Imprimir
Inicio » Noticias  »

Duras peleas por el “Gitmo North”, la nueva Guantánamo de Obama

| 1

Carcel del Illinois a donde van a parar presos de Guantánamo.La futura prisión para terroristas en suelo norteamericano anunciada por Barack Obama ya tiene apodo.

“Gitmo North”, ese es el nombre que le han dado las voces críticas al nuevo Guantánamo en el norte del país. Y existe toda una serie de sobrenombres.

Desde que el gobierno dio a conocer el martes su intención de trasladar a decenas de prisioneros que hasta ahora se encuentran en el centro de detención en Cuba a una prisión de alta seguridad en el estado norteamericano de Illinois, el fantasma del horror de que se puedan cometer ataques terroristas en suelo norteamericano vuelve a resurgir en las almas republicanas.

De poco sirve saber que los prisioneros que hasta el momento podían tomar sol tranquilamente en la cálida isla como si estuviesen en un Club Med -tal es la visión de los conservadores-, en un futuro estarán expuestos al frío invierno de Illinois.

“El pueblo estadounidense no quiere importar terroristas peligrosos a su suelo”, afirma, categórico, el líder de la bancada republicana, John Boehner, como si se estuviera discutiendo si permitir o no que genocidas se paseen plácidamente por las calles de Estados Unidos.

El parlamentario Mike Pence también expresa su indignación por que su “amado país” se vaya a convertir en un lugar “inseguro” a raíz de la presencia de los prisioneros de Guantánamo. La decisión de Obama lo “ha estremecido”, declaró.

Y Pence está totalmente de acuerdo con Boehner y otros correligionarios: “La administración coloca sus relaciones públicas internacionales por encima de la protección de su propia nación.”  Lo que quiere decir: Obama ha insinuado compartir la opinión de los países extranjeros que, a diferencia de los republicanos, consideran que Guantánamo es una verg enza indigna de un Estado de derecho.

Obama quiere deshacerse de esa mancha, pero el cierre de la prisión se retrasa y no podrá efectuarse hasta que los prisioneros sean trasladados, lo que sucederá en algún momento del año próximo.

El gobierno espera poder cerrar el capítulo tras la adquisición del Centro Correccional Thomson, en la apartada comunidad de Thomson, en el límite con Iowa.

El centro, cuya construcción fue finalizada en 2001, se encuentra mayormente vacío y sólo tiene que ser reformado para convertirse en la “prisión más segura de Estados Unidos”, tal como prometió el gobernador de Illinois, Patrick Quinn.

Se estima que serán 80 los actuales prisioneros de Guantánamo que serán trasladados a Thomson. Se trata principalemente de dos grupos: uno que será juzgado por un tribunal militar dentro de la misma prisión y otro compuesto por prisioneros que Obama, siguiendo el ejemplo de su antecesor, George W. Bush, optará por mantener bajo arresto por tiempo indeterminado sin que sean procesados, debido a que no existen suficientes pruebas fehacientes como para inciar un juicio.

Para hacer ingresar en Estados Unidos a sospechosos de terrorismo que no serán juzgados, el presidente precisa que el Congreso le dé luz verde. Para ello, deberá respaldarse por completo en sus representantes demócratas, ya que será imposible contar con los republicanos.

“No votaré a favor de que se gaste ni un centavo” en ese traslado, amenaza Boehner. Otros compañeros de fila también anuncian que ofrecerán una reñida resistencia.

En los sectores de izquierda también reina la decepción sobre el paso de Obama, si bien por razones muy distintas. Lo que se critica es que la acumulación de prisioneros sospechados de terrorismo, que en parte no serán juzgados, implica lisa y llanamente la creación de un nuevo vacío judicial. Es decir, un “Gitmo North”.

Tom Parker, de Amnestía Internacional, critica a Obama: “Lo único que hace con su anuncio es cambiar el código postal de Guantánamo.” Pero, claro, él prefiere que se haga una “mudanza” antes de dar continuidad al statu quo.

La población de Thomson, de 550 personas, también está de acuerdo.

Mientras que los republicanos creen ver en la prisión un futuro objetivo de ataques terroristas, los habitantes del lugar no demuestran ningún miedo. Al contrario: ante una tasa de desempleo que supera el 11 por ciento, la decisión les da la perspectiva de un emprendimiento que genere miles de nuevos puestos de trabajo e incentive la economía local.

“Nos ayudará a todos”, cita “The Wall Street Journal” a Todd Backer. “No tengo la menor preocupación por nuestra seguridad.” La comunidad ya ha pasado suficiente tiempo sudando la gota gorda, comenta la propietaria de un restaurant, Donna Opheim.

(Con información de DPA)

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • CANTACLARO(19) dijo:

    RECORDAREMOS QUE SON PRISIONEROS DE GERRA SIN DERECHOS YA QUE EL GRINGO SE RIE DE LA CONVENCION DE GINEBRA SOBRE PRISIONEROS DE GUERRA.
    BILBO/EUSKAL HERRIA 18-12-2009 18:13

Se han publicado 1 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también