Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

Niño chileno operado en Cuba afirma que mejoró su capacidad visual, destaca La Prensa Austral

En este artículo: Colaboración Médica, Cuba, Salud
| 4

La Prensa Austral, de Chile

– “Escuchar a los médicos chilenos decir que no había solución, me hizo pensar que quedaría ciego para siempre”, declaró Eduardo Valderas.


Eduardo Valderas Morales y su made, Angelina Morales Vargas.

Eduardo Valderas Morales y su madre, Angelina Morales Vargas.

Momentos difíciles enfrentó una madre junto a su hijo de 14 años debido a que él sufre de retinosis pigmentaria, enfermedad ocular que produce una grave disminución de la capacidad visual, y que en muchos casos conduce a la ceguera.
El diagnóstico entregado por el oftalmólogo que evaluaba la enfermedad de Eduardo Valderas Morales en Punta Arenas fue categórico. “No hay tratamiento para la patología que presenta”.
Sin embargo la madre del menor, Angelina Morales Vargas, no quiso quedarse con esa opinión y comenzó a buscar alguna alternativa que le permitiera encontrar una solución para la retinosis pigmentaria que desde los seis años le causa la pérdida de la visión a su hijo.
“En Santiago tampoco había tratamiento, por lo que comencé a buscar alguna opción en internet y encontré el Centro Internacional de Retinosis Pigmentaria “Camilo Cienfuegos” de Cuba. Me contacté con el centro médico para ver la posibilidad de que mi hijo recibiera atención en ese país”, explicó Angelina.
Luego de enviar algunos exámenes a Cuba, recibió la noticia de que sí era posible intervenir quirúrgicamente a Eduardo. El 9 de abril le realizaron la cirugía y estuvo por un mes en ese país.
La mayor dificultad de Eduardo era que estaba con una ceguera nocturna, sin poder siquiera caminar, por ejemplo, en un lugar oscuro, mientras que durante el día si bien tenía problemas, estos no eran tan complejos.

TRATAMIENTO

El tratamiento que le aplicaron en Cuba a Eduardo, tiene por objetivo controlar o detener el progreso de la enfermedad, como una alternativa que permita mejorar la calidad de vida de las personas que padecen la patología.
Los profesionales médicos le realizaron a Eduardo una microcirugía ocular que mejora la función de las células visuales, favoreciendo la circulación de otras capas de la retina y de los tejidos oculares.
Además, le efectuaron Ozonoterapia, que es otro tratamiento que se aplica en pacientes que tienen la enfermedad aprovechando las propiedades del ozono como inmunomodulador y anti-oxidante.
“Mi hijo tiene que volver en un año a Cuba para volver a realizarse el tratamiento, para controlar cómo ha evolucionado desde la cirugía. El por el resto de su vida seguirá con esta enfermedad”, sostuvo la madre de Eduardo.
Esta mamá quiso dar a conocer su testimonio y el de su hijo, para que las personas que puedan tener la enfermedad se informen y no se queden con un diagnóstico que no entrega ninguna solución, ya que eso puede sepultar las ilusiones de un tratamiento.

“ESTOY CONTENTO”

Para Eduardo el viaje a Cuba significó un cambio importante en su vida. “Me siento contento, porque antes tenía miedo por esta enfermedad. Escuchar a los doctores chilenos decir que no había solución me hizo pensar que quedaría ciego para siempre”.

El estudiante del Colegio Pierre Faure dijo que la cirugía le ha ayudado bastante, puesto que ahora distingue las cosas en la oscuridad, situación que antes no era posible.”La gente fue muy cariñosa en Cuba, estoy muy agradecido porque se dieron el tiempo de explicarme todo y me cuidaron en todo momento”, afirmó Eduardo. La madre agradeció a todas las personas que lo ayudaron en el proceso y que le dieron apoyo.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Adriana Ciliselli dijo:

    Mi nombre es Adriana Ciliselli,soy de la ciudad de Mar del Plata,provincia de Buenos Aires,Argentina. Tengo un hijo de 11 años y hace un año le diagnosticaron retinitis pigmentaria,comenzo con ceguera nocturna y en el día,si bien presenta algunas dificultades que tienen que ver con la lateralidad,todavía se maneja sin ayuda. Sinceramente,mi marido y yo estamos muy temerosos de cualquier tratamiento que pueda afectar aún más la vista de nuestro hijo y por eso nos cuesta tomar una decisión.Quisiera saber con quién tendría que contactarme para informarme,en caso de decidir operar a mi hijo.Muchas gracias. ADRIANA

    • Editor dijo:

      Adriana, te sugerimos que contactes con la Embajada cubana en Argentina. Allí te informarán seguramente cuál es el procedimiento. Puedes informarte también en esta dirección en Internet http://www.cubamagica.com/paginas/pagcurrpig.htm , donde aparecen los datos del Centro que se ocupa en Cuba de estos tratamientos y otras informaciones que pueden serte de interés.
      Un saludo desde la Isla.

  • nilda Ferreiro dijo:

    Adriana no deje de contactar a la Embajada Cubana, en Cuba tendra la solución para su bebe, confie en Dios y en esa patria linda de Marti y Fidel

  • iván dijo:

    Adriana, tengo 37 años y resido en Cuba. También tengo la dicha de ser padre y sé cuanto se sufre por la felicidad de nuestros hijos. Para ellos, nuestra incondicional dedicación. Te escribo para darte aliento y sepas que confiar en la medicina cubana es confiar en Dios.Por encima de todo, lo que la caracteriza es la sensibilidad en el ser humano. En Cuba contamos con magníficos médicos, quizás de los mejores del mundo. Aunque a veces su trabajo no es conocido en muchas partes del mundo, el solo hecho de tener a miles de cooperantes de la salud en más de 50 naciones, habla por si solo de esta gran obra.
    Somos un país del tercer mundo con médicos del primer mundo. Confia en ellos y tu hijo te lo agradecerá toda la vida.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también