Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Ken Loach lleva al cine a los contratistas privados en Iraq

| +

Tortura del submarino

La película, una de las 19 de la competición principal en el Festival de Cine Cannes, también muestra la reconstrucción del “waterboarding”, una técnica de interrogatorio utilizada con terroristas sospechosos a la que el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha denominado como “tortura”.

Loach, que ganó la deseada Palma de Oro en Cannes en 2006 con el drama irlandés “El viento que agita la cebada” dijo que no era demasiado tarde para mostrar las verdades sobre la guerra de Irak, a la que se opone, y avergonzar a los líderes que la han apoyado.

“Si no podemos sentarlos ante los tribunales de justicia, tenemos que exponerlos ante la opinión pública porque deben rendir cuentas”, aseguró a periodistas el viernes.

“Route Irish” está ambientada en Liverpool, Inglaterra, donde Fergus, interpretado por Mark Womack, llora por su mejor amigo Frankie, que fue asesinado en unas circunstancias misteriosas cuando trabajaba como contratista privado de seguridad en Iraq.

El título de la película hace referencia al nombre dado por los militares estadounidenses a la carretera que conduce al aeropuerto de Bagdad, considerada una de las más peligrosas de todo el mundo, vulnerable a los ataques de los rebeldes y donde el personaje de Frankie fue asesinado.

Fergus se siente responsable de su muerte tras haber convencido al ex soldado para acudir al sector privado para ganar más dinero.

Un teléfono móvil entregado a Fergus muestra escenas de un incidente en el que los contratistas abrieron fuego contra un vehículo matando a la familia iraquí que se encontraba en su interior, y cuando Frankie les amenaza con hacerlo público, sus colegas comienzan a amenazarlo.

“AVARICIA MASIVA”

El guionista Paul Laverty describió el uso de las fuerzas privadas de protección como un signo de la “avaricia corporativa masiva”, y argumentó que cuando menos al principio no estaban sujetas a la ley iraquí, debido a una orden firmada por las autoridades estadounidenses.

“Hablé con muchos, muchos soldados que habían estado en la guerra de Iraq”, dijo Laverty. “Lo que fue absolutamente fascinante descubrir fue que realmente la guerra iba a ser privatizada, que muchos de estos soldados habían pasado a convertirse en contratistas”, añadió.

“La orden 17 es una metáfora de todas las personas que iniciaron la guerra porque nunca se sintieron responsables, y las personas que introducen la tortura nunca son responsables”, puntualizó Laverty.

El empleo de contratistas ha provocado la ira en Irak, sobre todo cuando un tribunal de Estados Unidos desestimó recientemente los cargos contra los guardias de Blackwater Worldwide, acusados de matar a 14 civiles iraquíes en Bagdad en 2007.

“Route Irish” incluye una escena donde Fergus aparece utilizando la técnica de “waterboarding” en Nelson, de quien sospecha que ha matado a Frankie.

“El ‘waterboarding’ es una tortura pese a que fuera sancionada por los Estados Unidos…y por supuesto que es tolerada por el gobierno británico digan lo que digan, porque es absurdo aparentar que no se sabía y su conocimiento muestra su consentimiento”.

“Rompe con la Convención de Ginebra, rompe toda nuestra comprensión sobre los derechos humanos, rompe nuestro compromiso con la tortura”.

(Con información de Reuters)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también