Imprimir
Inicio » Noticias, Política  »

Ordena el Pentágono elevar las medidas de seguridad en todas las bases militares de EEUU

| 3
Un regimiento de infantería estadounidense asegura un área en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, en imagen del 18 de junio de 2006. El 6 de agosto de este año los insurgentes derribaron un helicóptero Chinook, como el de la imagen, con saldo de 30 soldados muertos

Un regimiento de infantería estadounidense asegura un área en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, en imagen del 18 de junio de 2006. El 6 de agosto de este año los insurgentes derribaron un helicóptero Chinook, como el de la imagen, con saldo de 30 soldados muertos. Foto: AP

Durante toda su vida, los niños en Estados Unidos no han conocido otra cosa más que un país que está en guerra y los políticos les han enseñado que la violencia es la respuesta. La guerra ha pasado a ser, en los 10 años desde el 11 de septiembre de 2001, parte integral y ordinaria de la vida cotidiana en Estados Unidos; y todo indica que así seguirá, no obstante que la mayoría de la población se opone a las actuales políticas bélicas.

La guerra en Afganistán es la más larga en la historia de Estados Unidos, la de Irak ya cumplió siete años, y continúan operaciones militares abiertas y secretas en Pakistán, Somalia, Yemen y en decenas de países más -algunas aún no se divulgan al público- definiendo esta década como la de guerra sin fin.

El presidente Barack Obama fue electo, en parte, por su promesa de poner fin a estas guerras, pero hasta ahora las ha ampliado (envió 30 mil tropas más a Afganistán), incrementó el uso de contratistas privados e inició nuevas operaciones militares en otros países como Libia.

El nuevo secretario de Defensa, y ex jefe de la CIA, Leon Panetta, indicó esta semana que propone mantener más tiempo un número reducido de tropas estadunidenses en Iraq, lo cual rompería otra promesa de Obama de que todas las tropas saldrían de ese país a finales de año.

Aun si se retiran las tropas -permanecen unas 50 mil- Estados Unidos planea mantener una vasta presencia de seguridad en Irak para el futuro indefinido, con miles de paramilitares privados y agentes y oficiales de todo tipo en lo que será una de las embajadas estadunidenses más grandes del mundo.

Mientras tanto, la llamada guerra contra el terror continúa en todas partes. Hoy el Pentágono ordenó elevar las medidas de seguridad en toda instalación militar estadunidense en el mundo, incluido el Pentágono y la semana pasada el Departamento de Estado emitió una alerta mundial a los ciudadanos estadunidenses para tomar precauciones en el extranjero al marcarse el aniversario del 11 de septiembre.

Aunque el gobierno indicó que no cuenta con información sobre una amenaza particular, afirmó que Al Qaeda suele usar aniversarios para sus ataques y que Osama Bin Laden, antes de ser asesinado, había mencionado el décimo aniversario.

Todo esto comprueba que el asesinato de Bin Laden el pasado 1º. de mayo en Pakistán, no cerró el capítulo del 11-S, y esta semana Panetta, mientras visitaba la zona cero en Nueva York, reiteró que aunque Al Qaeda está debilitada, el terrorismo sigue siendo una amenaza: continúan planeando ataques, y no creo que podamos dar nada por hecho.

Las políticas bélicas que se desarrollaron en torno -o bajo la justificación- del 11-S han alcanzado dimensiones sin precedente en tamaño, costo y novedades militares.

Aun con las promesas de Obama para reducir el número de tropas en Afganistán e Irak y tras afirmar en junio que la marea de guerra se está retirandoy que se podía ver la luz de una paz segura a la distancia, el presidente no estaba prometiendo un fin a las guerras, sino cambiando la manera de llevarlas a cabo con menor presencia de tropas estadunidenses, reporta el Washington Post.

Cada vez se usan más drones para realizar ataques, es mayor el uso de fuerzas militares especiales y el empleo de miles de contratistas privados en ese y otros frentes de laguerra contra el terror.

De hecho, el Servicio de Investigaciones del Congreso (CRS), emitió un informe en marzo de este año en el que informó que las filas de contratistas privados del Departamento de Defensa en Afganistán e Iraq superaban al personal uniformado; 155 mil contratistas contra 145 mil tropas. O sea, los contratistas privados conformaban 52 por ciento de la fuerza laboral del Departamento de Defensa en esos dos países.

Los costos financieros de esas guerras son astronómicos. El economista Premio Nobel Joseph Stiglitz calcula de manera conservadora un costo total de entre 3 y 5 billones de dólares, más otros 600 a 900 mil millones más en costos de incapacidad y salud de tropas que regresan de esas guerras. Estos gastos, afirma Stiglitz, y la forma en que se financiaron, contribuyeron a la debilidad macroeconómica de Estados Unidos, lo que empeoró su déficit y la deuda nutriendo así la crisis económica actual en el país invasor. Indica que el gasto directo del gobierno en esas guerras llega, hasta la fecha, a casi 2 billones, o 17 mil dólares por hogar estadunidense.

El National Priorites Project en Washington resume que el total del presupuesto del Pentágono desde 2000 a la fecha suma 5.9 billones. Pero eso no incluye 1.36 billones en el costo total de las guerras en Iraq y Afganistán hasta ahora. O sea, se han dedicado 7.2 billones desde el 11 de septiembre a costos bélicos. Además, se calcula que otros 636 mil millones han sido gastados en seguridad interna en Estados Unidos desde esas fechas.

Con todo, el gasto dedicado a seguridad nacional es de 8 billones.

Y este gasto en guerras sigue a pesar de que mayorías abrumadoras -de dos contra uno- se oponen a la guerra en Irak, según encuestas de CBS News, CNN y otras a lo largo de los últimos dos años. No sólo eso, sino que sólo 25 por ciento cree que las guerras en Irak y Afganistán han disminuido las posibilidades de un atentado terrorista en Estados Unidos según el Centro de Investigación Pew.

Por lo menos en torno su proclamada guerra contra el terrorismo, el presidente George W. Bush y su equipo no mintieron al señalar que sería un tipo de guerra diferente a las del pasado, no una batalla, sino una larga campaña, diferente a cualquier otra que hayamos visto.Como todas las anteriores, la nueva guerra contra el terror fue proclamada como las fuerzas del bien contra las del mal, con Dios al lado de Estados Unidos.

El 20 de septiembre, nueve días después de los atentados, Bush acudió ante el Congreso y la nación para declarar la nueva guerra: El 11 de septiembre enemigos de la libertad cometieron un acto de guerra contra nuestro país, afirmó. Anunció que nuestra guerra contra el terror empieza con Al Qaeda, pero no termina ahí. No concluirá hasta que cada grupo terrorista con alcance global sea encontrado, frenado y derrotado, y lanzó su famosa advertencia al mundo: toda nación, en toda región, ahora tiene que tomar una decisión. O están con nosotros, o están con los terroristas.

Y el futuro parece que será más de lo mismo. El Pentágono considera que a lo largo de los próximos 25 años las fuerzas militares estadunidenses estarán continuamente involucradas en alguna combinación dinámica de combate, seguridad, enfrentamiento, rescate y reconstrucción, según el documento Joint Operating Environment elaborado por el Comando de Fuerzas Conjuntas que explora el panorama mundial del futuro a mediano plazo para las fuerzas militares emitido en 2010.

El documento subraya que Estados Unidos ha dominado el mundo económicamente desde 1915 y militarmente desde 1943. Su dominio en ambos aspectos enfrenta ahora desafíos presentados por el surgimiento de estados poderosos, y advierte que el sistema internacional continuará con variasinestabilidades que tienden hacia el conflicto. Dónde y cuándo esas inestabilidades se manifestarán, permanece oscuro e incierto. Entre hoy y 2030 las fuerzas militares casi seguramente se encontrarán involucradas en combate.

Puede ser en un conflicto regular mayor o en una serie de guerras de contrainsurgencia… Lo único seguro es que las fuerzas conjuntas se encontrarán comprometidas con el conflicto contra los enemigos de Estados Unidos y sus aliados y en defensa de sus intereses vitales.

A 10 años del 11-S la paz no está bajo consideración. Los hijos de 11-S tendrán que decidir si están de acuerdo con este futuro.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Luis M. Domínguez Batista dijo:

    Con el mayor respeto a los educadores e historiadores de los EE.UU. Se deberá revisar qué se enseña en materia de historia americana sobre las guerras a los niños y adolescentes en las escuelas nacionales como enseñanza oficial?. No vaya a ser que se le haya metido en el disco duro a toda la juventud: que sin esta forma de actuar el gobierno de ese país no podría garantizar la seguridad de la nación y sus ciudadanos y que necesitan obligatoriamente de la guerra para garantizar la existencia de la nación y la felicidad de sus ciudadanos. Como lo más posible, por lo que estamos viendo.

    Es una alerta porque por el camino que van, están creando un muñeco sin conciencia y un ente que puede poner fin a la existencia de EE.UU. como nación y destruir al mundo. Estamos en período extremo tal que parece que es la preguerra mundial, cuando Hitler mueve todos los factores para extremar el “patriotismo”de la nación que intenta dominar al mundo.

  • yuri dijo:

    De hecho, se presume un futuro con grandes guerras, sólo falta la chispa que encienda la pradera; desde el Asia, hasta el medio Oriente desde sudamerica hasta el Africa. Hay posibilidades de que comience una gran guerra por el apetito voraz de Estados Unidos y su clase dominante

  • próspero dijo:

    Ese gobiernito, sigue utilizando, como herramienta disuasiva, al miedo.

    No es extraño ese proceder. “Hemos sido dominados más por la ignorancia (miedo) que por la fuerza”.

    Siguen utilizando la misma arma de siempre. Ha sido muy útil, a través de los siglos. Por qué abandonarlo?

    Ahora… comenzó la campaña de atemorización de la población “Cuidado! se acerca el 11-9.

    Que se prepare el pueblo estadounidense. Estos locos lanzarán un ataque donde se les ocurra. No importa si mueren muchos. Así será mejor! (piensan ellos), porque el congreso nos apoyará en la próxima invasión, donde quiera lo señalen estos facistas.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

David Brooks

David Brooks

Periodista mexicano, corresponsal del diario La Jornada en los Estados Unidos.

Vea también