Imprimir
Inicio » Noticias, Cultura  »

Actor francés Francois Dunoyer vota en Cuba a favor del cine de bajo costo

| 1
Francois Dunoyer

Francois Dunoyer

El actor francés Francois Dunoyer, en cuyo rostro varias generaciones reconocen al ladrón galán Arsene Lupin, consideró  este sábado en Cuba que el cine de bajo presupuesto, con tecnología digital, es  una alternativa “universal” en momentos de crisis económica.

“El cine comercial se sigue produciendo (…) Pero la realidad es que no  hay dinero. Por tanto no nos queda otra alternativa que trabajar con la  televisión, que es un tirano. Eso significa que debemos perseguir otros  caminos”, dijo el actor de 64 años al diario Juventud Rebelde.

Por suerte, dijo el intérprete de la serie “El regreso de Arsene Lupin”  (1989-94), “hay mucha gente intentando hacer sus películas con el digital o  regresando al súper 8, independiente de la industria, del sistema comercial,  que de cualquier manera está muy mal. Y hay que buscar ideas nuevas”.

“A veces olvidamos que Georges Mélies fue el primero en entregarnos un cine  hecho con nada y nos dejó películas realmente relevantes. ¿Entonces por qué hoy  no podemos probar hacer un cine con casi nada? Y eso es aplicable también para  mi país”, agregó.

Dunoyer participa como jurado en la octava edición del Festival  Internacional de Cine Pobre, que concluye este sábado en la ciudad de Gibara  (este), en el que compiten 160 obras de 30 países.

Fundado en 2002 por el cineasta cubano Humberto Solás (1941-2008), el  festival promueve obras realizadas con bajo costo y tecnología digital.

Amigo personal de Solás, Dunoyer trabajó como actor en una de sus películas  más renombradas, “El Siglo de las Luces”, adaptación de la novela homónima del  escritor cubano Alejo Carpentier.

(Con información de AFP)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ramón Luis Pérez dijo:

    25 de abril de 2010, después de ir a votar por mí delegada al Poder Popular

    La importancia del cine radica en la riqueza de su expresión, en el grado de socialización que se imprima en sus imágenes, en el respeto a un arte que casi está perdido por el camino que ha cogido la comercialización de sus imágenes…

    Actualmente se realiza cine en soporte digital, supuestamente basado en la pobreza de recursos, término que no me acaba de convencer.

    La verdad es que la cantidad de productos cinematográficos llamados “pobres” aumento sin contar con la colaboración de la industria del cine o de los famosos Elefantes Blancos.

    Personalmente considero que el cine comercial “sí empobrece a las personas”, no las educa, no las instruye y sí les establece una dependencia a la trivialidad y a la necedad.

    El cine “comercial” es una de las herencias de las grandes transnacionales al cual insólitamente le hace eco también la televisión.

    El cine que hoy en día al parecer, tiene que exhibirse y televisarse, es un producto que forzosamente es ya como un entretenimiento necesario aportado por la fuerza extremadamente flexible y dadivosa en las producciones cinematográficas de las más diversas transnacionales que operan de esa subliminal forma ya deliberadamente en nuestras sociedades.

    Es un cine transculturado, al que nadie le requiere de faltas cronológicas en sus tergiversadas secuencias de imágenes, ni mucho menos en la carga abrumadora de sus códigos de violencia, de sexo y mucho menos de la extrema carga de subversión ideológica, ni lo más insólito: -En la tremenda carga de los mensajes subliminares, en que una elevada parte adulta, joven y no tan joven es seguidora irreversiblemente ya en nuestros días.

    Personalmente me preocupa tanto que existan muy pocos espacios de exhibición de un cine desprovistos de esos cánones comerciales carentes de sensibilidad artística y social.

    No creo en las diferencias del cine y la televisión, sí en las comodidades de sus realizadores productores e exhibidores.

    He tenido la suerte de haber vivido en una nación que ha educado rigurosamente en las más diversas concepciones estéticas constituyendo en la formación de valores a las personas nuestra sociedad.

    Han sido exhibidas con un ejercicio de la crítica impecable y casi pudiera atreverme a decir inigualable las grandes obras de la historia del cine en nuestra Televisión Cubana.

    El cine necesario y nuestro que es no visualizado, aunque sea realizado con escasos recursos, en mi criterio, no es pobre, lo único que tiene que tener implícito es la sinceridad de su intención altamente socializada en discurso del montaje de sus imágenes…

    No debe preocuparnos tanto la duración de nuestros discursos cinematográficos que no responden a los cánones comerciales impuestos por las transnacionales del cine y la televisión al servicio del imperialismo y si la sinceridad de los temas que son abordados con elevada responsabilidad estética y social.

    Aunque no sean las imágenes impecables, y puedan estas imágenes logradas modestamente ser exhibidas con estas intenciones sinceras.

    No es un problema de “Dinero”…

    -Es una cuestión de un cine que está hecho por jóvenes que tienen talento y que están graduados en importantes escuelas prestigiadas internacionalmente…
    Es el cine que es necesario, que no es pobre porque denuncia a la pobreza y que para lograr sus imágenes puede prescindir de esas divisas que pueden ser utilizadas en salvar vidas, ese es el tipo de cine tiene que continuar realizándose, porque no me imaginaria nunca un cine que no pueda exhibirse porque sea revolucionario y esas cosas pasan.

    Es un cine que existe y está desprovisto de esa carga propagandista y subversiva a la que no nos podemos acostumbrar a aceptar.

    Atentamente

    Ramón Luis Pérez
    Cineasta cubano http://www.arteria.cult.cu

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también