Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Acusan a funcionarios del IRI por desestabilizar la seguridad nacional de Egipto

| 1
Registro a una ONG en El Cairo, en diciembre de 2011 (Foto: AP)

Registro a una ONG en El Cairo, en diciembre de 2011 (Foto: AP)

Ahram Online
Traducido por Cubadebate

Ashraf El-Ashmawy, el juez egipcio asignado para investigar las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) que han recibido financiación extranjera ilegal para desestabilizar la seguridad nacional de Egipto, emitió una declaración el lunes que incluía los nombres de todos los acusados ​​en el caso, tanto egipcios como extranjeros.

La declaración registra los nombres de 29 ciudadanos extranjeros y 14 egipcios.

Según el comunicado, los acusados ​​extranjeros están acusados ​​de la creación de organizaciones de derechos humanos en Egipto sin el permiso formal del gobierno. Estas organizaciones preparan informes de investigación que se envían a los EEUU., afirma la declaración de cargos.

Estas organizaciones también proporcionan capacitación para partidos políticos locales y el apoyo a determinadas figuras políticas en las elecciones parlamentarias y presidenciales para servir a los intereses extranjeros, alega El-Ashmawy en el comunicado.

Los 14 ​​egipcios, por su parte, están acusados ​​de cooperar con las organizaciones de los EEUU y recibir unos 22 millones de dólares del Instituto Internacional Republicano (IRI), 18 millones de dólares del Instituto Nacional Demócrata (NDI), $ 23 millones de Centro Internacional de Periodistas (IJC); 5 millones de dólares del Centro Alemán, y $ 600.000 de diversas organizaciones seculares con la intención de desestabilizar la seguridad nacional de Egipto y el envío de informes sobre el país subordinados a intereses extranjeros.

Los nombres de los egipcios acusados ​​en el caso son Ahmed Shawky, Ahmed Abdel Aziz, Adam Ahmed y Essam El-Borai, todos los cuales trabajan para el IRI, Ashraf Mohamed Omar, Raghada Said, Maher Hafsa y Morsi Ahmed, todos los cuales trabajan para el NDI, Mohamed Abdel Aziz, Gamal Akeel y Bassam Mohamed Ali, que trabajan para la organización estadounidense Freedom House, y Yahia Zakaria y Shafik el Islam, vinculada Centro estadounidense para el apoyo los periodistas.

Los acusados, seis de los cuales son ciudadanos estadounidenses que trabajan para las organizaciones financiadas con fondos públicos de Estados Unidos en Egipto, esperan por un juicio en un tribunal penal de El Cairo. Cabe destacar que Sam LaHood - hijo del Secratario deTransporte de los EE.UU., Ray LaHood - trabaja tanto para el IRI y el NDI y es uno de los que recibió la prohibición de salir de Egipto.

En diciembre, la policía egipcia allanó las oficinas de El Cairo de varias organizaciones no gubernamentales financiadas por Estados Unidos. Incluso antes de los ataques, Washington había indicado que llevaría a cabo una revisión de los $ 1.3 mil millones de ayuda extranjera que recibe cada año el ejército egipcio en el caso de que el gobierno egipcio continúe "intimidando" a los empleados de las ONG.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Eso muchos en el mundo lo teníamos claro.
    El que no, o es retrasado mental (me perdonan los retrasados) o forma parte del circo romano en que han convertido a el mundo los poderosos, si por que no solo estaban los romanos sedientos de sangre en sus podios, también estaba un público ya acostumbrado a ello y que seguía y pagaba el espectáculo, además de gladiadores que se alegraban en honrar a sus señores a través de la sangre del adversario.Hoy pasa lo mismo.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también