Imprimir
Inicio » Noticias, Sociedad  »

Dos mujeres en el Capitolio de La Habana (+ Fotos)

| 2 |
“Mi mayor reto es hacer mi trabajo bien, y el mayor reto desde 2015 es reparar el Capitolio", dice Alina Miret.

“Mi mayor reto es hacer mi trabajo bien, y el mayor reto desde 2015 es reparar el Capitolio”, dice Alina Miret.

por Ana Isa Vidal

Alina Miret Lliraldi prefirió una carrera con actividad porque le gusta hacer tareas que puedan participar el hombre y la mujer, como la construcción. Por eso se graduó de ingeniera civil en 1998 en el Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría (CUJAE).

Mi mayor reto es hacer mi trabajo bien, y el mayor reto desde 2015 es reparar el Capitolio, específicamente la cúpula, la parte más importante, y donde me toca liderar la parte ingenieril. La obra marcha como debe ser, es impresionante, una reparación única. Es tan monumental y tan importante que vale la pena trabajar aquí”.

—¿Cómo has adquirido esta experiencia en restauración?

—La experiencia se adquiere en la obra, la CUJAE te da la parte técnica, y la práctica te la brindan tus mismos compañeros y el medio. Antes tuve el privilegio de hacer el restaurante Fabio, inspirado en la vida de Fabio Di Celmo. En compañía de su papá, lo construí. Y fue una obra muy importante porque me enfrenté yo sola, casi por primera vez, a un trabajo de gran magnitud.

—Cuéntame cómo es un día normal de Alina…

—Tengo un niño de diez años, es un amor de niño…Aquí en el trabajo me llevo bien con todo el mundo, estoy jaraneando todo el día. Tengo muy buenos colegas, mujeres y hombres, es un día normal, como de cualquier cubana. Cuando termino a las 5 de la tarde, me tocan las tareas, los trabajo de clase, pasear con mi hijo. No cocino, pero el resto de las tareas del hogar, me tocan. Me gustaría conocer otros países y ver otras obras importantes de ingeniería. Sueño con un porvenir mejor para Cuba y la mujer cubana.

Por su parte, a Paula Abrantes Mena, le fascinó, desde pequeña, la idea de proyectar y construir las casas de su pueblo…

“Me siento muy feliz de ser parte de esta obra", dice Paula Abrantes. Foto: Radio Rebelde

“Me siento muy feliz de ser parte de esta obra”, dice Paula Abrantes. Foto: Radio Rebelde

“De niña, yo soñaba con construir mi propia vivienda allá donde vivía, en el Sijú, una pequeña comunidad en el campo de Cruces, en Cienfuegos. Estudié Arquitectura, ocho años después hice una maestría en Estructuras, la parte civil de la Ingeniería. Tengo 52 años y dos hijas maravillosas, Wendy y Jessica. Son dos mujeres muy laboriosas a quienes he inculcado con mi ejemplo que estudien y se preparen para el futuro”.

—¿Fue difícil estudiar con dos hijas?

—Todavía estudio. La maestría la hice con mis dos hijas que estaba en la primaria e iban conmigo a la universidad; me ayudaron mi esposo y mi suegra. Hace poco terminé dos postgrados más en la universidad de San Gerónimo en restauración y en la Escuela de Metrología del Control de la Calidad.

—¿Cómo marcha la restuaración del Capitolio?

—“Me siento muy feliz de ser parte de esta obra. Mi tarea se basa en la Gestión de la Calidad: trabajo con las normas, con los procedimientos que rigen cada una de las actividades que se ejecutan.

En este momento estamos ejecutando las áreas exteriores, que son la sub-base y la fundición el sembrado del granito. En la planta baja se restaura toda la parte ornamental, el bronce, las estructuras, los sótanos, el cuarto piso, aún quedan actividades puntuales en la cubierta, la cúpula, y todas las fachadas exteriores”.

“El proceso de ejecución está proyectado para el 2018, puede ser que quizás se extienda pero realmente es un proyecto muy importante para el país y el mundo. Todo cubano se siente orgulloso de ver restaurado su Capitolio”.

—¿Qué crees de la mujer cubana?

—Creo que todas las mujeres cubanas merecen un reconocimiento, por ser tan abnegadas. Desde aquella mujer que se levanta de madrugada a trabajar en la panadería, hasta las que realizan disímiles labores. El país necesita la fuerza de la mujer.

Aquí en el Capitolio hay un equipo de mujeres, que a veces estamos laborando hasta las doce de la noche, aquí trabajamos sin horario, sin día, los fines de semana, nos llevamos trabajo para la casa

Pienso que todos estos edificios que vemos deteriorados, se pueden reconstruir; el país saldrá adelante, y hacen falta las manos de la mujer, el granito de la mujer es imprescindible”.

Paula Abrantes en el Capitolio de La Habana. Foto: Radio Rebelde.

Paula Abrantes en el Capitolio de La Habana. Foto: Radio Rebelde.

(Tomado de Radio Rebelde)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jorge David dijo:

    El Capitolio Nacional es una de las maravillas arquitectónicas de Cuba. Muy buena labor la de estos trabajadores. Todo el pueblo cubano se lo agradece.

  • Henry. dijo:

    bellas mujeres, nos sentimos orgullosos de ellas

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también