Imprimir
Inicio » Noticias, Medios  »

El encubrimiento del escándalo

| 1

news-of-the-world-ends-1Por Iñigo Sáenz de Ugarte
Guerra Eterna

La versión oficial de News International sobre el escándalo del News of the World ha saltado por los aires al hacerse pública una carta del único periodista que tuvo que pasar por prisión a causa de su participación en los hechos. El texto confirma la sospecha generalizada de que la compañía mintió durante cuatro años a la policía, los jueces y el Parlamento sobre su auténtica implicación en los delitos cometidos.

Clive Goodman envió la carta a dos directivos de News International el 2 de marzo de 2007 tras cumplir su pena. Dejó claro que la práctica de infiltrarse en los buzones de voz de móviles era conocida por los responsables del periódico, y entre ellos obviamente estaba su director, Andy Coulson, más tarde contratado por David Cameron como director de comunicación del Partido Conservador y más tarde de Downing Street.

“Esta práctica era ampliamente discutida en las reuniones del equipo directivo (del NOTW) hasta que el director prohibió cualquier referencia”, escribió Goodman. Todos lo sabían, lo que no sorprenderá a los que pensaban que un director siempre pregunta el origen de una información que aparecerá en la portada. Pero es lo que News International ha estado negando una y otra vez a lo largo de los últimos cuatro años.

El objetivo de la carta -dirigida al jefe de recursos humanos con copia a Les Hinton, el consejero delegado- era que el periódico cumpliera la promesa que Goodman decía haber recibido: “Tom Crone (abogado del periódico) y el director me prometieron en muchas ocasiones que podría volver a mi puesto en el periódico si no implicaba al periódico ni a ninguno de sus directivos al reconocer mi culpabilidad. No lo hice y espero que el periódico cumpla la promesa”.

Goodman no consiguió su objetivo. Pero no se puede decir que económicamente pudiera quejarse. La empresa le indemnizó de forma generosa y pagó sus gastos legales con la intención de mantenerlo callado. No es eso lo que los diputados escucharon a James Murdoch en julio. El heredero de News Corporation afirmó que se le habían abonado la cantidad establecida en su contrato, unas 60.000 libras.

Los documentos conocidos ahora revelan que Goodman recibió un año entero de sueldo -90.502,08 libras-, más 140.000 libras como indemnización y otras 13.000 para pagar la factura del abogado.

¿Por qué se pagó tanto dinero a alguien que había sido despedido al cometer unos delitos que habían manchado la reputación de la compañía? Al diputado laborista Tom Watson le parece claro que se había intentado “comprar su silencio” con ese dinero.

Los documentos han sido hechos públicos por la Comisión de Cultura y Comunicaciones del Parlamento, cuyo presidente dijo que es “probable” que vuelvan a citar a James Murdoch.

El hijo de Rupert Murdoch les dijo en julio que nunca tuvo conocimiento de que hubiera más periodistas implicados en los delitos cuando ordenó que se pagaran indemnizaciones a algunos de los afectados. Lo mismo había dicho Les Hinton en el pasado, también en el Parlamento, a pesar de que la carta de Goodman llegó a su despacho. News International nunca comunicó el contenido de la carta de Goodman a la policía. Sus directivos se arriesgan ahora como mínimo a ser acusados de obstrucción a la justicia y encubrimiento.

Hay otro detalle que contribuye a arruinar la credibilidad de la empresa. La comisión parlamentaria recibió recientemente la carta de Goodman por dos vías, la propia compañía y el bufete de abogados Harbottle & Lewis. En esta última carta, aparecen tachados los nombres de directivos de News International por orden de la policía para que no se perjudique a sus investigaciones.

Pero en la carta entregada por News International también están tachadas las referencias de Goodman a lo que sabían sobre los pinchazos telefónicos los directivos del periódico, incluido Andy Coulson.

Harbottle & Lewis también ha desmoronado la versión de News International según la cual la empresa encargó al bufete una investigación completa de miles de emails relacionados con el caso. No fue así, dicen, y todo se limitó a una revisión superficial por la que sólo cobraron 10.000 libras.

La implicación de Coulson vuelve a poner en evidencia a Cameron y su decisión de contratarle como uno de sus principales consejeros. El primer ministro siempre ha sostenido que Coulson nunca supo de los delitos del NOTW, a pesar de que los teléfonos interceptados se contaban por miles. Coulson dimitió en enero de este año al saber que era cuestión de tiempo que el escándalo terminara dañando a Downing Street.

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jorge Fraga dijo:

    Hay quienes tuvimos esperanzas que Obama no se dejara llevar por la gusanara de Miami, pero realmente estos tienen mucho poder economico y politico,y todo sigue igual …. “El cuartico está igualito”….

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también