Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Viagra femenina causa desconfianza en médicos

En este artículo: Estados Unidos, Mujer, Salud, Sexualidad
| 16
La aprobación en Estados Unidos de la comercialización de la llamada “Viagra femenina” ha sido muy celebrada por las organizaciones feministas, aunque genera desconfianza entre parte de la comunidad médica. Foto: EFE

La aprobación en Estados Unidos de la comercialización de la llamada “Viagra femenina” ha sido muy celebrada por las organizaciones feministas, aunque genera desconfianza entre parte de la comunidad médica. Foto: EFE

Tras varios meses de intenso debate, el pasado martes la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) dio su brazo a torcer y aceptó que la farmacéutica Sprout Pharmaceuticals ponga a la venta a partir del 17 de octubre la flibanserina, bajo el nombre comercial de Addyi.

Inmediatamente, asociaciones feministas como la Organización Nacional para las Mujeres (NOW) aplaudieron la decisión, y su presidenta, Terry O’Neill, celebró que la FDA hubiese hecho “lo correcto” al aprobar el primer tratamiento médico para “la queja sexual más habitual de las mujeres”.

“Las mujeres -no menos que los hombres- merecen tener experiencias sexuales satisfactorias y relaciones íntimas gratificantes”, indicó O’Neill.

Las feministas de EE.UU., con NOW al frente, habían acusado a la FDA de estar sometiendo a mayores escrutinios a la flibanserina que a los medicamentos diseñados para incrementar la libido masculina, como Viagra y Cialis.

Este “Viagra femenino” modifica tres sustancias químicas claves para el cerebro, aumentando la dopamina y la norepinefrina y disminuyendo la serotonina, lo que hace incrementar la libido en las mujeres y su deseo sexual.

El medicamento está pensado para ser administrado diariamente a mujeres premenopáusicas que sufran un desorden de anorexia sexual, es decir, la pérdida repentina de cualquier deseo de practicar sexo.

Sin embargo, en la comunidad científica la aprobación del fármaco no ha sido tan bien recibida como entre los colectivos feministas, y son numerosos los médicos y farmacólogos que ponen en duda no ya sólo los efectos del medicamento, sino la propia naturaleza del supuesto desorden sexual.

“No existe una norma establecida científicamente para la actividad y deseos sexuales y no hay pruebas de que el desorden de deseo sexual hipoactivo (al que va dirigido Addyi) sea una condición médica”, explicó a Efe la profesora asociada de Farmacología de la Universidad de Georgetown Adriane Fugh-Berman.

“El desorden de deseo sexual hipoactivo es un típico ejemplo de un problema que fue patrocinado por la industria para preparar el mercado para un tratamiento específico”, remachó la doctora.

Fugh-Berman publicó en junio (dos meses antes de que Addyi fuese aprobada), junto a dos de sus colegas Antonie Meixel y Elena Yanchar un artículo en el “Journal of Medical Ethics” titulado “Desorden de deseo sexual hipoactivo: inventando una enfermedad para vender libido”.

En él, las investigadoras acusan al desorden de deseo sexual hipoactivo de formar parte de una técnica de márketing en la que las compañías desarrollan las enfermedades al mismo tiempo que las medicinas.

Además, algunas voces en la comunidad médica también han alertado sobre los posibles efectos secundarios, como la prestigiosa profesora de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York Leonore Tiefer, quien contrapuso “los minúsculos beneficios” de la píldora al “muy grave horizonte de efectos secundarios”.

Los efectos secundarios de Addyi (principales responsables de que se atrasase su aprobación) son posibles desmayos y disminución de la presión arterial, riesgos que aumentan con el consumo de alcohol y con el uso de otros medicamentos que interfieren con la descomposición la flibanserina en el organismo.

Como es habitual en estos casos, existe diversidad de opiniones entre los propios médicos, y la ginecóloga y profesora de Yale Mary Jane Minkin dijo en una entrevista en la televisión pública PBS que tiene intención de recetar Addyi “bajo las circunstancias apropiadas” a sus pacientes, al considerar que “hay que dar una oportunidad” al medicamento.

Este jueves, dos días después de que la FDA aprobase la comercialización de la flibanserina, la multinacional farmacéutica canadiense Valeant anunció un acuerdo para comprar por 1.000 millones de dólares al fabricante de Addyi, Sprout Pharmaceuticals.

(Con información de EFE)

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Gilbert dijo:

    En la etiqueta de contraindicaciones se puede leer, entre otras cosas, lo siguiente:

    ADVERTENCIA: En caso de excitación sexual que se prolongue por mas de cuatro horas llame a este teléfono de emergencias: xxxxxxxxxx. Serán atendidas inmediatamente por El doctor Pichardo

  • Corona dijo:

    Esperaremos por las opiniones de las mujeres cuando usen la Flibanserina (Addyi). Espero las mujeres solo la usen cuando tengan disminución ó perdida del apetito sexual. No quisiera que esa tableta llegara a las manos de mi vecinita, ella sin tomar nada es “candela`´, imaginen si toma una de estas pastillitas!!!!.

  • Terminus Angringon dijo:

    Ya empesó el chisme.. deverían inventar una pastilla para dormir la lengua de algunos .

    • sibarra dijo:

      ESTOY DE ACUERDO CON TIGO terminus angringon…

    • YORDANIS dijo:

      no estoy seguro del buen funcionamiento de la viagra adyi pero si creo que muchas mujeres necesitan mas estimulo por parte de su pareja para estar disponible cada vez que su pareja la decea no se si es mucho trabajo o la casa o los hijos pero si se que que pasa algo.

  • Terminus Angringon dijo:

    Disculpen, se me fue la v por la b en deberían.. están pegadas una a la otra en mi teclado..

    • MCC dijo:

      Terminus Angringon, también debías poner como excusa que la S está encima de la Z, al escribir “empesó” en lugar de empezó.

  • Ricardo Salazar Crespo dijo:

    Addyi (flibanserina). Peligroso enemigo potencial.

    El anuncio de la aprobación por la Administración de Alimentos y Medicamentos de E.U.A. para que la Empresa Sprout Phamaceuticals ponga a la venta una “viagra” femenina constituye un disparatado y peligroso paso que traerá (sumará) más consecuencias negativas que beneficios.

    Como ha ocurrido con el sildenafil (viagra para hombres), la consumirán por su cuenta y libre determinación muchas jóvenes pagando un elevado precio en el mercado subterráneo, las más de las veces por productos de dudosa procedencia y composición, con serios riesgos para la salud; o placebos cuyo efecto se resume al que desencadene psicológicamente sobre las consumidoras. Será causa de la aparición de síntomas y hasta síndromes muy peligrosos, como puede ocurrir por el consumo de sildenafil por el hombre, no prescripto por el correspondiente facultativo. Será también la génesis de frigidez femenina futura y fuente temporal de conflictos por supuestas insatisfacciones de la mujer al potenciar un mayor deseo de experimentar orgasmos, que ya no se corresponderá con las costumbres de la pareja. Esto inducirá a los jóvenes y hombres adultos a buscar una respuesta sexual “superior” bajo los arcaicos y peligrosos preceptos del machismo. En la mujer los riesgos superarán a los que amenazan al hombre porque ella es la responsable biológica de la maternidad y es posible que la afectación de su ciclo menstrual o la del desarrollo prenatal del futuro hijo traiga consecuencias negativas insospechadas. Seguirán apareciendo los que se enriquezcan a cambio de daños catastróficos para la sociedad, y las leyes siempre se quedarán muy distante para atajar el mal.

    Prof. Ricardo Salazar Crespo
    Cascorro. Tel. 87 82 60

  • Lector dijo:

    Jaja a gozar que se acaba el mundo

    • ak 50 dijo:

      jajajaj se formo la GOZADERA JEJEJE

  • Alian Gonzalez dijo:

    ahora empiesa la competencia entre los hombre y mujeres haber quien aguanta mas, por suerte yo no tengo que usar nada para dar placer, pero la competencia sera dura …

  • Hector Jons dijo:

    La mejor viagra que existe es el deseo y el gusto por la otra persona. Cuando alguien te gusta al 100%. No hacen falta pastillitas.

    • La3men2ga dijo:

      Tienes razón Hector Jons, coincido contigo

  • maria dijo:

    SOY LECTORA DE CUBADEBATE HACE TIEMPO, Y ESTO DE LA VIAGARA FEMENINA ME ASOMBRA, POR QUE NO SE PONEN A DESCUBIR COMO CURAR EL CANCER, EL SIDA, Y UN SIN FIN DE ENFERMEDADES QUE DIESMAN AL MUNDO, ETC, SE PASAN LA VIDA INVENTANDO COMO HACER CRECER LAS MONTAÑAS DE DINERO MIENTRAS EL HAMBRE, LAS ENFERMEDADES ATACAN AL SER HUMANO, LEER ESTAS NOTICIAS Y PERDONEN LA SINCERIDAD ME DAN NAUSEAS, HAY QUE HACER TANTO POR LA VIDA DE LOS SERES HUMANOS, POR QUE NO AYUDAN EN SIRIA POR PONER UN EJEMPLO, POR QUE NO VEN ESA FAMILIA SIRIA QUE SE AHOGO EN UNA PLAYA TURCA Y COMO ESO PONDRIA UN SIN FIN DE TITULARES, A CUBADEBATE GRACIAS POR SU INFORMACION DIARIA. UNA LECTORA AMIGA. SALUDOS A TODO ESE COLECTIVO QUE DIA A DIA TRABAJA PARA INFORMAR A CUBA Y AL MUNDO.

  • Yadi dijo:

    Creo que esto de la viagra femenina, no es mas que un invento chino. Si la pareja con la que compartes o estas en ese momento te gusta realmente no hay necesidad de usarla.
    Es muy emotivo dar placer sin ayuda de ninguna pastilla.

  • Nechy dijo:

    Si es realmente cierto esto de la viagra femenina,pienso que si hay necesidad de usarla, que sea siempre y cuando la necesiten, no como la de los hombres que la usan para hacerse los que más pueden o rinden, principalmente ahora en muchos jóvenes que se han vuelto adicto a ellas.Además siempre que haya amor se busca la manera de satisfacerse mutuamente de diversas maneras que las hay. No critico que se use, pero cuando se necesite realmente, no por ver quien es el que más puede.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también