Inicio » Noticias, Medio Ambiente  »

Vivir en la tierra: no nos queda otra alternativa

5 junio 2012 | 6

efecto-invernadero_cambio-climatico1El 12 de junio de 1992 trabajaba en Radio Reloj y me tocó ese día escribir para el espacio Matutino de la emisora. Fidel habló en la llamada Cumbre de la tierra y me estremecí cuando le escuché “una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre”.

Siguió con su discurso de tan solo cinco minutos, los que conmovieron a miles y miles de personas que escucharon aquella transmisión y terminó en una ovación, menos, por supuesto por la delegación norteamericana que asistió a la importante reunión convocada por Naciones Unidas en Río de Janeiro.

Han transcurrido casi 20 años de aquellas palabras que cayeron en los oídos sordos de los llamados líderes mundiales, léase jefes de estado de los países ricos.
Mientras, la preocupación -y ocupación- de algunos países y numerosas organizaciones que luchan por preservar la vida en el planeta, realizan hincapié en las llamadas especies en extinción.

Por ejemplo el experto en Diversidad Biológica de la ONU, Ahmed Djoghlaf, afirmó hace un corto tiempo que la pérdida de la biodiversidad y el cambio climático son las dos caras de la misma moneda. Y son consecuencia de la actividad humana; en tal sentido reveló que la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera de la tierra se encuentra en un nivel nunca visto desde hace 650.000 años.

Djoghlaf declaró: “Estamos experimentando la mayor ola de extinciones después de la desaparición de los dinosaurios. Cada hora, tres especies desaparecen. Cada día, más de 150 especies se pierden. Cada año, entre 18.000 y 55.000 especies se convierten en extintas”. Con frecuencia en la prensa se publica, por ejemplo, que 15.589 especies están amenazadas de extinción; en los últimos 500 años, la actividad de los seres humanos ha condenado a la extinción a 844 especies (o extinción silvestre); uno de cada cuatro mamíferos y una de cada ocho aves se enfrentan a un riesgo de extinción en un futuro cercano; uno de cada tres anfibios y casi la mitad de la totalidad de las tortugas terrestres y de las tortugas de agua dulce están amenazadas y se estima que el ritmo actual de extinción supera el ritmo natural de desaparición en condiciones normales en un margen de 100 a 1000 veces.

Expertos afirman que son animales en peligro de extinción cuando su existencia se encuentra comprometida a nivel mundial. Esto es debido generalmente a la fulminación de un recurso del cual dependen todas y cada una de las especies, ya sea por parte de la acción del hombre, como la caza ilegal o la tala de indiscriminada de árboles, o simplemente a cambios en el ecosistema de la especie producto de hechos fortuitos, como ocurre con el cambio climático.

Pero en esta definición falta un animal que en cualquier momento vuela en pedazos: el hombre.

En una reflexión Fidel decía: “Por primera vez, la especie humana, en un mundo globalizado y repleto de contradicciones, ha creado la capacidad de destruirse a sí misma. A ello se añaden armas de crueldad sin precedentes, como las bacteriológicas y químicas, las de napalm y fósforo vivo, que son usadas contra la población civil y disfrutan de total impunidad, las electromagnéticas y otras formas de exterminio. Ningún rincón en las profundidades de la tierra o de los mares quedaría fuera del alcance de los actuales medios de guerra. Se conoce que por estas vías han sido creados decenas de miles de artefactos nucleares, incluso de carácter portátil.”

En ese mismo texto Fidel razonaba: “Se puede creer o no, desafiando los datos, a mi juicio irrebatibles, de los más serios científicos del planeta y la inmensa mayoría de las personas más instruidas y serias del mundo, quienes piensan que al ritmo actual de calentamiento, los gases de efecto invernadero elevarán la temperatura no solo 1,5 grados, sino hasta cinco grados, y que ya la temperatura media es la más alta en los últimos 600 mil años, mucho antes de que los seres humanos existieran como especie en el planeta. Es absolutamente impensable que nueve mil millones de seres humanos que habitarán el mundo en el 2050 puedan sobrevivir a semejante catástrofe. Queda la esperanza de que la propia ciencia encuentre solución al problema de la energía que hoy obliga a consumir en 100 años más el resto del combustible gaseoso, líquido y sólido que la naturaleza tardó 400 millones de años en crear. La ciencia tal vez puede encontrar solución a la energía necesaria. La cuestión sería saber cuánto tiempo y a qué costo los seres humanos podrán enfrentar el problema, que no es el único, ya que otros muchos minerales no renovables y graves problemas requieren solución. De una cosa podemos estar seguros, a partir de todos los conceptos hoy conocidos: la estrella más próxima está a cuatro años luz de nuestro Sol, a una velocidad de 300 mil kilómetros por segundo. Una nave espacial tal vez recorra esa distancia en miles de años. El ser humano no tiene otra alternativa que vivir en este planeta.”

Por todo lo anterior no puedo evitar que cada vez que despierte mire por mi ventana para cerciorarme de que a lo lejos un hongo gigante de humo no avanza hacia nuestra Isla; tampoco soporto que una gota de agua caiga constantemente desde cualquier pila o que un camión cisterna despilfarre el preciado líquido. No resisto ver el mar gris por un día nublado porque si seguimos desbaratando nuestro entorno así será en un futuro.

Solo el hombre, ese animal superior por poseer un cerebro único en el planeta, podrá evitar devorarse a sí mismo. Esperemos que su inteligencia alcance para tan colosal tarea.

(Tomado de La Jiribilla)

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Enrique dijo:

    AUN NO NOS HEMOS PERCATADO DE LA GRANDEZA DE NUESTRO FIDEL, LA HISTORIA DEMORA EN RECONOCER LA REAL DIMENSION DE LOS HOMBRES Y DE SU PAPEL EN LA HISTORIA. AHORA ESTAMOS RECONOCIENDO EN SU REAL DIMENSION LO QUE SIGNIFICO LA PLEYADE DE PATRIOTAS DE NUESTRAS GUERRAS DE INDEPENDENCIA, AFORTUNADOS LOS QUE ESTEN VIVOS CUANDO DE VERDAD EL MUNDO RECONOZCA LOS APORTES DE NUESTRO FIDEL A LA HUMANIDAD.

  • Gaia dijo:

    Es muy bueno que en un día como hoy se le de cobertura a un tema como este, es necesario que la preocupación por el medio ambiente deje de estar solamente en los discursos y se convierta en una preocupación constante de cada persona y sobre todo de aquellos que tienen la responsabilidad de dirigir en diferentes estructuras. Es mi criterio que hoy se observa un despertar de la consciencia de los pueblos en torno a esta problemática a nivel internacional, pero me parece que en nuestro país en la acción local, en la comunidad existen carencias de acciones que contribuyan a desarrollar una consciencia medioambiental. Creo que se le debe prestar atención al desarrollo de una conciencia ecológica desde la comunidad.

  • ricky dijo:

    con tantos incendios, forestales, coonsumo de hydrocarburos, falta de reciclage,y desgraciadamente una mayoria de humanos ignoramntes ke tienen mas hijos que una moniria conciente, vamos a acabar con lo poco que qeda en menos de 1 siglo. el ser humamo no merece ser una pespecie sobre la tierra

  • indira dijo:

    Hermoso discurso ese de Fidel sobre el Medio Ambiente. A mi juicio, uno de los mejores, por el profundo lirismo que desprende. Es más que un discurso, es un canto a la naturaleza y una alerta sobre el peligro que corre la especie humana, debido a los actos irreflexivos del hombre.

  • MARIO dijo:

    totalmente de acuerdo con el discurso de don comandante Fidel… nunca saldremos de este mundo. si las aves que vuelan no pueden abandonar este mundo menos una animal que camina y corre. estaremos como los ratones dando vueltas en el molino. ¡Saludos Cordiales del Mexico Neoliberal!

  • Francisco Oscar Quiroga dijo:

    Lo más hermoso de este planeta es, aunque no nos guste reconocerlo, que la contaminación no reconoce límites. El humo, los gases, caminan por la superficie de la tierra sin reconocer fronteras. Eso quiere decir que por más que las grandes potencias, haciendo caso omiso a las leyes naturales, se desprendan de sus residuos tóxico, abandonándolos sin escrúpulos, en otros lugares, algún día les llegarán las toxinas derramadas a golpear las puertas de sus hoy lujosas mansiones. No seamos soberbios ¡Por Dios! Ya el medio ambiente nos está pasando las facturas……He dicho

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con el diario digital La Jiribilla.

Vea también