Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

El sicoballet ha hecho felices a miles de cubanos

En este artículo: Alicia Alonso, Ballet, Cuba, Cultura, Salud
| 5

sicoballetPor Mónica Mateos-Vega, enviada especial

Amanda es una adolescente de 14 años, alta, espigada. Le cuesta mirar a los ojos a su madre, a sus amigos, y de vez en cuando se golpea la cabeza con la mano. No habla, es autista.

Pero cuando comienza la música, se transforma en una delicada bailarina que fija con ternura la vista en su profesora de ballet, sigue sus instrucciones y le sonríe, algo que años de terapia convencional no consiguieron. A su alrededor bailan con entusiasmo jóvenes con síndrome de Down, con sordera, algún tipo de parálisis cerebral o trastorno neurológico.

Se trata de uno de los grupos cubanos de sicoballet, método “terapéutico cultural”, como lo definen, creado en la isla en 1973 por la doctora Georgina Fariñas, en estrecha colaboración con Alicia Alonso, la máxima bailarina de Cuba.

En casi cuatro décadas, “contra viento y marea, ininterrumpidamente, se ha curado, mejorado y hecho feliz a más de 25 mil personas con necesidades especiales”, explica a La Jornada la fundadora del proyecto.

Fariñas añade que el sicoballet surgió casi por casualidad, cuando se presentó la urgencia de atender a un grupo de niños con problemas de conducta que no mejoraban con ludoterapia.

“Se nos ocurrió que el ballet reunía muchos elementos valiosos, como la música, la pantomima, la expresión corporal, el vestuario, los decorados. Me entrevisté con Alicia Alonso para que nos ayudara, ella aceptó de inmediato y sugirió incluir en las terapias a los niños hiperactivos, tartamudos, epilépticos, con timidez excesiva, ansiedad, fobias y otros trastornos para ver qué pasaba.

“Ese primer grupo fue de 37 niños, entre ellos estaba uno muy agresivo; lo habían expulsado de la escuela, proveniente de una familia disfuncional, con padre esquizofrénico. Incluso ni queríamos que asistiera, porque no sabíamos cómo iba a reaccionar el grupo. Pero participó desde el primer día, le gustó tanto que se inscribió en todos los cursos. Con algunas dificultades debido a su hiperactividad venció el problema y finalmente se convirtió en bailarín del Ballet Nacional de Cuba, donde estuvo 17 años. Hoy día, ese chico, Ismael Pérez Toledo, tiene una escuela de ballet en Japón.”

Fue muy importante unir la sicología con la danza, continúa la doctora, “la primera como la base y el ballet como su instrumento. Los bailarines de la maestra Alonso capacitaron a los terapeutas con su técnica dancística y nosotros a ellos en cuestiones de sicoterapia, así como manejo de las diferentes neuropatologías; estos cursos se siguen llevando a cabo”.

La participación en la clase de sicoballet es totalmente gratuita en todo Cuba. Los padres interesados sólo deben tener el compromiso de acudir puntualmente a su cita semanal, la cual se da, generalmente, por las tardes, con duración de cuatro horas.

REHABILITACIÓN Y REINSERCIÓN

Antes de comenzar a bailar, los chicos realizan alguna actividad que los tranquilice un poco, como dibujar, ya que muchos deben caminar o viajar largas distancias para llegar a los espacios donde reciben la terapia. Los padres de familia reciben el apoyo de personas de la tercera edad, que fungen como monitores de los jóvenes.

“Es un programa muy completo, porque también incluye a jubilados que tienen el compromiso de ayudar a los padres, muchas veces cansados o con estrés por la atención que deben brindar de manera constante a sus hijos.

“Tenemos pequeños grupos diseminados por todo Cuba, y por supuesto en las ciudades más importantes, como Santiago, Camagüey, Pinar del Río y Cárdenas. En La Habana hay muchos espacios que fueron reconocidos en 2001 con el premio del Fórum de Ciencia y Técnica por nuestra aportación a la salud y la cultura”, señala la Georgina Fariñas.

El método se desarrolla también en diversos países, gracias al adiestramiento que reciben terapeutas y bailarines extranjeros, los cuales acuden de manera constante a la isla. “Son profesionales solidarios que, con muy pocos recursos, pueden atender y beneficiar a muchas personas con necesidades especiales, no sólo en cuanto a modificación de conductas o eliminación y atenuación de problemáticas específicas, sino para su rehabilitación, reinserción y crecimiento personal”.

En México hay varios grupos, detalla, por ejemplo, el método se desarrolla en el hospital siquiátrico Rafael Serrano de Puebla, a cargo de Laura Sánchez Brindis, “a quien capacitamos hace 15 años, y también lo lleva a cabo Lorena Nieva, bailarina y sicóloga, con su grupo Niños en movimiento”.

Algunos de los muchachos que acuden a su terapia de los miércoles en La Habana Vieja tienen problemas severos, explica la doctora. “uUos no hablan debido a que les dio meningitis, otros tienen cocientes intelectuales muy bajos, entienden algunas cosas pero no saben expresarlo, hay varios con autismo o lesiones estáticas del sistema nervioso central.

“Respecto de su recuperación muchos pueden tener avances de hasta 90 por ciento en cuanto a su sociabilidad y sus habilidades motoras, no sólo artísticas; ellos rescatan aquí el sentimiento de ‘yo puedo hacerlo’. En otros espacios también tenemos alumnos con alteraciones en la conducta, con síndrome de déficit de atención, un problema al que, en mi opinión, no le han dado en el mundo la suficiente atención desde el punto de vista sicológico. Aquí los niños mejoran desde la primera clase porque tienen la obligación de concentrarse, y lo hacen porque les gusta, se esfuerzan.

“El arte para la recuperación del ser humano es muy importante, porque está en nuestra raíz biológica. El hombre, antes de hablar, bailó, cantó, hizo música, imitando los sonidos de la naturaleza. Por eso, cuando cualquier persona que tiene un problema y escucha música, no sólo estos muchachos, es como si el foquito del conflicto se apagara en el cerebro, uno se calma.

El sicoballet, y lo dicen siquiatras de Europa, es uno de los métodos que rehabilitan los dos hemisferios cerebrales a la vez, además de que hace segregar mucha endorfina, la hormona del placer, gracias a la música, la danza y las actividades solidarias.”

La clase que tiene como sede la Casa de África, en La Habana Vieja, en la que participan entre 13 y 20 jóvenes es impartida por Ofelia Bosch, Yanelis Acosta y Alexis Fernández, bailarines profesionales, capacitados en sicoballet.

Los profesores narran que una de sus alumnas, una niña esquizofrénica, un día escuchó una melodía que la hizo llorar “y nos dijo, pónganmela de nuevo, me hace sentir muy triste pero me gusta bailarla”.

Cada niño es un mundo, junto con su familia, afirma la doctora Fariñas. “Casi todos han pasado por las escuelas especiales y muchos ya no tienen la edad para asistir a ellas. Por eso, esta es una gran opción para ellos. La terapia no termina con la enseñanza del ballet, es un ciclo terapéutico largo, de entre ocho meses y un año, el final es la puesta en escena donde muestran todo lo aprendido, con el vestuario más lindo que podamos conseguir porque eso les da un incentivo, e incluso los padres los valoran de manera diferente, se dan cuenta de que ya no tienen un niño problema, sino un hijo que va mejorando.

“Tenemos un grupo de una zona conflictiva, niños con severos problemas de conducta que llegaron llenos de piojos, no querían ir a la escuela, con padres que los golpeaban, hoy parecen princesas y príncipes. El arte sirve.”

La última pieza que bailan los adolescentes es Te molesta mi amor, de Silvio Rodríguez. Toman un pañuelo de seda blanco y juegan a ser viento, luz, llenos de risa, de vida, se transforman en ángeles.

En 2013, para celebrar los 40 años del método cubano, se realizará en la isla el Festival Internacional de Sicoballet Bailar con el Corazón. Informes en Cuba: gfarinas@infomed.sld.cu, en México: loren_nieva@hotmail.com.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Zera dijo:

    joder la historia de Ismael si esta bonita…

    fuerza y voluntad a todos los que hacen posible este proyecto…
    merece hace rato un reportaje y un documental….

    saludos

  • tania dijo:

    Grandiosa idea!.
    Una obra así solo es posible con una devoción sin par por quienes más lo necesitan: esos niños, adolescentes… Qué inmenso amor se advierte! A esos educadores se refería una lumbrera de la educación cubana de inicios del siglo antepasado cuando profesó el “evangelio vivo”.

    Hasta uno les agradece un mundooooo.
    Pocos, voluntariamente y sin cobrar un centavo, se dedican y hacen estos milagros realidad. Gracias, porque esa alegría de ellos salpica las fronteras de Cuba y aún sigue transpirando.
    Mis felicitaciones a todo ese colectivo de profes-madres que crece, gracias a Dios.

  • Ivan Aris dijo:

    Que programa mad bello. Cada dia crece mas mi admiration por Cuba. Felicitaciones

  • carmita dijo:

    hermoso proyecto, estoy de acuerdo, se deberia realizar un documental, viva cuba

  • Janete dijo:

    ESTE PROYECTO MERECE TODA NUESTRA ATENCION, PROMETE MUCHO… ES ALGO TAN LINDO Y TAN HUMANO, QUE TODOS DE UNA U OTRA MANERA DEBERIAMOS AYUDAR A SALIR ADELANTE A ESTAS PERSONAS QUE AYUDAN A ESTOS CHICOS A SALIR ADELANTE… GRACIAS A TODOS LOS QUE PONEN SU GRANITO DE ARENA…GRACIAS…

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también