Imprimir
Inicio » Noticias  »

Honduras se autoexcluye de la OEA para evitar sanción por golpe a Zelaya

| +

oeaHonduras se anticipó a una inminente suspensión en la OEA por su negativa a restituir en el poder al depuesto presidente Manuel Zelaya, y se autoexcluyó del organismo cuya Asamblea General tiene previsto reunirse este sábado en Washington.

El retiro fue anunciado después de que el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, terminara en Tegucigalpa sus reuniones con autoridades judiciales y parlamentarias que se negaron a dar marcha atrás en el proceso que sacó del poder a Zelaya el domingo pasado.

La sorpresiva renuncia fue anunciada la noche del viernes en una carta leída en directo en una cadena nacional de radio y televisión por la vicecanciller Martha Alvarado acompañada por el presidente de facto, Roberto Micheletti.

“Por este medio, comunico a usted que (Honduras) denuncia la Carta de la Organización de Estados Americanos de conformidad con lo previsto en el artículo 143, con eficacia inmediata”, señala ese texto.

La carta manifiesta además la inconformidad del gobierno hondureño por la falta de reacción de la OEA ante lo que calificó de “amenazas del uso de fuerza de algunos estados miembros contra Honduras”.

El presidente venezolano Hugo Chávez, quien ha anunciado que no aceptará otra salida a la crisis distinta a la restitución de Zelaya, se había dicho dispuesto a utilizar todos los medios para derrocar al gobierno de facto que asumió en Tegucigalpa.

Antes del anuncio de la renuncia a la OEA, Insulza lamentó en una conferencia de prensa que las autoridades de facto instaladas en Honduras no tuvieran “ninguna intención de revertir” la situación creada con el derrocamiento de Zelaya, quien debía concluir su periodo en enero de 2010.

“Consideramos que ha habido golpe de Estado y una ruptura grave de la institucionalidad democrática de Honduras y queremos pedir que esa situación sea revertida”, resumió.

Insulza presentará este sábado su informe de la gestión cumplida en Tegucigalpa, ante la Asamblea General de la OEA que había sido convocada en Washington para analizar la posibilidad de suspender a Honduras.

Ya adelantó que en su informe consignará que lo ocurrido en Honduras es un “un golpe militar”, aunque celebró que no se haya presentado derramamiento de sangre.

El secretario de la OEA también indicó haber percibido un clima creciente de “polarización” y “tensión” que hace necesario buscar un diálogo político interno, aunque para ello primero “se tiene que restablecer la institucionalidad”.

Honduras es la primera nación del continente que se retira del organismo interamericano creado en 1948 en Bogotá. Cuba fue suspendida en 1962 pero esa sanción fue levantada en mayo justo en una reunión de la OEA realizada en la ciudad hondureña de San Pedro Sula (norte).

Sin embargo su retiro no será inmediato toda vez que el artículo 143 de la Carta establece que las obligaciones de los Estados miembros continúan por al menos dos años.

Una propuesta de Roberto Micheleti, designado presidente por el Congreso en reemplazo a Zelaya, para anticipar las elecciones presidenciales del 29 de noviembre a fin de saldar la crisis, ni siquiera fue considerada por Insulza.

“El problema no es el anticipo de las elecciones”, señaló el chileno.

Micheletti, quien ha afirmado que no permitirá el retorno de Zelaya al poder, reunió a miles de partidarios en la Plaza de la Democracia, frente a la Casa Presidencial, antes de la llegada del secretario general de la OEA.

“Creían que teníamos miedo, aquí está la demostración de que no”, dijo Micheletti a los manifestantes.

Por su parte los seguidores de Zelaya mantienen sus protestas para exigir su regreso, anunciado para el domingo.

Zelaya informó que regresará acompañado por la presidenta argentina Cristina Kirchner, quien viajó la noche del viernes a Washington, y por el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Los partidarios de Zelaya tienen previsto continuar sus manifestaciones e ingresar en forma masiva a la capital para recibirlo, al tiempo que denuncian una ola de represión por parte del gobierno, que ha suspendido garantías constitucionales.

El toque de queda que rige en las noches y que iba a ser levantado el viernes fue prolongado hasta el domingo.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también