojalá que Fidel pudiera leer y entender lo que escribo, así le pondría “las pilas” a algunos.
    Muchísimas gracias.

  • PerritoSuky dijo:

    MRoque: algo parecido tambien me sucede
    Cuando la zafra del 70, solo tenia 4 años, pero cuando el despido de duelo del atentado al avión de Barbados ya tenia 10 años, vivia en una zona rural de poblacion muy dispersa, pero en casa de mis abuelos habia un radio y si recuerdo muy bien las palabras de Fidel tan sentidas y profundas que jamas he olvidado
    …cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla”

  • pablo diaz galindo dijo:

    Por haber estado presente en varios de los hechos que se cuentan, felicito las opiniones del foro y de más está decir que por esas razones siempre hemos seguido a Fidel. La verdad, por dura que sea, siempre nos dará armas contra el enemigo.

    Nuestros actuales cuadros, a todos los niveles, deberían leerse este artículo y también el foro en que son aludidos muy crítica y seriamente.

    Martí dijo “la palabra es para decir la verdad, no para encubrirla”.

    Recuerdo con mucho respeto a Julio García Luis, quien fue mi profesor y se convirtió durante un tiempo en el cronista de Fidel.

  • Ángel Blanco dijo:

    Aclaración sobre el término “energía libre”.
    Actualmente se aplica a los mal llamados móviles perpetuos. Son dispositivos autónomos que entregan más energía que la que ellos mismos consumen para su funcionamiento pues la extraen del medio ambiente. Necesitan ser arrancados con una fuente externa de energía. Una vez arrancados se puede retirar esta fuente externa, o dejarla de reserva para futuros arranques luego de ser detenidos. En ningún caso violan la Ley Universal de Conservación de la Energía, pues es precisamente ella la que permite su funcionamiento.
    Muchas gracias.

  • JAGF dijo:

    GRACIAS, Es una clase magistral este articulo, cuanta historia y conmovedora, por eso soy de lo que expreso, que la prensa o los periodista deben de dar la información por dura que sea, con inmediatez y oportuna, ya se expresa en el concepto de REVOLUCIÓN no mentir jamas no violar principios éticos, ……… esta debía de ser la biblia de los revolucionarios, hay mucho secretismo en cuanto informar el pueblo todos los organismos, ministerios Empresas y entidades tienen un librito para esto

  • CHUCHY GOMEZ dijo:

    QUE CLASE DE HOMBRE TENEMOS LA SUERTE DE TENER COMO COMANDANTE EN JEFE, LOS ENEMIGOS QUE SIGAN SUFRIENDO, LOS HOMBRES Y MUJERES DIGNOS DEL MUNDO LO DISFRUTAMOS.
    CONTAMOS CON EL SER HUMANO MAS GRANDE QUE HA PISADO LA TIERRA Y SENTIMOS EL SANO ORGULLO DE SER CONTEMPORANIO CON CON SU VISION, CONSAGRACION Y EJEMPLO.

    GRACIAS COMANDANTE Y FELICIDADES EN SUS 90…………

    GRACIAS COMANDANTE Y FELICIDADES EN SUS 90……………………

  • Ángel Blanco dijo:

    Les ruego a todos que me disculpen. No leí la fecha de defunción del periodista Julio García Luís y el nombre del artículo firmado con fecha actual me indujo a error.
    En el artículo debería aparecer el nombre de la persona que hizo la recopilación.
    Muchas gracias.

  • Julio Alfredo dijo:

    Alguien recuerda al Ministro del Azúcar en esa época? Yo si, y también sé lo que le sucedió. Su apellido es (ó era no sé si aún vive) Borrego.
    Recuerdo que para esa época (Yo corté caña casi en la costa en la zona de Manga Larga en Camaguey) se sembró caña hasta muy cerca de las costas y se demolieron muchos platanales… fue una zafra de 18 meses… solo contaba con 14 años. Estudiaba en el Inst. Téc. “Hnos Gómez ” de la Vivora. Tengo muchas vivencias de esa zafra…(((((

    • Néstor del Prado Arza dijo:

      Julio Alfredo, efectivamente Orlando Borrego fue Ministro del MINAZ, está vivo y como fue compañero del Che en el Ministerio de Industrias, ha escrito valiosos libros que recogen la obra del Che en dicho ministerio. Recomiendo su lectura. Borrego fue sustituido antes de culminar la Zafra y fue designado el Ingeniero Marcos Lage Coello que era el Vicerector de Investigaciones de la Universidad de La Habana. Marcos Lage emprendedor e innovador fuera de serie. Fue también Ministro del SIME. También vive y está jubilado.

    • Yfdez dijo:

      Julio Alfredo del Ministro que usted habal su nombre es Orlando Borrego y aún vive y trabaja como asesor del Ministro del Transporte o eso tengo entendido, ya que tuve la oportunidad de conocerlo personalmente hace unos años, es una persona excelente y muy inteligente

  • Miriam Ruiz Garcìa dijo:

    Ese es nuestro FIDEL, nuestro amado FIDEL, nunca le ha mentido a su pueblo, siempre con la verdad, para Cuba y para el mundo, por eso es respetado por todas las personas honestas donde quiera que se encuentren, por eso es que se respeta a nuestra REVOLUCIÓN.

    Felicidades COMANDANTE EN JEFE, por su próximo cumpleaños, cuídese mucho que su pueblo lo necesita, su ejemplo nos inspira a seguir luchando por el perfeccionamiento de nuestro SOCIALISMO y seguro que venceremos.

    Hasta la victoria siempre

Se han publicado 48 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Julio García Luis

Julio García Luis

Uno de los más importantes periodistas y teóricos de la comunicación de Cuba (1942-2012). Es el autor del libro “Revolución, socialismo, periodismo. La prensa y los periodistas ante el siglo XXI”. Premio Nacional José Martí 2011.

Vea también