Imprimir
Inicio » Noticias  »

Escalofriante experiencia de un periodista en Chile

| 10
chile-periodista

Foto: REUTERS/Victor Ruiz Caballero

Por Mario Naranjo
Reuters

El peor terremoto de mi vida me despertó con el llanto de mi esposa y la perra muerta de miedo escondida debajo de las sabanas.

Me levanté como pude, a los tumbos, mientras mi departamento en Santiago aun se remecía y sentí en el suelo algo espeso, como arena. Era el enduido que se había desprendido del techo.

El piso del baño estaba inundado, como si el inodoro hubiera salido disparado a la sala.

Dejé a mi esposa en casa de unos amigos y partí en mi auto a Concepción, una de las ciudades más devastadas por el terremoto, sin saber si habría allí algo en pie porque el sismo la había dejado aislada.

Un viaje de Santiago a Concepción, que usualmente toma unas cinco horas, me llevó 15. Recién pude cargar combustible en la séptima gasolinera en la que intenté.

El panorama ya era desolador en Santiago, con puentes caídos, caminos cortados, incendios, camiones dentro de grietas y otros volcados.

La principal ruta al sur estaba bloqueada, pero me hice amigo de un hombre que también viajaba a Concepción y que conocía caminos alternativos. Nos fuimos en caravana.

Todo era un caos y esto recién empezaba. Tenía que ir manejando despacito y pasar entre grieta y grieta con la precisión de un cirujano. En la desesperación, dos autos chocaron y uno se incendió.

Yo pasé cuando un hombre movía las manos y pedía ayuda, la gente trató de ayudar con los extinguidores de los autos, pero fue en vano. Vimos morir a la gente en el camino.

Conforme avanzaba hacia el sur, las grietas en la carretera eran peores.

En la ruta, un grupo de turistas se sacaba fotos dentro de una grieta y en los pueblitos pequeños las casas de adobe estaban en el suelo y la gente trataba de limpiar lo que quedaba.

En medio de la desolación pensaba en mis hijos en Italia, José Antonio y Juan Francisco, y en la impotencia de no poder hablarles. Quería decirles que el papá estaba bien, pero las redes de telecomunicaciones estaban caídas. Tarde horas en hablar con ellos.

Al llegar a Concepción, ya había gente acampando junto a la ruta y otra que me ofrecía cualquier dinero por llevarlos a algún pueblo cercano a buscar a su familia.

Otras personas deambulaban perdidas, como fantasmas, con sus niños pequeños en brazos y en un carrito frazadas o alimentos.

El nivel de destrozos era impresionante. Edificios en el piso, casas destruidas. Un paisaje de desolación.

Sin tener donde dormir, no hubo más alternativa que pasar la noche en mi auto.

En una estación de servicio tuve el acierto de comprar un paquete de manzanas. Es todo lo que tengo para comer. Chicles, manzanas y una botellita de agua. Es mi tesoro mas preciado.

No hay posibilidad de ducharte, no hay posibilidad de lavarte los dientes y tampoco de ir al baño.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Naranja dijo:

    El mundo se va acabar, al rey vamos a ver, vamos pronto a darle la noticia…….y andando y andando se encontraron con…..me acordé del cuento y realmente me da una tristeza, es triste ver como se nos acaba el mundo, se vuelve loco el tiempo, y nosotros estamos viendo como se acelera mas el miedo y la angustia, y dios donde está? …..si ya sé, en biblia dice……y vendran inundaciones, enfermedades, peste, desolación……y acaso los que mueren no son cristianos? cada dia es mas seguido, la noticia de los desastres son ahora constante en el mundo……… que dios se apiade de la gente que está sufriendo hoy en Chile, lamento mucho la perdida de muchos hermanos chilenos………

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    SIN PALABRAS COLEGA.

    SU RELATO ME HA DEJADO PROFUNDAMENTE IMPRESIONADO A PESAR DE HABER ESTADO EN SITUACIONES DIFICILES EN PLENA GUERRA.

    UN TERREMOTO DE ESA MAGNITUD ES PEOR. NO ME QUEDA DUDA

    REALMENTE ES TERRIBLE LO QUE ESTA PASANDO ESE QUERIDO PUEBLO

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado en Alergología
    Prof. Facultad de Comunicación Universidad “Ignacio Agramonte”
    Prof. I.S.C.M. “Carlos J. Finlay” Camagüey Cuba

    E-Mail: olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • francisco baez dijo:

    estimados
    desde chile
    les cuento que sucede hoy lunes
    constatacion
    desde santiago aun no se sabe la real magnitud de la catastrofe, y sobre todo la inseguridad a sobrepasado cualquier nivel, hubo toque de queda, pero los militares cubrieron solo el centro de concepion, y los municipios aledaños quedaron en completo desamparo a lo saqueos de sus hogares que pudieron salvarse del violento terremoto, los enfrentamientos fueron con armas de fuego, salvajes robandole la spocas pertenencias que sograron salvar, no llegaron policias ni militares, la gente se tuvo que organizar con palos y fierros para poder defender sus hogares, el pueblo saqueando a su propio pueblo.
    esas realidades el gobierno de chile no sabemos sino le llega la informacion, no quiere decirla o simplemente de est autoengañando.
    el agua y el alimento aun no llegan, y esa no es la razon del saqueo, estan robando a gente de esfuerzo lo poco y nada que les quedo, la razon quizas sea la profunda desigualdad que estamos viviendo en todo chile, esta desigualdad que nadie quiere ver y ante el mundo escondemos debajo la alfombra o simplemente encarcelando o reprimiendo.
    lo que chile vive, es tremendo gracias al incansable trabajo de la radio bio bio que tiene covertura en todo chile, e oido testimonios de cientos compatriotas que estaban en zona destruida, oir los vivo de hombre y mujeres que corrian a los cerros por que uan ola de 5 metros estaba entrando en el pueblo.
    oir que hoy estan aun en cerros sin agua ni alimentos complamente aislados es terrible, da mucha impotencia e indignacion que más aun
    las autoridades nos digan a todo chile que estan trabajando y que estan enviando ayuda
    seguire manteniendoles al tanto

  • Milagros dijo:

    Francisco, gracias por informarnos, desde Cuba para tí nuestro sentimiento de solidaridad y ojalá puedan recuperarse pronto de esta tragedia.

  • Claudia dijo:

    Es como si el mundo se rebelará contra el hombre por su irresponsabilidad

  • HUGO PARRA dijo:

    DESDE VENEZUELA NUESTRO PROFUNDO PESAR POR LO OCAECIDO EN NUESTRA HERMANA CHILE. CUENTEN EN TODO MOMENTO CON LA SOLIDARIDAD CARACTERÍSTICAS DE LOS PUEBLOS DEL SUR. EL RELATO EVIDENCIA EL TRÁGICO SUCESO. ESTAMOS CON USTEDES. DE SEGURO SALDREMOS ADELANTE PARA SEGUIR CONSTRUYENDO LA PATRIA UNIDA, LA LATINOAMERICA DE TODOS Y PARA TODOS, LA PATRIA DE ALLENDE ¡ADELANTE MI PUEBLO CHILENO!

  • chukay dijo:

    Lamentable lo del pueblo chileno,me uno a ellos en su dolor.
    Vamos a ver que hace ahora su nuevo presidente Pinochetista ¿Les prestará atención a su pueblo? A lo mejor le dan un Nobel de la Paz.

  • Diana Guillen Alvarez dijo:

    mientras en el mundo los grandes países desarrollados no tomen conciencia de los problemas del cambio climático y el calentamiento global seguiremos sufriendo estos episodios donde lamentablemente pierden la vida millones de familias completas y los que quedan con vida con grandes situaciones económicas

  • KOPIHUE dijo:

    Quisiera compartir esta informacion que me llego desde Chile, me parece de mucha importancia que se conosca.

    ———- Mensaje reenviado ———-
    De: Mir de Chile
    Fecha: 1 de marzo de 2010 03:54
    Asunto: Frente al terremoto que sufrio nuestro país
    Para:

    A los trabajadores y al pueblo de Chile
    A nuestros simpatizantes y colaboradores, al pueblo mirista
    A nuestros militantes

    Como ya se ha conocido en todo el mundo, la madrugada del sábado 27 de febrero se ha producido un terremoto en nuestro país, cuya magnitud se ha medido en un 8.8 según la escala Richter (destrucción total en comunidades cercanas). Este movimiento telúrico se ha convertido en uno de los más devastadores desde que se cuenta con registros mundiales, y ya la suma de personas fallecidas supera las 700 a lo largo del territorio nacional, no teniéndose siquiera un estimado real de cuántas personas se encuentran desaparecidas, principalmente en las zonas costeras de las regiones del Maule y Biobío, debido al maremoto que siguió al fuerte sismo.

    El terremoto ha revelado de la manera más brutal, las cadenas de intereses relacionados de quienes participan del régimen político y económico dominante. A pesar de que creemos que lo que más se necesita en estos momentos son acciones concretas, por pequeñas que estas sean, de solidaridad con las personas, familias y comunidades más afectadas por el terremoto, consideramos igualmente necesario puntualizar lo siguiente:

    1.

    Viejas carreteras y puentes de factura estatal han resistido el terremoto. Las nuevas autopistas del capital, no. Las autopistas privatizadas durante los gobiernos de la Concertación, propagandizadas como ejemplo de inversiones público-privadas, no resistieron un solo movimiento sísmico y están destruidas. A pesar de los millonarios subsidios estatales, a pesar de los negociados contractuales, a pesar de los cobros diarios a sus usuarios, se han venido abajo pasos sobre nivel, terraplenes, pasarelas peatonales y puentes, matando a varias personas e hiriendo muchas más, cortando al país e incomunicándolo por vía terrestre, dejando a miles de familias varadas y sin poder llegar donde sus seres queridos.

    2.

    La DC, desde su feudo del Ministerio de Vivienda, dejó tal estela de escándalos, corrupción y negligencias en la edificación de viviendas sociales, que la Concertación terminó privatizando la política de vivienda social, y ahora, con el terremoto, conjuntos de vivienda social están siendo desalojados en distintos puntos del país por peligrosos y aparecen las consecuencias de la fiebre especulativa de las nuevas construcciones de las inmobiliarias, subsidiadas directa e indirectamente por las políticas gubernamentales, y que han permitido el enriquecimiento de connotadas figuras de la Concertación y la Derecha: Conjuntos habitacionales completos para las clases medias, están con graves problemas estructurales y a punto de derrumbarse, o ya se han venido abajo como una torre de 15 pisos en Concepción, matando o dejando atrapados a más de un centenar de sus moradores. Y es que en el capitalismo inmobiliario el negocio no es construir, sino acumular capital, y para eso vale rebajar la calidad de la construcción, vale bajar la calidad de los materiales, vale falsear los informes técnicos y coimear a los fiscalizadores. Todo vale.

    3.

    Importantes instituciones del Estado han funcionado lento y han funcionado mal.
    El Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA) ha cometido una negligencia criminal al no saber interpretar su propio instrumental y entregar una información equivocada a la ONEMI respecto a la alerta de maremoto, dejando indefensas a las poblaciones costeras e insulares de nuestro país, que han sido las más golpeadas por esta catástrofe en términos de la cantidad de heridos, muertos, desaparecidos y damnificados, provocando en el gobierno una demora de casi 24 horas en reconocer la ocurrencia de un maremoto en las costas de Constitución, Iloca, Pelluhue, Curanipe, Talcahuano, Concepcion, Contulmo, Juan Fernández, etc., y por lo tanto, retardando el envío de auxilio a los sobrevivientes.

    Por otra parte, a pesar de los años que el Estado de Chile ha financiado por distintas vías el desarrollo conjunto entre el Ejército y la ONEMI de la parafernalia del Sistema de Simulación para la Gestión y Entrenamiento de Situaciones de Emergencias (SIGEN, entonces a cargo del recién nombrado jefe militar de la Región del Maule, General Bosco Pesse Quappe,) y el Sistema de Entrenamiento de Gestión ante Situaciones de Emergencia (SEGIO), a pesar de las horas de ejercicios de simulación llevados a cabo en más de una oportunidad para desarrollar un modelo eficaz de intervención ante catástrofes, la lentitud y falta de coordinación entre el gobierno central (ONEMI) y entre las diversas instituciones del Estado, ha provocado que vastas zonas del país hayan quedado completamente aisladas, sin agua, sin electricidad, sin alimentos, sin elementos de abrigo e incluso ahora, sin combustibles, situación que se complica a medida que pasa el tiempo. A pesar de contar con todos los recursos financieros, materiales, humanos y legales, la ayuda no llega donde debe llegar: al pueblo. No se restituyen los servicios básicos y no se ha organizado la distribución de agua y alimentos a quienes los necesitan.

    4. Con el correr de las horas, el terremoto muestra realmente a quienes afecta finalmente…a los pobres.

    En la Región del Biobío, una de las más pobres del país, donde la cesantía llega al 10,4% de los trabajadores y donde la mayoría de quienes tienen empleos sólo alcanzan a salvar el día, sin agua potable, sin electricidad, sin alimentos, sin poder regresar a sus casas muchos de ellos y sin ropa de abrigo,

    donde los especuladores de la miseria están vendiendo el pan a $3.500 pesos y el agua a $1.000 el litro, los pobladores se han dirigido a romper las barreras de acceso a supermercados para obtener los productos necesarios para sobrevivir o para vender o intercambiar por otros: agua, leche, pañales, harina, alimentos. Situaciones similares se han dado en la zona norte de la Región Metropolitana, en Renca, en Quilicura, en Conchalí.

    Han sido las mujeres quienes han iniciado el movimiento, como tantas veces en nuestra historia: por sus hijos, por sus familias. Aunque algunas bandas de delincuentes han acudido organizadamente al saqueo de tiendas para lucrar en forma descarada con la situación desesperada del pueblo, la realidad es evidente: la ayuda del Estado no está llegando o lo está haciendo en forma insuficiente para cubrir las necesidades apremiantes del pueblo. El pueblo está respondiendo instintivamente y está recuperando lo que necesita para sobrevivir. No han perjudicado a pequeños propietarios y comerciantes, sino que se han dirigido directamente a los grandes supermercados y distribuidoras como Líder y Santa Isabel.

    A las drásticas alzas de precios de 2008, producto de la mala gestión del gobierno; a la crisis de desempleo que generaron los malos manejos empresariales y gubernamentales, que afectaron a cerca de un millón de trabajadores y sus familias el 2009, se terminan de sumar ahora un terremoto y un maremoto, dejando a cerca de dos millones de familias afectadas directamente. En estas condiciones, nadie puede seguir esperando que el pueblo reaccione pasivamente.

    5. Por esto, bastó que el pueblo recurriera a la acción directa buscando resolver sus necesidades vitales, para que los dueños del poder y la riqueza encendieran las luces de alarma.

    Jacqueline van Rysselberghe (UDI), Alcaldesa de Concepción, desde temprano solicitaba la intervención militar, al igual que el presidente electo, Sebastián Piñera. Más tarde, hasta el Palacio La Moneda llegaron el director de Supermercados del Sur, Gonzalo Dulanto, el gerente general de D&S Wal-Mart (Líder), Enrique Ostalé, Horst Paulmann, dueño de Cencosud (Jumbo) y un representante de Unimarc. Casi por arte de magia, el gobierno decidió decretar el Estado de Catástrofe, que es un estado de excepción que permite suspender garantías constitucionales y derechos fundamentales, sin necesidad de tener que recurrir a la aprobación del Congreso, a la vez que el Ministro de Defensa informó que serían movilizados 10.000 efectivos militares.

    Aquellos recursos logísticos que por más de doce horas no estuvieron disponibles para las víctimas del terremoto, fueron liberados para proteger los intereses del empresariado y el “orden” dentro de los límites del centro de la ciudad de Concepción. Ningún militar será destinado a defender los pocos bienes de los pobres, a merced del lumpen en las poblaciones, o a reprimir a los especuladores.

    El gobierno de Bachelet, de esta manera, no sólo termina siendo el más represivo de todos los gobiernos de la Concertación; no sólo termina siendo el gobierno que facilitó el regreso de la derecha al gobierno, sino que también termina entregando el control de las regiones del Maule y Biobío a los militares, e imponiendo el primer toque de queda desde el inicio de la transición a la democracia restringida, medida que regirá en principio en la Región del Bíobío, entre las 21:00 y 6:00 horas.

     

    Frente a esta situación, los militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) estamos completamente de acuerdo en la necesidad, legitimidad y justeza de que el pueblo abra las puertas de los supermercados, distribuidoras y grandes centros comerciales y recupere para sí los productos de primera necesidad que contribuyan a paliar en algo los efectos del terremoto que nuestro país ha sufrido. Donde nuestros militantes puedan ser parte activa de ese proceso, deben incorporarse a la brevedad.

    Estamos de acuerdo con la actuación organizada y coordinada de los pobladores en la recuperación y distribución de agua, alimentos, vestimenta y elementos de abrigo en las regiones, zonas, comunas y localidades más afectadas por la catástrofe, pero no podemos estar de acuerdo en que grupos de delincuentes y especuladores intenten tomar control de los productos de primera necesidad y su valor. No podemos permitir que bandas organizadas lo tomen todo y no quede nada para el que en este momento perdió su casa y esta en la calle. La ley de la selva no puede reinar en las poblaciones pobres que han sido golpeadas duramente en nuestro país, y los militares no son quienes van a imponer el orden en ellas, porque ellos han llegado nuevamente a proteger solamente los intereses de las clases dominantes y el “orden público” de los dueños del poder y la riqueza.

    Esa es una tarea que deben asumir los pobladores mismos.

    Por esto, llamamos a las organizaciones revolucionarias, al conjunto de las organizaciones de la izquierda, a participar activamente en la organización de las poblaciones más golpeadas por el terremoto y prepararse frente a la falta de bienes de primera necesidad que comienza a visualizarse.

    Llamamos a las organizaciones revolucionarias y al conjunto de las organizaciones de la izquierda a defender a la población, a combatir la especulación con las necesidades del pueblo y el aprovechamiento de bandas delictuales.

    Llamamos a las organizaciones revolucionarias y al conjunto de las organizaciones de la izquierda, a contribuir, en la medida de sus posibilidades, al levantamiento de una plataforma de lucha de emergencia que permita articular las luchas y demandas de un amplio sector de trabajadores y pobladores.

     

    ¡Ante el desamparo del Gobierno Burgués, el pueblo a la Calle!

    ¡EXPROPIAR a los explotadores ES UN DERECHO POPULAR!

    ¡Los revolucionarios en Primera Fila en la recuperación y distribución de alimentos, agua potable, y vestimenta!

    ¡Es luchando como avanza el pueblo!

    Movimiento de Izquierda Revolucionaria
    MIR de Chile

    Danilo Neira
    28 de Febrero del 2010


    Por el Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR de Chile

    Sistema de Comunicación
    http://www.chile-mir.org
    http://www.chile-mir.net
    e-mail: chilemir@gmail.com


    El amor es un camino que se recorre hasta el fin!

  • unkas dijo:

    Los turistas sacandose fotos en un grieta. Que verguenza

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también