Imprimir
Inicio » Noticias  »

Según un estudio, en Iraq hay niveles muy altos de contaminación nuclear y de dioxinas

En este artículo: Contaminación, Estados Unidos, Faluya, Iraq
| 2

Martin Chulov
The Guardian
Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos

Contaminación en Iraq. Foto: Dan Chung

Un estudio oficial iraquí ha revelado que más de cuarenta lugares por todo Iraq están contaminados con altos niveles o radiación y con dioxinas, tras tres décadas de guerra y de negligencia que han provocado una desastrosa situación medioambiental en varias partes del país.

Varias zonas dentro de las ciudades más grandes de Iraq y alrededor de ellas, incluyendo Najf, Basora y Faluya, representan aproximadamente el 25% de los lugares contaminados, lo que parece coincidir con comunidades que van visto incrementarse los índices de cáncer y de defectos de nacimiento en los últimos años. El estudio conjunto de los ministerios de Medio Ambiente, Sanidad y Ciencia reveló que depósitos de trozos de metal dentro de las ciudades de Bagdad y Basora y en sus alrededores contenían altos niveles de radiación ionizante, que se cree es un legado del uranio empobrecido utilizado en las municiones durante la primera Guerra del Golfo y desde la invasión de 2003.

La ministra de Medio Ambiente, Narmin Othman, afirmó que cada vez están más convencidos de que los altos niveles de dioxinas en las tierras agrícolas de, en particular, el sur de Iraq, son un factor clave en el deterioro general de las personas que viven en las partes más pobres del país.

[El mapa señala algunos de los 42 lugares que se ha descubierto que están gravemente contaminados, las zonas tóxicas en Iraq]

Iraq tóxico

“Si nos fijamos en Basora, allí hay varias zonas fuertemente contaminadas y existen muchos factores que contribuyen a ello”, declaró a The Guardian. “En primer lugar, ha sido el campo de batalla de dos guerras, la Guerra del Golfo y la irano-iraquí, en las que se usaron muchos tipos de bombas. También se bombardearon los oleoductos y la mayor parte de la contaminación se quedó dentro de Basora y en sus alrededores. Ésta ha pasado a los pulmones de sus habitantes y también estaba en los alimentos que comían. En esta zona el nivel de dioxinas ha sido muy alto. Todo esto ha causado problemas sistémicos a enorme escala tanto a nivel ecológico como para la salud en general”.

Los grupos de estudio del gobierno se han centrado recientemente en la ciudad de Faluya, arrasada por la guerra y situada al oeste de Bagdad, donde la inestable situación de seguridad ha impedido que se acercaran los científicos desde que empezaron los feroces combates entre los militantes y las fuerzas estadounidenses en 2004.

“Hasta ahora sólo hemos encontrado una zona [contaminada] en Faluya”, afirmó Othman. “Pero hay otras zonas que trataremos de explorar pronto con ayuda internacional”.

En noviembre The Guardian informó de que los médicos de la zona afirmaban que habían aumentado considerablemente los defectos de nacimiento en la ciudad, particularmente los defectos en el tubo neuronal que afectan a la médula espinal y al cerebro de los recién nacidos. “Conocemos los informes, pero debemos ser cautos a la hora de sacar conclusiones acerca de las causas”, afirmó Othman. “La salud general de la ciudad no es buena. Aquí no hay sistema de tratamiento de aguas residuales y hay mucha agua estancada, lo que provoca enfermedades que afectan directamente a los genes. Sabemos, sin embargo, que aquí se usó gran cantidad de uranio empobrecido. Hemos estado regulando y observando esto, y hemos estado tratando con urgencia de crear una base de datos. Hemos recibido la cooperación del programa medioambiental de Naciones Unidas y hemos entregado en Ginebra nuestros informes. Hemos estudiado 500 lugares por los productos químicos y el uranio empobrecido. Hasta ahora hemos encontrado 42 lugares que han sido declarados de alto riesgo, tanto por el uranio como por las toxinas”.

El organismo para el desmantelamiento nuclear de Iraq ha clasificado decenas de estas zona como zonas con niveles muy altos de radiación. En estas zonas se incluyen los emplazamientos de tres antiguos reactores nucleares en las instalaciones de Tuwaitha, situadas al sudeste de las afueras de Bagada y que una vez fueron el orgullo del régimen de Sadam Husein, así como antiguos centros de investigación en torno a la capital que fueron o bien bombardeados o desmantelados entre las dos Guerras del Golfo.

El presidente del organismo para el desmantelamiento nuclear, Adnan Jarjies, afirmó que cuando los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica llegaron “para visitar estos lugares, les dije que aunque nos ayudaran los mejores científicos del mundo, ninguno de ellos podría considerarse limpio antes de 2020”.

Bushra Ali Ahmed, director del Centro de Protección de las Radiaciones en Bagdad, afirmó que sólo el 80% de Iraq había sido inspeccionado hasta el momento. “Hasta ahora nos hemos centrado en los lugares que han sido contaminados por las guerras”, afirmó. “Nuestros planes son limpiar lugares que han sido destruidos por la guerra. Un gran problema es que cuando se ve que se ha destruido y desplazado un tanque, encontramos un claro rastro radiactivo. Lleva mucho tiempo descontaminar esos lugares”.

Los lugares en los que se amontona la chatarra siguen siendo un foco principal de preocupación. En Bagdad y en otras ciudades entre la capital y Basora están desperdigados páramos llenos de coches oxidados y dañados por la guerra, al alcance de la mano tanto de los niños como de los chatarreros.

Othman afirmó que la degradación medioambiental de Iraq está empeorando debido a una fuerte sequía y a la falta de agua por todo el país, que ha visto descender en un 70% el agua que fluye por los ríos Tigris y Éufrates.

“En buena conciencia ya no podemos llamarnos la tierra entre ríos”, afirmó. “Mucha del agua que nos llega ha sido utilizada primero por Turquía y Siria para generar electricidad. Cuando llega a nosotros es de una calidad pobre. Este agua, que se usa para la agricultura, con frecuencia está contaminada. Nos encontramos en medio de un desastre medioambiental sin parangón”.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también