Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Argentina fija tres días de duelo por muerte del poeta Juan Gelman (+ Video)

En este artículo: Cultura, Duelo Oficial, Juan Gelman, Poesía
| 1 |

Juan-Gelman A

Hoy el Gobierno de Argentina decretó tres días de duelo para rendir homenaje al laureado poeta y escritor argentino Juan Gelman, que falleció el martes en México después de haber vivido parte de su vida exiliado por la dictadura militar argentina que le arrebató a sus hijos.

El ganador del Premio Cervantes, el galardón más importante de las letras hispanas, murió a los 83 años en la capital mexicana por un síndrome mielodisplásico, una disfunción de la médula ósea, según medios locales.

Cristina Fernández, presidenta argentina, decretó tres días de luto. Y el secretario de Cultura, Jorge Coscia, dijo que despedían a un “luchador, a un hombre que sufrió en carne propia el exilio, la pérdida, la impotencia, el dolor”.

El poeta de ojos grandes y tristes, que nació en Buenos Aires en una familia de emigrantes judíos ucranianos, fue una incansable voz contra la impunidad durante la dictadura militar que gobernó Argentina entre 1976 y 1982.

En 1976, sus únicos hijos, Nora Eva y Marcelo Ariel, fueron secuestrados por agentes del Gobierno junto a su nuera, María Claudia Iruretagoyena, que estaba embarazada de siete meses.

Los restos de su hijo fueron identificados en 1990 tras ser hallados dentro de un tambor de cemento en un río de Buenos Aires. Su hija y su nuera siguen integrando la lista de miles de desaparecidos que dejó el régimen militar.

Sólo quien, desde el dolor, ha escrito con verdadero goce puede dar a sus lectores un gozo semejante“, dijo Gelman en su discurso al recibir el Cervantes en el 2007.

“La nuestra es la verdad del sufrimiento. La de los asesinos, la cobardía del silencio. Así prolongan la impunidad de sus crímenes y la convierten en impunidad dos veces”.

Después de una búsqueda incansable, el poeta logró encontrar en Uruguay a su nieta desaparecida, María Macarena, en el 2000. La mujer viajó a México para asistir el miércoles al velorio de su abuelo.

Cuando joven, Gelman inició sus estudios universitarios de Química, pero los abandonó para dedicarse de tiempo completo a la poesía y al periodismo.

Tuvo una prolífica vida, y de sus primeros años en la literatura sobresale “Gotán” (1962), y más tarde “Cólera Buey” (1971), que formaron parte de la corriente conocida como nueva poesía hispanoamericana.

Su último libro, “Hoy” fue publicado el año pasado.

Además del Cervantes, Gelman recibió el premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana entre otros galardones.

Miente la muerte cuándo dice que Juan Gelman ya no está. Él sigue vivo en todos los que lo quisimos, en todos los que lo leímos, en todos los que en su voz hemos escuchado nuestros más profundos adentros”, escribió en el diario Página/12 de Buenos Aires el escritor uruguayo Eduardo Galeano, con quien Gelman compartió la redacción de la revista Crisis.

En su derrotero como exiliado, entre 1975 y 1988, Gelman residió en Roma, Madrid, Managua, París, Nueva York para después establecerse definitivamente en México, donde vivió las últimas dos décadas de su vida y donde se lo recordó con respeto.

Juan Gelman, poeta de alma mexicana, poeta mayor, ha muerto. Mi pésame a sus deudos“, escribió en su cuenta de Twitter el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de México (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa.

(Con información de Reuters)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lucía dijo:

    Duele su partida aunque no morirá para quienes amamos su escritura y su coherencia militante. Va una pequeña muestra de su dolor hecho verso.

    Mi Buenos Aires querido

    Sentado al borde de una silla desfondada, 
    mareado, enfermo, casi vivo, 
    escribo versos previamente llorados 
    por la ciudad donde nací.
    Hay que atraparlos, también aquí 
    nacieron hijos dulces míos 
    que entre tanto castigo te endulzan bellamente. 
    Hay que aprender a resistir.
    Ni a irse ni a quedarse, 
    a resistir, 
    aunque es seguro 
    que habrá más penas y olvido. 

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también